现代世界中压力与无聊的平衡

En la actualidad vivimos momentos de tensión provocados por el entorno, pero también hacemos planes para contrarrestar el aburrimiento que nos sumergen en situaciones tensas. ¿Cuál es el equilibrio para realizar nuestras actividades y no perder la salud en el intento? 写保罗瑞金。

La competencia propiciada por nuestra sociedad productiva y consumista hace que se desnaturalicen principios esenciales y orgánicos del equilibrio funcional del ser humano. En estos tiempos embarcarse en un proyecto puede significar perder la calma mínima para poder disfrutarlo, ya que a cualquier cosa que emprendamos debemos sumar la presión externa que va en aumento.

Abandonar todo tipo de actividad, dejar de formar parte del juego, alejarse completamente, podría ser una idea que, en un momento de alta presión, represente en nuestro imaginario una salida hacia la calma. Pero, en realidad, aun consiguiendo tomar distancia de todo, seguramente encontraríamos un desequilibrio opuesto al de la tensión, y lejos de continuar un camino de rica experimentación y aprendizaje caeríamos en un estado de falta de estímulos y perdida de la alegría, tal vez el inicio de una depresión.

然后, ¿cuál es el punto equilibrado en el que formar parte del juego y, al mismo, mantener un estado de distancia justa y aprendizaje enriquecedor?

Para encontrar la respuesta es importante revisar algunos de los conceptos que han perdido o transformado su significado gracias a los valores que sostienen a las sociedades modernas que no son saludables para los individuos.

La contemplación, el principio de la sabiduría

En las sociedades antiguas, algunos términos se utilizaban para referirse a ese espacio intangible en el que instalarse a observar, a contemplar y crear una proyección correcta desde la cual transitar el camino de la vida.

Wu Wei (无)

Los chinos acuñaron el término Wu Wei que en ocasiones se traduce como “no hacer”, pero que en un sentido de interpretación filosófica profunda podría traducirse como “no intervenir”; o sea, dejar que las cosas pasen y fluir con ello. Esta puede ser una interesante idea de cuál sería la actitud correcta si aceptamos el hecho de la vida, nuestra condición humana de seres racionales y, además, mientras todo sigue en movimiento observar y observarnos para entender hacia dónde ir, una vez que lo tengamos claro.

Una sociedad que premia la hiperacción, la hiperproducción y el hacer indiscriminado, ha ido demonizando la inacción, aunque sea transitoria y castiga a aquel que decide parar por un rato a observar-se.

Ocio o skholè (σχολή)

Los griegos, padres de la civilización occidental, utilizaban el término skholè (σχολή) que podría traducirse como “ocio” o tiempo libre. Luego este término dio lugar al latino schola, que se traduce como “escuela”. Así, podemos ver cómo el “ocio” es, en realidad, el momento en el cual podemos aprender. La escuela de la observación, la contemplación y el autoconocimiento ocurre en las pausas del hacer, en su ausencia.

Fueron los romanos, padres de la presión tributaria moderna, los que crearon el término “negocio” o la negación del ocio para ser productivos. Así, se valora más el negocio, ausencia de tiempo libre, que el ocio, ese espacio en el que fluye el conocimiento del mundo que nos rodea.

Cabe destacar que la pereza y el aturdimiento producido por la ocupación del tiempo en actividades evasivas, la televisión, el aturdimiento, etc. nunca formarían parte de ese ocio del que hablamos.

Aburrimiento

Otro problema con el que parece que debemos lidiar, a partir del principio del hacer y hacer hasta colapsar, es el aburrimiento. Y aquí, simplemente se trata de observar el término “aburrir” que viene del latín abhorrēre (“ab” separación y “horrere” aquello que nos asusta o nos hace perder la calma, como horror). Entonces, aburrirse es mantenerse alejado de aquello que nos hace perder la calma. Negar el aburrimiento es empujarnos a hacer algo, lo que sea, con tal de estar en acción y así, otra vez, perdemos ese estado en el que podemos elegir, observar, y hacer lo que es mejor para cada uno.

所以 no hacer, el ocio o el aburrimiento son términos que se han vuelto negativos para nuestra cultura del hacer lo que sea, pero hacer. La importancia de mantener el espacio intangible de la contemplación es capital para entender qué, cuánto y cómo hacer para que la acción sea productiva, en el más amplio sentido de la palabra, y para que el aprendizaje de la experiencia le dé sentido a la vida, a cada día, a cada minuto de la existencia.

