La influencia de las redes sociales en la práctica de Yoga

Durante la práctica de yoga es fundamental tener presente la experiencia, las sensaciones, la consciencia del mundo interior. La estética de las posturas debe surgir de la búsqueda sutil del detalle y no de la forma externa. La excesiva influencia del mundo de la imagen transforma el concepto “postura” en algo para ser mostrado. Escreve Paulo Rego.

Postura podría ser la traducción de ásana. Es la palabra que se usa para definir la acción de construir una forma con el cuerpo físico, pero también es importante tener en cuenta todo aquello que contiene este concepto: atención, concentración, respiración, conexión con el “sentido interior” y consciencia de la dimensión energética.

En Occidente, postura o pose se usa habitualmente para definir una puesta en escena, la creación de un personaje para ser actuado hacia los demás. Algo que se enfoca más en lo externo y superficial que en lo profundo y consciente.

Cuando las redes sociales nos invaden con sus imágenes perfectas de cuerpos perfectos “practicando yoga” no siempre podemos tener la certeza de que esa imagen que estamos mirando es de un practicante que está realizando una asana con todos los sentidos puestos en la práctica. Más bien podríamos asegurar que, en la mayoría de los casos, ese momento fotografiado no es de yoga sino de la práctica de una postura para ser mostrada.

La estética

La proliferación de imágenes de todo tipo va creando una idea de la realidad que se separa poco a poco de la verdad. No porque lo que vemos no sea cierto, sino porque lo que se muestra en las redes sociales suele no serlo todo, quedando fuera de ese imaginario mucho más de lo que se ve.

Así, la competencia, el orgullo, los egos o el narcisismo crean un estándar que se va alejando de lo que la mayoría puede alcanzar. Este fenómeno trasciende al yoga y va modificando, sobre todo en ciertos segmentos de edad, los hábitos y objetivos de las personas.

Cuando la exposición se vuelve modelo muchos practicantes normales, con limitaciones normales, sin la posibilidad de desarrollar su práctica más allá de la etapa inicial en la que, además de cumplir con múltiples actividades y exigencias de las sociedades contemporáneas, dedican algunas horas semanales a la práctica de yoga, ven en esos modelos un yoga físico inalcanzable, un modelo frustrante, admirable pero completamente alejado de sus vidas, llegando a creer que “eso es el yoga”, algo imposible de realizar.

Y aunque esas imágenes, muchas veces maravillosas, puedan ser motivantes para algunos, a otros muchos puede resultarles un modelo nocivo, ya que alguien que no ha desarrollado mucho la práctica se verá frustrado al intentar imitar unas posturas complejas y aparentemente perfectas desde lo estético.

Lamentablemente y cada vez más, esa estética se vuelve un modelo a seguir y, como ocurre en otras áreas de la vida y por otras influencias contemporáneas como lo fue en menor medida la televisión en el pasado, el objetivo de alcanzar esa imagen, la foto de la postura perfecta hecha por un cuerpo perfecto, ocupa el lugar central del aficionado al yoga.

¿A favor o en contra?

Ni lo uno ni lo otro. Es lógico que la búsqueda de la belleza y la perfección en la estética vayan ganando lugar en un ámbito ciento por ciento visual, pero es importante tener en cuenta que el Yoga no es una práctica eminentemente visual si no más bien todo lo contrario.

De hecho, la vista es un sentido que contribuye en mucho a la activación de la mente, un sentido muy potente que por tanto debe ser moderado y del que es muy recomendable prescindir durante la realización consciente y profunda del Yoga.

Bien es cierto que aquellos practicantes avanzados de cuerpos delgados, con ropa especial de diseño y la posibilidad de viajar por el mundo o practicar en estudios muy bien decorados, componen imágenes estéticamente atractivas. Pero tomar eso como modelo es poner en la práctica cotidiana del yoga una cantidad de elementos ajenos a la misma que no son el objetivo de todos.

Un verdadero practicante de yoga permanece atento a las sensaciones del cuerpo; realiza su práctica en el mejor lugar posible, pero puede practicar en cualquier parte, con cualquier indumentaria y sobre cualquier superficie, sin importar el precio, el color o la marca de su ropa o de su esterilla. Lo que los demás vean será lo menos importante, ya que hacer yoga en cualquier parte y bajo cualquier circunstancia (no por ello la peor) es un desafío que el yogui sabe que debe trascender.

Las influencias occidentales sobre las formas

El Yoga nació en un mundo sensitivo. El origen de su práctica tiene todo que ver con las sensaciones, con la percepción y con la imitación de la naturaleza. Le existencia del Yoga sólo puede darse en un mundo donde lo importante no es cómo me veo sino cómo lo siento, cómo me percibo. Todo lo que hacemos es observado por otros, pero no es la mirada de los otros lo que manda en yoga, sino la observación de la propia consciencia.

Por ello la imitación en la práctica tiene sus límites, ya que la mayor parte de la construcción de un ásana es lo que podemos sentir al ir perfeccionándola, y aquí la estética es lo último, sólo la consecuencia.

En Occidente y a lo largo de las últimas tres o cuatro décadas, las formas de la práctica han ido variando según han sido influidas por diferentes disciplinas propias, como la gimnasia deportiva o la danza. Así es que muchas veces se observan cuerpos entrenados en otras disciplinas de entrenamiento físico, quizá durante cinco o diez años o desde la infancia, que toman el yoga como una forma más de destreza física creando formas y movimientos particulares que no siempre son aquellos que se pueden observar en un practicante que ha desarrollado un camino similar sólo en yoga.

Lo uno no invalida lo otro, pero Yoga es Yoga y su práctica crea muchas condiciones en el Ser que van más allá de lo físico, dejando de lado aspectos como la estética (o la mirada de los otros) y la competencia, elementos que condicionan absolutamente el desarrollo en otras disciplinas, especialmente en Occidente.

Lo puramente visual

Las redes sociales han llegado para quedarse y su utilización es parte de la vida contemporánea, pero es importante mantener presente que yoga lleva cinco mil años de evolución y que sus raíces son fundamentales, ya que sin ellas esta disciplina no hubiera llegado hasta nuestros días.

Es importante que tengamos presente que la transmisión del yoga, su enseñanza, tiene o debe tener un elemento energético, sensitivo, humano, que, aunque puede perderse cuando se usan los recursos audiovisuales modernos, no dejan de ser esencial.

Lo importante es la práctica, lo que se siente al realizarla. Todas las formas de inspiración son válidas, pero es fundamental que lo que vemos esté presente en una mínima proporción con respecto a lo que hacemos, que el tiempo dedicado a la práctica sea muy superior al que dedicamos a mirar imágenes. El tiempo que dediquemos a practicar difícilmente se lo estaremos dando a mirar las redes sociales. Si tenemos tiempo para las redes, entonces, seguramente, tenemos tiempo para hacer Yoga.

© Pablo Rego. Profesor de Yoga. Terapeuta holístico. Diplomado en Medicina Ayurveda de India.

http://yogasinfronteras.blogspot.com

Outros artigos sobre
Por • 10 Sep, 2018 • Sección: Assinaturas