Calle Ramiro

'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

El síndrome de la titulitis en el yoga
Publicado el 19 Apr, 2018

El síndrome de la titulitis ha llegado también al ámbito del yoga. Diplomas títulos, certificados... Todo ello en lugar de trabajar sobre uno mismo intensamente, como en un laboratorio viviente, y poder experimentar a fondo las técnicas del yoga. Escribe Ramiro Calle. [1] Hace ya un buen número de años me llamaron del INEF para impartirles a los estudiantes tres días de técnicas de yoga. Ahora resulta, y es esperpéntico, que el INEF da certificados o diplomas de yoga como si el yoga fuera un ejercicio físico, una gimnasia o un deporte. Y es que el síndrome de la titulitis ha llegado también al ámbito del yoga. Diplomas títulos, certificados... Todo ello en lugar experimentar a fondo las técnicas del yoga, sin dejar nunca de lado el pranayama, al que muchas escuelas no prestan la menor atención, si bien los pranavadins insistían en que "no hay yoga sin pranayama". ¿De qué sirve conocer todos los mecanismos del aparato respiratorio si uno no se adiestra en el pranayama? ¿Qué reporta saber mucho de psicología profunda si uno no se entrena en la meditación? ¿Y conocerse al dedillo la influencia de los asanas o de la relajación profunda si uno no practica? Es como leer el prospecto del medicamento y no ingerirlo. En esta época del envanecimiento, donde lo que prima es jactarse y alardear, la gente quiere acumular títulos, certificados, diplomas... ¡Como si todo ello constelase el grado de evolución consciente de la persona o su nivel de autodesarrollo y capacidad para enseñar honestamente a los demás! Así sucede que se viene efectuando el más impúdico de los negocios desde hace años con las formaciones de profesores, explotando el afán por obtener un "papelito" que demuestre que la persona está capacitada para dar clases. Pero la pregunta básica es: ¿y quién garantiza que los que imparten esos cursos están capacitados para hacerlo y pueden mirar por encima del hombro a los demás y así realimentar su neurótico narcisismo? Todo ello al margen de si las sumas recogidas en esos cursos son legalmente declaradas. Y, por supuesto, está el tema de aquellos que quieren ansiosamente monopolizar la formación de profesores por dos razones básicas (ninguna de ellas altruista): afirmar su ego-rascacielos y llenar sus arcas, por mucho que se desgañiten diciendo que lo hacen por difundir las santas enseñanzas en aras de la Humanidad. Ramana Maharshi insistó hasta la saciedad: "El maestro habita dentro de ti!". Ni Matyendranath, ni Goraksana, ni Shankaracharya, ni Tilopa o Naropa, ni Ramana Maharshi o Ramakrishna, ni Aurobindo o tantos otros necesitaron ampararse en certificados, porque el más noble y sabio certificado eran ellos mismos. Ramiro Calle [2]Más de 50 años lleva Ramiro Calle impartiendo clases de yoga. Comenzó dando clases a domicilio y creó una academia de yoga por correspondencia para todo España y América Latina. En enero de l971 abrió su Centro de Yoga Shadak, [3] por el que ya han pasado más de medio millón de personas. Entre sus 250 obras publicadas hay más de medio centenar dedicadas al yoga y disciplinas afines. Ha hecho del yoga el propósito y sentido de su vida, habiendo viajado en un centenar de ocasiones a la India, la patria del yoga. Mira la página de Facebook de Ramiro Calle: https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874 [4] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/04/titulitis.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/05/RamiroCalle.jpg [3] http://www.ramirocalle.com/ [4] https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

