O benefício sutil do Yoga profunda

De todos é conhecido o benefício incalculável do chamado Yoga física. As características que acompanham as posturas de Yoga: firmeza, conforto, imobilidade natural, relaxamento, respiração sincera e concentração internalizada, estimularão a vida em todos os órgãos, tecidos e estrutura corporal. Eva Klimberg escreve.

Guerrero

Todos os sistemas são energizados e refrescados por dentro e por fora.

Cada postura gera benefícios específicos, mas é o prática equilibrada de um grupo de Serpa cuidadosamente selecionados que irá criar um impacto que retarda o envelhecimento celular e oxidação, aumentando assim a experiência de vitalidade.

Poderíamos classificar os benefícios das poses de Yoga em quatro grupos, Inseparáveis:

  • O impacto nos tendões, nos ligamentos e nos músculos que exerciam com cuidado desenvolvem a flexibilidade, a força e o Tom, assim recuperando toda sua mobilidade. A estrutura óssea e a espinha como eixo central são mobilizadas em todas as direções e direções gerando um equilíbrio e estabilidade que permite compensar e até corrigir alguns desvios estruturais.
  • Todos os sistemas recuperam o seu funcionamento ideal: circulatório, endócrino, límbico e um dos mais punidos ao mesmo tempo essencial, o sistema nervoso.
  • Mas o benefício mais sutil de yoga ou posturas duras é o equilíbrio da circulação de energia. Los canales psíquicos que recorren todo el organismo y los centros vitales energéticos o chakras son estimulados facilitando así una mayor sensibilidad y una consciencia más refinada de la vida.
  • Dicho equilibrio energético armoniza las emociones y la mente, abriéndose el potencial creativo y una calma tal que el estado naturalmente meditativo florece fácil.

Muchos casos de depresión, falta de ánimo e infinidad de dolencias e incomodidades desaparecen por estirar, contraer, movilizar, torsionar, invertir, aliviar, flexibilizar, fortalecer, tonificar….

Pero quiero llamar la atención sobre un beneficio más sutil y silencioso: encontrar el espacio y el tiempo para mimarse, para quererse, respirarse, relajarse. Querer sentirse mejor, no conformarse…Beneficios que encontraremos con la práctica regular de un mínimo de dos veces semanales. Creando un hábito donde cuerpo y mente se preparan para disfrutar, desde el primer instante de la práctica, que se convierte en un gozo.

Sobre ese cuerpo astral o vital el cuidadoso trabajo con la respiración suaviza y atempera las emociones hasta el punto que todo el mundo mental gratuito y automático se silencia naturalmente, sin esfuerzo (siempre hablamos de una práctica comprometida).

Todo lo que está vivo y se moviliza en nosotros depende del equilibrio del prana o fuerza vital. Los pranayamas y respiraciones yóguicas equilibran dicho prana y el movimiento emocional y mental en nosotros, además de las funciones fisiológicas todas. Los centros psíquicos o chakras (asiento de la consciencia animal, sexual, volitiva, amorosa, creativa e intuitiva) son excepcionalmente estimulados por los ejercicios de respiración, despertando progresivamente todo el potencial humano.

La práctica respiratoria consciente oxigena las células, las rejuvenece y revitaliza, melhora o metabolismo celular, facilita a expulsão de dióxido de carbono purificando assim o sangue, massagens os órgãos internos, tonifica o coração, promove grandemente o desempenho intelectual e melhora a criatividade. Dá calma e serenidade. Também os pranayamas diferentes podem ser equilibrados, estimulando ou relaxando.

O benefício sutil e definitivo de todas essas práticas gera a transição do chamado Yoga externo para Yoga interior. Os sentidos e a mente tendem a ser desinteressados nos estímulos que nos fazem desperdiçar tanta energia. Observação silenciosa sem julgamento, a aceitação satisfeita do "filme" representado em nosso cenário psíquico (chidakash), sem rejeitar ou desejando, estabelecendo-se em Sakshi, consciência de testemunha, é a consequência natural de boas práticas.

Yoga mental, em busca dos mais exaltados benefícios

A meditação é a prática quintessencial da ioga mental. Sus beneficios son inmensos, ya que nos entrenamos a observar desde “el palco” todo lo que acontence en nuestro mundo mental, con tranquilidad, templanza. Este posicionamiento purifica el contenido mental y emocional que brota del inconsciente y subconsciente y que condiciona nuestra libertad de movimientos.

La meditación, está más que demostrado, estimula áreas cerebrales que de otra manera se atrofian. De nuevo la creatividad y la estabilidad emocional son beneficios de los que nadie se debería privar, ya que la calma que genera la meditación en cualquiera de sus fases (no es necesario ser un meditador supremo), la concepción de la vida, los propios valores son tranquilamente revisados…y aparece así la comprensión y la libertad.

Realmente la práctica de yoga pretende acercarnos al más sutil y excelso de los beneficios. Está ya más que demostrado que todo lo que vemos y tocamos depende, se forma y se alimenta de su versión más sutil. Así en el Yoga se explica que el ser humano esta conformado por tres cuerpos: el físico o denso, el energético-vital o astral y el causal u origen de los otros dos, también llamado cuerpo de felicidad.

Creando las condiciones para a acceder a la armonía que reina naturalmente en el cuerpo causal, los cuerpos astral y físico quedan armonizados, porque son la expresión más y más densa de aquel primero. Como en una cascada, refrescando los cuerpos “inferiores”.

Cuando el individuo se siente dichoso y en armonía con el resto del universo (características de la naturaleza espiritual del cuerpo cusal), los cuerpos denso y vital quedan impregnados de dicha armonía, equilibrio y salud.

Así quiero aclarar que nuestra concepción del sentido de la vida, los valores de los que nos servimos para vivirla y nuestra sinérgia o no con el resto del Universo, crearán más o menos irritación o calma en nuestro vivir, con más o menos elegancia. Algunos lo llaman espiritualidad, y aunque la palabra ha sido usada a veces un poco a la ligera, se refiere a nuestra sensibilidad a los aspectos trascendentes y sutiles que soportan la parte densa de la vida. Espiritual se refiere a entender y sentir que la energía y la consciencia están detrás de todo.

El yoga milenario y sus cientos de prácticas han sido legados al ser humano para recorrer el camino inverso. Usando el cuerpo físico como puerta de entrada, los yoguis eran capaces de armonizarlo a tal punto que se mostraba fuerte, sano y puro. Aprendieron a equilibrar el cuerpo astral de manera que se suavizaban las emociones y el mundo mental quedaba trascendido… abriéndose así las puertas de la paz profunda del alma cuyo asiento es el ya familiar cuerpo causal.
Eva Klimberg es profesora y formadora de Psicología y Filosofía Profunda del Yoga.

http://www.yogaartstudio.com/

Outros artigos sobre ,
Por • 11 de janeiro de 2016 • seção: Geral