Artículos sobre ‘yoga y salud’

'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

El yoga tiene la misma eficacia que la fisioterapia en la dorsalgia
Publicado el 24 Oct, 2016

Según un estudio americano, el yoga tiene la misma eficacia que la fisioterapia para reducir la lumbalgia crónica, el problema de dolor más frecuente en Estados Unidos, según muestra una nueva investigación. [1] "Nuestro estudio demostró que el yoga no era inferior a la fisioterapia para un grupo diverso de pacientes con bajos ingresos", dijo el Dr. Robert B. Saper, director de medicina integral, en el Centro Médico Boston, Massachusetts. "Su eficacia fue más evidente en los pacientes que más se apegaban a esta actividad". El Dr. Saper presentó su estudio en el Congreso Anual 2016 de la American Academy of Pain Management (AAPM). La AAPM recientemente modificó su nombre al de Academy of Integrative Pain Management. La investigación previa ha demostrado que el yoga mejora el dolor y la función y reduce la utilización de medicación."Sabemos que el yoga es eficaz, sabemos que la fisioterapia es eficaz, pero desconocemos su eficacia comparativa", dijo el Dr. Saper. "Para lograr que un procedimiento saludable complementario se introduzca en la atención a la salud tradicional, no es obstáculo que tenga la misma eficacia que el tratamiento habitual, y tal vez ofrezca otras ventajas, como la rentabilidad". La fisioterapia se considera una terapia habitual y es el tratamiento más frecuente no farmacológico para tratar la lumbalgia crónica, dijo el Dr. Saper. Alrededor de 22% de los pacientes con lumbalgia en atención primaria son remitidos a fisioterapia. Para este nuevo estudio, los investigadores contaron con la participación de 320 pacientes adultos de centros de salud de poblaciones del área de Boston, quienes tenían dorsalgia crónica sin una causa anatómica evidente, como estenosis raquídea. Los pacientes eran predominantemente no caucásicos y de bajos ingresos, con un nivel educativo relativamente bajo. Los pacientes tenían puntuaciones de dolor "muy altas" (promedio de 7 de 10 en una escala de dolor) y estaban "muy incapacitados" por lo que respecta a su dorsalgia, dijo el Dr. Saper. Casi tres cuartas partes estaban utilizando analgésicos y casi 20% tomaban opiáceos. Los pacientes fueron asignados en forma aleatoria a dos grupos: yoga o fisioterapia. Las clases comenzaron con una parte breve sobre la filosofía del yoga (no violencia, moderación, autoaceptación). Después se proporcionó a los participantes esterillas en las cuales realizar posiciones de yoga sencillas. Recibieron un DVD para practicarlas en su domicilio. El grupo con fisioterapia recibió 15 sesiones personales de 60 minutos, que incluían ejercicio aeróbico. El personal de fisioterapeuta fue capacitado para ayudar a entrenar a los pacientes a evitar el temor. Tanto las sesiones de fisioterapia como las de yoga continuaron durante 12 semanas, después de las cuales se efectuó seguimiento a los pacientes hasta las 52 semanas. La pregunta principal que se abordó fue si los resultados del yoga no eran inferiores a la fisioterapia a las 12 semanas. El estudio demostró que el yoga y la fisioterapia "son exactamente iguales". Al inicio, alrededor del 70% de los participantes estaban utilizando medicación. A las 12 semanas, tal utilización se redujo casi 20%, tanto en los grupos con yoga como con fisioterapia. Un número similar de pacientes de los grupos con yoga y fisioterapia informaron estar "muy mejorados" y "muy satisfechos", dijo el Dr. Saper. Rentabilidad y efectos en el cerebro El Dr. Robert Bonakdar, del Centro Scripps de Medicina Integral, en La Jolla, California, dijo que la fisioterapia puede no ser accesible o no estar cubierta por seguro, en cuyo caso puede ser prohibitivamente costosa. Como alternativa, "hay clases de yoga que tienen un costo de 10 o 15 dólares a la semana" y el yoga "puede practicarse después en el domicilio". La belleza del yoga, dijo el Dr. Bonakdar, es que incluye no sólo la percepción del cuerpo, sino también la percepción mental y de la respiración. "Y uno se siente bien al hacerlo; no se siente como si fuese un tratamiento médico". Asimismo, hay evidencia de que el yoga tiene una repercusión positiva en el cerebro. De acuerdo con la Dra. M. Catherine Bushnell, PhD, del Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral, en National Institutes of Health, quienes han practicado yoga por mucho tiempo tienen más sustancia gris que personas equiparables. "La sustancia gris disminuye con la edad, pero quienes practican yoga tienen una silueta delgada y no se ve esta reducción de la sustancia gris relacionada con la edad que se ve en otras personas sanas", dijo la Dra. Bushnell. Además, parece existir una relación "muy sólida" entre el tiempo durante el cual una persona haya practicado yoga y los cambios cerebrales positivos. "Cuántos más años haya practicado yoga una persona, tanta más sustancia gris tendrá en múltiples zonas del cerebro". El yoga influye también en zonas del cerebro que son importantes para modular el dolor, dijo la Dra. Bushnell. Es una "actividad compleja", que implica no sólo ejercicio sino también control de la respiración y meditación. Además, aunque los análisis muestran que el ejercicio es el principal contribuyente a la sustancia gris, todos los demás elementos del yoga también desempeñan un papel, dijo. En otro estudio citado por la Dra. Bushnell se midió la cantidad de tiempo que los participantes podían mantener su mano en agua fría. Demostró que los practicantes de yoga tienen más tolerancia al dolor que otras personas. http://espanol.medscape.com/verarticulo/5900791#vp_1 [2]   [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/03/Perro.jpg [2] http://espanol.medscape.com/verarticulo/5900791#vp_1