La respiración consciente contra la ansiedad
Publicado el 9 Apr, 2018

Somos seres básicamente respirantes. Lo primero que hicimos al nacer es inhalar y lo último que haremos en esta vida es exhalar. Respiramos de quince a veinte veces por minuto y existe una estrecha relación entre la mente y la respiración, tanto es así que en el yoga se dice que la mente es el jinete y la respiración es el caballo. Escribe Ramiro Calle. [1] La respiración y los estados mentales y emocionales están íntimamente vinculados. Si estamos tranquilos y relajados, la respiración se hace más lenta, pero si estamos ansiosos o nerviosos, se hace más rápida. Si recibimos un susto, se entrecorta, y si estamos muy concentrados, se suspende unos instantes. Cuando padecemos angustia se hace jadeante y cuando estamos muy distendidos, se equilibra. A cada estado emocional y mental sigue un tipo de respiración y viceversa. Partiendo de este evidente principio, los yoguis se han servido desde muy antaño de la respiración para concentrar la mente y calmar los procesos emocionales y somáticos. La respiración es así una herramienta fabulosa para sosegarse e irse liberando de la agitación, la ansiedad o la zozobra. Basta con hacer una respiración un poquito más consciente, lenta y larga (lo que puede llevarse a cabo paseando por una playa, en un parque o en cualquier lugar donde uno se encuentre), para que el sistema nervioso se tranquilice y las emociones se pacifiquen. Por ejemplo, la respiración diafragmática es un verdadero bálsamo, seda el sistema nervioso y resulta idónea para utilizarla durante la relajación profunda. La respiración consciente, asimismo, acrecienta y unifica la consciencia, nos reporta vitalidad y plenitud y nos ayuda a desarrollar la presencia de ser. Estando atentos a la respiración volvemos a nuestro centro, es decir, nos recentramos y aquietamos. Como la respiración es nuestra constante compañera mientras estamos en este cuerpo, la podemos convertir en una aliada excepcional para estar más atentos, vivos, plenos y aplomados. La atención a la respiración se convierte en una especie de ganzúa para explorar otros planos de la consciencia, y la denominada meditación sobre a respiración es una meditación universal, porque cualquiera puede usarla tenga o no tenga uno u otro tipo de creencias, sea niño o anciano, sano o enfermo. La respiración consciente se convierte en un medicamento de gran eficacia, y sin contraindicaciones, para permanecer armónico y desarrollar claridad mental y ecuanimidad. Un valiosímo ejercicio de respiración que debería aprenderse desde niño es el denominado "respiración integral", que consiste en llevar el aire lentamente por la nariz desde el viente, ininterrumpidamente, hasta la zona más alta del tórax pasando por la zona intercostal. Esta respiración influye muy favorablemente en tres niveles: el somático, el energético y el mental. Es una fuente de vitalidad y plenitud y se puede realizar extendido, sentado o de pie. La respiración, pues, se puede utilizar de dos maneras: como ejercicio respiratorio y como soporte para la denominada meditación sobre la respiración; ésta última hay que llevarla a cabo respirando con toda naturalidad. Incluso en la vida diaria, ante una situación estresante o intranquilizadora, podemos calmarnos haciendo una respiración un poquito más lenta y más larga. Sus efectos ansiolíticos son evidentes. Y siempre podemos encontrar en la respiración una amiga con la que ayudarnos a sosegar los procesos del cuerpo y de la mente y una herramienta muy efectiva para encontrar nuestro "punto de quietud". Ramiro Calle [2]Más de 50 años lleva Ramiro Calle impartiendo clases de yoga. Comenzó dando clases a domicilio y creó una academia de yoga por correspondencia para todo España y América Latina. En enero de l971 abrió su Centro de Yoga Shadak, [3] por el que ya han pasado más de medio millón de personas. Entre sus 250 obras publicadas hay más de medio centenar dedicadas al yoga y disciplinas afines. Ha hecho del yoga el propósito y sentido de su vida, habiendo viajado en un centenar de ocasiones a la India, la patria del yoga. Mira la página de Facebook de Ramiro Calle: https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874 [4] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/04/RespiracionConsciente.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/05/RamiroCalle.jpg [3] http://www.ramirocalle.com/ [4] https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Ajudar os professores a
Publicado el 26 Mar, 2018

