Entretien avec Swami Satyananda Saraswati: "L'enseignement est une grande responsabilité, pas un acte égoïste"

En ces temps d'agitation et de confusion engendrés par l'adultération croissante du yoga, parler à Swami Satyananda Saraswati, c'est comme aller aux sources vivantes de cette tradition à la recherche de réponses. Et il nous les a donnés clairement et sans ambages ; parmi eux, faisant appel à la responsabilité des formateurs. C'est une interview de YogaenRed.

Este barcelonés nacido en 1955, que vivió media vida en India y fue discípulo de Swami Muktananda, sigue muy en activo entregado a impartir esas enseñanzas de yoga e hinduismo que conoce y practica con coherencia y profundidad. (Ver enlaces a entrevistas anteriores debajo y web Advaitavidya).

Les déclarations de Swami Satyananda n'ont aucun gâchis. Nous les avons divisés en clés :

Première clé: Yoga aujourd'hui, situation alarmante

Q: Vous êtes un témoin de premier plan de l'évolution du yoga en Espagne. Nous aimerions connaître votre évaluation: compte tenu de tout ce qui est maintenant offert par le yoga, ce qui est perdu?

R: Dans cette civilisation où nous vivons, tout est commercialisé, et dans le yoga la même chose s'est produite. Le plus alarmant, c'est que perd ses racines. manifestement il y a des enseignements très valables, mais d'autres sont complètement dissociés de la mère, qui est hindouisme. Le yoga est un dharsan, une école philosophique, une vision traditionnelle de l'hindouisme, et son but n'est pas la posture parfaite; est samadhi, l'absorption.

Bien sûr, l'enseignant peut aider l'élève qui a mal au dos ou est nerveux, mais devrait être un guide pour aller un peu plus loin. Le yoga nous emmène dans un autre état de conscience, et parfois cela est annulé, ne se présente en aucune façon, et reste dans de très beaux exercices. Dans tous les textes classiques du yoga, il est dit que les postures elles-mêmes ne sont pas si importantes, et ce qui l'a, c'est l'état intérieur, le silence intérieur que les sains génèrent, qui purifient le corps et équilibrent le prana. Cela rend l'esprit plus satorisme, plus lumineux, et d'ici vous accédez à des états de plénitude.

Si nous ignorons tout cela, nous avons un très petit yoga à gauche, et c'est une honte parce que nous pourrions obtenir beaucoup plus. mais Ici, il vient responsabilité des formateurs. Il ya beaucoup de formateurs d'enseignants, mais est votre jaune de vie assez, avez-vous eu assez de connaissances, avez-vous vous immergé dans elle? Parce que ce n'est pas ce que vous savez; est ce que vous vivez.

Ce n'est pas une évaluation, mais une observation, ce que je vois.

D'une part, je suis heureux que le yoga s'est propagé, mais d'autre part c'est un peu triste dans quelle mesure a souvent perdu sa racine et son pouvoir lorsqu'il est présenté comme un exercice. Aujourd'hui, nous rencontrons de nombreux gymnases qui mettent le yoga comme s'il s'agissait d'une gymnastique de plus. Il ya tout ce mélange, certaines personnes de bonne foi et certains je ne sais pas si en obtenant quelque chose hors de lui ...

2ème Clé: La responsabilité des formateurs (et ce qu'il en coûte pour tenir un centre)

Q: Que peut-on faire pour améliorer cet état de choses?

R: Je pense ceux qui font de la formation ont une grande responsabilité ici, ce qui se passe, c'est que dans cette civilisation, nous sommes tous pressés; quelqu'un fait un cours intensif de six mois et est déjà enseignant. Non seulement cela, mais il met en place un centre et il ne fonctionne pas parce qu'il n'a pas assez de classes, les loyers sont chers, vous devez payer des impôts ... que allez-vous faire pour le soutenir? Inventer un cours d'enseignant, qui donne un revenu. Et nous avons déjà une personne avec relativement peu d'expérience expliquant ce qu'il a entendu, c'est-à-dire, comme mon maître l'a dit, soupe à soupe.

Je pense que vous avez un rôle important dans ce domaine: essayez à travers votre milieu, qui atteint beaucoup de gens, à la recherche de cette excellence de tous ceux d'entre nous qui enseignent.

L'enseignement est une grande responsabilité, pas un acte égoïde, mais quelque chose que vous offrez, mais pas tout le monde le vit de cette façon. Si vous enseignez quelque chose juste pour vivre de lui ... il doit y avoir autre chose, et c'est là qu'il y a une grande responsabilité d'enseigner ce que vous savez, ce que vous avez déjà digéré, de l'enseigner avec puissance, avec force.

Q: Les écoles devraient-elles plus insister pour offrir ces valeurs?

