OM, base de todos los sonidos

Continuamos con la serie de artículos de profundización en el OM que ya iniciamos la semana pasada (ver el anterior aquí). En este mantra se encuentra la sabiduría de los Vedas. De la mano del Centro de Yoga Sivananda de Madrid nos introducimos en su grandeza, siguiendo la reflexión y la palabra de Swami Sivananda.

Image by Devanath from Pixabay

Omkara

Todos los objetos se denominan con un sonido. Todos los sonidos se funden en el Omkara (denominación del mantra Om).
Toda exposición oral termina en un único sonido, OM.

Sonidos que son Om:

El zumbido de las abejas,

la dulce melodía del ruiseñor,

las siete notas de la escala musical,

el sonido del Mridanga (tambor de dos parches) y el timbal, del laúd y de la flauta.

El rugido del león,

el canto del amante,

el relinchar de los caballos y el siseo de la cobra,

el gemido de los inválidos,

el llanto del bebé,

el aplauso del auditorio tras el discurso del orador, todo ello no son más que emanaciones de Omkara.

El sonido que produce el agua del Ganges, el bullicio oído en la distancia procedente del mercado, el ruido que produce el engranaje de un motor al ponerse en marcha y el sonido producido por la lluvia, no son sino OM.

Partes de OM

Si divides una palabra cualquiera, en ella sólo encuentras OM. OM lo impregna todo, como Akasha (éter) y como Brahman.

OM es la base de todos los sonidos. Todos los sonidos se centran en OM. Y todas las lenguas tienen su origen en OM.

Se compone de tres letras: A, U y M.

Las tres cubren toda la esfera de las vibraciones sonoras. La laringe y el paladar son las superficies sonoras.

A

Cuando pronuncias la A, no rozas parte alguna de la lengua o del paladar.

U

Cuando pronuncias la U, el sonido vibra desde la raíz misma hasta el final de la caja de resonancia de la boca.

M

La M es el último sonido, que se produce al cerrar los labios.

La esencia de los Vedas

La esencia de los cuatro Vedas no es más que OM. Quien canta o repite OM, repite, en realidad, los libros sagrados del mundo entero. OM es la fuente o el seno de todas las religiones y escrituras.

OM, Amen y Ahmin son una misma cosa. Representan la Verdad, o Brahmán, la Existencia Única.

No existe adoración sin OM.

Información facilitada por el Centro Internacional de Yoga Sivananada

www.sivananda.es
En Facebook centro.yoga.sivananda.madrid
En Twitter @yoga_sivananda
En Instagram @sivanandamadrid

Otros artículos sobre ,
Por • 20 Ene, 2020 • Sección: Mantras