Los maestros de ayuda son quienes nos han legado métodos, enseñanzas, técnicas para acompañarnos en nuestro camino hacia la autorrealización. Todos disponemos de ese potencial, pero ellos nos facilitan y señalan el camino, entregándonos mapas espirituales, brújulas orientativas, enseñanzas para que podamos tener más certeza y eficacia en nuestro viaje interior. Escribe Ramiro Calle. [caption id="attachment_34570" align="aligncenter" width="605"] [1] (c) Can Stock Photo / fizkes [2][/caption] Hay una serie de maestros que no son anónimos, como Buda, Mahavira, Lao-tse, Jesús, Tilopa y tantos otros, pero hay infinidad de maestros -muchos más- que son totalmente anónimos pero que han contribuido a aportar sus enseñanzas a lo que llamamos “el río de la sabiduría perenne”. Estos maestros de ayuda no solamente son de carne y hueso, sino que también sus textos, sus enseñanzas, han quedado aquí y son como lámparas en la senda hacia adentro. Pero, es más, cada uno puede ir encontrando sus maestros incluso en lo más cotidiano, porque todo puede constituirse en un maestro. La vida ya es una maestra por sí misma, y un animal doméstico, y la Naturaleza, y nuestros amigos; todo se puede convertir en un maestro si sabemos aprovechar las enseñanzas de las personas, de las situaciones, de las circunstancias con las que vamos relacionándonos a lo largo de la vida. Han existido grandes maestros de ayuda, lo que se ha venido en llamar “grandes iniciados" , porque se han perpetuado sus nombres y enseñanzas desde la más remota antigüedad. Pero, a la larga, todo es un maestro, y cada uno va encontrando maestros de acuerdo a su grado de entendimiento. Y a veces hasta un hecho fortuito, una coincidencia, es un maestro si sabemos orientarnos a través de ello o mediante lo que se llaman sincronicidades, esas causalidades o esas coincidencias cargadas de sentido que, muchas veces también, si desarrollamos la intuición, nos permiten elegir unas u otras vías. Tu actitud es esencial En realidad, todo puede instrumentalizarse y, como dice el Tantra, el mismo suelo que te hace caer es en el que tienes que apoyarte para levantarte; la misma espada que te quita la vida, es la espada que te la salva. Nisargadatta decía: “Dale la bienvenida a todo lo que te ayude en la autorrealización, descarta todo lo que no te ayude en la misma”. Si uno sabe instrumentalizarlo todo, todo nos puede ayudar: el trato con tu jefe horrible, que es tu maestro de paciencia y ecuanimidad; la vida con sus enormes problemas; todo, pero ese todo depende de la actitud. Hay un adagio en el Tantra que dice: “Lo que a unos les lleva al cielo, a otros les lleva al infierno”. Todo depende de la actitud, de cómo tomas las cosas. Toda la vida es un péndulo: el yin y el yang basculan hacia uno y otro lado, pero si uno lograra subir por la varilla del péndulo y situarse arriba en el centro, lo veríamos desplazarse a la derecha y a la izquierda pero estaríamos perfectamente sosegados, sin ser zarandeados de uno a otro lado. Ese situarse arriba es lo que llamamos en el yoga “el sereno observador”, “el contemplador sosegado”, capaz de ver sin implicarse en lo que ve. Es una conducta muy interesante no implicarse, porque si vamos a intervenir para perjudicar la situación es más sabio no intervenir. Y de ahí la enseñanza del wu-wei del taoísmo, el no hacer, que no quiere decir que no hagamos, sino el hacer desde la calma y la quietud; no es ser pasivo sino activo, pero conservando una parte de nosotros esa calma o wu-wei, para que como nos aconsejara Buda, podamos estar sosegados entre los desasosegados y libres de ansiead desde entre los que ansían. Ramiro Calle [3]Más de 50 años lleva Ramiro Calle impartiendo clases de yoga. Comenzó dando clases a domicilio y creó una academia de yoga por correspondencia para todo España y América Latina. En enero de l971 abrió su Centro de Yoga Shadak, [4] por el que ya han pasado más de medio millón de personas. Entre sus 250 obras publicadas hay más de medio centenar dedicadas al yoga y disciplinas afines. Ha hecho del yoga el propósito y sentido de su vida, habiendo viajado en un centenar de ocasiones a la India, la patria del yoga. Mira la página de Facebook de Ramiro Calle: https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874 [5] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/03/Profesor_Yoga.jpg [2] https://www.canstockphoto.es [3] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/05/RamiroCalle.jpg [4] http://www.ramirocalle.com/ [5] https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Yoga, el primer método de mejoramiento humano
Publicado el 28 Feb, 2018

