Artículos sobre ‘Ashtanga Yoga’

'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Agenda para el fin de semana
Publicado el 23 Jun, 2013

Este fin de semana te proponemos yoga al estilo más tradicional, con una masterclass de la mano del maestro indio Bhooma Chaitanya o un curso para principiantes en Sivananda. También puedes iniciarte en el mejor Asthanga o participar en una tertulia sobre mindfulness con Gustavo G. Diex. [1] Viernes 12 de julio Masterclass de Hatha Yoga Tradicional con Bhooma Chaitanya Después de su paso por la tercera edición de la Yoga Conference en Barcelona por segundo año consecutivo, Bhooma Chaitanya estará por primera vez en Valencia ofreciendo dos master class de Hatha Yoga auténtico. Viernes 12 de julio de 20 h a 22 h Sábado 13 de julio de 11 h a 13 h Precio por sesión: 15 € sesión suelta y 25 € pack de las dos sesiones. Plazas limitadas Reserva con anticipación: 667 815 377 o facebook: living yoga valencia El estilo de Bhooma, Bhoomaji, está inspirado en el yoga tradicional que se practica en India. [2] Director de la Escuela, Profesor Principal y Yoga Alliance E-RYT - 500. Bhoomaji comenzó a practicar yoga en 1988. con más de 15 años de experiencia en la enseñanza del yoga. Nacido y educado en Kerala (sur de India), Bhoomaji entró en la vida monástica de la renuncia y la espiritualidad a la edad de 18 años. Después de siete años de estudio de la lengua y escrituras en Matemáticas Sivagiri en Varkala sánscrito, se trasladó a Sivananda Ashram en Neyyar Dam, Kerala para la práctica intensa del yoga sadhana (práctica de pranayama). De la tradición Sivananda, Bhoomaji completó el Curso de Formación de Profesores de Yoga y el Curso de formación avanzada (CIAT) en 1996, también ha completado tres Sadhana cursos intensivos desde entonces. Después de completar la ATCC, Bhoomaji vivió en una cueva durante 5 meses en Gangotri (la fuente del Ganges en el Himalaya) para la práctica intensiva de yoga. Ha viajado a Francia, España, Camboya y Malasia. Bhoomaji también estudió Sidha Vaidyam (una forma de medicina alternativa en el sur de la India) y Marma Vidya (Pressure Point) de Rajkumar Aasan, en Marthandom, Tamil Nadu. En 2002, dejó el ashram y comenzó a enseñar por su cuenta en Dharamsala, Himachal Pradesh. Sábado 13 de julio Curso intensivo de yoga para principiantes Se compone de seis clases de 120 minutos divididas en tres niveles. Durante este curso se desarrollarán los cinco puntos del yoga, según Swami Vishnudevananda. De este modo aprenderás los movimientos del Saludo al sol (ejercicio de calentamiento), las 12 posturas básicas y sus variaciones principales, ejercicios de Pranayama (respiración) y Savasana (relajación). También aprenderás nociones básicas sobre alimentación yóguica y meditación. Descuentos para socios, personas en paro y estudiantes. Fechas: Del sábado, 13 julio 2013 al domingo, 28 julio 2013 Precio: 35€ un nivel Organiza: Centro de Yoga Sivananda Vedanta Dirección: C/ Eraso, 4. Madrid Más información: http://www.sivananda.es/ [3] Yoga y el camino espiritual “Somos seres espirituales viviendo una experiencia humana” Contenidos: 2 clases de Hatha yoga – con posturas, respiración, relajación y meditación Mas allá de lo físico – explicaciones sobre los chakras y los 5 cuerpos del hombre Los diferentes ramas del yoga tradicional Mantra y Bhakti – camino del corazón Puja y tu altar en casa karma yoga – el camino de la accion La atención plena y integrando el yoga en cada momento del día Trae: esterilla, chal, cojin, cuaderno y boligrafo, una flor fresca. Dirección: C/Alhóndiga 1 primero, Pontevedra Información y Reservas: Harmony 647824770/Rocio 667404251. Tertulia: ¿Qué es el mindfulness, cómo nos favorece contra el estrés y en qué beneficia a nuestro cerebro? Gustavo G. Diex es físico teórico por la Universidad Autónoma de Madrid, master en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva por la Universidad Autónoma de Barcelona, director de Nirakara, Mindfulness & Yoga Institute, director Experto Universitario de la Universidad Complutense con "Mindfulness en Contextos de la Salud" y director de los Programas de Reducción del Estrés basado en Mindfulness (MBSR) de la Universidad de Massachusetts en la Universidad Complutense. Más información: http://nirakara.org/ [4] Curso de iniciación al Ashtanga Yoga Dirigido a: Todas aquellas personas interesadas en conocer esta práctica, independientemente de si han realizado yoga antes y sin importar la condición física (adaptaremos el aprendizaje a las capacidades de cada uno). Profesores y/o estudiantes de otras disciplinas que quieran tener una visión amplia y tradicional del ashtanga yoga.Contenidos: Significado de ashtanga yoga. ¿Cómo ha llegado hasta nosotros?. La respiración, la base de la práctica.- Surya Namaskara o Saludos al sol. Concepto de vinyasa. Bandhas y Drishtis. ¿Qué son y para qué sirven?. Diferencias entre una clase estilo Precio: 60 € Organiza: Ashtanga Yoga Mysore House Madrid Dirección: C/ Santa Engracia 70. Madrid Más información: http://ashtanga-yoga.es/ [5] Domingo 14 julio Día de Plena Conciencia en Valencia Mira este enlace que se publica en Yoga en Red: http://www.yogaenred.com/2013/07/10/dia-de-plena-conciencia-en-valencia/ [6] Mahasamadhi de Swami Sivananda En este día celebramos el aniversario del Mahasamadhi de Swami Sivananda. Tendremos una puja tradicional dedicada al maestro. Se agradece donativo de flores y frutas siguiendo la tradición india. Organiza: Centro de Yoga Sivananda Vedanta Dirección: C/ Eraso, 4. Madrid Más información: http://www.sivananda.es/ [3] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/07/BYC-Sivananda.jpg [2] http://www.yogaindiameditation.com/ [3] http://www.sivananda.es/ [4] http://nirakara.org/ [5] http://ashtanga-yoga.es/ [6] http://www.yogaenred.com/2013/07/10/dia-de-plena-conciencia-en-valencia/ [7] http://www.sivananda.es/

