Entrevista con Denis Criado: «Hay que practicar desde la consciencia del cuerpo, no desde la mente»

Cuerpo consciente es el título del recientemente publicado libro de Denis Criado. Lo que revela y desarrolla en sus 140 páginas es de un inmenso valor porque ahí reside la clave del Yoga genuino: la importancia de practicarlo desde la mirada consciente, que hace emerger la sabiduría del cuerpo no para ejecutar posturas perfectas sino para, a través de ellas, transformar la vida desde lo profundo. Denis lo explica en esta entrevista de Gerard Lombarte.

Denis Criado. Cuerpo Consciente

Denis Criado es profesor de yoga y meditación. Durante quince años pasó largas estancias en ashrams en Estados Unidos e India, recibiendo en 2011 la transmisión en el linaje de Paramahamsa Yogananda. Es doctor en Estudios de la conciencia (San Francisco) y graduado en Teología oriental por la Universidad de Cambridge (Inglaterra). Actualmenbe Denis imparte cursos y retiros a nivel nacional e internacional. Su libro, Cuerpo consciente, está editado por Kairós.

¿Nos podría hablar del hatha yoga desde un enfoque integral?

Es esencial la visión holística del yoga como una práctica espiritual de transformación humana, no como una simple acción para sentirse bien o para aliviar alguna dolencia. El hatha yoga transforma nuestra vida a través del cuerpo ejercitando posturas mucho más allá de lo físico. Tanto los antiguos yoguis como las recientes investigaciones científicas avalan los múltiples beneficios de practicar desde la consciencia, en lugar de hacerlo desde la mente, que analiza y enjuicia en exceso la práctica o la critica.

El yoga ¿mejora nuestra salud y bienestar?

Sí, pero la clave está en el lugar desde donde se practica y la intención que se tenga la misma. Si se practica con movimientos muy rápidos, forzando posturas difíciles que llevan a sobrepasar el límite físico, y desde la mente condicionada a hacerlas de una forma u otra o comparándose con famosos yoguis, se pueden producir lesiones, como se está viendo de forma exponencial, en algunos casos irreversibles (menisco, hernias, cervicales, etc.). E incluso puede generar más estrés al forzar el cuerpo a ir más allá de su punto de equilibrio. Es indispensable cultivar la mirada consciente para ser respetuosos con el cuerpo y evolucionar de forma natural en la práctica. El yoga realizado desde la consciencia que observa, que escucha al cuerpo en cada postura, que está presente en la respiración, en las direcciones del cuerpo o en las sensaciones, tiene altos beneficios para la salud. Practicar desde la consciencia te permite equilibrar el sistema nervioso y realinearte con tu corazón. De esta forma te revitalizas.

¿Practicar yoga puede ayudarnos a lidiar con la situación actual que estamos viviendo?

Por supuesto. El yoga visto como una práctica espiritual, consciente, de realmente intimar con nosotros a través del cuerpo, ofrece un estilo de vida no solo para reducir el estrés, sino también para sentirse bien desde lo más profundo, a pesar de las dificultades que podemos encontrar a nuestro alrededor. Si se tratase simplemente como una práctica física de querer mejorar las posturas, no se despertaría ese potencial y se convierte en otra disciplina que alivia momentáneamente el estrés, pero no transforma, la cual está muy alejada de lo que los grandes maestros de hatha yoga enseñaron generación tras generación.

¿Puede el yoga ser un antídoto ante el estrés?

Si se practican las posturas desde la mente que busca la constante mejora, claramente no. La mente por naturaleza compara y critica el cuerpo o se realizan las posturas pensando si saldrán o no, entonces el yoga puede empeorar el estrés y generar un conflicto mente- cuerpo. El cuerpo se tensa y ahí se producen lesiones. Ahora bien, desde la consciencia, cuya naturaleza es meditativa y compasiva, el yoga reduce el estrés y el sufrimiento conectándonos con un profundo bienestar. El sistema nervioso se equilibra, hay armonía.

En un capítulo nos hablas de la consciencia de la respiración.

La respiración es clave para desarrollar la calma interior, aunque haya movimiento corporal. Es el puente a nuestro ser más profundo, pues a través de ella, la consciencia se expande por el cuerpo. Ser consciente de ella es aprender a estar en el momento presente y a tener la mente en calma. Una respiración alterada conduce a una mente alterada, y una respiración calmada conduce a una mente calmada. Es entonces cuando percibimos sutilezas que desde la mente no se pueden distinguir y comenzamos a escuchar realmente al cuerpo; a estar con él. Accedes a su sabiduría inteligente y empiezas a guiarte en la vida desde la intuición.

¿Qué es el Karma y cómo podemos transformarlo con las posturas del Yoga?

Somos cuerpos somáticos y el karma se manifiesta en el cuerpo. En la vida vivimos experiencias de todo tipo y algunas quedan atrapadas en el cuerpo. Incluso hay emociones difíciles o que no fueron procesadas y con el tiempo se manifiestan en el cuerpo como dolencia o incluso como enfermedad.

Comentabas que la práctica de las posturas desde la consciencia es transformadora.

