Entrevista con José Manuel Vázquez: “Todos somos responsables de la evolución del yoga”

Su segundo libro, Los valores terapéuticos del Yoga. Cómo comprender y aliviar el dolor a través de las técnicas del yoga, se presenta el martes 14 de noviembre a las 19:00, en la Casa del Libro de la calle Fuencarral 119 de Madrid. En él José Manuel Vázquez nos invita a responsabilizarnos y a capacitarnos en el manejo del dolor en sus manifestaciones física, emocional, mental y transpersonal. Es una entrevista YogaenRed.

José Manuel Vázquez preside la Asociación Shiva-Shakti de Yoga Integral. Es profesor y formador de profesores certificado por la Yoga Alliance. Experto universitario en yoga terapéutico por el CEU y European Yoga Alliance. Miembro de la International Association of Yoga Therapists, de la Asociación Española de Practicantes de Yoga y de la Asociación Profesional de Profesores de Yoga de Madrid.

Lleva más de 25 años ejerciendo su profesión en diferentes medios. Ha participado como técnico especialista en la elaboración de la cualificación profesional del yoga para el catálogo nacional de cualificaciones profesionales aprobada en julio de 2011 por el Consejo de Ministros. Desde 2001 dirige su propia escuela de yoga donde investiga una enseñanza integral y orgánica del yoga y desde el 2010 dirige una formación de profesores basada en estos principios.

¿Qué has intentado aportar con tu libro Los valores terapéuticos del Yoga?
He escrito este libro con la intención de entender mejor la naturaleza del dolor y la manera en la que las técnicas del yoga pueden contribuir a la comprensión y al alivio del dolor. Es el resultado de un trabajo consciente de exploración personal y profesional a lo largo de cinco años sobre la realidad del practicante y del profesional del yoga. He querido explicar por qué las técnicas del yoga pueden ser de gran ayuda en situaciones difíciles; que recordemos que el yoga no puede ser explicado como una actividad deportiva, una moda o un exótico trasunto espiritual. La realidad de la práctica yóguica es compleja y cercana a la vez, y posiblemente, en su comprensión más sutil, aunque se nos quiera vender así, nada tenga que ver con hacer posturas imposibles.

Necesitaba contar que el centro en torno al cual gravita la práctica del yoga son los alumnos y no los profesores; que la exigencia es lesiva y que las raíces del yoga terapéutico se hunden profundamente en la tradición del yoga indio para occidentales y que es necesario revalorizar esta línea de trabajo más europea.

Este libro es una invitación a reflexionar individual y colectivamente sobre lo que no cuestionamos porque nos parece “normal”, aunque nos cause dolor. También quería explicar que la responsabilidad de la evolución del yoga la tenemos todos, practicantes y profesores, y que no podemos silenciar los efectos de una práctica lesiva. Si podemos evitar algo de dolor a las generaciones futuras, sería estupendo. La verdad a veces duele, pero la mentira provoca estragos en nuestras vidas.

Es un libro práctico que puede ser de interés tanto a neófitos como a yoguis consumados. Se explica cómo estirar de forma segura, cómo nuestros patrones respiratorios dicen mucho de nosotros y cómo la meditación puede ser un gran aliado para reconstruir nuestra realidad de forma saludable.

Si podemos dejar de sufrir innecesariamente, ¿por qué no hacerlo? Si podemos dejar de sembrar dolor en el mundo, ¿por qué no empezar ahora mismo? Si el dolor es una opción, ¿por qué elegirla? Y si no lo es, ¿por qué no aprender de ella?

Hay quienes opinan que el Yoga terapéutico es un “invento moderno” en cierto modo desvirtuado respecto a los fines trascendentalistas del yoga tradicional. ¿Qué piensas cuando escuchas esta crítica?
Si te soy sincero, esa crítica sobre la desvirtuación del yoga moderno me llega más por el lado del “fitness yoga” que por el del desarrollo terapéutico, empírico y científico del yoga. Es raro pensar que los que se dedican al estudio y la enseñanza del yoga terapéutico quieran desvirtuar su enseñanza precisamente poniéndose al servicio de la investigación y aplicación de uno de sus principales valores: el alivio del dolor, inherente a toda condición humana.

