El despliegue de Kundalini: de lo más burdo a lo más sutil

La energía cósmica se individualiza como prana o energía psicofisiológica y kundalini o energía del despertar o la liberación. Chit o Shakti es la energía cósmica y omniabarcante, que anima a todas las criaturas vivientes. Escreve rua Ramiro.

Shakti lo impregna todo, se dice que hasta los átomos, porque ella es la fuerza que sustenta el universo, la piedra angular de todos los cosmos.

El movimiento es gracias a ella, así como toda la sustancia primordial o naturaleza. Aparece como un germen o semilla que puede desarrollarse en el ser humano y que va reportando un entendimiento más claro y plenitud. Cuando despierta, el ser humano busca completarse interiormente y mirar en sus profundidades, emprendiendo una senda de evolución consciente y en donde la propia identidad real quiere penetrar lo Absoluto o Incondicionado.

Es por una lado el viaje hacia los adentros y por otro hacia lo más alto; es por un lado introspección y por otro expansión; se va hacia lo más profundo de sí mismo -introspección- y hacia lo más elevado -ascensión. En el Chakra Ajna o de la luz más pura, se da la confluencia (Bindu) de estas coordenadas, la horizontal hacia dentro de uno mismo y la vertical hacia la Conciencia.

Quando Kundalini comienza a activarse, mediante las técnicas yóguicas, la introspección y el trabajo interior en general, va reportando un tipo muy especial de sabiduría transformativa e iluminadora. El despliegue y ascensión de Kundalini permite ir teniendo una visión mucho más panorámica y a la vez penetrativa, pudiendo desvelar lo que se oculta tras las apariencias la nesciencia.

No se ve lo mismo desde el sotano (Muladhara) que desde los pisos altos (Anahata, Visshudha y Ajna). Cuando realmente Kundalini comienza a despertar, es ella la que te sirve de lúcida compañera y consejera para llevarte por la sinuosa senda hacia el Ser a la propia naturaleza real. Van poco a poco deviniendo el pensamiento correcto, la palabra correcta y las acciones correctas.

También purifica la mente y comienza a experimentarse una categoría especial de gozo, que es muy superior al goce sensorial. Los nadis o canales energéticos se van desbloqueando y muchas tendencia insanas van desapareciendo, así como se incrementa y amplifica la consciencia y, por tanto, la lucidez y la compasión. Surge un tipo de percepción mucho más consciente y pura.

Da igual como llamemos a Kundalini; es la simiente de iluminación o despertar que se pone en marcha, aunque puede haber aparentes estancamientos y retrocesos. En cada tradición espiritual se le puede llamar de uno u otra manera.

Transmutación liberadora

Del mismo modo que un tren va pasando por diferentes estaciones en su viaje, así Kundalini va llevando la luz a las diferentes esferas (chakras) de la persona: instintiva, energética, emocional, mental y supramental. Ayuda a canalizar, armonizar y orientar estas esferas.

Del mismo modo que cuando vamos ascendiendo por la ladera de la montaña hacia la cima, vamos amplificando nuestra visión. Así vamos obteniendo un tipo especial de discernimiento y una experiencia transformativa cuando vamos logrando la ascensión de Kundalini, o sea su viaje desde lo más tosco y telúrico en uno hasta lo más sutil y cósmico.

En esta ascensión se va refrenando o agotando la energía de los samskaras (impulsos subliminales) perniciosos. Se produce una transmutación liberadora. Ya no se vive solo a través de los chakras Muladhara o Swadisthana, sino que empiezan intervenir los más elevados y sutiles, permitiéndole al buscador nacer a otra manera de ver, sentir y proceder.

La boda alquímica se celebra en el chakra de los mil petalos o Sahasrara, donde se da la fusión (yoga) entre el atmán o ser individual y Siva o ser transpersonal. Hasta que no tiene lugar la unión (yoga) en el Sahasrara, el buscador puede experimentar aparentes retrocesos y todavía ser víctima de sus tendencias nocivas o samskaras, sucumbiendo a los engaños del ego.

La Kundalini se despliega y se repliega, como las olas van y vienen, y por eso el buscador no puede dejar el sadhana o practica espiritual, sino por el contrario intensificarlo con renovada motivación. Solo cuando acontece el verdadero despertar, ya no hay vuelta atrás y, como dijo Buda, “lo que tenía que hacerse ha sido hecho”.

Unas palabras más para prevenir a los genuinos buscadores de esas formas de yoga que se dicen Kundalini y no lo son en absoluto o de esos síntomas psicosomáticos que uno toma por la ascensión de Kundalini y que no son más que jugarretas de una incontrolada y efervescente imaginación. La práctica incesante, la recta aspiración y la puesta en práctica de las tres disciplinas (la ética, la mental y la de cultivo de la sabiduría) conducirá a un estado muy elevado de consciencia que han reconocido todos los maestros de unas y otras tradiciones y sirviéndose de términos diferentes. Kundalini sabe qué tiene que hacer una vez emerge de su letargo. ¿Quién podría saberlo mejor que ella si ella es la luz sin vestigio de sombras?

Calle Ramiro

RamiroCalleMais de 50 anos tem sido Calle Ramiro ensinar yoga. Ele começou a ensinar em casa e criou uma academia de correspondência de ioga para toda Espanha e América Latina. Em janeiro de l971 abriu sua Centro de Yoga Shadak, que já se passaram mais de meio milhão de pessoas. Seus 250 trabalhos publicados incluem mais de 50 anos dedicados à ioga e disciplinas relacionadas. Ele fez Yoga a finalidade e o sentido de sua vida, tendo viajado centenas de vezes para a Índia, a pátria do yoga.

Assista o Facebook de Ramiro Calle:
https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874

Ser sociável, compartilhar!

Você gostou deste artigo?

Subscreva a nossa RSS para que você não perder nada

Outros artigos sobre
Por • 15 Dec, 2016 • Sección: Calle Ramiro