瑜伽的情感与古代艺术

¿Cómo liberar las emociones negativas? ¿Cómo podemos transformar su patrón y trascenderlas? Primer paso: permitirte a sentir las emociones negativas reprimidas e inconscientes. Segundo paso: liberarlas. Escribe Evelyn Einhaeuser (traducción Dana Ginevro).

Photo by Lucas Pezeta from Pexels

Muchas personas padecen de enfermedades que no tienen su causa en lo físico, sino en la capa emocional de su ser. Por ejemplo, si sientes enfado relacionado con una situación (pasada o actual), un trabajo, una persona, un lugar o a una circunstancia en tu vida, (o contigo mismo) y no te permites expresarlo, se queda contenido en tu cuerpo. Con el tiempo tu cuerpo puede llegar a expresar esa emoción de forma física, desarrollando por ejemplo una inflamación, una hipertensión, acidez de estómago, úlceras, erupciones en la piel, a veces incluso trastornos autoinmunes o cáncer. Estos síntomas o enfermedades expresan una sensación de tu interior, y tienen el objetivo de transmitirte la señal de que algo está pidiendo ser observado, para ser liberado y resuelto.

Todo nuestro ser es una expresión holística de las energías, patrones y creencias que llevamos dentro. Cualquier cosa que sientas en cualquier momento será expresada a través de todo tu cuerpo y mente, ya seas consciente de ello o no.

Eso significa que una emoción/energía/estado de ser se expresa simultáneamente a través de tus sentimientos, tu estado mental, tu espiritualidad y, por supuesto, de tu cuerpo físico. En los 瑜伽经 Patanjali comenta que la enfermedad o una mente perturbada se puede observar fácilmente en una persona: el espacio del pecho restringido (duḥkha), una visión negativa de las experiencias (daurmanasya), malestar en el cuerpo y en las extremidades (aṅgamejayatva) y una respiración irregular (śvāsapraśvāsāḥ, YS. I.31).

Podemos fácilmente identificarnos con estas definiciones. Cuando observamos a una persona, podemos notar su tristeza por la postura que adopta, el aspecto de su cara, piel y ojos, el tono de su voz, el sonido de su respiración (o suspiros continuos), la desconexión de su luz y sabiduría interior y la energía restringida que podemos sentir a su alrededor.

Espacio de escucha

Como terapeutas de Viniyoga®, nuestro propósito principal muy a menudo no es comentarle al alumno lo que estamos observando, sino crear un espacio de escucha y cuidado donde el alumno se pueda expresar. A continuación le diseñaremos una práctica individualizada para acompañarle en el camino de la autoindagación para que, a su ritmo, pueda darse cuenta de la energía que sostiene.

El yoga terapéutico es un proceso de autoempoderamiento y las prácticas se diseñarán precisamente para que estas energías se puedan reconocer, entender y ser liberadas. El viaje hacía la sanación implica que la persona recupere su estado holístico adentrándose profundamente en sí misma.

La mayoría de las personas, en nuestra sociedad consumista, están acostumbradas a obtener respuestas desde fuera, mientras que la sanación real solo ocurre a través del trabajo personal de transformación interior. Solo si la persona se hace consciente (no solo si lo comprende mentalmente) de un determinado patrón, será capaz de liberarlo.

Tu propio viaje empieza a través de la consciencia: cuando surgieron los síntomas de la enfermedad, ¿qué ocurrió en ese momento en tu vida?

Proceso de reconexión

Muchas veces, por el simple hecho de que las prácticas de Yoga terapéutico hacen que uno tome tiempo y espacio para sí mismo (ya que tienes que practicar por tu cuenta todos los días), se inicia un proceso de reconexión entre los diferentes niveles que nos componen. Una buena práctica de Yogaterapia individualizada funciona siempre de manera holística y llevará a la luz lo que existe en el interior. Ciertos mantras, cierres energéticos (bandhas) y técnicas de respiración, pueden ayudar el proceso de liberación de energías retenidas en tu interior.