Por otro lado, las técnicas del yoga (asanas, kriyas, pranayamas, etc.), junto a los tratamientos manuales, farmacopea natural, descanso y la lectura de los textos tradicionales, han formado parte de los tratamientos propuestos por la medicina ayurvédica para mantener la salud integral del individuo. En este proceso curativo va implícito el desarrollo íntimo de lo trascendente.

La dimensión trascendente de la vida de la que nos habla el yoga es universal y cada uno accede a ella cuándo y cómo quiere, puede o sabe. Lo contrario sería convertir el yoga en una religión o en un dogma de fe, cuando es una ciencia y un arte que acoge en su seno todo tipo de realidades personales.

Tirumalai Khrisnamacharya (1888-1989), reconocido en la tradición del yoga como el padre del yoga moderno y del cual derivan los principales yogas extendidos en Occidente, en su última etapa de vida desarrolla el llamado vini yoga o yoga adaptado al individuo. Entre otros, su hijo T.K.V. Desikachar (1938- 2016) recoge el testigo de este yoga terapéutico que pone las técnicas del yoga al servicio de las personas con el fin último de mejorar la calidad de vida de sus practicantes.

Mencionar para terminar que los primeros estudios científicos conservados en torno a los efectos del yoga en el organismo humano son del año 1851 y se las debemos no a un occidental sino al médico bengalí N. C. Paul (Navina Chandra Pal). Luego, gracias a la colaboración de Oriente y Occidente los estudios que se han ido desarrollando desde entonces han paliado considerablemente nuestra ignorancia al respecto y han demostrado con creces el valor terapéutico del yoga.

¿Cuál dirías que es la clave o claves para que el yoga “funcione” en su trabajo de liberarnos del dolor?
Podríamos resumir que la eficacia del yoga en el alivio del dolor puede basarse, por un lado, en la exploración sistemática de sus yamas y niyamas y en el cultivo de la escucha sutil; y, por otro lado, en la formación y preparación de sus profesores.

La ética de yoga es un tesoro escondido que nadie parece ver y está delante de nuestros ojos. Los diez preceptos del yoga clásico desarrollan diferentes aspectos del primero de todos ellos, que es “ahimsa” o principio de “no violencia”. No dañar, no luchar, no enfrentar, no agredir, sino más bien todo lo contrario, entender, respetar, colaborar y coexistir. Todo ello condiciones sin las cuales la escucha sutil y la comunicación profunda no pueden desarrollarse. Este principio puede ser aplicado a la escucha del cuerpo, las emociones, la actividad mental y por supuesto a nuestras relaciones con el mundo.

Nuestras leyes se construyen fundamentalmente para velar por este principio. También es una máxima de la gran tradición hipocrática y la medicina árabe. ¿Por qué no la respetamos en nuestros entornos más íntimos y privados? ¿Por qué sometemos al cuerpo como si no sintiese ni padeciese nuestros afanes? ¿Por qué no aprender de nuestras emociones? ¿Por qué no reflexionar sobre el alcance de nuestros actos? ¿Por qué antes de dar respuestas no aprendemos a escuchar? ¿Por qué acallar, antes de entender?

¿Por qué elegir el yoga terapéutico en vez de la fisioterapia o cualquier otra terapia alternativa para tratar, por ejemplo, el dolor de espalda?
Por un lado, no podemos poner en el mismo nivel comparativo a la fisioterapia, a las terapias alternativas y al yoga. Por otro lado, el tratamiento del dolor de espalda puede tener orígenes muy diversos y por lo tanto puede requerir de tratamientos muy diferentes al margen de cuales sean nuestras preferencias personales.

El yoga no es una fisioterapia ni una terapia alternativa. Es una disciplina psicofísica con un gran cuerpo filosófico teórico-empírico detrás que la sostiene desde hace varios miles de años. Su actividad empieza a estar tímidamente regulada profesionalmente (por el Ministerio de Trabajo y no por el de Educación) en el marco de las actividades físicas y del deporte. No obstante, en España ya existe alguna especialización universitaria de Yoga Terapéutico en el entorno de formación sanitaria. No olvidemos que, siendo una de las más antiguas técnicas de conocimiento, estando considerada un bien común de toda la humanidad y siendo tal su demanda en Occidente, no es fácil encontrar un solo lugar para ella en nuestra sociedad.