El yoga es el reeencuentro con lo más genuino de nosotros mismos. Es un sendero de vuelta al hogar interior, hacia aquel centro en el que podemos hallar esa serenidad, integración y satisfacción que no pueden ser totalmente conseguidas en la mente superficial ni en el mundo circundante. Escribe Ramiro Calle. [1] El yoga es aprender a escuchar la voz y los dictados de todos los elementos que forman nuestro ser: físico, psicomental, energético y espiritual; es un puente hacia la naturaleza original que permanece en uno mismo, hacia el testigo que habita detrás de todo lo que es adquirido y, por tanto, ajeno a uno y no propio. El yoga es mística, psicología (la primera del mundo), ciencia de la salud integral, medicina natural, filosofía y actitud vital. Es, sobre todo, un método de mejoramiento humano, un sendero hacia el bienestar y una técnica de liberación del sufrimiento innecesario. El yoga hace del practicante su propio maestro y su propio discípulo, proceso y meta, llamada y búsqueda. El último objetivo es la captación de la realidad tal y como es, lo que representa la plena consciencia y la liberación mental. El yoga comporta un entrenamiento del cuerpo y de la mente, así como el cultivo de emociones positivas, el desarrollo de una verdadera ética y libre de condicionamientos sociales, el cultivo de la compasión y la lucidez. Es adogmático y no impone ningún tipo de creencias. Procura los métodos solventes para conocerse, transformarse y realizarse. El yogui se convierte en su propio laboratorio viviente y se adiestra en técnicas de control psicosomático para que mente y cuerpo cooperen armónicamente en el autodesarrollo y la evolución consciente. El cuerpo mismo se torna una valiosa herramienta de autoconocimiento y realización interior, puesto que la corporeidad es nuestra compañera a lo largo de este tránsito existencial. La mente es también nuestra inseparable y a menudo desconocida compañera. Aprendiendo a controlar le cuerpo vamos dominando la mente; adiestrándonos en el dominio de la mente vamos controlando el cuerpo. El nexo es la respiración y la quintaesencia de .la respiración es prana o fuerza vital que todo lo anima. Este mejoramiento humano no representa el apego al cuerpo o la personalidad, sino un modo de irlos trascendiendo y estableciéndose más en la esencia. Mientras el cuerpo y la mente están presentes, se pueden convertir en idóneos medios para trascenderlos y recuperar "aquello" que se sitúa más allá de ambos y que unos llaman el atmán, otros el Ser o el Sí-mismo, otros el Vacío o lo Absoluto. Muchos dedos apuntan a la luna, en tanto que la luna es una. Ramiro Calle [2]Más de 50 años lleva Ramiro Calle impartiendo clases de yoga. Comenzó dando clases a domicilio y creó una academia de yoga por correspondencia para todo España y América Latina. En enero de l971 abrió su Centro de Yoga Shadak, [3] por el que ya han pasado más de medio millón de personas. Entre sus 250 obras publicadas hay más de medio centenar dedicadas al yoga y disciplinas afines. Ha hecho del yoga el propósito y sentido de su vida, habiendo viajado en un centenar de ocasiones a la India, la patria del yoga. Mira la página de Facebook de Ramiro Calle: https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874 [4] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/02/Yoga_Mejora.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/05/RamiroCalle.jpg [3] http://www.ramirocalle.com/ [4] https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Mente clara, corazón tierno
Publicado el 21 Feb, 2018

Mi buen amigo, el editor y escritor Álvaro Enterría me envía el enlace de este maravilloso vídeo desde Benarés y que con mucho placer comparto con todos vosotros, amigos. Me congratula hasta lo más profundo el amor que se evidencia hacia los animales. Escribe Ramiro Calle. [1] Es un vídeo cargado de ternura; ese amor desconocido para los maltratadores de animales, como el caso de Patxi Irazusta, que tenía en un lamentabilísimo estado a las cabritas en su terreno en Donostia y al que tantas veces he denunciado. Gente como Patxi Irazusta, deshumanizado por completo, son su propio castigo y ¿qué otro castigo peor puede haber? Gracias, Álvaro, por compartir este vídeo saturado de amor y, por tanto, de esperanza. Viajé a Benarés la primera vez en 1972 y después lo hice en 1973 con mi madre, mi hermano Miguel Ángel y las magníficas profesoras de yoga Almudena Hauríe y Mari Nieves Corral, pioneras del yoga es España. Como me dijo Baba Muktananda cuando le pregunté sobre el amor, "el amor es amor". O se siente o no se siente. Una mente clara lleva a un corazón tierno; un corazón tierno es un sol sin sombras. No os perdáis el vídeo Be My Valentine: https://www.youtube.com/watch?v=ZeKvvjg-jXY [2] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/02/MenteClara.jpg [2] https://www.youtube.com/watch?v=ZeKvvjg-jXY

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Yoga, em busca do self e além de ser
Publicado el 15 Feb, 2018

