Meditação através dos chakras

Esta meditación trabaja para abrir los canales del sistema energético humano. Deshace las obstrucciones en el flujo de energía, proporcionando a la mente la energía que necesita para estar totalmente atenta al momento presente. Escreva Mayte Aguado (Maheshwari).

(c) Can Stock Photo / beholdereye

Este método toma aproximadamente media hora para practicarlo correctamente, aunque si te sientes bien puedes meditar durante más tiempo.

Siéntate cómodamente en una posición con las piernas cruzadas. El loto completo es ideal, pero cualquier posición de piernas cruzadas está bien, siempre que mantengas la columna lo más erguida posible. Es posible que necesites utilizar un cojín para sentirte más cómodo. Coloca tus manos sobre tus rodillas. Los ojos cerrados, la boca también cerrada, con la punta de la lengua tocando el paladar superior.

En esta posición, respira rápida y fácilmente por la nariz durante varios minutos. Necesitas sentarte derecho con la columna recta, y liberar cualquier tensión en los músculos . Deja que tus hombros, estómago y músculos faciales estén muy relajados. Deja que tu mente se asiente tanto como respiras. Durante esta meditación, la respiración es un elemento importante. No es necesario tomar inspiraciones y espiraciones largas y profundas, pero deben ser de ritmo constante e incluso un poco más profundo que una respiración normal y relajada. Mantén esta respiración durante toda tu meditación.

Comenzamos con el punto energético raíz

1. Dirige la atención al punto sobre la base del primer chakra, Muladhara, en la base del perineo. Medita durante unos tres minutos más o menos, mientras respiras lenta y continuadamente. Con cada respiración, siente como si estuvieras respirando a través de ese centro de energía. En la medida de lo posible, siente ese lugar de tu cuerpo. Deja que esté completamente relajado para que no estés causando estrés innecesario.
2. Ahora lleva tu atención sobre el segundo chakra, Svadhisthana, situado en la columna inferior a nivel de los órganos sexuales. Respira lenta y continuadamente mientras enfocas tu atención en ese lugar durante tres minutos más o menos. Luego, con cada respiración, siente como si estuvieras respirando a través de ese centro de energía. En la medida de lo posible, siente que tu cuerpo reposa ahí.
3. Ve al tercer chakra, Manipura, a la altura del páncreas en el centro umbilical. Repite la misma secuencia de respiración del anterior. Hacerlo centrará tu ser en el yoga kármico.
4. Cuarto chakra, Anahata, ubicado entre el pecho. Concentra tu atención ahí. Relaja la respiración y todo el cuerpo ahí. Relajarás las emociones.
5. El quinto chakra, Visuddha, ubicado en el centro de la garganta. Intenta no perder la atención y centra todo en ese punto. Después de hacerlo sentirás una gran liberación.
6. Ajna, sexto chakra, está situado entre las cejas, en la raíz de la nariz, el tercer ojo. Lleva tu atención durante 6 minutos a ese chakra. Mientras meditas allí, presta atención a la respiración lenta y continua todo el tiempo. Con cada respiración, siente como si estuvieras respirando a través del tercer ojo derecho, enviando un rayo de energía frente a ti.
7. Ahora ve desde el tercer ojo hasta la parte superior de la cabeza, el chakra de la corona, Sahasrara, atrae su atención. Mientras meditas allí, presta atención a la respiración lenta y continua durante tres minutos más o menos. Con cada respiración, siente como si estuvieras respirando a través de ese centro de energía. En la medida de lo posible, siente en ese lugar de tu cuerpo, como si toda la cabeza de tu cabeza estuviera ardiendo de energía.

Desde el chakra de la corona, presta atención a todo el espacio alrededor de tu cuerpo, el aura. El aura es como una semilla que se abre y energéticamente se extiende desde el cuerpo en todas las direcciones. Para enfocar tu atención en esa energía asciende tu visualización hacia afuera del cuerpo por al menos un palmo. Siente con cada respiración que las emociones se están trasformando cada vez más en energía. En la medida de lo posible siente que formas parte de ese espacio que hay a tu alrededor.

Asimila el flujo de energía

Aumenta tu flujo de energía en la meditación de chakras. Después de que sientas cómo los chakras de meditación y del aura están en ti, siéntate en silencio, respirando lenta y continuadamente, permitiendo que todo tu sistema asimile el flujo de energía que resulta de esta práctica. Deja que tu mente esté tan silenciosa como sea posible. No esperes nada y no trates de provocar ninguna experiencia en particular. Sé tan consciente del momento como sea posible, la postura de tu cuerpo, la respiración entrando y saliendo, la sensación de aire a tu alrededor y las vistas a tu alrededor y los olores. Sé lo más fresco posible, sé consciente de todo lo que sucede mentalmente sin aferrarte a nada. Todo esto es sólo un incidente, vamos a ello y vamos sin ningún esfuerzo por nuestra cuenta. Termina tu práctica en este estado de meditación.

Cuando acabes, toma una o dos respiraciones largas y profundas. Frota tus manos vigorosamente, luego frótalas lentamente en tu cara como si te la lavaras, ahora déjalas quietas. Luego retíralas y abre lentamente los ojos y relájate durante uno o dos minutos antes de volver a la actividad.

Este sistema de meditación abre los chakras, infundiéndote energía. La respiración constante y el buen enfoque son críticos para el éxito. En cada chakra, el enfoque debe ser lo más preciso posible. Evita distraerte de los chakras. Si tienes tu mente a la deriva, vuelve tu atención al centro en el que estás trabajando. No te apresures. Tómete el tiempo para sentirte renovado por cada centro energético. Con el tiempo, te resultará más fácil sentir esos lugares en el cuerpo y sentirás más rápido como la energía fluye a través de ti.

Con amor, Maheshwari. Maestra de yoga de la escuela Prana Yoga. Presidenta de AEYPShakti

Outros artigos sobre
Por • 5 Dec, 2019 • Sección: Meditação