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Por qué me gusta el Ashtanga (y por qué creo que a ti te molará)
Publicado el 4 Abr, 2013

Hace casi diez años que practico Ashtanga yoga. Una larga relación que he vivido con altibajos y que ha terminado por atraparme. Tanto como para plantarme casi a diario sobre la esterilla. Tanto como para pensar en yoga desde que despierto hasta la noche. ¿Qué tiene el Ashtanga pa' tanto como destaca? Escribe Víctor Medina. [1] Yoga mindfullness. La sucesión de asanas en un práctica continua, la atención puesta sobre la alineación y en las acciones de la postura, el control de la respiración... Se indica incluso el punto donde posar la mirada... eEl conjunto es perfecto para alcanzar el pleno contacto con el momento presente. Conexión interior. En su estilo tradicional, se trabaja en silencio, buscando la interiorización total. La shala es un mar de respiraciones que invitan a la concentración. Soy mi propio maestro. No hay doctrinas, no hay dogmas, no hay lecciones de ética, de espiritualidad, no hay sermones. Lo auténtico es lo que sientes y experimentas. Resultado al instante. Cuando termino la práctica de yoga, me encuentro mejor que cuando comencé. Más energía, mejor ánimo, conectado. Trabajo progresivo. A medio y largo plazo, los frutos de la práctica son visibles en la flexibilidad, fuerza física, control de la respiración... En el plano psicológico se potencia la autoestima y la superación de los limites con respeto y sensibilidad. Fomenta la independencia. A medida que he ido practicando más, he conseguido llevarme el Ashtanga allá donde voy. Puedo practicar incluso cuando no estoy en la shala. Respiro mejor. Ashtanga trabaja el control de la respiración. Practico para sentir el fluir de inhalación y exhalación, y hacer que el acto de tomar aire me calme y me conecte. Una herramienta para capear la vida. Buen rollo. Los ashtanguis se reúnen para practicar yoga. En el vestuario se despojan de la ropa de diario y dejan la mochila de preocupaciones e inquietudes. No hay paro, ni crisis, ni recortes. Hay movimiento, síntesis y expansión. Víctor Medina, profesor de yoga y periodista. [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/04/Ashtanga.jpg

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Entrevista José Carballal: “El problema del Ashtanga es que se enseña muy mal”
Publicado el 14 Ene, 2013

