Review of the standards of the Yoga Alliance yoga teaching

Recently the Yoga Alliance has released the results of the macro project to update the minimum standards that a yoga teacher or instructor must meet to ensure the quality and safety of their teachings. We offer all the substantial information and a video interview with Mayte Criado, advisor to the Yoga Alliance in this review, to whom we appreciate your decisive collaboration in this informative work.

Yoga Alliance (YA) is a non-profit association founded in 1999. Their goals are support and defend the quality of teaching and practicing yoga. Since its inception, YA's efforts focused primarily on establishing and disseminating a conensorised base of minimum standards or standards for the training of yoga teachers, regardless of lineage or tradition, and in maintaining a registration of teachers who have received such training in schools attached to these standards.

The YA credential given to these schools and teachers and which endorses the quality of their teachings in accordance with YA standards is the most recognized worldwide.

Nearly 20 years after its birth, in 2018 The YA promoted update of its standards minimum to adapt them to the dizzying evolution of time through the Standards Review Project (SRP). To this end, the SRP brought together members and non-members of the Yoga Alliance, teachers and practitioners of yoga, experts and influential professionals from around the world in an integrative and inclusive process. This commitment included thousands of voices in and out of yoga who offered their views through a survey of 12,000 people, a long listening process involving virtual parliaments, working groups and other channels of exchange and Participation.

What does this update mean for teaching yoga and how does it affect us?

To assess what this review of the Yoga Alliance standards entails, we have spoken to Mayte Criado, advises one of the working groups that intervened in this:

The eight areas in the revision of standards

Yoga Alliance identified the eight key areas of research mentioned below for this Standards Review. In addition to direct comments, received from members and non-Members of the YA, who took many forms, eight groups of 10-20 independent yoga experts were convened to train Working groups to deepen each of these research areas and provide information and recommendations.

1–Scope of Practice, which makes clear what the role of yoga teachers should be in contemporary society and protects the public who interact with the practice of yoga.

2–Code of Conduct, that lays the foundation for a safe and high-quality yoga training.

3–Plan de Estudios o Curriculum básico, dirigido a definir y preservar la calidad de la docencia y la práctica del yoga.

4–Inclusión, que estudia cómo introducir prácticas inclusivas en los programas de formación.

5–Integridad, que influye en todas las demás áreas y debe ser reconocida y aplicada como un valor compartido a todos los niveles de las partes implicadas.

6–Qualification of teachers, enfocada a mantener un sistema de credenciales que acredite que los profesores que den clases de yoga lo hagan con la más alta calidad y seguridad posibles a nivel mundial.

7–Cualificación de los Formadores de profesores, que honra y abarca el vasto y complejo campo de la formación docente de yoga, un sistema de enseñanza que se transmite históricamente de profesor a alumno con raíces en el conocimiento, las habilidades y la experiencia.

8–El aprendizaje on-line, que estudia cómo definir y preservar la calidad y la seguridad de la educación y la práctica del yoga en todo el mundo en un momento en que el aprendizaje on-line es omnipresente en la sociedad.

Recommendations of the working groups

Yoga Alliance reunió un espectro diverso de asesores expertos, incluidas voces que fueron abiertamente críticas hacia YA en el pasado, para maximizar las perspectivas y los recursos de esta labor que debía ser integral e inclusiva. Estos Grupos de trabajo han estado formados por más de 100 expertos y líderes de opinión que compartieron su asesoramiento sobre las ocho áreas clave de estudio e investigación dentro de los estándares.

A través de una serie de videoconferencias moderadas durante periodos de 6 a 12 semanas, los Grupos de trabajo trataron sus temas respectivos; revisaron y enviaron comentarios a un enlace de Yoga Alliance; y reunieron recomendaciones que dieron como resultado los ocho documentos del grupo de trabajo que la YA acaba de poner a disposición de la comunidad de yoga para su conocimiento y revisión. (Nota: no se trata de prescripciones, sino de opiniones de grupos experimentados y dedicados de expertos en cada materia).