El término yoga es unión, enlace, vínculo, conexión, yugo. Una técnica de liberación y autorrealización mediante la cual el yogui va aprendiendo a conectar con su ser más profundo para poderse fusionar con lo que está más allá del ser individual. No se trata, pues, solo de conocer, sino en especial de conocer al conocedor. Escribe Ramiro Calle. [1] Numerosas técnicas del yoga han sido concebidas y ensayadas desde hace milenios para hacer posible la máxima elevación de la consciencia y que el yogui pueda ampliar sus posibilidades mentales y actualizar todos sus recursos espirituales. Incluso el verdadero hatha-yoga, por supuesto, pone los medios para poder así desembocar en el radja-yoga o yoga del control sobre la mente para ir allende la mente ordinaria y conseguir la visión intuitiva. Si el hatha-yoga se desposeé de su sentido de método para la elevación de la consciencia, pierde todo su sentido y tiende a convertirse en una simple gimnasia, por exótica que resulte. Hay practicantes de distintas variantes de yoga físico que, por sus propias carencias espirituales, se empatanan en la obsesión por el cuerpo, sin comprender que el dominio, incluso circense, sobre el mismo no te convierte ni mucho menos en un yogui. Ese apego al cuerpo, ese desmesurado afán por afirmarse a través de una casi "espeluznante" flexibilidad, estanca al practicante y le impide ir más allá. El control sobre el cuerpo es un medio, pero no un fin; es evitar hasta donde sea posible los obstáculos que presenta el cuerpo para poder estar en mejores condiciones de llevar a cabo el trabajo de la autorrealización. Como señala contundentemente el escritor y editor Alvaro Enterría en mi obra Yoga, método Ramiro Calle "es una pena que una tradición que tiene por fin acabar con la identificación del hombre con su cuerpo y su mente, se convierta en un culto al cuerpo. Hoy en día todo vale, hay una enorme confusión". Esta enorme confusión ha sido en parte creada, en el terreno de la desvaída neoespiritualidad, por intereses económicos, por un lado, y por la ceguera en muchas ocasiones de los que ·"consumen" los artículos pseudoespirituales, toda vez que, como con su particular sentido del humor ya declaró Mark Twain "se tarda más en explicarle a alguien que le han engañado que en engañarle". Pervirtiendo muchas de las tradiciones de Oriente, muchos charlatanes que apenas poseen un puñado de conceptos sobre las mismas comercian con ellas simplificando sus enseñanzas incluso hasta lo esperpéntico. Así el editor y escritor Agustín Pániker señala: "El mundo de la espiritualidad está lleno de aprovechados y caraduras. Con el dinero que se mueve, se ha convertido en el verdadero bazar de los ladrones, rebosante de charlatanes". Para no pocos, el yoga y otras técnicas de autorrealización de Oriente se han convertido en un fetiche mercantil y un modo de engatusar a los demás. Aquí es necesario, más que nunca, utilizar el discernimiento correcto y poner a prueba al instructor, apartándose de cualquier grupo adoctrinante y con el típico tufillo, aunque encubierto, a sectarismo. Y a veces con el pretexto de que el yoga y otras técnicas de autorrealización deben evolucionar con los tiempos que corren, lo único que se hace es falsear la verdadera enseñanza y tergiversar sus métodos. Determinadas personas, muy influenciables, caen al final en las redes de esos gurús que dicen tener una visión cósmica y no ven más allá de sus cejas. Aquí es donde me gusta recordar las sabias palabras de Nisargadatta: "Tú mismo eres tu último maestro. Tu maestro exterior no es más que una señal indicadora. Sólo el maestro interior seguirá contigo a lo largo de todo el camino hacia la meta, porque él es la meta". Ramiro Calle [2]Más de 50 años lleva Ramiro Calle impartiendo clases de yoga. Comenzó dando clases a domicilio y creó una academia de yoga por correspondencia para todo España y América Latina. En enero de l971 abrió su Centro de Yoga Shadak, [3] por el que ya han pasado más de medio millón de personas. Entre sus 250 obras publicadas hay más de medio centenar dedicadas al yoga y disciplinas afines. Ha hecho del yoga el propósito y sentido de su vida, habiendo viajado en un centenar de ocasiones a la India, la patria del yoga. Mira la página de Facebook de Ramiro Calle: https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874 [4] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/02/YogaBuscadelSer.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/05/RamiroCalle.jpg [3] http://www.ramirocalle.com/ [4] https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