Una vez una alumna tuvo un episodio de hipertensión arterial. Nunca se le había ocurrido que la presión arterial no era solo física, sino que estaba relacionada con la muerte del padre que había fallecido dos años antes. Después de hacer la práctica de Yoga durante un par de semanas, se dio cuenta, durante una sesión, de que nunca se había tomado el tiempo para el duelo. Las siguientes dos semanas, cuando estaba haciendo su práctica, lloraba continuamente. Estaba liberando toda la tristeza retenida que había guardado en su interior, permitiendo que todos esos sentimientos tristes por fin fueran expresados. Después de esas dos semanas, el llanto se detuvo y la presión arterial bajó.

Otro alumno nos pidió una sesión de Yogaterapia para sus intensos ataques de ansiedad. Tenía que tomar un montón de medicamentos para poder dormir. Se sentía muy somnoliento durante el día por los efectos secundarios. No podía explicar la causa de la ansiedad, pero la había sufrido durante la mayor parte de su vida. Después de practicar diariamente durante una época, empezó a recordar haber sido abusado sexualmente cuando era adolescente. Después de permitirse reconocer y expresar el enfado por lo que le había sucedido, empezó a dormir mejor y su ansiedad disminuyó.

Facilitador de sanación

Por supuesto, no todas las enfermedades tienen una sola causa y no todas las enfermedades son sencillas ni se resolverán una vez que se permita sentir y liberar la emoción o energía subyacente. Pero, a menudo, la liberación de una energía emocional hasta ahora no expresada puede ser un tremendo facilitador del proceso de sanación. En una sociedad donde nos aconsejan esforzarnos para sentirnos siempre bien, aunque nos sintamos destrozados, solemos avergonzarnos de mostrar vulnerabilidad, fragilidad y emociones negativas. Aceptar que no estamos bien, que somos vulnerables y realmente permitirnos el espacio y tiempo de sentir estas emociones, frustraciones y desilusiones reprimidas es en realidad el primer paso que podemos tomar para sentirnos mejor.

Dicho esto, es importante recordar que las emociones están destinadas a sentirse y luego a ser retiradas (e-moción viene de la raíz en latín ‘ex-movere’, mover fuera, mudarse). Las emociones no deben conservarse por el resto de la vida, pero muchas veces eso es lo que hacemos.

A veces, con algunas emociones necesitamos más tiempo para procesarlas y liberarlas. Y eso está bien. Pero si nos aferramos a la ira, por ejemplo, y nos sentimos continuamente enfadados o tristes y nos volvemos adictos al drama continuo, esto en realidad también indica un patrón de enfermedad que necesita ser atendido.

Un yogaterapeuta ofrece un espacio neutro y seguro en el cual el alumno es tratado sin juicios y se siente libre para expresarse. El Yoga ofrece herramientas extremadamente potentes que ayudan a resaltar, aclarar y liberar lo que está dentro y a aportar más claridad a lo que podríamos estar reprimiendo.

Evelyn Einhaeuser es yogaterapeuta de Viniyoga. Formadora de profesores de Viniyoga. Colaboradora de KHYF.netViniyogaespana.com

Postgrado de Viniyoga. Estudios avanzados para profesores de Yoga.
En agosto 2019 estrenamos una formación de postgrado Viniyoga para profesores de Yoga con Kausthub Desikachar en Barcelona. El programa profundiza mucho en la tradición y ofrece la posibilidad de acceder al título de profesor de Viniyoga, que es la representación internacional de la tradición de Krishnamacharya. Dura 2 años, con una semana de estudio dos veces cada año (agosto y primavera), en Barcelona. Es la primera vez que se propone en Europa y lo tenemos en España.

Para más información: dana@viniyogaespana.com https://www.facebook.com/events/2667519203276530/

其他条款 ,
通过 • 16 Jul, 2019 • Sección: 签名