Resultado del Proyec to de Revisión de Estándares es una serie de documentos elaborados por cada uno de los ocho grupos de trabajo. Estos documentos presentan las recomendaciones de cada grupo. He aquí las main conclusions:

1—Ámbito de la Práctica:

El debate: ¿Qué es un profesor de yoga y qué es lo que define su práctica? ¿Es necesario un claro ámbito de trabajo para ayudar a los enseñantes y estudiantes a comprender lo que un profesor de yoga está cualificado para proporcionar (y no proporcionar)? ¿Qué es diferente en los diversos entornos en los que trabajan?

Una gran mayoría de profesionales y practicantes de yoga consultados están de acuerdo en que un claro ámbito de práctica es importante para definir el papel de los profesores de yoga en la sociedad contemporánea y para proteger al público.

El problema: El crecimiento del yoga a nivel mundial crea riesgos para su reputación y para la vida real si los profesores de yoga practican y enseñan en áreas para las que no están cualificados.

Recommendations:

–Todos las escuelas y profesores de yoga registrados (RYT) deben seguir un Ámbito de Práctica o de ejercicio de su profesión.

–El Ámbito de la Práctica puede diferir dependiendo de si un RYT tiene un nivel de 200 horas o de 500 horas, así como si posee alguna credencial de especialidad.

–El concepto de “consentimiento informado” debe incluirse dentro de cualquier ámbito de estos.

2—Código de Conducta

El debate: El Código de Conducta (CC) sienta las bases de una educación en yoga segura de la más alta calidad y honestidad. ¿Cómo se debe aplicar la ética al yoga que se enseña hoy? ¿Podría un Código de conducta universal sentar las bases para una educación de yoga más segura?

Como educadores y profesionales, sabemos que la formación adecuada, la educación continua y ahimsa, la no-violencia, son requisitos previos para la seguridad de los estudiantes. ¿Se cumplen mejor los valores del yoga cuando se apuntalan con una base ética sólida como es un CC?

Los profesionales y los practicantes de yoga acordaron casi unánimemente que la adopción de un Código de Conducta es muy importante. El Grupo de Trabajo…

–Definió la relación entre los valores yóguicos y los valores modernos en lo que respecta al consentimiento y la forma de transmitir los ajustes.

–Exploró el papel de la comunidad de yoga en la adhesión a un CC aprobado por YA, incluida la propuesta de lenguaje políticamente neutral e inclusivo.

–Examinó el papel de YA en el establecimiento y la promoción de unas normas yóguicas aplicables en todas las relaciones del amplio espectro de la comunidad del yoga.

–Intentó definir el tipo más adecuado de relaciones personales entre un profesor de yoga y un estudiante en el contexto de la comunidad.

3—Curriculum base

El debate: ¿Deben los profesores de yoga cubrir un programa de contenido estándar o “tronco común” adaptado al yoga en la actualidad? Si fuera así, ¿qué conocimientos imprescindibles deben compartir los docentes de yoga para garantizar la calidad y la seguridad de la enseñanza y al mismo tiempo honrar la tradición del yoga?

La mayoría de los profesionales del yoga consideran que los estándares de los profesores deben actualizarse con la idea de que un “Currículo base” se sitúe en el centro de esas normas o estándares.

Además, la encuesta entre 12.000 personas expuso que, si bien las horas de formación son importantes para llegar a ser profesor, existen diferentes opiniones sobre qué deben cubrir esas horas y qué representan. La mayoría de los profesionales y practicantes de yoga están de acuerdo en que los profesores de yoga deben tener un conocimiento básico de los “fundamentos” del yoga, como ásana, pranayama y meditación, así como de anatomía humana, filosofía del yoga y un compromiso con un Código de conducta.

El Grupo de trabajo específico hizo algunas recomendaciones acerca de los estándares revisados:

— Deben incluir horas y competencias, así como evaluaciones de conocimiento, habilidades y experiencia.

–Han de hacer hincapié en la seguridad, la competencia, la accesibilidad, la inclusión, la inspiración y la aspiración.

