Especial ‘Yoga en tiempos de covid’ 5/ ¡Adelante, siempre adelante!

Hoy, en la quinta entrega de esta serie, compartimos las sentidas e inspiradoras propuestas del veterano maestro Juan Ortiz, que nos anima a seguir confiando en la belleza de la vida y en la sabiduría del yoga. Y es que –nos dice– todos somos heroínas y héroes: ¡resistamos, porque queda mucho bueno por venir!

Vector de Hombre creado por vectorjuice – www.freepik.es

En esta nueva entrega del informe sobre la situación actual del yoga vista a través de sus propios protagonistas (nombres aquí, y el resto de las entregas, abajo en sugerencias), le corresponde el turno a Juan Ortiz, a quien agradecemos su extenso trabajo de contestar a las cuestiones que hemos planteado.

Juan Ortiz practica yoga de yoga desde hace 45 años, ha aprendido de diversas líneas, maestros y escuelas de yoga y ha formado su propia escuela con respeto a las enseñanzas que recibió, pero también aportando todo su bagaje y experiencia, así como su visión de la experiencia yóguica. Organizador de Congresos y Encuentros entre los representantes de las diversas escuelas de yoga, culturas, religiones y tradiciones de la humanidad. Es Fundador de la Escuela de Yoga Dhyana.

1. Recursos principales para sobrellevar la situación.

Una vida humana es un continuo de experiencias constantes y cambiantes y hay que aprender a afrontarlas con la mayor responsabilidad y serenidad posibles. Es conveniente desdramatizar lo que acaece (sea lo que sea) porque si no nos va engulliendo y debilitando hasta perder nuestro propio potencial y capacidad de respuesta sanadora y transformadora.

Aunque en mi caso no hay separación entre el terreno personal y el «profesional» (para mí el yoga no es una profesión sino una manera de vivir y entender el mundo, una conciencia que pugna por despertar y aclararse), no veo ninguna incongruencia ni contradicción en recibir una compensación económica para poder llevar una vida digna (esto también es yoga), siempre y cuando estemos pendientes de lo que realmente importa: el compartir y la entrega consciente y total para que la vida pueda seguir mejorando dentro y también en el mundo que nos rodea y en los demás.

Quizás el recurso que más me ayuda sea el silencio y la confianza absoluta en la vida y seguir trabajando para que no decaiga la energía y para generar el movimiento kármico necesario para que en un momento determinado esa cosecha brote y dé sus frutos.

Como decía Mario Benedetti en uno de sus hermosos poemas: «No te rindas».Y añado yo algo que me repito constantemente en cada instante y suelo compartir por si le resuena y le sirve a alguien: No te rindas nunca, ni ante los truenos, rayos, terremotos, pandemias, lacras,etc. Y recuerda que «no hay mal que dure cien años ni cuerpo ni mente que lo resista».

Adelante, practicantes de yoga, porque «más vale morir de pie que vivir de rodillas». No reprimas tus miedos, temores, desesperaciones y problemas variados,s é consciente de ellos, acoge esa desazón en tu mente y corazón, pero no te dejes abatir y sigue caminando, sigue haciendo caminos sobre la mar, sigue transformando tu vida . Y recuerda que el sol sale todos los dias, pero que nos pille con los ojos bien abiertos y el alma bien despierta. Así que ese es mi mayor recurso y espero que sea el tuyo: ¡¡¡Adelante, siempre adelante!!!.  AUM TAT SAT

2. Consejos para poder sobrevivir a la crisis.

Primero, que téngais alternativas para subsistir y no dependais completamente del yoga (de todas las escuelas y profesores, sólo los que llevan más tiempo han creado una base que les permite aguantar mejor material y organizativamente esta situación actual, y eso ha sido el resultado del trabajo realizado durante años y, aun así, también a ellos les está afectando esta situación. Si acabas de terminar alguna formación o estás comenzando a impartir clases o actividades, no pretendas que ocurra el milagro de que todo sea fácil y no te afecten las circunstancia actuales; lo normal es que te afecte y que las posibilidades sean excasas, debido a las enormes restricciones del presente.

Pero seguid practicando y viviendo el yoga; guardadlo bien en vuestra condición individual y en vuestro interior y, antes de lo que podáis imaginar, las puertas se volverán a abrir y las posibilidades serán mucho mayores que antes del comienzo de esta situación sanitaria, entre otras cosas porque las necesidades van a ser mayores y porque muchas personas se están abriendo y se abrirán a cambios en su propia realidad.