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Los 6 beneficios psicológicos del yoga
Publicado el 7 Ene, 2016

Compartimos, por el interés de los datos que aporta, este artículo publicado en la web Psicología y Mente. Está firmado por Jonathan García Allen. [1] El yoga es una práctica física y mental muy antigua que se ha ido expandiendo por todo el mundo debido a sus beneficios y a que garantiza un cuerpo firme, una mente estable y un espíritu benevolente. Se compone de posturas (asanas), relajación (savasana), meditación (fhyana), respiración (pranayama), kriyas (limpiezas), mudras (sellos energéticos), kirtan (cantos), mantra o rituales. Además de un ejercicio, para muchos, es una forma de vida que busca el bienestar, la paz interior e implica un estilo de vida que compromete a la observación de pautas éticas, principios de vida y una alimentación adecuada. El yoga logra la integración del movimiento con la respiración hasta que éstas dejan de ser dos entidades separadas y se transforman en una sola. Su práctica se convierte en un agente de transformación sumamente potente que provoca cambios profundos en nuestra salud. De hecho, su uso es visto como una medicina preventiva o rehabilitadora porque estimula los procesos metabólicos y anabólicos y mejora la circulación de energía, oxigenando el cuerpo. Cuando hablamos del yoga, no solo podemos hacer referencia a los beneficios fisiológicos (por ejemplo, aumento de flexibilidad, la disminución de la rigidez muscular, etc.), sino que tenemos que mencionar las consecuencias positivas que produce en la mente, el bienestar emocional y el cerebro. A continuación os presentamos los 6 beneficios psicológicos de practicar yoga. 1. Reduce el estrés El estilo de vida de las sociedades occidentales puede llevar a muchas personas a padecer estrés, causando problemas de salud psicológica como depresión, ansiedad, etc. Un estudio de Thirthalli y Naveen (2013) demuestra que el tratamiento con yoga reduce los niveles de cortisol, una hormona que se libera en respuesta al estrés. El cortisol es necesario para el cuerpo ya que regula y moviliza la energía en situaciones estresantes, pero si tenemos demasiado o aumenta en situaciones que no lo necesitamos, produce muchos efectos secundarios. Practicando yoga podemos bajar los niveles de esta hormona, y por tanto, reducir el estrés. 2. Mejora el sueño La serotonina (5-HT) es un neurotransmisor que deriva de un aminoácido llamado triptófano. Envía mensajes dentro del cerebro y a través del sistema nervioso, y participa en muchos procesos como el de regular el humor o el apetito. Además, una de sus labores principales es aumentar la producción de melatonina, una hormona que regula los ciclos del sueño. Para conseguir un descanso apacible, asimismo, la serotonina interviene en el control del estrés y la temperatura corporal. “La práctica del yoga aumenta los niveles de serotonina por lo que ayuda a dormir mejor” explica el Dr. Murali Doraiswam, autor de un estudio de la Universidad de Duke en el que se incluyó la revisión de más de cien trabajos de investigación sobre el yoga. 3. Mejora el humor Como hemos comentado en el punto anterior, la serotonina (5-HT) también regula el humor. Niveles bajos de 5-HT se asocian a conductas depresivas y obsesivas. Una investigación de Cabral, Meyer y Ames (2011) encontró que la práctica regular de yoga, produce mejoras significativas en pacientes con depresión y ansiedad de manera similar al ejercicio físico, debido al aumento de serotonina. Otro neurotransmisor que parece influir en este aspecto es el GABA. Un estudio reciente de Universidad de Boston y la Universidad de Utah ha demostrado que también se produce un incremento de este neurotransmisor en los practicantes de yoga. 4. Alarga la vida y previene las enfermedades degenerativas Investigadores estadounidenses de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard y el Hospital General de Massachusetts han demostrado, tras un estudio, que el yoga y la meditación aumentan el tamaño de los telómeros, unas estructuras que se localizan en los extremos de los cromosomas y que se relacionan directamente con el envejecimiento, el desarrollo de ciertas patologías e incluso con una muerte prematura. El estudio concluye que parece existir una correlación positiva entre telómeros sanos y de gran tamaño, y el incremento de longevidad, la prevención de enfermedades degenerativas y la salud de las personas. Hacer yoga solamente 15 minutos al día es suficiente para producir cambios bioquímicos en el cerebro y las neuronas. 5. Mejora la concentración Los practicantes de yoga mejoran la concentración, coordinación, tiempo de reacción, memoria, el aprendizaje y muestran una mayor habilidad para resolver problemas según un estudio de Neha Gothe, profesora de la Universidad Estatal Wayne en Detroit. Según su investigación, publicada en The Journal of Physical Activity and Health, 20 minutos de yoga al día son más beneficiosos a nivel cognitivo que una sesión de actividad física intensa. 6. Mejora la relación de pareja y las relaciones sexuales Según Pete McCall, fisiólogo del ejercicio y entrenador personal para el Consejo Americano de Ejercicio: “El yoga puede resultar en un mejor sexo porque ayudará a tu flexibilidad y fortalecerá los músculos de la pelvis”. Un estudio publicado en The Journal of Sexual Medicine sugiere que el yoga puede tratar la eyaculación precoz y mejorar la satisfacción sexual. Además, como menciona otra investigación de la Universidad British Columbia, la reducción del estrés gracias a la práctica de yoga, aumenta la libido y la vitalidad sexual. Por tanto, al mejorar la vida sexual de diferentes maneras, es posible que la relación de pareja también se vea beneficiada. Jonathan García Allen es psicólogo y entrenador personal. Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona. Especialidad Psicología de las organizaciones. Postgrado en Gestión de Recursos Humanos por la Universitat Rovira i Virgili. Postgrado en Psicología del Deporte por la UNED. Postgrado en Mindfulness por la Universidad de Málaga. Experto universitario en Coaching por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Ver el artículo original: https://psicologiaymente.net/mente/6-beneficios-psicologicos-del-yoga [2] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2015/03/Relajacion-Yoga.jpg [2] https://psicologiaymente.net/mente/6-beneficios-psicologicos-del-yoga