–Deben seguir incluyendo a diferentes linajes.

4—Inclusión

El debate: ¿Cómo puede el yoga llegar a todos los cuerpos y mentes? ¿Quién está actualmente excluido del yoga en su estructura actual: cultural, física, financiera, social y geográficamente? ¿Por qué sucede eso y cómo puede ayudar la YA a fomentar una mayor inclusión en el yoga?

Los profesionales y los practicantes del yoga están de acuerdo en que hay preocupaciones y problemas clave que se deben abordar respecto a la inclusión en el yoga, y ofrecieron algunas soluciones.

A través de las respuestas de los 12.000 encuestados quedó claro que la exclusión puede tomar muchas formas, desde los estereotipos sobre los practicantes hasta la asequibilidad de la formación docente, la sensibilidad hacia el trauma, el sesgo de género y los desafíos de las fronteras geográficas y lingüísticas, entre otros.

Del Grupo de trabajo específico para la inclusión surgieron algunas recomendaciones relacionadas con la Diversidad, la Inclusión, la Accesibilidad y la Equidad (DIAE). Estas son las más destacables:

–Los conceptos de DIAE deben estar entretejidos a lo largo de los diferentes programas de formación para Profesores de Yoga Registrados (PYR de 200, 300 y 500 horas).

–Los formadores de profesores deben recibir capacitación adicional sobre los conceptos relacionados con DIAE.

–Yoga Alliance podría ofrecer un curso para Profesores de Yoga Registrados (RYR) que incluiría información sobre yoga adaptativo, enseñanza inclusiva, conciencia de trauma y sensibilidad cultural.

5—Cualificación de los Profesores

El debate: ¿Qué cualificaciones son necesarias para ser un profesor de yoga? ¿Qué requisitos previos deberían pedirse, si los ha de haber, para hacer una formación de profesores de yoga? ¿Es el sistema actual de 200 horas / 500 horas suficiente? ¿Se necesitan más horas? ¿Otros niveles diferentes?

Casi todos los profesionales y los practicantes de yoga estuvieron de acuerdo en que debe haber una base de horas lectivas requeridas para completar con éxito la cualificación que capacite para enseñar yoga.

De la encuesta entre 12.000 personas resultó que el 75% de los practicantes está de acuerdo en que entre 200 y 300 horas de formación deberían bastar para lograr la competencia como Instructor de yoga (nivel básico).

El Grupo de trabajo específico hizo las siguientes recomendaciones:

–Las Escuelas de Yoga Registradas (RYS) de 200hr deben hacer referencia a la formación “Instrucción”, mientras que las RYS de 300 / 500hr deben referirse a la formación “Profesional”.

–200 horas podrían y deberían ser suficientes para una formación básica si hay calidad de contenido, competencias y un nivel adecuado de responsabilidad.

–Todos los estudiantes de RYS deben realizar evaluaciones, incluidos exámenes de práctica, como requisitos previos para la graduación, y todas las horas de un RYS 200 deben ser reales.

–La titulación de un profesor de yoga registrado (RYT) no se debe otorgar automáticamente.

–Yoga Alliance debe informar públicamente sobre sus registros: RYS (escuela de yoga registrada) y RYT (profesor de yoga registrado).

6—Cualificación del Formador de Profesores

El debate: ¿Qué cualificaciones son necesarias para ser Formador de profesores de yoga?

Los profesionales del yoga estaban divididos con respecto a los requisitos para ser formadores de profesores, o profesores que capacitan a otros para que enseñen yoga. Si bien casi todos estuvieron de acuerdo en que los Profesores Registrados de Yoga (RYT) recién graduados no están calificados de forma inmediata para ser formadores de profesores.

La opinión más generalizada entre los profesionales es que los formadores de profesores deberían: tener un cierto nivel de experiencia; haber enseñado un número mínimo de clases públicas de manera consistente; haber participado en otras formaciones de profesores de yoga; dedicar un tiempo a la formación continua, e incluso realizar una formación en pedagogía (o metodología de la enseñanza).

