La senda gradual hacia la liberación mental

Occidente ha tenido un dudoso privilegio para adulterar, desdibujar, falsear o desnaturalizar las verdaderas enseñanzas de Oriente. Lo que se ha hecho en nombre del hatha yoga, creando todo tipo de pseudoyogas, es esperpéntico; lo que se ha hecho en nombre del Vipassana o Satipatthana es lamentable a todas luces. Escribe Ramiro Calle. (En la foto, Li Gotami, Lama Govinda y Nyanaponika Thera)

Li_Gotami,_Lama_Govinda,_Nyanaponika

Estados Unidos está a la cabeza, dado su afán por comercializar y mercantilizar estas enseñanzas, por superficializarlas y banalizarlas, convirtiéndolas a menudo en una grotesca caricatura. ¿A qué viene en países de lengua castellana servirse del término mindfulness en lugar de “atención plena”?

Con ése término unos cuantos desaprensivos pontífices del mindfulness han tratado de reducir impúdicamente las enseñanzas del Buda y otros grandes yoguis a una práctica licuada para combatir el estrés, ser más eficiente en el trabajo o un medio para superar la ansiedad.

Es cierto que el cultivo metódico de la atención lo va consiguiendo, pero su finalidad no es crear más apego y aferramiento, más compulsión consumista ni más afán competitivo, sino liberar la mente de sus raíces insanas de ofuscación, avaricia y odio. Los más indecorosamente osados incluso se presentan como si ellos hubieran inventado la actitud necesaria para vivir el presente (en lo que han insistido los monjes zen desde hace siglos) o hubieran creado ejercicios para estar más atento, cuando ya los yoguis los han venido trabajando desde la noche de los tiempos.

No queda más remedio, para velar por las auténticas enseñanzas, que desenmascarar todo tipo de neo-yogas que no son yoga, neo-tantras que no son tantra, neo-vedantas que no son vedanta y neo-vipassanas que no son vipassana. Quien quiera de verdad ir a la esencia o néctar del edulcorado mindfulness que lea por favor a ese genio que como nadie profundizó en la atención mental y que es Nyanaponika Thera.

Leyendo sus obras El poder de la atención y El camino de la atención uno se se ahorrará leer bisutería al respecto en lugar de joyería. Y en cualquier caso, el entrenamiento de la atención no es para empañar más los ojos, sino para desempañarlos y vivir con una mente clara y un corazón tierno. Una vida de atención es para conseguir tambien una vida de pureza, donde la compasión se convierte en la orquídea más hermosa.

Ramiro Calle

RamiroCalleMás de 50 años lleva Ramiro Calle impartiendo clases de yoga. Comenzó dando clases a domicilio y creó una academia de yoga por correspondencia para todo España y América Latina. En enero de l971 abrió su Centro de Yoga Shadak, por el que ya han pasado más de medio millón de personas. Entre sus 250 obras publicadas hay más de medio centenar dedicadas al yoga y disciplinas afines. Ha hecho del yoga el propósito y sentido de su vida, habiendo viajado en un centenar de ocasiones a la India, la patria del yoga.

Mira el Facebook de Ramiro Calle:
https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874

Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS para no perderte nada

Otros artículos sobre
Por • 19 Ene, 2015 • Sección: Firmas, Ramiro Calle