应力

Cuando abandonamos, si es que en algún momento estuvimos allí, ese lugar de calma en el que tenemos la oportunidad de contemplar y observar-nos, inevitablemente nos ponemos en acción, ya sea para estudiar, trabajar, emprender un viaje (que no necesariamente incluirá ocio), o lo que sea que hagamos, se pone en marcha el principio de acción y reacción creándose en nosotros una serie de estímulos que crearán un ambiente emocional que nos afectará de alguna manera.

Si comenzamos ese camino de acción y nunca nos detenemos perderemos de vista ese espacio al que podemos volver para observar y seguir. Si nunca nos hemos detenido a observar esta situación y confiamos ciegamente en la acción, como un principio bueno en sí mismo, cada vez nos estaremos alejando más y más, no sólo de ese espacio de calma al que podemos volver sino también de la consciencia de su existencia.

Así, el cúmulo de acciones, muchas veces sin sentido y otras realizadas desde mandatos que ni siquiera hemos cuestionado o nos hemos planteado, van aumentando el nivel de tensión psíquica-emocional hasta la degradación de nuestra integridad, el colapso de nuestros equilibrios y la enfermedad.

Pero como hacer es parte de la condición humana, siempre estaremos haciendo. Incluso no-hacer es hacer algo.

Por ello es interesante matizar el término “estrés” y, tal como expuso en sus teorías sobre el estrés el endocrinólogo austrohúngaro Hans Selye (1907-1982), tener en cuenta que muchas de las acciones que realizamos pueden generarnos estrés que puede ser positivo (eustrés) creando emociones intensas, pero saludables propias de experiencias enriquecedoras para nuestras vidas; o puede ser negativo (distrés) propio de actividades degradantes, excesivamente tensas, que están más allá de nuestras capacidades (sobre todo emocionales), en ambientes humanos nocivos, etc.

eustrés es aquel relacionado con experiencias intensas, pero que al mismo tiempo puede crear sustancias y emociones positivas. Es el ambiente interno propio de abandonar nuestra zona de confort o aceptar retos razonables y es una condición sin la que sería imposible evolucionar, experimentar y profundizar nuestra experiencia vital.

distrés, en cambio, es aquel relacionado con presiones excesivas, con la falta de descanso, con el hacer inconsciente, con la ignorancia de nosotros mismos para poner límites o elegir qué hacer y qué no.

Para aprender cuáles son aquellas cosas que nos harán crecer y ser seres más completos y sabios es necesario identificar ese lugar en el que podemos permanecer voluntariamente para contemplar y conocernos.

从那里,我们可以选择哪些活动可以做,哪些不会,可以肯定的是,这条道路将引导我们走向一种更加幸福的状态,即使不知道我们的利益将是什么,或者它在物质上能产生多大的成效。

冥想和其他寻找我们的方法

如果有一个活动的人,可以帮助我们找到并保持在那种状态 吴伟, 休闲 o 无聊 (好的)是 冥想.

这种做法的目的是 深入到我们的内心世界,观察我们,了解对方,摆脱所有的条件 几个世纪以来,我们一直渗入我们的无意识,我们通过文化和社会教育继承了。

通过这种方式,我们可以进入一个深度中心,从中到总平衡(绝对中心),从何处迈出每一步,或多或少地体验任何活动,留在积极的内部环境中,提高我们的喜悦程度,健康与健康。

当然,还有其他方法可以进行沉思,并喂养神圣的空间,通过照顾内在的平衡,离开这个神圣的空间去行动。 艺术纪律,哲学或有意识地纳入行为,使我们能够放松外部条件, 除了不同的疗法,可以帮助我们找到个人空间,他们可以是不同的路径,以获得同一个地方。

给我们身体、精神和情感的时间和空间来营造这种环境是至关重要的。只有认识到在生活中拥有它是多么根本,我们才能把时间和精力用在改变或养成必要的习惯上。有意识地用我们真正的需求,我们的潜力,才能和深深的关注 和使命,每个人都有在这个丰富的经验,我们称之为生活。毫无疑问,这样我们就会更接近幸福和个人的满足。

©保罗瑞金。 瑜伽老师 整体治疗师。 印度阿育吠陀医学文凭。

www.yogasinfronteras.com.ar

其他条款
通过 • 26 Jan, 2018 • Sección: 签名, Paul 瑞金