Lo dice este discípulo del nieto de Pattabhi Jois, profesor autorizado por la escuela de Mysore  para enseñar las series primera y segunda. Los principiantes llegan a la escuela de José soñando con tener el cuerpo de Madonna y acaban descubriéndose a sí mismos. [1] Actor de profesión, en la escuela de interpretación a la que asistía José le recomendaron hacer Yoga para mejorar la expresividad de su cuerpo, que acumulaba mucha tensión, y para recuperarse de una pericarditis (inflamación membrana del corazón). Necesitaba relajarse y abrirse. Empezó en la escuela Sivananda, en donde estuvo haciendo Karma Yoga, limpiando y ayudando a cambio de ir a clase. “El Yoga me enganchó muy rápido, me dije: esto es. Luego estuve probando diversos estilos y cuando me encontré con el Ashtanga,volví a pensar: esto es lo mío. A los pocos meses, fui a Mysore (India) por primera vez”. Corría el año 2002. Allí estudió con Sharaht, gurú actual y nieto de Pattabhi Jois. El azar quiso que la profesora de Ashtanga con la que José estudiaba en Madrid se fuera a Estados Unidos, y los propios compañeros de José le pidieron que tomara la responsabilidad de las clases. “Ahora lo pienso y me parece una irresponsabilidad total; era prontísimo para empezar a enseñar”. De vuelta de Mysore decide empezar a enseñar en el salón de su casa de Malasaña. Años más tarde abriría Mysore House Ashtanga Yoga, su actual centro de Madrid, junto con su socio Rafael Martínez. ¿Qué es para ti un gurú? Alguien que no lo hace por ti, sino que te acompaña en el camino; es fundamental que sea alguien que te inspire, tienes que ver el ejemplo en él. Es lo que me pasa con Sharath: es alguien que camina el camino; no te lo dice sino que lo vive. Soy afortunado porque tengo un gurú y un maestro: Sarath es el gurú y Peter Sanson el maestro, uno de los primeros alumnos occidentales de Pattabhi Jois. Yo veo el Yoga en ellos, viven el Yoga las 24 horas. ¿No formas profesores en tu centro? No, ni formamos ni formaremos, al menos tipo teacher tranning. No creo en eso de que alguien pague no sé cuánto dinero, esté unos fines de semana y le den un papel diciendo: “Ya eres profesor, ya puedes enseñar”. No me parece real. Yo creo mucho en el método tradicional. El Ashtanga -que me consta que en general no tiene muy buena fama en el mundo del Yoga porque se conoce muy poco y porque se enseña muy mal- es un método muy tradicional. Siempre respeta el método de transmisión de maestro a maestro. Sí creo que se pueda formar a un profesor de manera individual y con muchísimo tiempo, pero me parece que el mayor profesor es la práctica… Todo esto del teacher training pone al Yoga en un lugar muy delicado, porque la integridad de la práctica está muy comprometida. ¿Puedes explicarlo algo más? Me parece estupendo que haya cursos de formación de profesores y que eso tenga que ver con profundizar, comprender. Pero está ese concepto un poco engañoso de “si haces 200 horas, te doy este papel y ya eres profesor”, me parece peligroso. Se entiende que es un mínimo, a partir del cual uno sigue profundizando… Sí, lo que pasa es que enseñar Yoga tiene mucho que ver con poder transmitir, y eso creo que no te lo pueden enseñar en ningún sitio, por muchas horas que hagas o mucho que pagues. Lo que más te enseña es tener una práctica diaria comprometida; uno tiene que estar en contacto diario con eso que quiere transmitir. Mi maestro Peter Sanson dice: “Todo el mundo quiere enseñar pero nadie quiere practicar”. Hay mucha gente que enseña y practica dos, tres días a la semana, y ahí la integridad está muy comprometida. [2] ¿Y cuál tu propuesta para quien quiera enseñar? Para mí tiene más sentido invertir en tu práctica y buscar un maestro en quien confíes, que te inspire, que te ayude a profundizar. ¿Qué aporta Ashtanga que no aporte otro estilo de Yoga? Creo que funciona para todo el que lo practique, pero no creo que sea para todo el mundo. Y no tiene nada que ver con que sea una práctica elitista ni para personas con equis condiciones, sino con el tipo de personalidad de cada uno. Todo el Yoga es Yoga, y son distintos caminos para llegar al mismo lugar. Pero no se puede decir que Ashtanga es mejor que Iyengar u otro estilo. Es mejor para