Attitude seed in the practice of yoga

The Being is here and there, manifests itself in the rude and the subtle, leaves its imprint on the body and its resonance in the mental. There is no doubt about the interrelationship between body and mind, nor shadow over the application in one medium to result in another. In the Method of Yoga, posture opens breathing and energetic channels so that the mind rests in the infinite contemplation of our essence. Writes Julian Peragón (Arjuna).

Seed

Sana, pr.n.y.ma and dhyana form an indissoluble interlacing, three vertices of the same triangle, three coordinates of the same process.

Cuando meditamos, la firmeza de la postura nos remite a una de estas coordenadas, la respiración lenta y profunda en el vientre a otra y la misma técnica meditativa, por fin, cierra el círculo. Pésima meditación haríamos con una postura desgarbada y con una respiración superficial y, al contrario, a menudo la estabilidad en la postura y la respiración calmada logran un centramiento notable en nuestra mente.

Lo que está claro en este ejemplo meditativo también debería estarlo en la realización de posturas de yoga. A menudo la inmediatez de la postura y su compleja realización nos hace perder ese hueco de escucha tan necesario en el yoga. Podemos enlazar una postura con otra y a duras penas nos fijamos en la respiración. Entramos en la postura con el hábito del hacer y perdemos, a veces, la profundidad del sentir.

Recordemos brevemente que Patanjali en su magnífico asthanga yoga de ocho miembros coloca primeramente una ética, unos yamas y niyamas como queriendo insinuar que antes de abordar el trabajo de yoga hay que estar conectado profundamente con una actitud purificadora y liberadora. An attitude that we see reflected in the great religious traditions where, to give a simple example, before eating bless the table or recite a prayer, a stop so that hunger does not devour food, a brake on compulsive desire and an aid to be aware of the fact of eating and the gratitude that comes with it. I am deeply convinced that, in this way, food feels better.

If the Being were the labrador and the body the earth we cultivated, the mind would be the instrument of that sowing. We'd need some good seeds to make them germinate. That's what yoga is all about, how we can deploy our potential, how we can water new wise attitudes; how, to continue using the same metaphor, we can remove obstacles so that water reaches all corners of our land and fertilizes it.

Let's say that during the time you have practiced yoga you have developed a certain listening and an obvious sensitivity. You're probably more aware of your stress map and know how to recognize the limits and body, emotional, or mental stresses that impede inner development. Helped by your teachers, you may have discriminated against the most resilient elements and developed an individualized practice. Now it would be about making the most of that same practice.

Conscious attitude: the seed

At the beginning of a series we make a awareness to focus on the present moment, escuchar cuál es nuestra posición de partida y desde aquí ajustar mejor nuestra práctica. Al profundizar en nuestra escucha lo que estamos haciendo es crear el suficiente silencio para que se coloque en primer lugar nuestra intención, que esa intención de fondo emerja con toda su fuerza. Si no hacemos este trabajo es posible que nuestras motivaciones inconscientes sigan trabajando en la sombra y contaminen la propia práctica. No es de extrañar que motivaciones que parten de una inseguridad del ego como querer demostrar la propia valía, la competición con los compañeros o el sentirse superior interfieran en el verdadero objetivo del yoga que nos proponemos; es como si el labrador sembrara semillas que no ha elegido voluntariamente.

Llegamos a la necesidad de colocarnos al inicio de una serie y en la posición de partida de cada âsana en una actitud clara y consciente. Veamos algunos ejemplos: imaginemos que en la Postura del Guerrero, Virabhadrâsana, donde trabajamos la fuerza de piernas entre otros objetivos, nos detuviéramos un momento antes de la toma de postura y fuéramos conscientes de una actitud de fuerza y de resistencia necesaria ante la vida. Probablemente la presencia en la postura sería mayor y el trabajo no sólo se situaría a nivel corporal y energético sino también a nivel emocional y mental. Sería como aprovechar el impulso secreto entre cuerpo y psique pero llevándolo a un plano más consciente. Qué duda cabe que las posturas de equilibrio trabajan el equilibrio interno, y las posturas de fortaleza la fortaleza interior, pero ese sendero secreto no es automático, hay que reactivarlo. La llave está en la actitud semilla antes de la postura.

Si nosotros quisiéramos trabajar la humildad, por ejemplo, buscaríamos entre un racimo de posturas y eligiríamos aquellas que nos obligan a reconocer nuestros límites y a aceptarlos en la comprensión de que ningún cuerpo es perfecto y que somos seres tremendamente condicionados. Si vemos nuestra rigidez de carácter, podríamos sembrar semillas de flexibilidad interior a través de posturas que trabajan la flexibilidad. Las posibilidades son infinitas.

I think that la actitud consciente es poderosísima y que abre caminos al despliegue de la conciencia. Si la realización de la postura estuviera precedida de una escucha, una actitud semilla, una preparación a través de movimientos, la consistencia del trabajo sería mucho mayor. De entrada parece más complejo pero no es tal; es profundidad, seguir el curso de la vida. Hasta el arquero pone primeramente su mente en la diana antes de que llegue la flecha.

Arjuna (photo: Guirostudio 2013)Who is

Julian Peragón, Arjuna, Trainer of teachers, directs the Yoga synthesis school in Barcelona.

Soon will offer two interesting encounters: meditation synthesis and formation of Yoga in a Chair: see http://www.yogaiabcn.org/ca/tallers/

http://www.yogasintesis.com

Other articles on
By • 17 Feb, 2014 • Sección: Arjuna