Una vez dicho todo esto y contestando a tu pregunta, si te duele la espalda primero has de ir al médico y luego, después de cotejar los informes y las opiniones de los profesionales de la salud, haz tú lo que quieras bajo tu responsabilidad. Los profesores de yoga no somos “quitadores de dolores de espalda”, si bien es cierto que una buena práctica de yoga puede aliviar en parte las consecuencias nefastas de un dolor de espalda.

Recordemos que muchos médicos y psicólogos, entre las recomendaciones que hacen a sus pacientes, es que vayan a hacer yoga dos días en semana para aprender a relajarse, estirarse, respirar y tomar conciencia de los mecanismos inconscientes que pueden estar contribuyendo a su malestar. El yoga de orientación terapéutica nos proporciona herramientas para entender los complejos procesos del dolor, sus orígenes y sus consecuencias de manera integradora.

El yoga no delega la responsabilidad de nuestros problemas de salud en otras personas. El yoga “terapéutico” nos invita a responsabilizarnos y a capacitarnos en el manejo del dolor. Nos ayuda a explorar las expresiones del dolor en su manifestación física, emocional, mental y transpersonal. Todo el mundo se puede ver beneficiado de ello.

El yoga no sustituye nunca el tratamiento médico designado para tal fin, pero sí puede contribuir a una mayor consciencia de los procesos implicados en el desarrollo de la salud y contribuir positivamente en ellos.

En definitiva, el yoga es una disciplina transversal que puede ser utilizada en entornos profesionales muy diversos (educativos, artísticos, empresariales y por supuesto también médicos), para apoyar y sostener los procesos de aprendizaje y conocimiento de los campos donde son aplicados.

¿Qué cualidades sustanciales ha de tener un yogaterapeuta?
Un profesional del yoga terapéutico es sobre todo un educador. Imparte valores y formas naturales de relacionarse con el cuerpo, las emociones y la actividad mental y transpersonal.

Lo natural es que el “yogaterapeuta” haya realizado y siga realizando su propio proceso terapéutico de autoexploración y descubrimiento y aspire a compartir su experiencia con generosidad, normalidad y respeto. En esta profesión el aprendizaje no cesa y exige un compromiso de honestidad, estudio constante y aceptación de los propios límites y los del otro.

Un profesional del yoga terapéutico es recomendable que con el tiempo se especialice y profundice en las aplicaciones y los conocimientos necesarios para desarrollar su actividad profesional en un sector concreto.

En el momento actual de desarrollo del yoga, además tiene la responsabilidad de aportar su experiencia a la comunidad para que otros puedan continuar y enriquecer su trabajo.

 

El libro Los valores terapeúticos del Yoga

¿Por qué funciona el yoga? ¿Su práctica es adecuada para todo el mundo? ¿Puede ser perjudicial? ¿Podemos aliviar nuestros dolores físicos y anímicos a través del yoga? Son solo algunas de las muchas preguntas a las que responde este libro. Estructurado en dos partes diferenciadas, la publicación recorre el concepto del dolor, abordado desde diversas perspectivas (filosófica, social, emocional y física), planteando cuestiones reales y desmontando estereotipos, mediante el conocimiento y la experiencia.

De cuidada y atractiva edición, Los valores terapeúticos del yoga está editado por Alianza Editorial. Es el segundo libro de su autor en la misma editorial, tras Manual de Yoga integral para occidentales (2012); en enero se publicará una segunda edición revisada del mismo). PVP: 16€.

Información y contacto: José Manuel Vázquez Díez. T +34 91 310 51 81 | 627 007 121 | info@yogaorganico.org

https://www.alianzaeditorial.es/autores.php?id=100044748&tipo=autor/a | https://www.yogaorganico.org/jose-manuel-vazquez/

Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS para no perderte nada

Otros artículos sobre
Por • 13 Nov, 2017 • Sección: Entrevista