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

El yoga y la salud de tus huesos:12 posturas contra la osteoporosis
Publicado el 4 Ene, 2016

Reproducimos por su interés un artículo publicado en la página de internet About en español [1]. Está firmado por José Valadés y su título original es 'El yoga y la salud de tus huesos. 12 poses de yoga para combatir la osteoporosis'. [2] Es muy conocido que la práctica del yoga está vinculada con la salud en general. Sus promotores aseguran que mejora la calidad de vida, reduce el estrés, promueve la desintoxicación del cuerpo y mantiene y aumenta la flexibilidad y el tono muscular. Pero no es tan común asegurar que el yoga puede ayudar a producir huesos más sanos. La salud de los huesos se ha vinculado por años al calcio. La descalcificación, en efecto, aumenta el riesgo de fracturas y osteoporosis. Sin embargo, hay más detrás de esa historia. Los huesos son productores de sangre y deben ser porosos. Para evitar fracturas, su flexibilidad es más importante que su rigidez. Una dieta para huesos sanos no debe incluir sobreabundancia de calcio, sino que requiere otros minerales y nutrientes. Al igual que casi toda la medicina complementaria y alternativa, el yoga es difícil de validar en un estudio médico, debido a que hay poco interés en patrocinar el estudio —ya que no aporta beneficios económicos a la industria farmacológica— y a que es difícil aislar la variable “yoga” en un grupo de control, en comparación con dar o no dar una medicina.  Además, no se puede estudiar el efecto placebo, pues no puedes “hacer creer” a alguien que está haciendo yoga. En consecuencia, el reconocimiento de los beneficios del yoga se va dando muy lentamente, aun cuando sabemos que resulta de gran ayuda para la salud. El vínculo entre yoga y huesos El personaje clave en la relación entre el yoga y la salud ósea es el doctor Loren Fishman, especialista en rehabilitación de la Universidad de Columbia. Según un estudio iniciado en 2005, las personas que practican yoga pueden recuperar densidad ósea, usándolo en sustitución de tratamientos médicos. La razón por la que ocurre esto es difícil de determinar, en especial porque las terapias físicas como el yoga, la meditación o el tai chi no se orientan a un padecimiento específico, sino que promueven la salud en general. ¿Qué parte de reducir el estrés, aumentar la oxigenación o mejorar la circulación resuelve el problema de la descalcificación? Yoga mejor que medicamentos Una de las desventajas de los medicamentos para la osteoporosis es que tienen efectos secundarios adversos, como problemas gastrointestinales, al grado que más de una cuarta parte de los pacientes diagnosticados con osteoporosis evitan seguir el tratamiento. El yoga, no sólo atiende el problema —si bien, quizás, lo hace más lento—, también mejora la postura, el equilibrio y el estado de alerta. Todos ellos contribuyen a reducir el riesgo de caídas y fracturas. En un segundo estudio a más de 700 personas, el doctor Fishman detectó movimientos específicos del yoga que ayudarían a mejorar la salud de los huesos. Las personas que participaron en el programa eran todos adultos mayores, con antecedentes de osteoporosis u osteopenia, y entre ellos habían sufrido un total de 109 fracturas. Durante el programa piloto, ninguno de ellos reportó ninguna fractura de huesos. Esta es una lista de las poses de yoga, o asanas, recomendadas para estimular el desarrollo óseo. La mayoría de ellas son básicas, por lo que cualquier persona puede hacerlas, y algunas son intermedias, lo que quiere decir que se pueden hacer con limitaciones, o se pueden incorporar una vez que se haya logrado algo de flexibilidad con la práctica. He