Claves para ser profesor de yoga 3: Mis secretos para vivir dando buenas clases

Eva Klimberg completa con esta entrega sus consejos y recomendaciones para saber elegir una Formación de Yoga que te convierta en un auténtico profesor de éxito, inspirador para sus alumnos y viviendo de esta actividad.

Yoga Art Studio

¿Sientes que se te va la vida sentado en una oficina, que el cuerpo se te acorcha y te aburres como una ostra? Dedicamos una media de 10.800 días de nuestra vida a trabajar. 86.400 horas durante dos tercios de nuestra vida… Todos deberíamos dedicarnos a aquello que nos apasiona… Date el gusto de dedicarte a lo que amas y encima vivir de ello. Que te paguen por disfrutar. Vive del yoga como lo hago yo hace 25 años: se puede.

Yo sí soy feliz dedicándome a lo que me apasiona.

Es normal que el miedo nos paralice, que las cargas económicas y familiares nos condicionen (eso nos pasa a todos), pero si sientes una llamada potente en tu corazón de hacer este gran salto, ten en cuenta estos puntos:

Los 17 pasos para vivir del yoga, evitando perder tu dinero o morir en el intento

(He gestionado y montado cinco centros de yoga a lo largo de mi vida con un presupuesto mínimo… Esto que te voy a contar no es teoría).

1. No te embarques en grandes inversiones, por lo menos hasta que estés muy consolidada/o como profe (entre 5 y 10 años).
Deja que tu crecimiento sea orgánico. No vayas de superhéroe.

2. Es mejor ingresar menos que morir en el intento. Organiza los horarios para dar un par de clases seguidas en la sala a la que te desplaces.

3. Empieza a dar clases en lugares que te ofrezcan la sala o búscala.

4. Es normal que mientras seas profesor novel tus precios sean más prudentes, digamos, pero con la experiencia y formación ve actualizándolos cada año. Tus clases se revalorizan con el tiempo… como el buen vino.

5. Con las salas hay varias formas de contrato económico. Te recomiendo que establezcas un mínimo por tus clases (no menos de 25€/h), y a partir de un cierto número de alumnos pide un pequeño porcentaje más, también para ti. De esta forma crecemos todos. Es el empresario el que apuesta por montar un negocio y el que debe sostener su crecimiento. Tu aquí no eres ni empresario ni hermanita de la caridad, sino un profesor que da su servicio. ¿Ves la diferencia?

6. Me entristece decir que los centros culturales de los ayuntamientos pagan un insulto por nuestro trabajo. Subcontratas de servicios se encargan de la gestión y detraen una cantidad desproporcionada y a mi modo de ver injusta de los honorarios, cuando los profesionales somos nosotros (pagan unos 11€/h). No te lo recomiendo.

7. En algunos casos, lo único positivo que tienen los centros culturales es que te dan de alta en autónomos y eso te evita asumir ese gasto por tu cuenta desde la primera clase.

8. En principio hay dos años de reducción en el pago de autónomos. Puedes acojerte a esta ayuda cuando ya lo tengas claro. Hazte una previsión de ingresos y busca un buen asesor que te aconseje. Merece la pena ese gasto.

9. Haz tus números y calcula cuántas clases necesitas dar a la semana para vivir del yoga.

10. ¿Cuántas clases puedes dar en un día? No vendemos zapatos; en cada clase damos lo mejor de nosotros. Necesitas energía fresca para cada clase que des. Con la experiencia práctica fluirás con tanta soltura que cada clase será un gozo para ti misma/o también.

11. Si es posible, déjate la mañana o la tarde para tu sadhana, tomarte alguna clase inspiradora y seguir aprendiendo. Para dar, tú también debes recibir. Con los años serás más autodidacta, es normal.

12. Es mejor que avances más despacio hacia tu solvencia como profesor de yoga a que llegues agotado a tus clases… y desganado.

