Pratyahara, en simples palabras

Apuesto que cuando vas a clase de yoga esperas con ansia que llegue Savasana para tumbarte en el mat mientras respiras, sentir las sensaciones del cuerpo y escuchar la voz del instructor/a… hasta rozar las puertas del sueño. Qué momento más sublime, ¿no? Escribe Alejandro Torres.

Pratyahara
Image by rawpixel.com

Pero en esta posición no todo es fluir, al menos cuando somos principiantes. Si no tenemos confianza con el/la instructor/a, solemos irnos a casa con unas preguntas como ¿qué ha ocurrido?, ¿es normal que sienta esto?, ¿se le comento al instructor?, ¿seré yo el único que siente esto?…

Es una sensación distinta, única para cada persona, que seguro que no habías sentido antes. Para algunos es gozosa, vibrante, mágica, y para otros es una sensación de incertidumbre, causa miedo y algo de ansiedad. Aquí el papel del instructor es importante para que acompañe tu sentir y resuelva tus dudas sobre pratyahara. Que, en resumidas palabras, es lograr la conexión contigo, con tu esencia y el todo. Así que pierde cuidado: no te pasará nada malo; al contrario, disfrútalo.

La magia de Pratyahara

Pratyahara es conocido como la fase del yoga en la que se produce una inhibición de los sentidos; es decir, tus ojos dejan de ver, incluso esa zona oscura que nos queda al cerrarlos; tus oídos no escuchan los sonidos que llegan del ambiente y los que se producen en tu interior; el tacto no siente las zonas de presión, el frio o el calor de las superficies, el roce se la ropa, etc.; el gusto ya no saborea lo que ocurre en tu boca, y el olfato ya no percibe los olores del entorno.

Cuando ocurre lo anterior se produce la magia del yoga, una desconexión real del mundo; es como desenchufar un aparato tecnológico para que descanse su motor y así poder continuar trabajando en los fines para lo que fue creado. La esencia de esta práctica milenaria se produce ahora, cuando logramos sentir un estado despierto sin vigilia.

Aquí es donde efectivamente nuestro cuerpo descansa, y es lo que diferencia esta práctica milenaria de cualquier otro ejercicio físico comparable, en el que tu cuerpo se ejercita y al terminar sigues con una sensación de cansancio o agotamiento. En el yoga, si lo has practicado a consciencia, no ocurre esta sensación de fatiga al finalizar; al contrario, terminas con más energía que al comienzo.

Quienes llevan tiempo practicando y no lo han sentido, puede ser porque su práctica se incline a un yoga más moderno donde se logran sensaciones similares pero trabajando a través del movimiento corporal.

Una experiencia a sentir

Pratyahara se sitúa en la quinta columna de los ocho pasos del yoga de Patanjali y, al igual que los otros siete pasos restantes, la única forma de entender, comprender e interiorizar lo que aquí expongo es sentirlo a través tu práctica.

Todos sentimos de manera diferente, y una de las cosas que más cuestan es expresar nuestro sentir, más aún en el yoga online, pero te insto a que comentes con tu instructor todo lo que quieras y las dudas que surjan; seguro te sorprenderás al escuchar el sentir de tus compañeros de sala.

Juntos se construye un mejor yoga. Ánimo y continúa practicando.

Alejandro Torres Retamal. Director Centro DIBI – Bienestar y Desarrollo Humano Integral. Formador de Instructores/as de Yoga y Mindfulness. Gestión Emocional – Coaching – PNL
T+56 9 50936703/ www.centrodibi.com/ alejandro.torres@centrodibi.com

Otros artículos sobre ,
Por • 18 Nov, 2021 • Sección: Firmas, Práctica, Pranayama