Los Círculos Zen de Kazuaki Tanahashi

El pincel se hunde en el brillante líquido. El maestro, con un suspiro, un movimiento continuo, lo arquea hacia arriba. Del mismo modo que cuando una inhalación se convierte en una exhalación, hay una pausa imperceptible en la cumbre, y luego el pincel vuelve al giro y poco a poco se acerca al principio. Por Koncha Pinós-Pey

circulos

Kazuaki Tanahashi es un maestro calígrafo japonés, maestro Zen, autor y traductor de textos budistas del japonés y chino al inglés. Es el pionero de un género denominado “ la pintura del movimiento”, así como el creador de los círculos multicolores “Enso” (Círculos Zen). Su pincelada ha recorrido multitud de exposiciones internacionales, galerías, museos y universidades de todo el mundo. Tanahashi también ha editado varios libros de escritos de Dogen (su traducción de Shobogenzo le ocupó 20 años). Su primer encuentro con Shunryu Suzuki fue en 1964, después de haber leído el libro de Suzuki Mente Zen, mente de principiante, afirmando: “Por fin he visto que el lenguaje de Shobogenzo es un lenguaje sencillo y muy claro”. Ha ayudado a la formación de notables maestros Zen, como John Daido Loori. Es miembro de la Academia Mundial de Arte y Ciencia, pero fundamentalmente es un ecologista, pacifista y un trabajador incansable.
http://www.brushmind.net/index.html

Konnichiwa Kazuaki Tanahashi-Sen (Bienvenido maestro Kazuaki Tanahashi) a estas páginas que no son círculos….
Los círculos están en todas partes de la obra, vistos y no vistos, son microscópicos, telescópicos, celulares y celestes. Los círculos nos acompañan en la naturaleza y en las invenciones humanas, en el espíritu y en el arte, en el poder místico que acompaña a todas las épocas y todas las culturas. Representan el cosmos, la naturaleza cíclica de la vida, la plenitud del ser, la fuente fundamental que funciona tanto en el símbolo sagrado como en la herramienta sagrada, en el cielo y en el aire.

A lo largo de Asia -y cada vez más la conciencia occidental- ha comprendido que el círculo del yin y el yang- símbolo taoísta- representa a hombres y mujeres, de todas las dicotomías del mundo, en tanto que todo gira en la vida. Dentro del círculo hay un círculo pequeño negro, en medio del negro un círculo blanco. Nada falta, nada sobra, todo está continuamente girando dentro de la esfera del infinito.

Un alfarero centra un trozo de arcilla en el torno, los dedos se deslizan a ambos lados de la arcilla hacia arriba, como los giros de una montaña perfecta. Por arte de magia, aparece una redonda nave de paredes finas circulares. Las hebras de la hierba dulce se entrelazan formando una cesta; una madeja de lana es hilo redondo a punto de ser tejido. Los círculos están en toda la artesanía de todo tipo y en las artes rituales de todo el mundo: las ruedas de Medicina, los atrapasueños de los indígenas de América del norte, los tatuajes en espiral de los maoríes de Nueva Zelanda, sangaku, las tablillas de madera configurando círculos y elipses en alusión a las pre-matemáticas modernas del Japón, los efímeros círculos de arena pigmentada de los “soñadores” de Australia, las pinturas del círculo de Hildegaard von Bingen, los swords en las placas de la cena de Judy Chicago, y en la joyas, pendientes, cadenas, brazaletes, y entre todos “el anillo”, ese símbolo de unión entre la integridad, y la eternidad. En efecto, existe una inagotable variedad de significaciones culturales a través de los miles de años de la historia humana, y todas ellas convergen en el punto de quietud de la rueda que gira.

Estamos en nuestro planeta redondo, ya que siempre estamos dando la vuelta al sol, sintiendo los círculos que nos abrazan y nos liberan, los ciclos de las mareas lunares, las estaciones, el nacimiento y la muerte, la ganancia y la pérdida, la inhalación y la exhalación. Dejamos caer una piedra en un estanque y los círculos de onda vuelan. Nuestros antepasados salieron de sus cuevas y los vasos redondos en forma de círculos les sugirieron hacer nidos, piedras, flores debajo de las esferas celestes. Hicieron viviendas redondas: en el norte el iglú; en el clima templado el tipi, en el calor del África una choza de barro; en Europa, los círculos de piedra. Con la invención del circulo vino la arquitectura visionaria: la rueda, las resplandecientes cúpulas y minaretes del Islam, la Cúpula de la Roca en Jerusalén, el Partenón griego y romano, las catedrales con sus cúpulas apuntando al cielo, las torres de Europa con las ventanas rosadas, los domos hasta las modernas residencias. Tal vez fue el esfuerzo de racionalizar lo irracional lo que llevó a cambios significativos en la arquitectura de los círculos de nuestras plazas, de nuestros domicilios, de nuestros entornos urbanos.

