La "caccia" per uomini santi: il godimento del distaccamento

Seguono incontri con yogi e personaggi unici a Mumbai e Delhi e gli aneddoti che hanno dato origine. In questa nuova puntata dei ricordi dei miei primi anni in India, racconto le mie conversazioni con Swami Shilananda e Swami Chaintanyanand. Calle Ramiro scrive.

Swami Chaitanyanand con Ramiro Street

Ho vissuto molte esperienze a Bombay, il Baia di BOM dei portoghesi. Sono penetrato attraverso le sue strade affollate e vicoli, sono andato nei suoi templi screziati, assaporato tutti i tipi di comisti di strada, mi sono fuso con la moltitudine di mercati ed ero frustrato per non essere in grado di accedere al recinto interno della Torres del Silencio, che tanto impatto Blasco Ibaez.

Entré en contacto con tres misioneros de la Misión Bombay, que habían llegado de muy jóvenes a la India y forjé una estrecha amistad con ellos: Federico Sopeña, practicante de meditación Vipassana; Jorge Rivas-Espasa, practicante de hatha-yoga y que en cualquier momento cuando estaba fatigado se reconfortaba haciendo el sirshasana, y Pedro Julia, con il soprannome di Swami Shilananda, y que recorrió tres mil kilómetros por los Himalayas en bicicleta y que me contó una anecdota sumamente significativa.

En los Himalayas, Swami Shilananda entró en una cueva y se encontró a un sannyasin (renunciante) leyendo el Bhagavad Gita. Proposto a questo si sono dimessi per leggere testi della Gita y él lo haría de los Evangelios, pero el sannyasin le dijo que así no llegarían a nada y que lo mejor era dejar de lado los textos sagrados, ponerse a meditar y comunicarse en el revelador silencio interior.

Federico mi ha accompagnato a Poona per tentare di intervista a Osho, entonces conocido por Rajneesh. Como yo estaba escribiendo mi controvertido libro Verdad y mentira de los gurús, no quiso ni aproximarse a mí ni de lejos, y nos enseñó todo el ashram un secretario chileno con el que contaba. Con su fino sentido del humor, mi buen amigo Federico (que después perdió un pie porque le arrollaron en la Vespa con la que solía desplazarse) me dijo con ironía respecto a Osho: “No se puede mirar a Dios a los ojos y seguir viviendo”.

In occasione della mia visita a Swami Shilananda, nella sacrosanta Nashik (un po' Benares), ho avuto l'opportunità di andare ai giorni prima del Kumbha Mela e camminare tra centinaia di sadhus, entrando nei loro campi, che è stato facile perché Shilananda vestita come un sadhu al che tutti rispettavano e salutavano. Mi disse sorridendo: "Seguono Shiva; Seguo Gesù".

Primo incontro con Swami Chaitanyanand

Dopo le giornate di impegni a Mumbai, mi sono trasferito a Delhi. Quante volte mi sono avventurato in Delhi, non riesco più a tenere traccia, ma ce ne sono stati molti, e nella capitale indiana ho intervistato personaggi di ogni genere, dal medico personale di Gandhi, Dadaji che è diventato un guru e ha creato la società "I servi di Dio", fino al segretario della Società Sadhus o il molto sorprendente e scioccante Swami Chaitanyanand, che ha preferito morire che farsi agganciare alla dialisi quando gli è stato detto che era malato ai suoi reni.

Nel corso di molti anni, ho trasformato Delhi in una fase di ricerca. Sono sempre stato appassionato di Vecchia Delhi, straziante e molto vivace, come sospeso nel Medioevo, con i suoi templi di diverse religioni e il suo incredibile Bird Hospital. In uno dei suoi lunghi vicoli vivono gli hijran (hermafrotitas) e gli eunucos. Sulla base di una casa traballante adiuvata da Chandni Chowk (il viale principale), ho incontrato il guru degli hijrans, che mi ha portato fino ad oggi con le sue peculiari usanze e feste sacre.

Quasi all'alba, un rickhaw mi ha lasciato al quartier generale dei sadhus, per intervistare a lungo Swami Chaitanyanand. Fue el primer encuentro, de los tres que tendríamos, y ya en nuestra larga conversación comprendí que no era ni mucho menos un iluminado, al menos al estilo ortodoxo, pero sí un pozo de conocimientos yóguicos, espirituales y esotéricos. Corpulento, de sonrisa fácil y atractiva, cercano y simpático, me invitó a un té y enseguida, sentados en el suelo, me dijo:

“El hatha-yoga es importante como trampolín para la práctica de los yogas superiores: raja-yoga, jnana-yoga y kundalini-yoga. Es importante el ejercicio de raja-yoga que consiste en la toma de consciencia de la inhalación y la exhalación del aire. Con este ejercicio bien practicado, puede la persona llegar a conocerse y aproximarse hacia la autorrealización. La mente, el ego, el intelecto y la consciencia funcionan de forma discontinua; solo el Atmán es continuo y permanente. Aunque la persona ordinaria no pueda percibirlo, allí, en lo más profundo de ella, mora su Atmán. La contemplación del movimiento de la respiración puede conducir ala revelación de este Atmán permanente”.

