Meditación guiada de la semana: El Loto

El profesor de yoga Julián Peragón (Arjuna) inaugura esta nueva sección semanal con esta preciosa meditación guiada. Lee su explicación previa antes de escucharla de su propia voz en el enlace que encontraréis más abajo.

Photo by Zdeněk Macháček on Unsplash

Todas las flores por su delicadeza y belleza pueden ser soportes para despertar en nosotros ternura, sensibilidad y amor. En especial la flor de loto, tan apreciada en Oriente en toda la iconografía hinduista y budista.

El loto se arraiga en el fango de los pantanos o ciénagas, desarrolla un largo tallo acuático y abre sus pétalos a la luz del sol y a la amplitud del espacio. De esta manera, podemos simbolizar la flor del loto como la integradora de los cuatro elementos: tierra, agua, fuego y aire, que vendrán a representar en lo humano nuestras sensaciones, sentimientos, intuiciones y pensamientos.

A pesar que el loto viene significando pureza tanto del cuerpo como de la mente, no nos podemos olvidar que sin fango no hay flor; sin embarrarnos en las circunstancias del mundo difícilmente podemos destilar una gran sabiduría. De ahí que la flor de loto que se cierra cada noche y se sumerge en las aguas estancadas aluda a la persona sabia que en medio de las triquiñuelas del mercado no pierde su bondad tal como el pétalo del loto permanece siempre inmaculado.

Escuhar el audio aquí:

http://meditacionsintesis.com/meditacion-del-loto/

Meditación transcrita:

Prepara tu postura meditativa con sencillos estiramientos y amplias respiraciones.

(Tres campanadas)

Una vez estés asentado en la postura con total estabilidad, haz un saludo de entrada respetuosa a tu mundo interior.

El cuerpo siempre será el primer soporte a atender a través de las sensaciones corporales que te recuerdan que detrás de los puntos de tensión se esconden actitudes y hábitos de vida que hay que revisar.

La respiración profunda y sutil, sin tensión, se convertirá en una puerta de entrada a tu interior que debes transitar.

(Una campanada)

En primer lugar lleva tus manos al centro del pecho y conecta con tu intimidad.
Siente profundamente los sentimientos guardados y no expresados que albergas en tu interior.
No intentes juzgarlos, sólo reconocerlos desde una actitud abierta.

(Una campanada)

A continuación cierra las manos en forma de cono como una flor de loto cerrada donde todos los dedos se juntan en una punta.
De la misma manera que la flor se cierra cuando no hay luz, tú también te repliegas cuando no hay amor o reconocimiento, o simplemente cuando necesitas recogerte en tu mundo interior para apreciar lo que sientes.
En este interior percibe todo el deseo de expresarte y el anhelo de entrega amorosa.

(Una campanada)

Poco a poco, desde la sonrisa interior, tus dedos se empiezan a abrir hasta formar la mudrâ del loto con los dedos abiertos manteniendo pulgares juntos entre sí y también los dedos meñiques. Mantén el gesto de las manos al lado del corazón.
Respira tranquilamente y desvela el mensaje de la flor: aprende a florecer.
Florece a pesar de la escasez, de las adversidades externas y de las resistencias internas, al igual que la flor tiene que superar la tierra, el agua y el aire para abrirse, por fin, a la luz benefactora del sol.

(Una campanada)

(Somos flores humanas destinadas a embellecer nuestra vida y nuestras relaciones)

Mantente en silencio hasta el final de tu meditación. Al finalizar, haz una inspiración profunda, un saludo respetuoso y unos estiramientos suaves para volver a tu realidad cotidiana.

Gracias por compartir estas meditaciones. Om Shanti, paz a todos los seres

Julián Peragón Arjuna. Antropólogo. Profesor de Meditación y Formador de profesores de la escuela Yoga Síntesis.

Formador de Yoga para la Meditación:
http://meditacionsintesis.com/actividades/yoga-para-la-meditacion-formacion-de-monitores/

 

Otros artículos sobre ,
Por • 19 Oct, 2020 • Sección: Meditación, Práctica