EscaladAsana: unión de yoga y escalada

Es un proyecto en el que pretendemos difundir los beneficios que aporta el yoga para la práctica de la escalada. Esta inquietud en investigar esta unión viene de la mano de nuestra experiencia. Sentíamos que las aportaciones del yoga a nivel físico y mental podían enriquecer la práctica de le escalada. Escribe Sonia Gracia Esteban.

Empezamos a experimentar con las compensaciones físicas que requieren los grupos musculares que más se cargan, también con las respiraciones y apneas que en ocasiones nos sobrevienen escalando, así como a nivel mental con las proyecciones de aquello que queríamos lograr como objetivo en la escalada.

Todas estas vivencias han sido explicadas y recogidas con ejemplos, propuestas, ejercicios y textos en lo que va a ser nuestro libro: EscaladAsana: Yoga aplicado a la Escalada.

Caminos donde confluyen

Creo que es dificil poder transmitir una idea si solo se ha quedado ahí, en una simple idea y no se ha experimentado. Así surge este proyecto, desde la experiencia.
Nuestra vida gira, hace años, entre la docencia del yoga y la práctica de la escalada, estos dos caminos se han convertido en el centro de nuestra existencia. Y es en esa confluencia desde donde comenzamos a sentir que la esencia del yoga y sus técnicas pueden ponerse al servicio de la práctica de la escalada.

El yoga nos habla de los ocho pasos del Raja Yoga, comenzando con los Yamas, pasos que hablan de la no violencia, la veracidad, la honestidad, el ahorro de energía en lo que hacemos y de no acaparar. Estos principios morales son totalmente adaptables a lo que es el desarrollo en si mismo de la escalada, y podría decir que casi necesarios para una mayor conciencia de nuestra práctica en la roca. Puedo ejercer violencia hacia mi persona si fuerzo más de lo que debiera, si tengo pensamientos de autosabojate en la consecución de algún objetivo, si tengo alguna molestia y sigo con la actividad, puedo caer en el desgaste físico si no descanso…
Los Yamas pueden crear una nueva perspectiva de relación en cuanto a las situaciones emocionales y morales hacia las que puede dirigirte la escalada.

El yoga y la escalada son dos prácticas con infinidad de puntos en común: la actitud de respeto hacia la naturaleza, la motivación de depurar la técnica, el cese del dialogo mental, la autoconfianza, la fluidez…

Es a nivel individual donde nace la motivación, el compromiso y la perspectiva desde donde se quiere mirar, desde donde se quiere conectar, tanto con la escalada como con el yoga, cuando más ampliemos nuestra mente, cuanto más crezcamos y de más herramientas dispongamos, con más recursos nos encontraremos para resolver en la vía de escalada, en nuestro proyecto, y en la vida.

Ambas prácticas comparten un fin común; en ambas se ha de aprender el desapego del resultado, tenemos que aprender a disfrutar del camino, con sus éxitos y sus fracasos, disfrutar del aprendizaje, disfrutar del próximo movimiento, ir encontrando la armonía en los gestos, en la respiración, ir progresando y viviendo el momento presente…

Las Asanas aumentan la propiocepción y la conciencia corporal. Aportan más agilidad, mejorando la flexibilidad y el equilibrio haciendo que la confianza aumente en lo físico, aumente cuando se está en la roca. Compensan la tensión que se crea en las zonas del cuerpo que más se solicitan al escalar ampliando así su movilidad.

A través de las técnicas del Pranayama, el yoga enseña a respirar de forma saludable, a crear conciencia aportando más recursos para controlar los momentos de apnea que se dan en la roca, cuando el miedo aparece o los musculos dejan de recibir oxigeno.

La Meditación aporta la interpretación del funcionamiento de la mente y son sus técnicas las que nos enseñan a «controlar“ y conocer la mente, lo que sin duda ayuda en los momentos de la escalada donde el diálogo mental se hace patente.

Como conclusión general lo que el yoga aporta a la escalada es:

–Nos amplía conocimientos para obtener más recursos y así poder aplicarlo a la escalada, abriendo el abanico de posibilidades de acción.

Trabaja la conciencia corporal para poder establecer una mayor conexión con mi cuerpo y con mis sensaciones, y poder trasladarlo al momento de vivencia en la roca.

Nos ofrece la parte física (tonificación muscular, estiramientos, equilibrios, compensaciones, respiración…) para apoyar, ampliar, optimizar el entrenamiento y la acción en la escalada.

Los beneficios de la unión de estas dos prácticas son muchos, pero sobre todo son vivenciales, solo a través de la vivencia y la experiencia podemos sentir su verdadero aporte, así como desde una actitud mental abierta.

Para ir cumpliendo objetivos necesitaremos: Motivación, constancia y práctica.

Sonia Gracia Esteban
Verkami Crowdfunding Creativo

Para conocernos en redes sociales: EscaladAsana en facebook / Instagram @escalada.asana
Nuestra página Web, en construcción.
Página Web Oficial: www.escaladasana.es

Otros artículos sobre
Por • 11 May, 2020 • Sección: Ocio