Me habló del conocimiento ordinario y el conocimiento intuitivo, y me subrayó que solo éste último puede revelar la luz del Atmán. Me indicó que hay que aplicarse a la observación del Sí-mismo o Atmán 24 horas al día. Y me señaló que el sueño es un modo de recargar los centros energéticos, pero que un iluminado está tan limpio que puede llegar a prescindir del sueño, asegurándome que el Buda no durmió ni un solo instante tras su despertar definitivo. Me dijo:

“El yoga es práctico y yoga es la práctica. En esto estriba su belleza y su goce. Es el sutil goce del desapego de las cosas mundanas, con el corazón firmemente puesto en el yoga”.

A mi pregunta sobre el ego y si es posible o necesario matarlo, me contestó:

“Según el Vendanta no matamos nada, porque no somos gente violenta -rió-. Según el Vedanta podemos convertirnos en observadores del ego, ver lo que es y qué es el verdadero Yo, el Atman; ver sus diferentes y distintas funciones. El Atmán es no-nacido, autoluminoso, omniextensivo, sin pensamiento, sin muerte. Permanece completamente separado. Hay que saturarse por completo del propio Sí-mismo y así convertirse por completo en un observador, y entonces verás con claridad el ego y su funcionamiento. Permaneciendo en una actitud de desapego, se comprenden las diversas funciones de los procesos fenoménicos mentales y así ni perturban ni dañan.

El Vedanta dice que este mundo no le pertenece a uno y que hay que desapegarse de los objetos de los sentidos para volver a ser el Sí-mismo que siempre se ha sido, el Atmán, el no-nacido. ¿Por qué dejarse perturbar por el ego, por el intelecto? Por lo tanto, una persona liberada no se preocupa por el ego ni por el intelecto, porque no asume el papel de actor. Aunque el cuerpo y los sentidos estén funcionando, yo delego, no estoy allí. Permanezco en el Yo puro. Las personas comunes no pueden entender esto, pero cuando se comprende la futilidad del ego, de este pequeño yo, entonces él no nos puede dañar. El ego es un intermediario entre el cuerpo y el Atmán, pero una vez que se logra estar desapegado del intermediario, del ego, su función cesa y uno se satura completamente de su propio Sí-mismo”.

Visité varias veces a este swami singular. Recogí muchísimas de sus enseñanzas, que en parte aparecen en mi libro Conversaciones con Yoguis. Le dedicaremos tambien el siguiente trabajo, porque mucho nos tiene que decir sobre kundalini-yoga, la Shakti, la reencarnación, el prana y el pranayama y algo esencial (y poco tratado hoy en día por los practicantes de yoga), lo que es un jivanmukta o liberado viviente, que es el fin real y último de la práctica del yoga. Esta disciplina altamente transformativa descubrió al Homo sapiens sapiens si inizia ad avere consapevolezza di sé y experimentar el anhelo de ir más allá de los límites de la mente encadenada a lo fenoménico. Por eso los yoguis, sin ningún genero de dudas, fueron los primeros exploradores de la consciencia.

Y taza de té tras taza de té, siempre acompañados por el incesante graznido de los cuervos, el cuerpo exhausto por el calor, pero el ánimo siempre presto para seguir explorando en la sabiduría del yoga, del que dijo William James :“Es el sistema ascético mas venerable del mundo”, entendiendo por ascesis esa mística para trascender lo aparente y conectar con lo Real.

Calle Ramiro

RamiroCallePiù di 50 anni è stato Calle Ramiro insegnamento dello yoga. Ha cominciato ad insegnare a casa e ha creato un'Accademia di corrispondenza di yoga per tutti i Spagna e America Latina. Nel mese di gennaio di l971 aperto relativo Shadak Yoga Center, che sono già passati più di mezzo milione di persone. Suoi lavori pubblicati 250 includono più di cinquanta dedicato allo yoga e discipline correlate. Ha fatto Yoga lo scopo e il senso della sua vita, avendo viaggiato un centinaio di volte in India, la patria dello yoga.

Vedere la pagina di Calle Ramiro Facebook:
https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874

Altri articoli su ,
Da • 3 Jun, 2019 • Sección: Calle Ramiro