R: Je crois que oui. Ils devraient insister beaucoup plus sur les yamas et les niyamas, et que l'enseignant est l'expression du yoga... Parce que s'il ne pratique pas intensément, que partagera-t-il ?; juste la surface, la partie la plus extérieure.

3ª clave: Meditar puede llevar al autoengaño… si no sigues un camino

P: Incluso la meditación parece que se ha puesto “de moda”. ¿Cualquier forma de meditar, cualquier acto pretendidamente meditativo, es válido?

R: Si uno no sigue un camino, la meditación puede ser tal vez un pequeño momento de silencio, pero no forma parte de algo mucho más grande. En el hinduismo tradicional, uno sigue un camino, una enseñanza, un linaje. Aquí hay una bendición, un poder que tú absorbes, digieres y te transforma.

A veces al occidental no le importa tener profesores de dibujo, de conducción… pero tener un maestro espiritual, le cuesta más; es una contradicción, porque es un mundo muy sutil donde el autoengaño, el ego, puede irse escondiendo repetidamente y que pienses que estás muy elevado cuando ni siquiera has empezado el camino.

Hemos de darnos cuenta de que, si queremos usar la meditación adecuadamente, esta ha de ser parte de algo, no es al por mayor. Hay distintas meditaciones, la Zen, la del budismo Mahayana, la del Tantra, la del Radya yoga…. y cada una tiene una shakti, un poder transformador, y este poder viene de los maestros que la comparten, del linaje que la acompaña.

A veces pregunto a personas que están en el yoga qué camino siguen, y me dicen que la espiritualidad en general. Pero es que la espiritualidad en general no existe; hay caminos que llevan a unos lugares determinados, no siempre al mismo.

Y luego cuando vemos la meditación que se comercializa solo para encontrarte un poco mejor o para ser más productivos… entonces sí que ya nos alejamos de lo que debe ser. Meditamos para autoindagar la plenitud de nuestra esencia, no para trabajar mejor o para estar menos estresado. Esos son solo subproductos a los que no se les debe dar tanta importancia.

4ª clave: Meditar, mucho más que un método antiestrés

P: Recientemente ha impartido un seminario sobre la meditación desde el yoga y el tantra. ¿Se puede aprender a meditar correctamente en unas horas o en un fin de semana?

R: No, pero si alguien siente una conexión con este proceso en su interior, es el principio. Todos debemos empezar en algún momento. Sea una hora o diez días, también sería insuficiente. A veces queremos aprender… pero la meditación solo te enseña ella misma con los años… y con las miles de horas que has meditado.

Que uno se sienta un poco mejor por haberse sentado, no cambia nada; sigues teniendo un personaje muy pesado. La meditación quiere llevarte más allá de este personaje.

P: Háblenos de ese proceso de purificación…

R: Es una parte del proceso meditativo, purificar, limpiar el contenido psíquico de la persona, pero también, según se va purificando, va quedando la observación de lo que uno es. Y lo que uno es no tiene nada que ver con nuestro cuerpo o con nuestra mente; es la plenitud. El logro de la meditación es impresionante… y la usamos para algo muy pequeñito como encontrarnos algo mejor.

Es un poco como el yoga: deberíamos volver a poner la palabra yoga y meditación en su lugar adecuado.

5ª clave: Maestros que nos irritan y coherencia hinduista

P: Pero a veces se nos aconseja que simplemente nos sentemos en silencio. ¿Una mente colgada en el vacío nos lleva a algo?

R: Puede hacer que te sientas mejor. Unos momentos de estar en ti mismo siempre te ayudan; incluso observar tus pensamientos y saber qué te gusta y qué no de ti siempre es positivo. Pero esto no es un camino por sí mismo. En los Shiva-sutras hay una frase que dice: “El guru es el medio”. El maestro te enseñará tu infinitud y también aquello que te impide conocer tu infinitud; tu propia mente no te lo va a mostrar nunca. En oriente es tan normal que un maestro te enseñe, desde la libertad… Aquí pensamos en un maestro como si fuera alguien que tomara posesión de nuestra vida, y es al contrario.

P: Se dice que yoga no es un camino religioso, y sin embargo usted lo aborda desde el hinduismo.

R: Pero es que el hinduismo no es una religión, sino que su nombre es Sanata dharma, el dharma eterno. No viene de ningún libro sagrado, de ningún mesías o profeta, de ninguna creencia ni de tener fe; es la observación del orden cósmico, rita, y esto nos lleva a observar también lo que somos.

La meditación hindú forma parte integral del hinduismo, es su hija, tal como la meditación budista es hija del budismo. Pero es como que estos ismos nos irritan… Sí, la meditación es una práctica espiritual hindú, ¿por qué no? ¿Y por qué no puedo practicarla, comprenderla y profundizar en ella si la siento válida? Igual que un cristiano profundiza en los métodos de divulgación cristiana. Es sentirse parte de algo… Hacerlo simplemente a mí manera muchas veces es un autoengaño; el ego se siente muy satisfecho pero ¿qué fruto va a dar esa práctica?

