¿A meditar se aprende, se enseña o se acompaña?

En numerosas ocasiones me han planteado esta pregunta… Como profesores de yoga ¿tenemos la capacidad de enseñar a meditar a otras personas? ¿Los alumnos aprenden a meditar? ¿Realmente es algo que se puede aprender? Escribe Conchi Sánchez.

En la práctica meditativa no hay normas establecidas, pero sí pautas que podemos dar para facilitar el acceso a la meditación. El resultado favorable dependerá de la calma y el silencio mental que cada uno pueda cultivar y esto lamentablemente no está sujeto a pauta directa alguna.

Como sabemos, el contenido de la mente puede ser muy caótico dependiendo del sujeto y esto hace que existan personas a las que les cueste más «aprender» a meditar que a otras. Por este motivo, proporcionar una guía, unos apoyos que sostengan y faciliten mantenerse en la vacuidad, y guiar acompañando al alumno en su práctica, marcan la diferencia entre una meditación que resulta transformadora o no.

Personalmente creo que nuestra labor es acompañar al alumno iniciado y proporcionarle herramientas y conocimiento suficiente para que pueda encontrar su camino de autoindagación, el cual posteriormente le llevará con la práctica a un estado meditativo.

Por tanto, es tremendamente útil que vayamos más allá de las pautas estandarizadas que se marcan en algunas doctrinas y que no dejan demasiada opción a la creatividad y capacidad intuitiva del facilitador. Y digo esto porque no todo el mundo conecta con un enfoque u otro. Algunas personas incorporan la meditación vipassana o zen, pasando a formar parte activa de su vida, y a otras les aburre soberanamente consiguiendo el efecto contrario: que se alejen de la práctica afirmando que la meditación es algo muy difícil y que no es para ellos.

Si presentamos una práctica en apertura y con posibilidad de variaciones, desde diferentes perspectivas, aportando herramientas que faciliten mantenerse en la calma y apta para todos los públicos, estamos abriendo las puertas del infinito mundo de la meditación a todo el que quiera asomarse a ese abismo.

Un espacio abierto a todos los públicos

Haremos de la práctica un lugar acorde a las diferentes personalidades, accesible para todos independientemente de la experiencia y personalidad de cada uno de ellos; en definitiva, un espacio transitable y abierto a todos los públicos.

Porque no olvidemos que la meditación no es más que el descubrimiento continuo del ser, y esa autoindagación esta disponible para todos en mayor o menor grado.

Conchi Sánchez. Profesora de Yoga y Meditación certificada por la Unión Europea de Yoga y la AEPY. Representante en Madrid de la Organización Internacional de Yogaterapia, Yoga y Ayurveda, entidad avalada por la Embajada de la India. Postgrado en meditación yóguico-vedantina.

En octubre comienza con la 5º edición de la Especialización en Meditación para profesores de Yoga. Aquí puedes consultar toda la información: https://espaciodemeditacion.com/especializacion-meditacion/?utm_source=YRED&utm_medium=EMPY2021&utm_id=bannerYred

 

 

Otros artículos sobre
Por • 27 Sep, 2021 • Sección: Cursos, clases, talleres, Eventos, Meditación, Práctica