De la personalidad al Ser

Es posible, a través de un uso especifico de la atención (práctica meditativa), disminuir la activación mental y el ruido de tu memoria y de todos sus circuitos y redes neurales. Este aquietamiento o desactivación es la llave y el portal para vivenciar un nuevo estado de conciencia. Escribe Rafael Santamaría.

Yoga, Meditación, Mindfulness

“Tadâ drashtuh svarûpe avasthanam (en presencia del silencio mental) tu ser –tu yo- se restablece en su verdadera naturaleza”. Yogasutras de Patanjali I.3

Tu mente se encuentra en permanente actividad y no solo en relación al estado de vigilia cuando estás inmerso en las demandas del vivir cotidiano, sino también cuando tu mente, por agotamiento, cae en la inercia y la pasividad del sonno E la soñar. Puedes pensar que solo mientras estas en vigilia te encuentras activado, porque eres en cierta manera consciente de lo que acontece, y piensas, sientes y actúas en el mundo. Pero el soñar y el dormir profundo son también diferentes estados de activación de la mente, donde la consciencia funciona de manera bien distinta y en consecuencia también lo son, la experiencia y el mundo percibido.

En un extremo, la activación de la vigilia nos hace creer que estamos despiertos; en el otro extremo la absoluta falta de consciencia del dormir profundo desconecta la sensación del yo, la atención y la percepción, sumiendo la mente y la experiencia en la mas absoluta oscuridad y en una aparente inactividad. En cualquier caso, esta activación (activa en la vigilia y pasiva en el dormir) te secuestra 24 horas al día, y te desconecta de aquello que existe mas allá del pensamiento-mente. Es como si estuvieras siempre identificado con todo lo que acontece en la mente y sujeto al incesante cambio que ello supone. Si no eres consciente, al menos en algún grado, de esta identificación, estarás a merced y sin remedio, bajo la influencia de los diferentes estados mentales y emocionales que surgen en ti, cuando diferentes estímulos del día a día reactiven tu memoria (explicita/consciente o implícita/inconsciente) que se encuentra llena de condicionamientos, creencias, opiniones, emociones encontradas, miedos y traumas… a veces de lo más ancestral.

Pero es posible a través de un uso especifico de la atención (práctica meditativa), disminuir la activación mental y el ruido de tu memoria y de todos sus circuitos y redes neurales. Este aquietamiento o desactivación es la llave y el portal para vivenciar un nuevo estado de conciencia, distinto de los 3 anteriores (vigilia, soñar y dormir) y que el Yoga describe como Turiya, Conciencia Trascendental. Ese nuevo estado supone la ruptura con aquello que crees que eres y con el mundo tal y como lo conoces, porque te sientes y percibes solo en función de tu mente y de tu memoria. Sin embargo lo que en principio puede dar vértigo, pronto se convierte en la más placentera experiencia que hayas podido tener, porque ese estado sin mente, es tu naturaleza más esencial, tu ser más autentico, tu lugar más seguro, tu relación más confiada y amorosa, tu verdadero hogar. Alejarte de ese estado, romper el vinculo seguro con lo que Sei tu es la expulsión del paraíso; no te queda más remedio que refugiarte en un territorio ajeno, extraño e inhóspito (tu mente), y entrar así en el mundo de la dualidad y de la lucha por la supervivencia de la personalidad, un mal sustituto de tu identidad.

De igual forma que un lago tranquilo refleja nítidamente la imagen del sol, tu mente aquietada y lúcida vislumbra lo que siempre estuvo ahí: tu Ser.

Rafael Santamaría es médico especialista en Medicina Psicosomática y Psicología de la Salud. Profesor de Yoga. Master Yoga Teacher por la Yoga Alliance International. Diplomado en Ayurveda por la Academia Ayurvedica de Pune, India.
http://alayasalus.com/dr-rafael-santamaria/

Altri articoli su
Da • 24 Jan, 2019 • Sección: Firme