mí; yo he probado todos y el que funciona para mí es este. ¿Cómo hay que ser para que te funcione Ashtanga? La gente vaga no puede hacerlo, es imposible. Creo que esto se puede aplicar a casi todos los Yogas, pero Ashtanga es un tipo de Yoga que te da muchísimo pero te pide muchísimo también; es un Yoga radical en cierto sentido. Y es una práctica que, como todas las prácticas espirituales, es diaria. Se tiene la idea de que Ashtanga requiere unas condiciones físicas especiales… Sí, que es para atletas. Para mí el problema gravísimo del Ashtanga, que tiene mucho que ver con el boom de profesores de que hablaba antes, es que se enseña muy mal. Yo llevo diez años practicado y hace dos meses me decía: ah, va de esto; me estoy empezando a enterar ahora… No paras de aprender. Uno tiene que llevar muchos años practicando cada día para empezar a entender la profundidad y todo lo sutil que tiene la práctica. Y eso te lo da la experiencia de años, no el conocimiento superficial. Ese es el problema: hay muchos profesores que viven la práctica desde un Yoga físico y atlético, la presentan así y la enseñan así. Y esa idea equivocada se va ampliando… A mí me han llegado a preguntar por teléfono: “Oye, ¿ese es el Yoga que hace Madonna? Es que quiero ese cuerpo…”. Yo no digo que no porque la mayoría de la gente empieza por ahí y luego comienza a ver lo demás. Cualquiera que vaya a Mysore o escuche a Sharath se da cuenta de que es algo absolutamente espiritual, pero como cualquier Yoga que está sostenido por los Yamas y Niyamas y trabajando asanas como una manera de ir a otro lugar… Ashtanga es una herramienta. Usada de forma correcta es un sistema espiritual, holístico, que sana, calma la mente, ayuda a conectar… Usada de forma equivocada sirve para inflar el ego, para lesionarse, para ponerte por encima de los demás. Depende de cómo te lo enseñen y cómo lo uses. ¿Qué te ha descubierto tu práctica al cabo de diez años? Esto de que sea la misma secuencia de asanas cada día (aunque cuando acabas la primera serie empiezas a trabajar la segunda, y vuelven nuevos retos para la mente y la respiración), yo lo vivo como si uno se mirara todos los días en el mismo espejo. Si quiero saber exactamente como soy y me miro cada día en un espejo diferente, me va a llevar mucho más tiempo poder verme. Pero verte todos los días en el mismo espejo para mí es la manera de llegar a conocerte en mucha profundidad: a qué te resistes, dónde está la rabia o la tristeza, qué me está diciendo esto de mí. La relación que uno tiene con la práctica te habla de cómo te relacionas con el mundo; la práctica es una metáfora de cómo estás tú en la vida. Siempre pienso que tengo un terapeuta gratis dos horas al día seis días a la semana. A tu escuela van muchos actores, ¿qué suelen buscar? En general, los actores son los alumnos que vienen más en una búsqueda espiritual que física. También por el tema de la concentración. Además creo que actuar y practicar Yoga tienen mucho en común, aunque aparentemente la atmósfera es muy opuesta; cuando uno actúa tiene que ser canal, dejar el ego y ponerse al servicio de algo más grande, que es el personaje. Los actores tienen, pues, más facilidad para dar ese salto de la interpretación a la práctica del Yoga. ¿Qué le dirías a un principiante que hay que poner sobre la esterilla de Yoga, además de duro trabajo? También se tiene que ser inteligente para manejar la exigencia, porque trabajar con demasiada exigencia acaba haciendo que uno tire la toalla; ahí cada uno tiene que encontrar su manera. Después de diez años siento que este año me he casado con la práctica (he estado de amante con ella durante un montón de tiempo, porque hay poco gente con tanta resistencia al compromiso como yo), y lo he logrado comprometiéndome a la práctica diaria pero realmente haciendo lo que puedo cada día. Mi compromiso ha sido poner la esterilla cada día, y ahí, hacer lo que pueda. La falta de mayor exigencia me ha hecho querer más y más y vencer la resistencia. http://ashtanga-yoga.es/mysore-house/ [3]   [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/01/JoseCarballal.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/01/Foto-2.jpg [3] http://ashtanga-yoga.es/mysore-house/