A través del Grupo de trabajo específico se recomendó:

–Los requisitos para los formadores de profesores debían ser valorados ​​con los formadores de profesores “líderes” que cuentan con la acreditación ERYT 500 (expertos).

–Yoga Alliance debería ofrecer cursos de formación de profesores para RYS de niveles 200 y 300, y requerir horas adicionales de formación continua para los formadores de profesores.

–Yoga Alliance podría crear credenciales adicionales para representar la experiencia y la destreza de los formadores de profesores: el Formador Líder de Profesores (LTT) para niveles 200, 300 y 500, y el Experto Líder de Profesores (ELTT) para niveles 200, 300 y 500.

7—Integridad

El debate: ¿Cuáles son los pros y los contras de las pruebas o tests? ¿Quién debería realizar una evaluación, cómo se haría y con qué frecuencia? Por ejemplo, ¿se debe exigir a las escuelas de yoga que hagan un examen práctico?

No hay acuerdo en la comunidad de yoga con respecto a la “aplicación” de las normas para garantizar su cumplimiento. Algunos creen que es necesario pedir algún tipo de responsabilidad para garantizar la coherencia y mejorar la calidad de la docencia en el yoga, mientras que otros creen que eso podría drenar recursos o reducir la buena fe. La mayoría cree que las normas básicas o estándares en sí mismas son importantes y que la formación continua es importante, pero ¿de quién es la responsabilidad? La respuesta es, probablemente: la responsabilidad debe ser compartida entre Yoga Alliance y las Escuelas de Yoga Registradas (RYS) y Profesores de Yoga Registrados (RYT).

Como se vio en la encuesta entre 12.000 personas, el 60% de los profesionales de yoga quiere que Yoga Alliance garantice que los RYS y los RYT cumplan con los estándares, mientras que el 40% no está seguro o se opone.

El Grupo de trabajo recomendó:

–Yoga Alliance debe examinar todos los programas de las escuelas registradas RYS, las credenciales y biografías de sus formadores de profesores, sus métodos de evaluación y otros elementos operativos durante el periodo de aplicación de las credenciales.

–Los profesores y escuelas registrados deben enseñar lo que dicen que enseñarán, garantizar la seguridad física y emocional de sus estudiantes, cumplir con los requisitos legales y promover la inclusión.

–Los formadores de profesores deben tener una credencial de referencia más allá de un nivel de instrucción RYT de 200 horas.

–Los practicantes deben tener una base de práctica antes de matricularse en una escuela de formación de profesores.

8– El aprendizaje on-line

El debate: ¿Cuál es el papel apropiado de la formación online? ¿Hay ciertas áreas temáticas que son apropiadas o no ¿Qué tipo de controles deben existir para garantizar la calidad de la formación online? ¿Qué papel juega en la inclusión?

La mayoría de los profesionales del yoga sienten que hay una función para el aprendizaje online en el siglo XXI en relación con la formación de profesores de yoga. Dicho esto, hay desacuerdo sobre qué temas son los más adecuados para el aprendizaje online, y existe un debate sobre las cualificaciones de los Formadores de Profesores para poder distribuir contenidos online.

Como se observó en la encuesta, hay respaldo para temas como la historia del yoga, la filosofía, el sánscrito, la anatomía, la fisiología y la ética del yoga que se difunde adecuadamente online. Hay menos apoyo para temas como los relacionados con los ásanas: su práctica, las técnicas asociadas y los principios de alineación, los ajustes físicos y verbales y las posturas avanzadas en general.

A través del Grupo de trabajo se hicieron estas recomendaciones:

–Yoga Alliance debería crear estándares para la formación online, abordándolo con un enfoque combinado.

–Yoga Alliance debería examinar todos los cursos de formación que se ofrecen actualmente online.

–Los formadores de profesores deben seguir un curso de pedagogía relacionado con la distribución de contenidos online.

Other articles on ,
By • 13 May, 2019 • Sección: Interview, International School of Yoga