Mantras, el inmenso poder de la semilla

Los mantras son poderosas palabras ricas en energía espiritual. Cada palabra tiene sus propias vibraciones y, cuando se pronuncia, adquiere su propio significado y efecto según sea su vibración. Escribe Maheshwari (Mayte Aguado).

 

«Subham Karoti Kalyanam Arogyam Dhana Sampadah
Shatru Buddhi Vinashaya Deepa Jyoti Namostute

(«Doblo mis manos ante la luz que trae prosperidad, auspiciosidad, buena salud, abundancia de riqueza y destrucción del intelecto del enemigo»).

Algunas palabras especiales son necesarias para la comunicación y, como en nuestro mundo, también es necesario seguir algunas reglas. Si queremos llamar por teléfono a alguien y nuestro teléfono o el de la otra persona no funciona, no puede tener lugar ninguna conversación. Por lo tanto, el requisito básico para la comunicación es que tanto el que emisor como el receptor funcionen correctamente.

Cuando canto mantras a los alumnos me imagino la misma interacción que tienen los animales. Por ejemplo, los peces se comunican entre sí sin palabras, solo mediante la comunicación directa de las ondas de energía cerebral. Si observamos una manada de peces, es extremadamente asombroso y casi incomprensible cuán perfectamente coordinen sus movimientos. Flotan muy libremente, casi simultáneamente y sin tocarse, en la misma dirección.

El mantra, como se ya he dicho anteriormente, está compuesto por una serie de palabras que forman un sonido con una vitalidad significativa. Las palabras significan sonido y el sonido produce vibraciones, y en esas vibraciones recae el poder creativo que lo abarca todo y que produce movimiento y resonancia, generándose una energía llena de vida que se dirige a la consciencia, donde se llega a explorar lo más sutil de la sustancia.

Mantra, palabra y el sonido que forman los poderes más fuertes del mundo. Muchos creen que el amor tiene mucho poder, pero no es así. El amor mundano es absolutamente débil y cínico. Pero la palabra es muy poderosa. Las palabras pueden hacer feliz o triste a una persona. Pueden producir amor o incluso destruirlo, y apoyado con el sonido nos pueden cambiar la actitud. Recuerdo como la swami que me asignó mi nombre me anotó: «Haz tu mejor esfuerzo para complacer a todos con tus palabras. Deja que la paz y el orden sean transmitidos por ti y se extiendan por ti también».

No cuesta nada hablar bien de alguien. Pero una palabra dura o mala puede ser bastante costosa. Por lo tanto, solo será beneficioso para nosotros que en cada situación debamos hablar con humildad y amistad. Si esto parece imposible, entonces es mejor permanecer a silencio.

Deberíamos pensar bien antes de hablar sobre cada uno de nuestros pensamientos a nuestro corazón, porque después de esto no hay poder en el universo que pueda traerlos de vuelta. Hay un dicho hindú que reza: «Tres cosas no vuelven: las palabras pronunciadas, la bala que sale del arma y el alma que sale del cuerpo».

Liberador de la mente

El significado de las dos sílabas de la palabra mantra es ‘mana’ (mente) y ‘tr’ (libertad). Mantra es el sonido que puede liberar a la mente del miedo, la dependencia y el dolor. Una vez que la mente se vuelve independiente, otros problemas se resuelven automáticamente, porque el mayor problema es la mente misma. La mente es voluble y está constantemente rodeada de muchos pensamientos. Debido a la vida continua y dolorosa y los problemas mundanos, no tenemos tiempo para no pensar. El mantra da paz a la mente y guía nuestros pensamientos.

El yoga es la base de todo conocimiento. Yoga es luz (Jyoti), conciencia y existencia, que fue y siempre será. Todos aquellos que son visibles e invisibles, están unidos por el principio del yoga en orden y equilibrio. Es ese poder que combina el conocimiento, el conocedor y el propósito del conocimiento. Los yoguis y los sabios descubrieron el conocimiento en la meditación y lo expandieron y lo entregaron a la humanidad.

Las letras de los textos sánscritos también se abordaron con atención y todo esto tiene un efecto favorable en un nivel particular del universo. Los mantras sánscritos que usamos hoy provienen del trabajo espiritual de los yoguis. Es por eso que los mantras tienen más influencia en el idioma sánscrito original que cualquier otro idioma. Las letras sánscritas se conocen como Devanagari: ‘escritura de dioses’. Esto significa que este idioma ha existido desde el comienzo del mundo.

Tipos de mantras

Hay varios formas de mantras:

Bhajan (música espiritual): Estos himnos transmiten inteligencia espiritual y claridad. Cantar los himnos inspiran tanto a cantantes como a oyentes. Estos himnos purifican la conciencia, emulan sentimientos y despiertan devoción.

Kirtan (repiten el nombre de Dios en la canción): La práctica de esta forma particular de mantra está particularmente relacionada con nuestro lado emocional. Al repetir el nombre divino con amor, surge una fuerte energía espiritual y purifica la conciencia. Sin embargo, en principio, el kirtan no debe hacerse durante más de 5 a 10 minutos, porque cuando se hace durante demasiado tiempo y con gran alegría, crea una emoción excesiva, lo que conduce a un estado de irrealismo y emoción.

