Aliviar la ansiedad y el estrés mediante el yoga

Ansiedad, miedo y estrés son el resultado de un cúmulo de experiencias sensitivas que comienzan con una alteración de la respiración, provocando un nerviosismo acelerado que puede desembocar en el miedo más absoluto. Pero el yoga puede ayudarnos mucho. Escribe Mayte Aguado (Maheshwari).

Photo by Anton Shuvalov on Unsplash

El miedo es ese lastre de un porcentaje muy alto de la humanidad que es capaz de dominar e interferir en cada inhalación y eclipsar la exhalación. Y es ahí donde las herramientas del yoga pueden cambiar esos efectos.

Cuando algo está descontrolado, no hay mejor forma que ir del plano físico para llegar al plano más sutil, es decir del antiguo Asthanga Yoga, ahora Raja Yoga, para equilibrar y armonizar esa parte más primaria del ser humano. Lo más importante es ir a la observación más completa del cuerpo, el efecto de la estimulación de los sentidos y el asentamiento en la postura o asana, para luego ir a los pranayamas y así hasta poder llegar a dharana, que es la antesala a la meditación.

El yoga es cierto que resulta muy útil, pero es importante saber que no debe considerarse como única cura. El yoga debe utilizarse como complemento; es necesario también consultar con un especialista, porque ellos pueden ayudarte a identificar el tipo de trastorno de ansiedad que se padece, que puede ser: pánico, ansiedad afectiva compulsiva, estrés postraumático, obsesión compulsiva, estrés social o una ansiedad generalizada. Lo más importante, insisto, es ver qué ha provocado esa situación, la raíz, que patrón se repitió en tu vida para que ocurriera… porque hay veces que las capas de la mente no dejan ver esa anomalía emocional.

¿Cómo podemos reconocer si estamos padeciendo de ansiedad?

  • –Te sientes inusualmente nervioso.
  • –Después de un shock, sigues teniendo pensamientos descontrolados y apegados a él.
  • –Te despiertas a menudo a causa de las pesadillas.
  • –Hay una tendencia a la limpieza excesiva.
  • –Tus manos y pies sudan excesivamente.
  • –Hay una frecuencia alterada y repetida en el latido de tu corazón.
  • –Te cuesta dormir, acostarte y no puedes conciliar el sueño.

¿Cómo puede ayudarte el yoga?

Con una práctica regular el yoga puede ayudar a mantenerte calmado y relajado, así como a afrontar los problemas sin que te perturben. Las yogasanas, pranayamas y meditación, desde los parámetros de la ciencia del yoga antiguo, está comprobado que tienen efectos beneficiosos y son un bien inmaterial para la humanidad, generando una actitud positiva en el individuo.

El yoga es una ciencia que está en completa armonía con el Ser, así que para esas personas que sufren ansiedad puede ser una herramienta que tiene la capacidad de recuperar, equilibrar y hacer vivir la vida positivamente.

Recuerda que las cosas que te molestan o te estresan son sólo pequeños ingredientes de tus experiencias. Tener miedo al futuro nos roba presente. Cambiar el pensamiento y experimentar la quietud interior de “Soy” es desprenderse del peso que produce el miedo al querer afrontar el futuro. Realmente el yoga tiene ese poder, porque no es sólo filosofía sino a la vez ciencia comprobada desde hace miles años.

Las siguientes técnicas de yoga te ayudarán a calmar la mente:

1. Mantén el cuerpo relajado o asentado en cualquier postura de yoga.
2. Practica pranayamas.
3. Observa la experiencia de relajar los sentidos.
4. Centra la mente.
5. Medita.
6. Relaja tu cara con una sonrisa en cada proceso anterior.
7. Respétate y ve al amor que alberga tu corazón.
8. Acepta la naturaleza atemporal del universo.
9. Aprende a salir del bucle del pensamiento y sé positivo con lo que observas.

Qué pranayamas son más adecuados para aliviar el estrés:

Primero debes saber que centrarse en la respiración alivia los pensamientos vanidosos que son la causa fundamental del estrés. Practica los siguientes pranayamas o ejercicios respiratorios:
–Kapal Bhati Pranayama
–Bhastrika Pranayama
–Anulom Vilom Pranayama
–Bhramari Pranayama

Algo que no hay que olvidar en la práctica del yoga es muy importante: hay que hacerlo con el estómago vacío. También se debe saber que si se siente mucha hambre será imposible meditar porque los espasmos que produce el hambre dificultará mucho la acción hacia dhyana. Para muchas personas es aconsejable hacerlo cuando pasen al menos dos horas después de haber comido.

Por qué meditar

La meditación es el mejor método para calmar la mente distraída. Hay una sensación de paz maravillosa; y a través de una práctica continua, podemos darnos cuenta de cómo la mente nos mantiene enredados en pequeñas cosas triviales que carecen de importancia. La meditación también evita que nos sintamos preocupados por el futuro, y por lo tanto esa inquietud que es la causa del estrés, desaparecerá.

La mejor meditación es la observación de los estímulos, porque eso nos lleva a relajar y aminorar nuestros niveles elevados de hormonas como la adrenalina. Se ha demostrado científicamente que la cantidad de esta hormona del estrés se puede reducir significativamente mediante la práctica regular de la meditación.

Conocer y utilizar los principios del yoga, simples pero profundos (Yama y Niyama), en la vida diaria puede y debe convertirse en la esencia de una vida feliz y saludable. Por ejemplo, el principio de santosha en Niyama hace que uno se dé cuenta de la importancia de estar satisfecho en la vida, para aliviar la ansiedad, la distracción y la tensión que surgen de los sentimientos de codicia y apego.

El Yama y Niyama del yoga te ayudará a replantearte cómo comes y que comes, para beneficiarte de tomar alimentos más nutritivos y llevar un estilo de vida saludable. Y es que mantener la mente tranquila pasa por ser conscientes de nuestras acciones, y para ello deben ser buenas acciones; de este modo crearemos las bases para salir del estrés y la ansiedad.

Para comprender la ciencia del yoga una buena lectura son los Yoga Sutra de Patanjali. Aquí está la explicación de por qué este sistema hace que ganemos confianza, positividad, armonía y paz.

Practica este Sankalpa: “Yo tengo confianza y fe en mí”. Repítelo tres veces todos los días antes y después de tu meditación.

Todo es atemporal. Por lo tanto, lo que te está ocurriendo en ahora, también pasará.

Maheshwari es directora y fundadora de la escuela Prana Yoga

Otros artículos sobre
Por • 5 Oct, 2020 • Sección: Firmas, Maheshwari