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Samadhi, la verdadera dirección del yoga
Publicado el 20 Nov, 2012

Para Juan Ortiz, autor de este artículo, el Samadhi, la felicidad no condicionada, nunca llegará: tendrás que experimentarlo ya mismo, en cada instante de tu vida, viviendo con alegría, serenidad y conciencia, valorando tu propia existencia como un regalo precioso y aprovechando cada instante. [1] Los siete primeros pasos recogidos en el Ashtanga Yoga son estos: Yamas, Niyamas, Asanas, Pranayama, Pratyahara, Dharana, Dhyana. El desarrollo y la realización adecuada y completa de estos siete pasos nos lleva de manera natural a la consecución del octavo miembro, que es lo que se conoce en el sistema yoga como Samadhi. Así que Samadhi no sería ninguna experiencia o práctica más, sino la culminación de todos los demás trabajos, que desembocan en la consecución de la experiencia cumbre. Samadhi es un estado de plenitud, madurez, o también podríamos hablar de un estado en el cuál se alcanza la felicidad no condicionada. En otras corrientes o culturas a ese estado se le llama de otras múltiples maneras: Nirvana, Satori, Iluminación, Tao... Todos hablan de la misma posibilidad: el desarrollo de nuestras facultades y potenciales como seres humanos y el proceso de transformación que nos lleva a logros ilimitados y al despertar verdadero de la conciencia no ordinaria. En Oriente también hay una hermosa manera de referirse a este estado, y es la denominación del estado de Sat cit ananda (alcanzar y sumergirse en el océano infinito de Existencia, Sabiduría, Dicha, Felicidad). Profundizando en yoga Es perfecto y loable que los practicantes de yoga en una primera fase nos centremos en los beneficios de mejoramiento psicofísico, relajación, flexibilidad, salud, superación del estrés, etc. Claro que esto es necesario. Pero, en una fase posterior, y conforme avanzamos en nuestra práctica y experimentación del yoga, también irán acaeciendo y produciéndose otras experiencias que atañen a espacios más profundos de nuestra propia naturaleza. Esas experiencias profundas producen la superación de los propios condicionamientos egoícos y de la propia personalidad y carácter, y nos proyectan a un estado de transformación y despertar gradual, real y profundo, donde aparecen niveles de conciencia que nos permiten avanzar en la vida, encontrando un sentido más profundo a nuestra existencia y una sabiduría que trasciende al conocimiento meramente intelectual. Muchos practicantes encuentran beneficios y mejoran en algunos sentidos, pero no realizan una transformación de carácter más profundo que abra las puertas a la Iluminación o Claridad o Luz Esencial, y por lo tanto siguen naufragando en las disputas, el egocentrismo, el endiosamiento del ego, la separatividad, etc. Siempre habrán problemas en nuestra realidad, eso es inevitable. Pero la conciencia y la actitud para solventarlos será diferente, y esto es avanzar en Samadhi. Esto es Samadhi Superar los miedos, los condicionamientos, las manipulaciones, la debilidad y la ignorancia y desarrollar la seguridad, el propio centro, la libertad y criterios propios, el amor y la entrega desinteresada: eso es Samadhi. Samadhi no es un estado explosivo que se produce en un momento, sino el resultado de un proceso y una experiencia yóguica y vital bien encauzada y bien aprovechada. Si en una habitación oscura encendemos una velita pequeña, la oscuridad no desaparece por completo, pero ya se ve un ligero resplandor dentro de la penumbra. Si encendemos algunas velas más, la oscuridad va diluyéndose y la habitación se va iluminando. Imagina entonces que encendemos cientos de velas y la oscuridad desaparece por completo. Es igual que en la propia realidad: vamos realizando ciertos logros en un proceso gradual vital y así vamos encendiendo algunas luces y consiguiendo claridad en nuestras vidas. Con el tiempo esas experiencias vividas y bien asimiladas nos producen un estado de conocimiento y sabiduría vivencial que va despertando nuestra conciencia e iluminándola por completo.Y esa, queridos amigos, es la única manera: no esperes que un día practicando tu yoga te ocurra algo sorprendente (aunque siempre debes sorprenderte al practicar yoga),algo raro o extraño. Más bien utiliza la fuerza transformadora del yoga para mejorar tu vida, transformarte profunda y realmente y conseguir una vida rica y plena. Esta es la verdad: no se puede alcanzar Samadhi evadiéndonos de la realidad y enclaustrándonos en un mutismo espiritual, aparentemente poderoso pero en realidad superficial y vacuo. Sólo se puede desarrollar Samadhi en contacto con la vida y con los demás, en contacto con nuestra propia vida interior y en una entrega sacra y total a ese Universo del cual formamos parte. El Samadhi nunca llegará; el Samadhi tienes que experimentarlo ya mismo, en cada instante de tu vida: viviendo con alegría, serenidad y conciencia, valorando tu propia existencia como un regalo precioso y aprovechando cada instante. O podemos todos o ninguno Ya sé que quizás alguien piense que Samadhi es otra cosa y que lo que yo digo es algo muy personal sin sentido. Ante esto, y siempre respetando la visión de cada cual, sólo tengo que afirmar: Encuentro más felicidad en una sonrisa y una mirada tuya que en cualquier historia gradilocuente o pretendidamente espiritual. Y eso es Samadhi. Cuando la conciencia despierta verdaderamente y se ilumina se hace sencilla y pura y aprende a recrear la vida en cada instante, a celebrarla y a interiorizarla de una manera profunda, amorosa y libre. Samadhi no es un estado que solamente puedan alcanzar unos pocos elegidos, sino más bien un potencial iluminador que todos podemos desarrollar como seres humanos. O podemos todos o no puede nadie. Por último, resaltar que ese estado de felicidad no condicionada solamente podrá instaurarse en nuestra propia realidad vital si cambiamos el pensamiento y la actitud hacia nuestra propia vida. Digan lo que digan, sí es posible la superación y la felicidad en esta existencia, pero tienes que tener el pensamiento claro de que es posible. La búsqueda es necesaría, pero es el momento de poner más el énfasis no tanto en la búsqueda sino en el Encuentro.El Encuentro que se produce en un silencio revelador y transformador. El Encuentro con lo esencial, con el Ser, con nuestra verdadera naturaleza, con lo que realmente somos. Encuentro, silencio, plenitud, Ser, Samadhi. [2]Quién es Juan Ortiz es profesor de yoga, formador de profesores de yoga. Fundador de la Escuela de yoga Dhyana. http://www.yogadhyana.com [3] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2012/11/velas.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2012/11/Juan-Ortiz.jpg [3] http://www.yogadhyana.com