Los círculos han sido la base de nuestra organización social desde el Rey Arturo hasta las danzas sagradas. Bailamos en un círculo, símbolo de la unidad y la integridad. Nos encontramos con la energía del círculo, en los patrones, en los ritmos y los pasos de la danza… sintiendo una profunda conexión con nosotros mismos, los demás y el mundo. Nos encontramos en el círculo del hogar, y estamos seguros, seguros de ser nosotros mismos y de compartir nuestras energías con los nuestros, ya se trate de meditación en movimiento tranquilo hasta risa juguetona. Nuestros círculos crean espacios sagrados. Tenemos dentro de nosotros un círculo y creamos y recreamos nuestros cosmos y nuestras realidades a través del espacio sagrado.

Fue en Roma, en el siglo XIV, cuando el Papa Benedicto planeaba encargar una serie de pinturas sobre San Pedro; quería seleccionar al mejor artista de la tierra. Un cortesano fue enviado a Siena y Florencia para reunirse con varios maestros de la pintura y el mosaico y traer muestras representativas. Cuando llegó al taller de Giotto, pidió un pequeño dibujo para mostrar al Papa. Giotto inmediatamente tomó una hoja de papel, mojó la pluma en tinta roja y sosteniendo su brazo firmemente hizo un círculo perfecto. Se volvió al cortesano y le dijo: “Aquí está el dibujo para el Papa”. El cortesano le dijo: “¿No tiene más dibujo que este?”. “Esto es suficiente y es demasiado”, dijo Giotto. Cuando el Papa vio el círculo, declaró que Giotto era el pintor más grande de su época.

Para Giotto, el círculo representaba la perfección en sí misma. Era la imagen por excelencia de la divina misericordia, el señor del absoluto. En la pintura renacentista el círculo abunda. Nicolas de Cusa dijo que el círculo era “el símbolo cuya circunferencia no está en ninguna parte y cuyo centro está en todas partes, el círculo del radio infinito”.

happiness_red¿Qué diferencia existe, maestro, entre el círculo Zen o Enso y la pincelada asiática, asimétrica, irregular, impredecible, descentrada?
El Enso es la comprensión diferente de la perfección y la plenitud, una expresión directa y espontánea de la mente iluminada, incondicionada, la presencia ilimitada. El camino de la sabiduría del ser es lineal, se llega a la comprensión a través de campos concéntricos y formas enlazadas. Cuando hablamos de la concentración en un solo punto, las palabras mismas ya dicen volver al centro. Para alcanzar este objetivo, las palabras mismas implican el poder de enfocar el centro y la renuncia a nuestro apego al proceso lineal. Solo entonces, al parecer, aparece la respuesta a nuestros pies, que nos ha llevado por un camino tortuoso: “Oh, he llegado al punto de partida -decimos-. Estaba allí todo el tiempo”.

Hábleme de Sunryu Suzuki…
Cuando era abad del Centro Zen de San Francisco, fue uno de los primeros maestros Zen en Occidente y se acercaba su muerte. Un discípulo se arrodilló junto a él, y le preguntó: “Rosi, ¿dónde volveremos a encontrarnos de nuevo?”. Las manos gastadas del maestro salieron de debajo de las mantas, con las palmas juntas, y sosteniendo un dedo en el aire, dibujó un círculo en el aire… volviendo a poner juntas sus manos de nuevo. Él personificaba toda una vida de práctica Zen y la comprensión budista de este sencillo gesto. Más tarde un amigo le preguntó al discípulo lo que el maestro había querido decir con eso. Según el Zen: “No lo sé”; según el humor Zen quizás quiso decir algo como: “Mira a tu alrededor”.

¿Enso?
El Enso de un maestro o un circulo simbólico, es dibujar sin dejar rastro en el aire o tirando el pincel al papel en blanco, revelando la plenitud del ser, la danza de la mente no condicionada. La forma surge del vacío, mantiene el vacío, y mirando al círculo solamente nos damos cuenta del espacio dentro y alrededor de la línea, el vasto reino de la no forma.

¿Qué es el círculo?
El círculo Zen expresa la mente despierta y vibrante, en casa, en la integridad del momento presente. Su referente natural es la luna llena. En el siglo XIII el maestro Zen Eihei Dogen dijo: “La iluminación es como la luna reflejada en el agua. La luna no se moja, ni el agua la rompe. Aunque su luz es amplia y grande, la luna se refleja incluso en un charco de una pulgada de ancho. Toda la luna y todo el cielo se reflejan en las gotas de rocío sobre la hierba, e incluso sobre una gota de agua”. Desde la radical simplicidad de los enso hasta los mándalas, todo es tecnología espiritual del budismo, medios hábiles para despertar la verdadera naturaleza del Universo, que es shunyata: vacio fértil, ilimitado.

La palabra mandala en sánscrito significa círculo, y el círculo del budismo esotérico, como en la iconografía religiosa occidental, se dibuja con precisión milimétrica. Los mandalas son representaciones visuales de la interconexión mística de las herramientas rituales más potentes del cosmos. Es un plano arquitectónico de un espacio sagrado, un palacio, una mansión. Un mandala se activa a través de técnicas especiales de meditación y recitación de mantras secretos para las deidades que representa.