reproducido el nombre en sánscrito, debido a que las traducciones no son siempre aceptadas. Vrksasana Trikonasana Virabhadrasana II Uthita parsvakonasana Parivrtta Trikonasana Salabhasana Setu Bandha Sarvangasana Utthita Supta Hasta Pādāṅguṣṭhāsana Straight-legged twist Marichyasana y marichyasana III Savasana [1] http://remediosnaturales.about.com/od/Yoga-Mente-Y-Cuerpo/fl/El-yoga-y-la-salud-de-tus-huesos.htm?utm_content=20160103&utm_medium=email&utm_source=exp_nl&utm_campaign=list_remediosnaturales&utm_term=list_remediosnaturales [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/01/Triconasana.jpg

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

4 de febrero, Día Mundial contra el Cáncer, ¡saca la esterilla a la calle!
Publicado el 2 Ene, 2015

La médica y profesora de yoga Pilar Luna nos hace esta retadora propuesta, a propósito de la celebración el 4 de febrero del Día Mundial contra el Cáncer: ¡no nos cortemos ni un pelo y saquemos nuestra esterilla a la calle! La ciencia nos avala en el reconocimiento de los beneficios del yoga para la salud y en los tratamientos oncológicos. [1] La OMS informa de que las dietas malsanas y la inactividad física son dos de los principales factores de riesgo de hipertensión, hiperglucemia, hiperlipidemia, sobrepeso u obesidad y de las principales enfermedades crónicas, como las cardiovasculares, el cáncer o la diabetes". Y añade la OMS: En general, 2,7 millones de muertes anuales son atribuibles a una ingesta insuficiente de frutas y verduras. En general, 1,9 millones de muertes anuales son atribuibles a la inactividad física. Se calcula que la ingesta insuficiente de frutas y verduras causa en todo el mundo aproximadamente un 19% de los cánceres gastrointestinales, un 31% de las cardiopatías isquémicas y un 11% de los accidentes vasculares cerebrales. En el informe de una reunión consultiva de expertos organizada recientemente por la OMS y la FAO acerca de la dieta, la nutrición y la prevención de las enfermedades crónicas se recomendó como objetivo poblacional el consumo mínimo de 400 g diarios de frutas y verduras con el fin de prevenir las enfermedades crónicas. Yoga contra el cáncer Los estudios científicos actuales demuestran que la práctica diaria del yoga mejora la salud y que asociar el yoga como parte del tratamiento del paciente oncológico, mejora igualmente los resultados del tratamiento. Realizando una búsqueda en buscadores médicos especializados y asociando la palabra 'yoga' y 'cáncer', podemos obtener más de 234 artículos donde la evidencia científica avala el yoga como parte del tratamiento: el trabajo físico, la practica respiratoria y la meditación ayudan a nuestro organismo a mejorar la actitud ante la enfermedad, fortalecen nuestro cuerpo y mejoran nuestras defensas, favoreciendo el seguimiento del tratamiento médico y la obtención de mejores resultados. Un sistema de salud eficiente y sostenible precisa de la prevención como la mejor arma para la sostenibilidad. Son estás medidas las que de verdad ahorran costes en salud, como informan todos los expertos. Así que ahí va mi propuesta: si practicas yoga o das clases de yoga o apoyas la prevención de la salud, aprovecha este día para, sin cortarte ni un pelo (la ciencia te avala) salir a la calle con tu esterilla y ponte a practicar! Extender la actividad beneficia a nuestros conciudadanos. Si estás en tratamiento de un proceso oncológico o quieres beneficiar tu salud, únete al primer grupo que veas y ponte a practicar. Solo una advertencia: ¡es adictivo! Os espero por cualquier parque. ¡Viva el yoga! Pilar Luna es médica y profesora de yoga. [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2015/02/yoga-calle.jpg