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Consejos para principiantes: elige el estilo que mejor va con tus inclinaciones
Publicado el 19 Nov, 2012

En esta serie de artículos iremos ofreciendo las principales claves y orientaciones que deben conocer quienes se inician en este noble arte de vivir que es el yoga. [1] La transmisión por distintos maestros y la fragmentación que se ha producido en Occidente para ajustar la práctica del yoga a los cambiantes gustos y necesidades del hombre occidental han dado lugar a un amplio abanico de modalidades de yoga. No obstante, son solo diferentes formas de llegar a un mismo fin, a la liberación de las ataduras del cuerpo y mente. El Hatha Yoga va contigo si quieres trabajar la fuerza y la armonía del cuerpo y la mente, con posturas estáticas y concentración en diferentes puntos. Existen muchas escuelas de diferentes maestros y muchos estilos de profesores. El Kundalini Yoga te conviene si quieres trabajar un yoga más dinámico y que mantiene un tiempo mayor las diferentes posturas, con técnicas de respiración muy potentes, además de meditar y cantar mantras. La escuela más importante en España sigue la tradición del maestro Yogui Bhajan. El Yoga Iyengar te gustará si buscas un perfeccionamiento de cada postura o asana persiguiendo un alineamiento de músculos y huesos, además de ejercicios respiratorios. Utiliza elementos como cinturones, bloques, cordones. Sigue las enseñanzas de B. K. S. Iyengar. El Asthanga Yoga encaja bien con personas que prefieren una dinámica más aeróbica y exigente, ya que combina posturas en movimiento, manteniendo la concentración e interiorización. Es muy admirado en esta disciplina el maestro K. Pattabhi Jois. Hay bastantes más estilos o escuelas (Kriya Yoga, Yoga Integral, Bikram Yoga, Yoga Yin, Acroyoga…), pero con menos seguidores que los anteriores. Prueba diferentes variedades hasta encontrar aquella en la que quieres seguir profundizando. Si tienes dudas, escribe a Consultorio: info@yogaenred.com Opina en El Foro: info@yogaenred.com [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2012/11/Tabla.jpg

[+]