13. Quizás en un año y medio, tras tu formación, ya podrás estar viviendo del yoga.

14. Llegados a este punto, tendrás ya muchos alumnos en varios centros y salas. Puede ser el tiempo de juntar a tus alumnos en el lugar donde haya una sala más grande de manera que puedas seguir creciendo con el mismo esfuerzo. La sala donde tengas mejores condiciones para ti y/o cercanía a tu domicilio. Ya no es necesario un ritmo de arranque.. Busca entonces velocidad de crucero…

15. Si decides entonces independizarte y tener tus propias clases, te recomiendo como etapa intermedia alquilar una sala por horas. Es genial; llegas, todo esta preparado, te vas, y el propietario se encarga de todo. Muchos soñamos con tener nuestro propio centro de yoga y ponerlo súper chulo. Pero el peso sobre tus hombros puede llegar a hundirte. No tengas prisa. Que el empresario no arroye al yogui. 

16. Pero si tienes ese sueño, madera de empresario y presupuesto para cubrir los gastos de tu negocio durante al menos dos años, adelante. Haz bien los números con alguien que te haga un plan de negocio. No mola nada ser un yogui estresado. Aun así, comienza por algo que pese poco sobre tus hombros. Otro gran maestro decía: vida simple = pensamiento elevado.

Los italianos dicen:“Chi va piano va lontano”… El que va despacio llega lejos.
Es posible vivir del yoga, ahora también para ti.

¿Es necesaria una certificación para ser profesor/a de yoga?

No, no es necesaria. Pero si la hay, bienvenida. ¿Pero cuál de las certificaciones es verdaderamente valiosa? La triste realidad es que certificación no equivale a una buena formación. Es España tenemos el síndrome de la titulitis. Desde los años 60 hemos pensado que una formación académica titulada nos abrirá todas las puertas… Pero, ojo, porque no siempre es así.

Lo que sí es necesario:

  • → Es necesario que encuentres y practiques con un maestro de muchos años de experiencia, que te inspire enormemente, que te encanten sus clases.
  • → Es necesario que encuentres la formación perfecta, a tu medida en formato, contenidos y sobre todo equipo pedagógico (los formadores).
  • → Es necesario que encuentres esa formación que te transformará y hará vivir lo que es el Yoga (con mayúsculas).

Mis 3 secretos para dar una clase de yoga excelente (lo que he descubierto tras más de 25 años)

Ya hemos hablado de cómo hoy tenemos en la calle mucho yoga superficial; que nadie se ofenda, pero a las cosas hay que llamarlas por su nombre. Tú sabrás dónde te quieres posicionar. ¿Quieres ser una/un profe del montón? Yo apuesto por el yoga profundo y transformador, ese que llega al alma.

¿Tú sientes ese efecto increíble en ti mismo cuando practicas? ¿Sabes lo que quieres transmitir y hacer sentir a tus alumnos? Que tu práctica sea profunda es la clave de todo, es la esencia de todo. Tú eres la esencia de lo que quieres enseñar, por eso la dedicación y la entrega debe ser total y te convertirás en un profesor increíble.

¿Te acuerdas qué fue lo que te llevó a practicar yoga? Y sobre todo, ¿eres consciente de lo que buscas cuando una y otra vez inviertes tiempo y dinero en tus clases de yoga? ¿Por qué vuelves una y otra vez a tus clases?

¿Qué buscas cuando practicas, qué necesitas como algo esencial que tus clases de yoga satisfacen? Eso es lo que tienes que enseñar en tus clases. Así de simple.

Ahora, mira estos puntos:

  • √ Necesitas una formación en la que aprendas los detalles sutiles que todavía no sabes bien sobre la ejecución y las técnicas. Una idea clara de cómo organizar a nivel pedagógico los contenidos y cómo progresar en ellos a lo largo del curso te ayudará mucho.
  • √ Necesitas formación y práctica pedagógica para comprender el ritmo natural de aprendizaje de cada alumno, y su maduración. Este es un concepto muy valioso. Cada alumno es un mundo; debes saber cómo respetar y acompañarle en sus ritmos.
  • √ Necesitas saber cómo gestionar sus particularidades. Te vas a encontrar con lesiones menores, dolores crónicos, etc. Necesitas hacer ajustes para trabajar con esos alumnos. Eso se aprende.
  • √ Con muchísima práctica personal, verás que lo más valioso es la intención con la que enseñas esa clase, hacia dónde quieres llevar a tus alumnos. ¿Cuál es el yoga más elevado que concibes? Por eso deberás ir mostrándoles las fases y progresión que tiene una buena sesión de yoga para que sea profunda y transformadora, así como han dejado escrito los Maestros de nuestros Maestros.