Sí, permite liberar aquello que se quedó atrapado durante muchos años. En el libro insisto en esta idea a todos los niveles: físico, energético y espiritual porque así me lo enseñaron en la tradición yóguica y hoy a nivel científico es un hecho. Somos cuerpos somáticos y tenemos nudos psicosomáticos en el cuerpo. Solo desde la consciencia llevaremos a cabo la liberación kármica, es decir, liberaremos aquellas cargas del cuerpo que vamos arrastrando. Y la clave es practicar las asanas desde la consciencia.

Afirma que el Yoga conduce hacia la felicidad y la libertad.

Sí, porque ofrece herramientas para desarrollar la frecuencia vibratoria que permite emanar amor. Tal y como me enseñaron mis maestros de reconocidos linajes de yoga: “el amor en acción sólo genera felicidad y libertad”. Y la clave es habitar el cuerpo desde la consciencia en lugar de hacerlo desde la mente. Desarrollar la consciencia a través del cuerpo es ampliar la aceptación hacia uno mismo y hacia los demás, es aprender a vivir desde la sabiduría del cuerpo y no tanto desde el conocimiento que se tenga del cuerpo. Podemos tener un conocimiento anatómico o filosófico del cuerpo muy elevado, pero eso no da acceso al amor que habita en el cuerpo. Aprender a tomar consciencia de cada postura nos conducirá a conectar con la sabiduría del cuerpo. Y el cuerpo es la puerta que nos abre al alma: el amor incondicional que somos. Así entendieron los antiguos yoguis la práctica del yoga.

¿Qué espera aportar al practicante de yoga con este libro?

Sobre todo, ayudarle a comprender que las posturas de yoga se deben practicar desde la consciencia, cuya esencia es meditativa y compasiva, y en el libro explico el “cómo”, para que sea más consciente de los aspectos sutiles del cuerpo y comprender cómo el alma, nuestro aspecto espiritual, se manifiesta en la misma práctica. Esta es la que ayudará al practicante a comprender el poder profundo que aporta la práctica de yoga. Porque según el yoga, la verdadera salud existe cuando conectamos con el amor incondicional que en esencia somos y que se manifiesta a través del cuerpo. Las asanas (posturas corporales) son la herramienta para despertar el amor que somos y ofrecerlo a la vida.

Se trata de un libro corto y conciso y claro como las enseñanzas que recibí. Tiene las vibraciones de muchos maestros que transformaron a miles de personas durante décadas y que personalmente recibí durante casi 20 años. Las enseñanzas del libro, pues, pueden despertar la consciencia y cambiar la perspectiva que tenemos sobre nuestra práctica de yoga, el cuerpo y la vida en general. Es muy simple al tener presente en el libro la síntesis (8 aspectos a ser consciente) de aquello que me enseñaron para practicar desde la consciencia del cuerpo, sin análisis mental: consciencia de la respiración y del límite, consciencia del prana (energía vital) y de las sensaciones, consciencia del karma y del gran corazón, y consciencia de la intuición y del espacio interior.

¿Todos estos aspectos son conocidos por los practicantes de yoga?

Sí, sin embargo, no lo habían puesto en palabras o sintetizado de esta forma. Cualquier practicante las reconoce porque son al mismo tiempo enseñanzas ancestrales que nacen de nuestra propia practica. El libro es muy simple y fácil de entender pero transformador porque cada vez que se lee, podemos sentir que estamos empezando un libro nuevo. Desde la consciencia, el yoga se convierte en una práctica de amor, donde nos damos cuenta de muchas más cosas tanto dentro como fuera de la esterilla. Es la esencia de las enseñanzas prácticas de yoga que recibí. En esencia, eres más auténtico.

¿Y para el que aún no es practicante?

A los principiantes el libro les dejará muy claro que la práctica de asanas es una práctica de transformación humana, que les ayudará en su evolución espiritual como seres humanos para relacionarse mejor consigo mismos y con el mundo. Entenderán que esta práctica milenaria proveniente de la India y que no es una actividad deportiva o un ejercicio físico que se pueda hacer en un gimnasio o con objetivos anatómicos, sino que es una práctica de liberación humana a través del cuerpo para reducir el sufrimiento. En el libro explico exactamente por qué el yoga potencia la vida a través de la práctica para que la persona viva con más amor a sí misma y a la vida.

¿Cuál sería tu último mensaje para tus lectores?

Que recuerden que la meta es el camino, es decir, la practica en sí. Que la vida no es perfecta, el cuerpo no es perfecto, ni nuestras relaciones no son perfectas. Pero justo por eso hay belleza. No es necesario creer en gurús, en métodos o estilos de yoga. Puedes, pero sin apego. Lo más importante en la práctica de yoga es ser conscientes de nosotros mismos a través del cuerpo, sea el estilo de yoga que se practique. Acercarse a nuestro cuerpo desde la mirada consciente, amable e introspectiva, es acercarse a ser nuestra esencia, la luz que ilumine nuestra vida. Estar presente en el cuerpo, habitarlo conscientemente e intimar con él, nos abre a posibilidades nunca imaginadas. Tu corazón es tu maestro y tu cuerpo es su mayor enseñanza. Namasté.

El libro Cuerpo consciente, editado por Kairós, ya está a la venta

 

Otros artículos sobre
Por • 30 Dic, 2020 • Sección: General