Ya sé que decirlo es facil y conseguirlo no pero… resiste y verás cómo todo fluirá en su momento y en tu lugar. Mientras tanto, déjate ayudar y verás que la ayuda llega de manera precisa y en la medida necesaria.

Recuerda que el yoga tiene dos premisas y ellas te van a mantener, pase lo que pase. Una es: práctica constante, y la otra: desapego de la práctica.

3. Tu opinión sobre cómo serán las clases del yoga postcovid.

Si algo ocurre y al finalizar todo vuelve a ser igual que antes (cosa, por otra parte, imposible porque toda vivencia conlleva cambio seguro), sería la señal de que no ha servido para nada, de que ha sido una fatalidad o algo sinsentido, una pérdida de tiempo, una pura desgracia pasajera…

Pero evidentemente las cosas no volverán a ser nunca como antes, sino que serán… ¡¡¡mucho mejor!!! Sin embargo esa mejoría no se producirá por sí sola, sino por la conciencia humana que experimenta que todo lo que ocurre (o al menos existe la posibilidad en ello) es para que se produzca la evolución y la transformación de la existencia cíclica.

Curiosamente, muchas personas piensan y afirman que uno de los cambios es que se acabará lo presencial y acabaremos en una matrix de conexiones online y que esto bastará… ¡Qué horror, qué yoga sería ese tan frío y lejano! Por mi propia experiencia adelanto que esto no va a ser nunca así, porque las mismas alumnas-os en su mayoría expresan que necesitan venir a clase presencial, donde hay una comunicación directa y una energía y egregor muy especial que en parte no es posible con una pantalla de ordenador y la lejanía física de los practicantes. Así que lo presencial no va a ser engullido por lo online nunca.

Pero lo online puede ser de una gran ayuda en muchas situaciones o momentos y no tiene porque haber incompatibilidad entre las dos formas de trabajo, pueden ir de la mano y servir para realizar esa labor de difundir y compartir del yoga. Con todo, creo que lo online es»pan para hoy y hambre para mañana». Cuando pase esta situación, la gente va a buscar lugares donde poder estar con los demás directa y presencialmente. No dejemos nunca esas clases presenciales donde podamos embriagarnos de la fuerza y plenitud vital de los seres humanos, de la insustituible fuerza grupal y directa sin accesorios ni distancias.

No es igual decirse por teléfono o pantalla:»Te amo», que decírteselo directamente mirando a los ojos y en un abrazo inextinguible. Y yoga es amor y libertad, ese abrazo que nos hace sentir la fusión con el corazón del mismo universo.

Espero también que el cambio devenga en la experimentación del yoga y el compartirlo con mayor profundidad transformadora, y que ese yoga «gimnástico, competitivo y corrector» se convierta cada vez más en un yoga integral, esencial y sanador auténticamente. Un yoga para acrecentar la conciencia y para sanar la vida en todas sus manifestaciones, no solo para saber vivir mejor esta situación pandémica, sino todo lo que acaece en la propia existencia humana.

Por cierto, hay que agradecer la labor que hacen todas las personas en sus diferentes profesiones (sobre todo si lo hacen por vocación y amor, y no solo porque es su profesión y tienen que hacerlo obligatoriamente para cobrar su sueldo), pero también hay que agradecer a todos los seres humanos que están afrontando esta situación su capacidad de aguante y de resistencia y muchas más cuestiones adheridas a ésto. Así que quiero terminar con lo siguiente:

  1. Aqui todos somos heroínas y héroes, y no solo una parte de la población, y ¡menuda heroicidad!
  2. Yoga debería ser declarado actividad esencial, porque lo es y lo seguirá siendo siempre.

Un agradecimiento a mis queridas amigas de Yoga en Red por su invitación para participar en este artículo. Espero que pueda ser de alguna utilidad a alguien. Y recordad: ¡¡¡siempre adelante!!… Nos esperan grandes aventuras del alma humana por recorrer y compartir y bellisimos paisajes por explorar y disfrutar.

Abrazos no virtuales para tod@s.

Juan Ortiz. Profesor de yoga, relajación, meditación y técnicas de desarrollo integral del ser humano. Formador de profesores de yoga. Fundador de la Escuela de Yoga Dhyana.

Saber más sobre él: https://www.yogaenred.com/tag/juan-ortiz/

Otros artículos sobre ,
Por • 15 Feb, 2021 • Sección: Firmas, General