Astrología + Yoga: El camino a seguir

Esta sección de Astrología + Yoga es fruto de la colaboración entre una astróloga y una profesora de yoga. ¿Qué nos trae este mes de diciembre? ¿Cómo puede ayudarnos el yoga a afrontar sus desafíos y aprovechar sus potencialidades? Escriben Florbela Cristóvao y Montse Ramírez.

Empezamos el mes con una luna llena en Géminis el día 3 y con su regente Mercurio, estacionario y conjunto a Saturno que el día siguiente, el día 4, se vuelve retrógrado y así se mantendrá hasta las vísperas de Navidad. Mercurio retrógrado durante este periodo formará parte de una T cuadrada en los signos mutables, apuntando la necesidad de incorporar Virgo en esta ecuación, es decir, tiempo para ser dedicado al trabajo, al mejoramiento de aspectos tanto de nuestro carácter bien como la necesidad de focalizar nuestra atención hacía los aspectos más práticos de la vida, perfeccionar nuestros proyectos moldeando las nuevas visiones que nos han sido traídas por el fuego y que fuimos concibiendo a lo largo de todo el 2017…

La retrogradación de Mercurio con Saturno transitando el último grado de Sagitario sugiere una última oportunidad para reflexionar sobre nuestras verdades y ideologías, en su mayoría no más que creencias que tienen arraigadas emociones aún no procesadas. Es un período para cuestionarnos sobre el origen y validez de nuestros valores, reflexionar sobre las estructuras sobre las cuales asentamos nuestra verdad. Una reflexión sobre qué bases estamos construyendo una dirección en nuestras vidas, siempre resultado de múltiples decisiones más o menos importantes, por lo que será de extrema importancia uno reevaluar con base a qué valores estas decisiones están siendo hechas. Venus transitando por Sagitario hasta el día de navidad y Mercurio retrogrado durante ese mismo período refuerza la necesidad de reajustar nuestros valores éticos con la construcción consciente de nuestro destino.

Marte que entrará en Escorpio el día 10, signo donde tiene regencia, o sea, fuerza, y donde se mantendrá hasta finales de enero, nos estará permitiendo la oportunidad de estar en mayor sintonía con nuestros deseos, pero también acentuará la necesidad de depuración de los mismos. Marte en Escorpio tiene la capacidad para engrandecer nuestro deseo de cambio y nuestro poder de transformación. Marte hará un sextil con Plutón a partir de la segunda quincena del mes, lo que sugiere la necesidad de transformar las motivaciones de nuestros deseos y voluntad, de forma a que creemos estructuras más sólidas sobre las cuales podamos construir con mayor seguridad los nuevos palcos que iremos desarrollar durante todo el año que viene.

Es como si las nuevas direcciones que han ido tomando forma a lo largo de este año estén ahora siendo revisadas, así que necesitaremos de una base sólida de realidad para avanzar y nuestros deseos estarán siendo sometidos a determinadas pruebas de realidad que nos serán impuestas en alguna área de nuestras vidas, dependiendo de nuestros mapas natales individuales. Júpiter que también estará formando sextil con Plutón y conjunto a Marte durante todo el mes, nos podrá aportar la sabiduría necesaria para emprender con ambición y visión renovada hacía la construcción de nuevas estructuras tanto profesionales como personales, así como de nuevas direcciones en el proceso de crecimiento personal, sobre las que durante el próximo año tendremos de transitar con vista a nuestra realización.

El día 18 iniciamos un nuevo ciclo con una luna nueva en el grado 26 de Sagitario, grado que corresponde a la ubicación del centro galáctico, señalando la necesidad de dar un salto hacía una nueva dimensión en nuestras vidas, un momento de apertura hacía lo desconocido. Esta luna nueva será parte de un estelium –una conjunción de tres o más planetas- que en este caso incluye a Venus, Mercurio y Saturno todos en el signo de Sagitario, en trígono con Urano, confirmando la necesidad de ir en pos de nuestra visión, de nuestros valores, de una verdad consciente que se vea reflejada en nuestras opciones de vida.

Las cuadraturas que todos estos planetas harán a Neptuno y a Quirón nos hablan sobre la necesidad de sanar la separación que origina el conflicto entre nuestra mente y nuestras emociones, tiempo por tanto de asumir nuestras fragilidades y nuestras carencias, de forma a que podamos seguir camino más alineados con nuestra verdad y disminuir así el conflicto y el dolor en nosotros mismos. Mercurio retrógrado y logo estacionario en cuadratura a Neptuno sugiere que la última quincena del mes nos invita a refundar nuestras concepciones y formas de pensamiento, a revisionar los planes que hemos elaborado en los últimos meses. Una vez más, nuestro sentido de realidad estará siendo puesto bajo prueba.

La segunda mitad del mes sigue estando muy marcada por la necesidad de cura, transformación y salida hacia nuevas formas de ser. Tal como en la lunación del mes anterior, la lunación de Escorpio, sigue existiendo una presión para dejar atrás viejas pautas emocionales que condicionan nuestros pensamientos y creencias y, sobre todo hacen con que estemos repitiendo una y otra vez las mismas situaciones y circunstancias donde nos encontramos desprovistos de poder. Júpiter en Escorpio nos dice que solamente dando muerte a la seguridad que produce lo ya conocido, que solamente en el confronto con la oscuridad y el miedo tenemos la posibilidad de avanzar hacia un nuevo horizonte más pleno y significativo de vida.

Posturas de cierre

En este mes de diciembre, especialmente favorable para realizar un trabajo intuitivo, que pueda proporcionarnos alguna revelación o nuevas visiones sobre nuestra verdad y el camino a seguir, te propongo una práctica de yoga con posturas de cierre. Principalmente, posturas de flexión hacia delante en las que el cuerpo se pliega sobre sí mismo. Janu sirsasana y pascimatanasana son dos buenos ejemplos. Estas posturas favorecen la visión interior, la intuición, la introspección, el recogimiento y la reflexión. Te pueden ayudar para hacer balance de cómo ha sido para ti este 2017 y de cómo te gustaría que fuera el 2018.

Cuando realices estas posturas dirige la mirada hacia el entrecejo para conectar con la energía del sexto chakra y pide ayuda a tus guías. Puedes completar tu practica con el pranayama nadi sodhana, tremendamente equilibrante y purificador de los canales energéticos, o con kapalabhati, purificador, vigorizante y clarificador de la mente y el cerebro.

Información elaborada por:

Florbela Cristóvão, astróloga transpersonal (consultas de cartas astrales, presencial y por Skype, encuentros y talleres) morbela@hotmail.com

Montse Ramírez, periodista, profesora de yoga – coordinadora de Escola Yogavida Info@escolayogavida.com

 

 

Otros artículos sobre ,
Por • 11 Dec, 2017 • Sección: Astrología+Yoga