Yin Yoga como herramienta para la calma

Cada vez oímos hablar más de de Yin Yoga, pero ¿sabes exactamente cómo se practica? Yin Yoga es una práctica profunda y meditativa que aumenta tu conciencia, te permite sentir energías y sensaciones más sutiles y te enseña a relajarte profundamente. Escribe Beatriz Ledesma.

Foto de Personas creado por yanalya – www.freepik.es

Yin Yoga se enfoca en recuperar y expandir el rango original de movimiento de los tejidos conectivos tales como: fascia, ligamentos, tendones y articulaciones. Además, recupera la curvatura natural de la columna vertebral y aumenta la flexibilidad general del cuerpo.

La práctica de Yin Yoga se basa en tres pilares fundamentales que no se pueden separar, pues están conectados entre sí.

1º Práctica de mindfulness y meditación

Estamos en una sociedad sobreestimulada en todos los aspectos. De alguna manera necesitamos volver a un centro donde poder gestionar lo que manejamos en nuestra vida a nivel personal y social. A través del mindfulness, en la práctica trabajamos la atención sin juzgar lo que surge, dejando ir la evasión, negación o lucha con nuestra experiencia en ese momento.

Mindfulness nos ayuda a crear la atención continuada para observar no solo la mente, sino también el cuerpo.

2º Es un yoga funcional

Yin yoga te va a ayudar hagas el yoga que hagas, porque los diferentes practicantes sienten las posturas diferentes. Es un proceso de investigación que lleva tiempo.

La atención de la que hablaba en el punto anterior la queremos también para observar la parte física. A veces ocurre que llevas mucho tiempo practicando yoga y ves que por mucho que sueltes, que respires, no llegas a lo que crees que debería llegar el cuerpo en la postura. Una vez que se suelta toda la tensión física y de tejidos, los límites últimos del cuerpo son óseos y ese límite no va a cambiar. Esta parte funcional nos ayuda a ver que todos somos diferentes a nivel esquelético y a adaptar nuestra postura según nuestras necesidades.

El tiempo en Yin es muy importante. Permanecemos en las posturas entre 3 y 5 minutos habitualmente, aunque se puede estar menos tiempo o más tiempo. Llegas a la postura, le das tiempo al cuerpo, a los tejidos conectivos, comienzas a soltar y recibes mucha información de cómo es tu cuerpo y qué sientes en distintas zonas.

3º Tiene una parte energética

Yin une dos tradiciones: la tradición de Hatha Yoga, y la Medicina Tradicional China y filosofía taoísta.

En Yin Yoga utilizamos las posturas (asanas) para equilibrar el flujo de energía vital o chi a través los canales energéticos y aportar salud a los órganos internos asociados a cada canal.

A estos pilares, se unen los tres principios fundamentales que constituyen la base de una práctica segura de Yin Yoga:

  1. Respetar el límite que te indica el cuerpo: no vayas en la postura desde el principio a tu límite, quédate antes y permite que el cuerpo se vaya abriendo y ablandando poco a poco.
  2. Permanecer en quietud: una vez has alcanzado tu límite, busca la quietud tanto del cuerpo, como de la respiración (en el sentido de que es una respiración tranquila), y en tu mente.
  3. Mantener la postura durante un tiempo: el beneficio de esta práctica viene de mantener la postura durante un tiempo que puede oscilar entre 1 minuto o 10 si tienes una práctica más regular, con el fin de llegar a los tejidos más profundos del cuerpo.

Encuentras tu postura, tu respiración y observas qué hay y qué puedes equilibrar

A través de esta práctica tenemos la oportunidad de investigar, de ser amables hacia nosotros mismos y de practicar como forma de encontrar nuestro bienestar.

Yin Yoga nos ofrece la experiencia de volvernos hacia adentro, con quietud y consciencia, lo que a menudo es bastante desafiante ya que nuestras mentes están acostumbradas estar activas todo el tiempo. Es una herramienta que nos ayuda a limpiar la mente y a comenzar un hábito que nos ayuda a estar más presentes, en calma.

Este estilo trabaja el sistema nervioso parasimpático por lo que es muy efectivo para aliviar la ansiedad, el estrés o la depresión. Este sistema es el encargado de la relajación, regula la respiración, digestión y la circulación. Pongamos como ejemplo a una persona que acaba de pasar un momento de tensión, a consecuencia de lo cual normalmente tendría una respuesta de lucha que es promovida por la adrenalina. Sin embargo, cuando hay una activación del sistema parasimpático, la respiración se mantiene estable, los músculos permanecen relajados.

Importantes beneficios del Yin Yoga

  • Reduce el estrés, la ansiedad y la depresión.
  • Equilibra las emociones y aquieta la mente.
  • Mejora la flexibilidad.
  • Mejora y beneficia a las articulaciones y la fascia.
  • Ayuda a la relajación mental.
  • Permite adentrarse más en un@ mism@ y tomar plena consciencia.

En el ajetreo de la vida, el Yin Yoga es una forma fantástica de recuperarse del estrés diario.

Beatriz Ledesma. Profesora de yoga en Madrid y online
Clases de Hatha Yoga, Restaurativo y Yin Yoga.

Clases en mayo: el días 22, clase de Yin Yoga online, y el 23, clase presencial de Yin Yoga para las caderas.
En junio , solo prácticas de Yin online.
Más información: www.lacalmadebea.com

_____________________________________________

 

 

Otros artículos sobre ,
Por • 10 May, 2021 • Sección: Firmas