Aclara tus dudas: ¿Puedo llegar a la perfección espiritual llevando una vida normal?

En esta sección Javier Ruiz Calderón ofrece respuestas a nuestras dudas sobre el yoga, su filosofía y sus técnicas desde una visión de la tradición yóguica actualizada y crítica. Todos estamos invitados a escribir a Javier a info@yogaenred.com planteando nuestras dudas o incertidumbres.

Designed by Freepik

Pregunta: ¿Puedo llegar a la perfección espiritual sin que mi prioridad/entrega sea la práctica espiritual, sino la familia, o la música, o cuidar enfermos…?

Respuesta: Una vez le preguntaron a Amma si se podía alcanzar la liberación mediante el servicio a los demás, sin hacer práctica espiritual formal, y dijo que sí. Eso lo confirma una historia tradicional: Vítthala (una forma de Krishna, también llamado Panduranga o Vithoba) estaba encantado porque Púndalika, uno de sus devotos, servía a sus ancianos padres con gran cariño y entrega. De modo que, en premio a su bondad, decidió concederle su darshan, es decir, manifestarse ante él.

Recordemos que la visión de Dios es la meta del bhakti yoga (yoga de la devoción), equivalente a la conciencia de lo Absoluto del jñana yoga (yoga del conocimiento), el samadhi (absorción mental) del raja yoga, etc. Así que Vítthala se le apareció a Púndalika. Cuando este lo vio, se emocionó muchísimo; pero, como en ese momento estaba atendiendo a sus padres, le dijo al Dios que esperara un momento y que volvería en cuanto terminara. Vítthala se quedó esperándole de pie sobre un ladrillo y con los brazos en jarras. Admirado ante el espíritu de servicio de Púndalika, que anteponía el cumplimiento de su dharma (deber) incluso a la visión de la Divinidad, prometió que se quedaría en Pandharpur en esa postura para bendecir a todos los devotos que acudieran a él. Desde entonces el templo de Vítthala de Pandharpur es el principal centro de peregrinación de Maharashtra, un lugar maravilloso en el que han centrado su sádhana (práctica espiritual) muchos grandes maestros —como Namdev, Tukáram o Jñanéshwar— y que recomiendo visitar a todos los que pasen por allí.

Las leyendas expresan simbólica y narrativamente enseñanzas muy profundas. Aquí se nos confirma que, como decía Amma, basta con cumplir a fondo el propio dharma o vocación para llegar a la liberación. Eso es el karma yoga, el yoga de la acción. Pero recordemos que normalmente el karma yoga solo funciona cuando se apoya en la concentración, la devoción y/o la sabiduría procedentes de los otros yogas.

El consejo general de los maestros es que practiquemos un yoga equilibrado, integral. Algunas personas extraordinarias, dotadas de una comprensión, una devoción, un espíritu de servicio, una capacidad musical… fuera de lo común, pueden convertir esa única actividad en su camino de salvación, en su yoga. Como dijo una vez Shri Nisargadatta Maharaj, cualquier cosa hecha a fondo, con dedicación exclusiva, puede llevarnos a la Meta. Pero al 99,99% de los aspirantes se nos recomienda cumplir nuestro dharma con desapego a la vez que realizamos una práctica espiritual formal que nos proporcione esa actitud desapegada (y llena de amor) necesaria para poder convertir la acción (karma) en karma yoga.

Javier Ruiz Calderón (Shánkara) es doctor en filosofía especializado en pensamiento de Asia y filosofía de la religión, materias que imparte en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid). Lleva cuarenta años estudiando y practicando yoga, vedanta y meditación. Enseña esas disciplinas, así como sánscrito y canto védico, y ha publicado seis libros y docenas de artículos sobre esos temas.

Próximas actividades: Entre semana, en el centro de Madrid: clases de Yoga y Filosofía y meditación (elvira_lakshmi@yahoo.com). 5-6 octubre, Donostia: «Mística, budismo y yoga contemporáneo» (http://www.yogamaitri.com/shankara-octubre.pdf). Octubre 2019 – junio 2020: Madrid y a distancia, algunos sábados: «Estudio de las escrituras del yoga y el vedānta: La Bhagavadgītā» (www.ashtanga-yoga-alcobendas.es) e «Introducción al advaita vedānta. El yoga del conocimiento» (www.ashtangaciudadjardin.es).

 

 

Otros artículos sobre
Por • 19 Sep, 2019 • Sección: Javier Ruiz Calderón