El círculo como el mandala representan la intersección del samsara- el reino terrenal de la codicia, la ira y la ignorancia- y el nirvana -el reino de la iluminación- a través de cuadros sucesivos dentro de círculos, dentro de cuadrados y dentro de círculos.

¿Y del cero qué me puede decir?
En el ámbito exotérico de las matemáticas, mirando hacia atrás en la historia, nos encontramos con que el circulo que llamamos cero, utilizado ya por los babilonios, era un marcador de posición simple. En su sistema de conteo, sin embargo, era un anatema para los griegos. Los poderes infinitos del cero y el vacío atemorizaban a los griegos. Al rechazar al cero, los occidentales dieron a su visión del Universo la durabilidad. India lo abrazó, no tuvo miedo de lo infinito o la nada. Esa es una gran diferencia entre Oriente y Occidente.

¿Entonces los occidentales no hicieron nunca las paces con el cero?
El arquitecto Filippo Brunelleschi fue el primero en crear un cuadrado mágico realista a través del punto de fuga, pero en esta primera etapa los matemáticos sabían poco más que los artistas sobre las propiedades del cero. De hecho Leonardo da Vinci escribió una guía para dibujar en perspectiva… El cero había transformado el mundo del arte

¿Entremos en el Cero, maestro?
Entremos teniendo el círculo como punto de partida. Para el maestro Zen y el artista -que es la misma persona- el círculo se introduce y se revela a través del encuentro vibrante con este momento.

¿Qué es para usted la pintura circular?
Es un acto de empatía y conciencia social, ya que significa la unión espiritual. A veces doy a la gente que va a morir un círculo para recordarles la integridad de su vida y la plenitud de su amor. El círculo es un catalizador de curación, incluso cuando todos los intentos de curar la enfermedad hayan fracasado. La respiración profunda y consciente es la forma más básica del cuerpo para entrar en el círculo. A través de mi exploración del arte meditativo, al usar el pincel he aprendido que la acción de visualizar la respiración, sonreír y cantar es útil.

Muchas de estas meditaciones curativas visuales están tituladas milagros de cada momento, en homenaje a Doge. Estamos vivos respirando. ¿No es cada aliento la acumulación de innumerables milagros? ¿No es cada encuentro el fruto de milagros desconocidos?

Usted ha hablado de los “círculos compasivos”…
El proyecto fue presentado en un Hospicio de California, en julio del 2006. Dibujar círculos es un ejercicio simple para ayudar a aquellos que tienen una enfermedad grave o van a morir, incluyendo a aquellos que les acompañan en el proceso de morir. Este sencillo ejercicio puede ser aprendido por los cuidadores y así beneficiarse significativamente de la relajación, el enfoque y a atención durante una operación o el proceso de morir. Al darse cuenta del valor de la vida en cada momento, los pacientes pueden reducir su ansiedad y mantener su fuerza vital. El paciente dibuja un círculo y es una forma infinita de expresar la compasión.

Usted, Maestro Tanahashi, es famoso por sus obras públicas, sus círculos gigantes…
Sí, son mis contribuciones visuales a la paz y al activismo ambiental. Tienen un gran tamaño e invito a las asociaciones de diferentes orígenes, razas, edades, nacionalidades, sexos y religiones a participar en el proceso. Como el Círculo de las Naciones Unidas. Estos proyectos representan la interconexión sagrada de toda vida, y apuntan a la necesidad de prestar atención a la vulnerabilidad de nuestro planeta y a todas sus formas de vida, en este momento. Cerrar el espacio ilusorio entre la creación artística y la verdad espiritual, entre la investigación y la comunidad.

¿Algunos le han acusado de “arte propaganda”?
Sí, una vez estaba hablando en un panel sobre arte y espiritualidad, y dije que la palabra “propaganda” relativa a mi arte era un engaño deliberado. Si queremos hacer frente a las cuestiones de la paz, la justicia y el arte, todo debe ser ético y orgánico. A veces creamos arte por el arte, y a veces nos sentimos obligados a enviar un mensaje. En un momento de crisis mundial, en una catástrofe o una guerra, el artista tiene que hacer una elección. Tenemos que elegir dónde poner nuestro arte, y donde puede tener mayor beneficio.

El círculo es un recordatorio de que cada momento no es sólo el presente, sino que incluye a todos los momentos pasados y de la responsabilidad que uno tiene sobre el futuro. Nuestra visión y la imaginación pueden crear un futuro esperanzador y positivo.

Arigato gozaimasu (muchas gracias). Ojalá podamos verle pronto por España, maestro. Gracias por su generosidad.

Koncha Pinós-Pey

P.D. Gracias a Sherry Chayat por su libro Endless Vow: The Zen Path of Soen Nakagawa.

estudiosContemplativos

Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS para no perderte nada

Otros artículos sobre , , , ,
Por • 2 May, 2013 • Sección: General