P: Es por eso que usted recomienda ceñirse a las practicas que tradicionales que derivan del hinduismo…

R: Si uno siente esta conexión… ¿Quieres hacer yoga de verdad? Pues cíñete a los maestros de yoga hindúes y a los textos, porque de aquí viene toda la sapiencia, no hace falta darle muchas más vueltas.

6ª clave: Ni yoga agnóstico ni todo lo nuevo es mejor

P: Entonces, no existe el yoga agnóstico…

R: Sí, pero no hace falta que le llamen yoga. Yoga es una palabra hindú; tú tomas la palabra de esta tradición y luego creas algo nuevo. Hazlo, pero no usurpes una palabra que tiene una tradición y un contexto muy claros. El yoga es un dharsan, una visión ortodoxa que acepta la de los rishis védicos como veraz, como una posibilidad de ser experimentada; así lo dicen las Upanisads: el yoga, por medio de su ascesis, quiere llegar a este estado. Si sacamos al yoga de ese contexto, pierde fuerza.

Pero es cierto que vivimos en una España en que la palabra religión nos irrita; la palabra espiritualidad casi también, y tradición también… Somos muy irritables… pero hemos de empezar a ser un poco más serios si queremos seguir un camino de verdad. Hay antiquísimos caminos de transformación y sapiencia, ¿por qué no dejar que estas aguas puras nos laven y nos ayuden? ¿Por qué esta individualidad tan patológica que estamos desarrollando, como si lo nuevo fuera mejor?

Hasta Krishna en la Bhagavad Gita le dice a Arjuna que no le enseña nada nuevo. Los maestros de las Upanisads, hace miles de años reconocen que solo transmiten lo que los antiguos ya decían… Mis maestros nunca me enseñaron nada que fuera nuevo. Yo no espero nunca nada nuevo…

P: Las innovaciones se han dado más bien en el yoga físico, empezando por los maestros hindúes más conocidos…

A: Ese darle más importancia al tema físico no nace en Occidente, sino de toda una generación de maestros hindúes; algunos viajan aquí y empiezan a desligar la parte más profunda y meditativa del Hatha yoga poniendo todo el foco en la postura y en un yoga cada vez más duro, más fuerte y más físico en cierta manera.

Hace 40 años, cuando yo empecé a hacer yoga, las clases eran distintas, hacíamos los ásanas de uno en uno y permanecíamos en ellos; casi no había secuencias, relajabas un poco y volvías al ásana contrario para nivelar… Y llegó este otro concepto a causa de esos maestros que lo fueron cambiando y también porque Occidente pedía un poco más de movimiento, como si fuera gimnasia… Y entre unos y otros, aquí estamos.

7ª clave: Yoga para resacralizar la vida y transformar el mundo

P: ¿Cómo recomienda usted llevar el yoga a la vida actual, a la vida cotidiana?

R: Esta sociedad se ha hecho tan extravertida, tan hacia fuera, que el yoga bien utilizado sería como volver a sacralizar nuestra vida, nuestra comida, nuestros sueños, la forma en la que tratamos a los demás, a los animales, al entorno, a la naturaleza. Si viviésemos con ahimsa, satya, asteya… las bases del yoga, la sociedad podría transformarse mucho; primero vendría la transformación de uno mismo, pero luego sería un impacto muy fuerte en todo lo demás. Esa es la grandiosidad del yoga tradicional.

Esta conversación puede ser un compartir de corazones profundo, respetuoso y viendo la divinidad que hay en el otro, o puede ser una charla vulgar. ¿De qué depende? De nuestro estado yóguico. Si me hago uno con el yoga, si me elevo con el yoga, si me hago más luminoso, esta luz se mueve conmigo, estoy transformándome y transformando lo que me rodea. Desde el yoga sería la oportunidad de resacralizar este mundo del que solo miramos las manchas del suelo.

P: Para acabar, ¿qué quisiera lograr con su trabajo de impartir enseñanzas?

R: No espero ningún logro, sino que disfrutemos y que pueda haber persona que pueda reconocer y valorar esta profunda enseñanza y avivarla en su interior. En mi vida yo con esta enseñanza he sentido una gran plenitud, y si alguien puede reconocer esto, para mí es lo mejor que le pueda ocurrir. Simplemente esto.

Entrevistas anteriores:

https://www.yogaenred.com/2014/09/22/entrevista-swami-satyananda-el-ser-humano-sigue-aspirando-a-la-plenitud/
https://www.yogaenred.com/2016/06/09/entrevista-con-swami-satyananda-saraswati-lo-mas-importante-del-yoga-se-aprende-en-silencio/

Autres articles sur
Par • 14 Oct, 2019 • Sección: Interview