Pensamiento simiente: ¿Qué emanamos nosotros?

Cada lunes, para comenzar la semana con inspiración, un precioso ‘Pensamiento simiente’ de la Fundación Ananta.

Simiente

Hablamos hoy de la fuerza del pensamiento.

Esa fuerza es un privilegio y también una responsabilidad.

Un privilegio porque nos permite hablar con el alma, con lo más profundo.

Una responsabilidad, porque del pensamiento emanan consecuencias.

Se nos insiste en la fuerza del pensamiento para emanar luz y sabiduría.

Pero sin embargo dejamos que nuestro pensamiento contamine tanto o más que nuestras palabras.

Desde el mundo invisible se nos invita a limpiar nuestro pensamiento, a dulcificarlo, a purificarlo.

“No endurezcáis vuestros corazones”.

“Cuando pensáis, es como si ya hablaseis. Esta palabra interior es real, poderosa, mágica, y es a ella a la que denominamos el Verbo. El Verbo es el pensamiento que no ha sido aún traducido por la palabra, en el plano físico, pero ella se expresa ya a través de formas, colores, sonidos. Cuando habláis interiormente con toda vuestra alma y todo vuestro corazón, las plantas, los animales, los pájaros, los insectos, comprenden vuestro lenguaje, y los planetas, las estrellas, los Ángeles, los Arcángeles, ellos también os comprenden. En el mundo invisible, las criaturas no se hablan con las palabras de una lengua, sino con los colores, las formas, las melodías que emanan de ellas, y cada una sabe inmediatamente interpretar esa lengua. Llegará el día en que los hombres se comunicarán entre ellos con sus solas emanaciones, y se comprenderán porque el Verbo es el lenguaje universal.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86). Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: niños en Uganda, Asociación Kelele Africa, marzo 2013

Ananta

UN MUNDO, UNA HUMANIDAD

ONE WORLD, ONE HUMANITY

http://www.fundacionananta.org

Gesellig, teilen!

Hat Ihnen dieser Artikel gefallen?

Abonnieren Sie unseren RSS damit Sie nichts verpassen

Weitere Artikel zu , ,
Von • 1 Apr, 2013 • Sección: HERAUSRAGENDE PRINCIPAL, Saatgut-Gedanken