La oración: Es un tipo ceremonial de mantra. Es «diálogo con Dios», y se puede hacer de forma independiente o a partir de un texto preparado para ocasiones especiales como la oración de la mañana o la oración de la tarde. La oración nos ayuda a tomar otra actitud hacia nuestros problemas, desarrolla nuestra espiritualidad y aumenta la confianza en nosotros mismos.

Mantra saludable: Los bloqueos en los nadis o chakras se manifiestan por el cuerpo humano en forma de enfermedad. Estos centros están influenciados por las vibraciones, es decir, las palabras. De esta manera, las vibraciones del mantra también tienen un efecto beneficioso en el cuerpo. Sin embargo, el mantra tiene un «efecto completo» sólo cuando se sigue cierta disciplina física y mental. (Sólo un guru o un maestro puede dar oralmente estos mantras).

Mantra espiritual: El guru le da este mantra a aquellos discípulos que trabajan seriamente para su desarrollo espiritual, ya que se alcanza un grandioso conocimiento. Un mantra espiritual nos guía en el camino espiritual, profundiza nuestro enfoque y concentración y nos ayuda a superar las duda internas y externas.

El mantra es como un haz de luz para el aspirante espiritual, ya que ilumina el camino en la oscuridad de la ignorancia. Es un gran pilar de fortaleza que nos brinda protección y ayuda en un estado de desamparo o abandono. El mantra es el «alma» de nuestra meditación. El mantra es infructuoso sin meditación. Una meditación sin mantra es como un alma sin cuerpo.

Bija Mantra. Después de una práctica prolongada y continua, el discípulo alcanza la esencia del mantra provisto por el guru. El Bija Mantra se usa en la práctica de acción y la meditación profunda. Si queremos alcanzar un objetivo particular con un arco, nuestro éxito depende de nuestro instinto, concentración y qué hacer. Del mismo modo, es la fe inquebrantable, la disciplina, la motivación y la devoción del aspirante lo que determina si el mantra prosperará.

La leyenda de los dos granjeros y sus semillas

Cuenta una antigua leyenda que hubo una vez un gurú que llegó a una pequeña aldea, y dos granjeros le rezaron para que le diera un mantra. El Guruji respondió que los examinaría antes de darles un mantra. Le dio a cada uno de los agricultores una semilla de soja y les pidió que la cuidaran hasta que volvieran.

Un agricultor regresó de inmediato a su casa y colocó las semillas de soja en una canasta y las cerró firmemente en una caja con candado. Sintió que era la forma más segura de mantener el precioso regalo de Guruji. El otro granjero pensó: «Quién sabe cuándo volverá Guruji, para entonces esta semilla se puede estropear o perder». Entonces decidió que esta semilla debería ser sembrada. Pronto comenzó a aparecer una nueva y tierna planta que regó con buen agua y cuidados. Durante el cultivo, esta produjo una gran cantidad de soja. Como Guruji no regresó a la aldea, el agricultor volvió a sembrar las semillas y, en el verano siguiente, cosechó una gran cantidad de soja.

Después de tres largos años, Guruji finalmente regresó a la aldea donde los granjeros nuevamente le pidieron que cantara el mantra. «Primero me traes la semilla que te di para mantenerte a salvo», les respondió Guruji. Rápidamente, un granjero trajo su caja forrada de joyas a Guruji, pero cuando la abrió solo se encontró un gusano muerto en su interior, que se había comido la semilla. El otro granjero estaba sentado allí y esperaba. Guruji le preguntó: «¿Dónde está tu semilla?». El granjero respondió: «Se ha multiplicado tanto que no puedo traerla aquí, pero si vas conmigo, puedo mostrártela». Llevó a Guruji al almacén donde guardaba cien kilos de soja del cultivo de la semilla. Este granjero recibió un mantra del gurú, mientras que el otro tuvo que esperar un poco más.

Una persona que recibe un mantra sin practicarlo, lo guarda en su bolsillo. Es como el granjero que guardó la semilla en una caja durante tanto tiempo que acabó comiéndosela un gusano. Sólo la práctica convierte a alguien en maestro.

El mantra se puede usar en cualquier estado de la vida, y también en la rutina diaria para descansar y tener paz mental. Esto aporta claridad y capacidad de pensamiento significativo.

Como todas las cosas, debemos evitar la práctica excesiva y nunca forzar a nadie.

Un yogui representa la generosidad en todas las cosas. Como se afirma en el Bhagavad Gita (16/6), «El dominio del yoga no se logrará ni comiendo en exceso ni hambriento, ni alguien que duerme demasiado o que duerme muy poco». En teoría, un mantra espiritual nunca daña a nadie. A lo sumo, será ineficaz si hay una falta de instinto interno adecuado o si la práctica es irregular.

“Una pequeña semilla individual contiene la estructura de un árbol completo”. (Maheshwari)

Maheshwari, maestra y directora de la Escuela Prana Yoga.

Otros artículos sobre
Por • 20 Feb, 2020 • Sección: Firmas, Maheshwari