El punto de quietud y la presencia

Acuñé la expresión «el punto de quietud» como título para uno de mis libros mejor acogidos y donde imparto enseñanzas y métodos para aproximarse a ese estado de bienestar y armonía que es la tranquilidad anímica y al que aspiran la mayoría de las personas, pues sin serenidad ni siquiera es posible disfrutar y mucho menos sentirse bien. Escribe Ramiro Calle.

Photo by Javardh on Unsplash

Uno de los bienes más preciados es la calma mental y la verdad es que no hay nada que pague un instante de paz.

Denomino «punto de quietud» a ese lugar de la mente donde uno encuentra real sosiego y siente en recogimiento su propia presencia de ser.

Son muy numerosas las técnicas de yoga y meditación que tratan de conducirnos hacia ese ángulo de calma total, donde cesan las tendencias compulsivas de hacer, la agitación del pensamiento y los torbellinos del ego. Es un «lugar» más allá de la mente pensante y conceptual, sometida a toda suerte de dualidades y contradicciones.

El «punto de quietud» lo convertimos en nuestro centro de gravedad, nuestro eje nuestra presencia consciente e imperturbada. Igual que solo en el ojo del tornado hay un lugar de quietud –sirva para metáfora–, así en uno mismo, más allá de la mente egocéntrica, hay un espacio de sosiego profundo, donde la mente se ensimisma y sobreviene un estado de inefable serenidad.

Incluso las posturas de yoga (asanas) nos aceran a él cuando se hacen atendiendo a todos sus requisitos, tratando de introspectarnos y conducirnos a nuestra presencia de ser. Y por supuesto los ejercicios de control respiratorio, la meditación y otras técnicas psicosomáticas y psicomentales. Asi el yoga se convierte en una especie de ojo de buey al infinito, pero ese infinito comienza a vivirse en uno mismo, porque uno mismo es también el infinito.

En la medida en que logramos lo que recomienda Patanjali, «inhibir los pensamientos», nos vamos instalando en nuestro ángulo de quietud, morando veladoramente en nuestra presencia de ser.

Ramiro Calle

Más de 50 años lleva Ramiro Calle impartiendo clases de yoga desde su Centro de Yoga Shadak. Entre sus 250 obras publicadas hay más de medio centenar dedicadas al yoga y disciplinas afines.

En su canal Youtube podéis visionar gratuitamente los documentales Viaje a los adentros, Ramiro Calleel Ramiro más íntimo y Sadhaka, la senda del yoga. Asimismo decenas de clases de hatha-yoga y meditación a partir de sus conferencias, talleres y seminarios. https://www.youtube.com/results?search_query=ramiro+calle

Y en Facebook: https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874

 

Otros artículos sobre
Por • 16 Jul, 2021 • Sección: Firmas, Ramiro Calle