‘El Faquir’, 15 ediciones
Publicado el 5 Feb, 2018

Mi relato espiritual e iniciático más leído y emblemático, El Faquir, editado por Martínez Roca, ya ha conseguido quince ediciones en castellano, y también puede encontrarse en inglés (The Fakir) en Amazón, magníficamente traducida por Arturo Mesón. Escribe Ramiro Calle. [1] No quiero dejar de compartir con vosotros lo que al respecto de esta novela me ha escrito Pablo Meglioli, mi reciente pero muy buen amigo argentino, explorador de la vida interior, humanista y comprometido seriamente con la vida espiritual, además de ser un destacado empresario: "Me gustaría comentarte lo que para mí ha significado El Faquir desde que lo leí hace unos meses. Es el más maravilloso libro de viajes y aventuras, de enseñanzas espirituales y prácticas para la vida diaria, que jamas haya leído. El Faquir entretiene, asombra, pero sobre todo enseña y emociona con sus personajes tan queribles y entrañables. Hernán, el gran buscador, y Suresh el gran maestro, hacen un gran dúo de compañero y maestro en el camino espiritual que no dejan de entretenernos hasta la última página, ya que comparten momentos inolvidables de acción, de tristeza, de dudas, de dolor, pero también de alegría, amor y, sobre todo, valor para ir superándose a medida que van liberándose sus apegos y miedos. Creo que la gran lección de El Faquir es que todos podemos, con mucho valor y esfuerzo, superarnos cada día para alcanzar lo más valioso que jamás logremos obtener: nuestra paz interior, encontrando el camino del alambre que es el camino del medio, el de la ecuanimidad. Nadie más lo va a hacer por nosotros, y solo depende de nuestro valor y convicciones y de cumplir con nuestro sadhana (entrenamiento) diario. He tenido el honor de poder obsequiar más de cien copias de El Faquir a mis más cercanos amigos y conocidos en Argentina, ya que aquí no se puede conseguir, y la repercusión del boca en boca ha sido tan sorprendente que me ha llevado a pedir cien ejemplares más. Connsidero que sería muy valioso que este gran libro se pudiera editar en Argentina y aquí se pudiera conseguir fácilmente, igual que en otros países de Latinoamérica. Sueño con algún día poder ver la película de El Faquir, que podría así mostrar a muchas personas esta emocionante historia y acercar Oriente a Occidente, lo que también repercutiría favorablemente en el turismo de la India y la India misma. Ramiro, ¡gracias de corazón por habernos regalado tan maravillosa historia!" Firmado: Pablo Megliori [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/02/RamiroCalle_Pablo-Meglioli.jpg

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

As melhores definições de meditação
Publicado el 31 Jan, 2018

Llevo dando clases de meditación a lo largo de cinco décadas y siempre trato de seleccionar para mis alumnos las más claras y significativas definiciones de meditación. El término tiene su raíz latina en los mismos vocablos que medicina, médico y medicamento. Escribe Ramiro Calle. [1] Podríamos decir que en cierto modo la meditación es una medicina para la mente y para el espíritu, pero es más aún, porque es también una técnica para ir debilitando las raíces de lo insano como son la ofuscación, la avidez y el odio. Comparto algunas de estas inspiradoras definiciones sobre la meditación: Es un método para entrenar y desarrollar la mente. Un método para superar los modelos de pensamiento que engendra sufrimiento y cultivar actitudes mentales sanas y positivas. Un procedimiento para superar los estados mentales de confusión y propiciar estados de lucidez y perspicacia. Un método específico para reorganizar la vida psíquica. Una técnica milenaria para ir logrando una mente clara y sosegada. La columna vertebral del trabajo interior para mutar la consciencia y conseguir una nueva y más armónica manera de ser. Un arte de vivir; una técnica de vida. El arte de detenerse conscientemente para ser; desconectar para conectar con uno mismo. Nada hay de mágico o misterioso en la meditación. Es un solvente método ensayado y verificado a lo largo de siete mil años para poder ir eliminando la ignorancia básica de la mente (causa de tanto sufrimiento inútil para uno mismo y para los demás) y desarrollar el entendimiento correcto o Sabiduría. Lo esencial es la práctica asidua y no desfallecer. La meditación enseña a meditar. Ramiro Calle [2]Más de 50 años lleva Ramiro Calle impartiendo clases de yoga. Comenzó dando clases a domicilio y creó una academia de yoga por correspondencia para todo España y América Latina. En enero de l971 abrió su Centro de Yoga Shadak, [3] por el que ya han pasado más de medio millón de personas. Entre sus 250 obras publicadas hay más de medio centenar dedicadas al yoga y disciplinas afines. Ha hecho del yoga el propósito y sentido de su vida, habiendo viajado en un centenar de ocasiones a la India, la patria del yoga. Mira la página de Facebook de Ramiro Calle: https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874 [4] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/01/Meditacion.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/05/RamiroCalle.jpg [3] http://www.ramirocalle.com/ [4] https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Meditação, uma nova forma de vida se aproxima
Postado em 15 de janeiro de 2018

