Entrevista com Isabel Coca: "Yoga ajuda a lidar com a dor do parto com a calma que vem com o conhecimento"

Enfermera y comadrona, es también una de las pioneras en aprovechar los beneficios del yoga en el embarazo. Acaba de publicar un libro, Yoga y gestación, que se propone como una obra muy útil y necesaria para los profesionales de la salud. Es una entrevista compartida por Bibiana Ripoll.

Isabel Coca ha dedicado su vida profesional como enfermera y comadrona a la preparación del parto y el postparto. Formada en Hatha Yoga, en 1984 incorpora la práctica del yoga en la preparación al parto. Su experiencia en la conducción de grupos de educación sanitaria le ha permitido acompañar a las mujeres y a sus parejas en el camino de la maternidad y paternidad. Ha formado parte de grupos pioneros en la atención al parto sin violencia o el parto en el domicilio.

Su libro ha sido publicado en catalán por Publicacions de l’Abadia de Montserrat (Ioga y gestació) y en castellano por Editorial Kairós (Yoga y Gestación).

P: ¿Los 40 años de experiencia como comadrona qué te han aportado?

R: A lo largo de todos estos años, desde los servicios de Salud Sexual y Reproductiva de la Sanidad pública de Barcelona, he trabajado en la prevención de la salud y en el seguimiento durante la gestación y la crianza. Afortunadamente, mi profesión me ha permitido acompañar a las mujeres en los momentos vitales de su vida: la pubertad, el embarazo, el parto, el nacimiento de sus hijos, el postparto y la crianza, así como durante la menopausia. Esta experiencia me ha ayudado a conocer necesidades no expresadas como el dolor y el miedo, pero también la ilusión y el deseo de superación. Con todo ello he aprendido tanto a escuchar como a ponerme en el lugar del otro. Cuando haces este ejercicio todo es mucho más fácil.

P: ¿Y la práctica del yoga?

R: Me ha ayudado a reconocer mis límites y mis capacidades. La práctica del yoga va más allá de realizar unas posturas y sentir tu cuerpo ágil; el trabajo mental y espiritual que supone su práctica ayuda a entender nuestro entorno desde perspectivas más tranquilas.

P: ¿Qué te impulsó a especializarte en el yoga para embarazadas?

R: La experiencia personal de mi primer parto me llevó a investigar otras formas de traer niños al mundo y a formarme como matrona. Profundicé en las ideas de Fréderick Leboyer y Michel Odent sobre cómo atender los nacimientos y, paralelamente, empecé a formarme en Hatha Yoga. Afortunadamente, mi segundo parto me dio las herramientas para aplicar el yoga en los cursos de preparación al parto.

P: ¿Cuáles son los beneficios de la práctica del yoga durante el embarazo y cómo influye en el parto?

R: El yoga mejora el estado frente a los cambios del cuerpo y aporta recursos como el control de la respiración para calmar la mente preparándola para la concentración y la meditación. Te enseña a respetarte y a respetar a los otros, a alimentarte sin excesos, a cuidarte y a encontrar la armonía entre el cuerpo y la mente. Te ayuda a enfrentarte al dolor durante el parto con la calma y con la serenidad que te aporta el conocimiento.

P: ¿Cuáles son los miedos y resistencias que has observado en las futuras mamás?

R: El miedo al dolor y a ser capaz de hacerle frente, también a lo desconocido, muy condicionado por el saber popular. Hay otros temores, no siempre expresados a, por ejemplo, los cambios que conlleva un nacimiento en la vida, la capacidad de educar, la responsabilidad que comporta tanto la maternidad como la paternidad, la pérdida de libertad… En las últimas décadas, se han añadido nuevos desasosiegos con motivo de embarazos tardíos y formas de embarazo más complejas. Esta nueva situación hace que las futuras mamás padezcan mucho sufrimiento no canalizado y, a veces, sean extremadamente protectoras.

P: ¿Qué importancia tiene el cuidado del suelo pélvico durante y después del parto?

R: Los esfínteres del suelo pélvico están sometidos durante el embarazo a la presión y peso del aumento del útero y también a la elongación debido a los cambios hormonales. Es importante reconocer esta parte del cuerpo y saber en qué condiciones está al inicio de la gestación; ello ayudará a protegerlo y cuidarlo. Identificar los músculos del suelo pélvico también es de gran ayuda para reconocer el canal del parto en el expulsivo.

P: ¿La forma de atender los partos en el hospital está mejorando?

R: En los últimos años ha cambiado considerablemente a mejor; en la mayoría de los hospitales públicos son partos respetados y existe un plan previo para conocer los deseos de la mujer durante el alumbramiento. La participación de la pareja en todo el proceso ayuda psicológicamente a la mujer, pero también hace crecer como persona al futuro padre. Actualmente las matronas y profesionales, que a lo largo de los años hemos luchado para cambiar este momento tan importante en la vida de las personas, podemos decir que casi lo hemos conseguido.

P: ¿Cómo describirías el parto ideal?

R: El parto ideal sería un parto normal, el que se produce de forma fisiológica, sin interferencias ni desviaciones de la normalidad, en el que la madre y el hijo están en perfecto estado. Puede conllevar el uso de anestesia epidural, si es lo que ella la necesita para disfrutar del momento del nacimiento de su bebé.

P: ¿Qué te gustaría logra con tu libro Yoga y gestación?

R: Llegar al máximo de mujeres posible para que con su lectura se animen a practicar yoga durante su embarazo. Cuando experimenten sus efectos, seguro que seguirán practicando después del parto.

Outros artigos sobre
Por • 5 Dec, 2019 • Sección: Entrevista