Meditación en movimiento: Santiyoga

El Camino de Santiago es una experiencia yóguica completa. Nos ofrece tantas enseñanzas sobre nosotros mismos que se puede comparar al camino del yoga. Y además es, sobre todo, una gran vivencia de la meditación en movimiento. Escribe Susanna García.

Tengo 100 kilómetros por delante y pienso: no sé si voy a poder. Tengo buena salud, no soy una gran deportista, pero la práctica de yoga hace que tenga un cuerpo ágil y una muy buena respiración. Pero temo llegar reventada a la siguiente etapa y con ampollas en los pies. Empiezo a andar, un paso, otro, y luego otro…

Voy entrando despacito en la naturaleza y a medida que camino inmersa en ella voy sintiendo una tranquilidad interna grande. Puedo percibir los colores cada vez con más nitidez y los sonidos se van clarificando en mis oídos. Me siento parte de la naturaleza, fundida en ella. De repente, veo pasar casi corriendo a otro peregrino y me percato de que no me importa llegar a ninguna parte y que estoy disfrutando de cada paso.

Mi compañera va delante pero no quiero correr y perderme toda esta sinfonía de belleza que emerje a mi alrededor. Por unos instantes entro en silencio conmigo, y ya no necesito nada más. Tengo un objetivo pero no corro para alcanzarlo.

Al terminar el viaje salgo del Camino de Santiago renovada y sorprendida. Seis días han bastando para poner en orden mi mente y sentirme muy muy en paz. Luego siento que me gustaría compartir esta experiencia con más personas, mostrarles que lo importante no es llegar a la siguiente etapa, sino vivir cada momento intensamente. Del deseo de compartir esta experiencia nace Santiyoga.

​La práctica de la meditación en el Camino de Santiago es importante porque es la manera de ahondar en lo esencial, de no perdernos nada de nada. Si aprendemos a parar, haremos del Camino un viaje extraordinario. ¡Te lo aseguro!

La caminata es ya de por sí una meditación en movimiento, si somos capaces de dejar el reloj externo y escuchar nuestro propio ritmo. El Camino de Santiago es una muy buena ocasión para hacerlo. Enseñaremos varias técnicas a lo largo de los días para ir entrando despacito en ese estado de meditación.  Si no estamos acostumbrados a meditar será bueno que alguien nos guíe en nuestros primeros pasos, y si somos ya meditadores, entraremos con más facilidad en los ejercicios que iremos proponiendo.

Quiero recalcar que muchas personas creen que la meditación es dejar la mente en blanco y que por tanto esto no es para ellas, porque no van a poder hacerlo. Pero nada más alejado de la realidad. La función de la mente es pensar, y está diseñada para ello. Lo que sí es importante es la cantidad y calidad de los pensamientos, por lo que la meditación actuaría como una escoba: limpiando y despejando la “suciedad” mental.

La meditación es el cultivo del ahora; eso es lo que nos aporta. Ser consciente de lo que está pasando en el instante presente, sea bueno o malo, sólo observándonos sin juzgar. El pasado no volverá  y el futuro es solo posibilidad. Cultiva el presente como lo que es, un regalo, y tendrás una vida bien vivida. Así lo descubrirás, en todo su esplendor, en el Camino de Santiago.

Susanna Garcia es creadora de Santiyoga.

Mira toda la información aquí: https://www.santi-yoga.es/

T +(34) 654834033 | infosantiyoga@gmail.com

Las personas que te van a guiar estos días son Susanna GarciaCirce Fabiola Inzunza y Claudia López Albán,  psicóloga y coach, profesoras de yoga y de relajación consciente. Tres profesionales ampliamente cualificadas y con gran experiencia en sus respectivos campos. Les une el interés por un trato humano y cercano. Su deseo es acompañarte y guiarte en tus primeros pasos por caminos no andados, y sobre todo hacer que te sientas acompañada/ o y cuidada/a.

Otros artículos sobre ,
Por • 25 Jun, 2018 • Sección: Ocio