La meditación es una técnica de vida, una actitud existencial y un modo de ser. No es solo la práctica, que resulta imprescindible, sino el conducir la meditación a la vida diaria y hacer de ella un arte de vivir. La práctica de la meditación enseña a meditar. La clave está en la disciplina, la motivación y la constancia. Escribe Ramiro Calle. [1] La mayoría de los ejercicios de meditación no consisten en penar, sino en percibir y sentir. Se sirven de la atención pura, libre de juicios y prejuicios. Uno de los ejercicios más antiguos y practicados por los yoguis consiste en seguir el curso del aire al entrar y salir de los pulmones. Se puede complementar con el de sentir y captar el momento fugaz en el que la inhalación se funde con la exhalación y viceversa. Tambien es de gran eficacia el ejercicio consistente en depositar la mente en las aletas de la nariz y focalizarse sobre la sensación táctil que el aire produce, evitando pensar, reflexionar o analizar. Para aprender a distanciarse de los pensamientos y no apropiárselos, ningún ejercicio tan eficiente como el de convertirse en el espectador implacablemente atento e inafectado de todo lo que va circulando por el espacio mental, sean pensamientos, ideas, recuerdos, fantasías, emociones o estados de ánimo. Se observa y se deja pasar, sin estar a favor ni en contra de lo observado, con máxima ecuanimidad. Excelente es el ejercicio que denominamos "la alerta serena" o "la atención sosegada", que estriba en estar presente aquí y ahora, atento a todo pero a nada en concreto. Cada vez que le mente se desvíe, se toma consciencia de que lo ha hecho y se vuelve al aquí-ahora. Para hallar refugio en uno mismo y desarrollar la presencia de sí, es sumamente útil el ejercicio que invita a adentrarse en uno mismo, recogerse, ignorar las actividades cotidianas, efectuar el silencio interior y conectar con la desnuda sensación "Soy". Si vienen pensamientos, son como nubes que pasan pero no nos afectan. Tenemos que irnos sumergiendo más y más en nosotros mismos y quedar absortos en la raíz de la mente. A fin de despejar y limpiar la mente, obteniendo calma profunda, disponemos del ejercicio que llamamos "visualización de la infinitud". Uno se representa el firmamento claro, despejado, sin límites. Igual que el azúcar se funde con el agua (ejemplo que no debe luego intervenir), vamos creando un sentimiento de plenitud y cosmicidad. Si vienen los pensamientos son como nubes que pasan pero no nos arrastran. También podemos recurrir al ejercicio conocido como "cortar los pensamientos en su raíz". Estamos muy atentos a la mente y cada vez que surja un pensamiento, lo cortamos con voluntad, evitando así "ser pensados por el pensamiento" y que éste configure el denominado discurso mental. No importa que surja el pensamiento detenido u otros, pues se vuelve a proceder de la misma manera. Mediante el entrenamiento de la meditación sentados podremos estar mejor preparados para estar más atentos en la vida cotidiana y que la atención sea seguida por la clara comprensión y la acción más diestra y correcta. Lo he dicho en mi Autobiografía espiritual y otras de mis obras. El mejor consejo que me dieron en la India es: "Medita". El mejor consejo que yo podía dar a los otros es: "Medita". Lograremos así que cuando algo no pueda ser cambiado, nosotros podamos cambiar nuestra actitud y mantener la lucidez y el sosiego. Y no es poco, enfocar los acontecimientos desde la calma y la claridad. Ramiro Calle [2]Más de 50 años lleva Ramiro Calle impartiendo clases de yoga. Comenzó dando clases a domicilio y creó una academia de yoga por correspondencia para todo España y América Latina. En enero de l971 abrió su Centro de Yoga Shadak, [3] por el que ya han pasado más de medio millón de personas. Entre sus 250 obras publicadas hay más de medio centenar dedicadas al yoga y disciplinas afines. Ha hecho del yoga el propósito y sentido de su vida, habiendo viajado en un centenar de ocasiones a la India, la patria del yoga. Mira la página de Facebook de Ramiro Calle: https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874 [4] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2014/05/Manos-buda.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/05/RamiroCalle.jpg [3] http://www.ramirocalle.com/ [4] https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Cavar o corpo
Publicado el 21 Dec, 2017

