Como niños

Del mismo modo en que un niño colecciona cromos, el ser humano gusta de coleccionar técnicas. Buscamos el calor de un gurú igual que un niño busca la mirada aprobatoria de los padres. Nos aferramos a una tradición en análoga actitud a la del niño que busca la compañía de los demás en un intento de paliar su miedo a la soledad. Escribe Emilio J. Gómez.

Designed by yanalya / Freepik

Quizás todo esto ocurre porque aún somos niños. Nuestra esencia no ha crecido lo suficiente, a pesar de los muchos años que podamos llevar habitando en un cuerpo y quizás en el sendero de la búsqueda espiritual. Dará igual; nos gusta creer que es posible acelerar el proceso de la autorrealización gracias a una técnica maravillosa, la mirada o el toque de un gurú, o la amable sensación protectora que una tradición proporciona.

Sin embargo, el sendero del buscador de lo Real se camina en silencio y soledad. No hay atajos para el ser humano. Además, cualquier atajo que se crea haber encontrado nos va a sacar de inmediato de la senda, aunque al principio pueda parecer lo contrario. A cambio, eso sí, el atajo concede la ilusoria sensación de haber encontrado un nuevo camino o una manera mejor o más sencilla de llegar antes. Ilusiones.

Si todavía estás enredado en las técnicas, sigues a un gurú o te refugias en una tradición… bueno… está bien, pues ese es el punto concreto en el que te encuentras en este preciso momento, aquí y ahora. Pero recuerda que éste es también el punto de partida desde el que puedes y debes continuar.

Sabe que sólo cuando trasciendas las técnicas, al maestro y por supuesto la tradición, tendrás la oportunidad de abandonar tales soportes ilusorios que a fin de cuentas no dejan de ser otra cosa que un fragmento más de maya, la ilusión primordial que nos rodea y que en última instancia no dejan de ser otra cosa que obstáculos a la realización. Entendiendo por realización el saberte uno y lo mismo con lo Real.

Ya eres Eso. Eternamente has sido, eres y serás Eso. Ojalá comprendas cuanto antes que entre lo Real y tú jamás ha existido ninguna diferencia ni separación. El puente a tal comprensión es morar en tu consciencia de ser. Ahora, actúa en consecuencia a este conocimiento.

Emilio J. Gómez es coordinador del Círculo de Yoga Silencio Interior

info@silenciointerior.net. Emilio J. Gómez  T 616 660 929    

Otros artículos sobre
Por • 3 Jul, 2018 • Sección: Silencio Interior