Contenido de una clase transformadora y profunda

1. Relajación inicial: Aterriza en el instante presente con el cuerpo y con la mente.
2. Vinyasa: Dinamiza tu energía vital. Fase aeróbica.
3. Asanas: Desbloquean esa energía vital moviendo todo el cuerpo en torno a su eje central, la columna. Así con los diferentes grupos de posturas.
4. Pranayama: Despierta y equilibra tu prana (fuerza vital) a través de la respiración.
5. Meditación/relajación: Descansa en ti mismo, accede al conocimiento intuitivo de quién soy y cual es el sentido de la existencia. Este brota naturalmente cuando el prana y la mente quedan calmados, armonizados… trascendidos.
6. Mantras: Una forma de dialogar con las energías que mueven este universo a través de la vibración y la melodía.
7. Filosofía profunda del Yoga: Recordar en los momentos sensibles de la clase el sentido espiritual y de transformación que tiene esta ciencia de Vida.

Según los yoguis que inspiran nuestra práctica y grandes conocedores, este es el orden natural en el que se debe desarrollar una clase de yoga, porque nos lleva de afuera hacia adentro. Desde lo físico a lo mental y a lo espiritual. La fuerza centrífuga de los sentidos y de la mente se vuelve centrípeta; la energía dispersa se concentra y dirige.

Esta intención a la hora de dar tu clase, la convertirá en un proceso de transformación humano que irá madurando en cada alumno a su ritmo.

Es así como das una clase transformadora y profunda. Busca quien te enseñe este camino.

Sé un transmisor fiel y auténtico de la sabiduría del Yoga. El Yoga es una filosofía de vida. El estudio reflexivo de los textos clásicos es imprescindible para empaparnos de los valores de sabiduría y libertad que propone el Yoga.

Apuntes finales

Ahora ya te he detallado toda la información que considero imprescindible que debes tener en cuanta para emprender tu Formación de Profesor de Yoga. Ahora ya sabes más que el 95% de los aspirantes a profesores. Con lo que te he explicado ya tienes criterio para elegir y saber que no te equivocarás. A partir de aquí tu dedicación y pasión harán de ti un buen profesor y más adelante un maestro; serás, con el tiempo, una inspiración para otros.

La formación debe ser perfecta para ti. Saber que es tu momento para realizar tu sueño. Debes dar tiempo al proceso y tener claro que tu pasión y práctica regular te pondrán en forma y verás el progreso desde el primer día. Crecerás como profesor de manera orgánica disfrutando del camino.

Tu valor como buen profesor serás tú mismo. Si te dedicas con intención, tus clases serán transformadoras y maravillosas. Tus alumnos estarán felices. Te lo aseguro.

Si no tienes en cuenta estos elementos, ya te puedes pagar la formación más cara con el guru más sofisticado y en la India… que acabarás malgastando tu dinero y tu tiempo.

He resumido mi experiencia de más de 25 años para contarte todo lo que necesitas saber. Son centenares de profesores los que he formado, y sé valorar en qué punto está cada yogui hacia su formación como un profesor de yoga de éxito. Te puedo guiar y asesorar para estar claro y decidido a formarte, sabiendo los pasos certeros que debes seguir.

Descárgate la guía completa gratuita en este enlace: https://yogaartstudio.com/regalo/

Eva Klimberg nació en una familia de yoguis, con casi 25 años de experiencia y diez años de vida monástica en la tradición yóguica de la orden de los Swamis (tomó votos de Brahmacharya -novicia- en Utarkashi, India, en 2001).
Hoy profesora formadora de psicología y filosofía profunda del yoga, meditación y pranayama en varias formaciones de profesores. Codirectora de Yoga Art Studio en El Escorial. Organiza retiros y vacaciones de yoga por toda la geografía nacional.

 

 

Otros artículos sobre ,
Por • 26 Abr, 2021 • Sección: Firmas, Formación de profesores