Hay que vivir el cuerpo para ir más allá del mismo y conectar con un tipo de energía que nos pasa desapercibida, pero que podemos actualizar y aprovechar. Los antiguos sabios hablaban de "cavar" en el cuerpo, es decir vivirlo profundamente y no solo la corporeidad en lo aparente o superficial, sino en lo más hondo. Escribe Ramiro Calle. [1] El cuerpo es así una preciosa herramienta para concentrarse y entrenar la atención e intensificar la consciencia. Cuando el asana se efectúa correctamente y se mantiene lo necesario, se torna una valiosa técnica de autoinmersión y el cuerpo nos ayuda a viajar hacia los adentros y situarnos en el contemplador silencioso. De ese modo la posición corporal es como una "silueta" que deja un rastro muy favorable en la mente. Se va alcanzando una extraordinaria fusión (yoga) entre el cuerpo, la mente y las energías. Pero eso solo es posible cuando la posición corporal se asume respetando todos los requisitos del auténtico hatha-yoga y se va prolongando el mantenimiento de la postura. Una cosa es si se quiere trabajar con los asanas solo en el nivel somático (para ello también ayuda igual cualquier técnica gimnástica) y otra cosa es si se quiere convertir la postura en una técnica psico-físico-energética. Nada se ha librado al azar o ha surgido por casualidad en cuando a las posturas del yoga o asanas. Son el resultado de una larga experimentación de siglos. El cuerpo se pone al servicio de la búsqueda interior: la postura corporal es así un punto de apoyo para trascender la energía más burda y captar sensaciones y energías más sutiles. En el cuerpo están todos los elementos, tales como la tierra, el agua, el fuego, el aire y el éter. Lo que es afuera es adentro o lo que es arriba es abajo, de acuerdo al principio iniciático. Apoyándose en el cuerpo, el hatha-yogui va explorando estados diferentes y superiores de consciencia. Al mantenerse la posición un tiempo considerable, se da una regulación de la respiración y se va produciendo el pratyahara o retraccón sensorial que propicia un estado de consistente interiorización. Por todo ello hay una diferencia abismal entre servirse de las posturas a modo de gimnasia o valerse de ellas como una tecnología psicofísica de alto valor transformativo. En el plano físico, las posturas conjugan masajes, estiramientos y presiones en puntos vitales del cuerpo y plexos nerviosos, habiendo tambien una definida acción sobre las glándulas. Existen tantas posturas precisamente para que no pase desapercibida ninguna parte o función del cuerpo. Pero el plano físico es solo una parte, ya que la postura buscar ir más allá y armonizar las energías y estabilizar la mente, volviéndola sobre su fuente más allá del pensamiento. Toda esta labor no se hace para apegarse al cuerpo, sino para desapegarse del mismo; no representa un culto al cuerpo, sino al ser; no es un medio para robustecer el ego, sino para debilitarlo. Todas las técnicas del verdadero hatha-yoga son para trascender y no para empantanarse más en el narcisismo o la autoimportancia. Ramiro Calle [2]Más de 50 años lleva Ramiro Calle impartiendo clases de yoga. Comenzó dando clases a domicilio y creó una academia de yoga por correspondencia para todo España y América Latina. En enero de l971 abrió su Centro de Yoga Shadak, [3] por el que ya han pasado más de medio millón de personas. Entre sus 250 obras publicadas hay más de medio centenar dedicadas al yoga y disciplinas afines. Ha hecho del yoga el propósito y sentido de su vida, habiendo viajado en un centenar de ocasiones a la India, la patria del yoga. Mira la página de Facebook de Ramiro Calle: https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874 [4] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/12/Asana_arbol.jpeg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/05/RamiroCalle.jpg [3] http://www.ramirocalle.com/ [4] https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874

[+]