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Una postura de yoga al día mejora la curvatura de la columna
Publicado el 14 Oct, 2014

La práctica del yoga no sólo ha resultado ser una buena forma de aliviar el dolor de espalda o incluso del estrés, ahora un nuevo estudio del Colegio de Físicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia en Nueva York (EEUU) afirma que una sola postura de yoga durante 90 segundos al día reduce la curvatura de la columna en pacientes con escoliosis. [1] Compartimos estos resultados que recoge la revista Muy Interesante [2] a partir del estudio publicado en la revista Global Advances in Health and Medicine. La escoliosis, una condición que causa una curvatura de lado a lado en la columna vertebral, ya sea en forma de “S” o de “C” y que puede sufrir cualquier persona a cualquier edad, afecta a millones de personas en el mundo, sobre todo en edades comprendidas entre los 10 y los 15 años y más en niñas que en niños. “Dado que muchos pacientes con escoliosis son las adolescentes, este sostén es difícil de manejar y socialmente las hace sentirse torpes; es emocionalmente doloroso y difícil físicamente. Sin embargo, la escoliosis no tratada puede progresar a un 7% por año, y el resultado puede provocar la discapacidad y riesgos de salud que amenazan la vida del paciente”, afirma Loren Fishman, líder del estudio. Para su estudio, los investigadores experimentaron con una postura básica de yoga, la tabla lateral con un total de 25 participantes con edades comprendidas entre los 14 y los 85 años y con escoliosis idiopática, que constituye el 80% de todas las escoliosis diagnosticadas. Tras someterse a un examen inicial, una placa de rayos X y una evaluación radiológica, los pacientes comenzaron con la práctica de esta postura de yoga. Los expertos pidieron a los voluntarios que realizaran la postura por el lado más débil de su columna durante 10-20 segundos cada día. Más tarde, lo intentaron durante el máximo tiempo posible que pudieron aguantar, siempre, en el lado de la curvatura de la columna. Los investigadores descubrieron que fortaleciendo el lado más débil durante al menos 3 días a la semana, la curvatura de la columna mejoró alrededor del 32% en todos los pacientes, durante los 7 meses que duró el experimento. Por edades, las adolescentes vieron una mejoría del 49,6% en la curvatura y los adultos de 38,4% de media. “Fortalecer asimétricamente el lado convexo de la curva primaria con la práctica diaria de la postura de la tabla lateral postura mantenido durante el mayor tiempo posible durante un promedio de 6,8 meses redujo significativamente el ángulo de la curva provocadas por la escoliosis”, finaliza Fishman. [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2014/10/Postura-yoga-asana.jpg [2] http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/una-sola-postura-de-yoga-al-dia-ayuda-a-mejorar-la-curvatura-de-la-columna-841413190542

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

El yoga aumenta la función cerebral
Publicado el 4 Sep, 2014

El hatha yoga involucra la meditación y la respiración mientras que nos movemos a través de una serie de posturas, una práctica que ha demostrado grandes beneficios, a los que la comunidad científica agrega ahora uno más: aumenta la función cerebral. Ramiro Calle comparte este artículo de  Nelly Toche publicado en El Economista. [1] Un estudio realizado en la Universidad de Illinois, encabezado por la doctora Neha Gothe y Edward McAuley, sugirió el aumento de la función cerebral y las capacidades cognitivas en adultos mayores que practican yoga tres veces a la semana durante ocho semanas. En la investigación participaron 108 adultos que oscilan entre los 55 y 79 años de edad, 61 de los cuales asistieron a las clases de yoga, los otros se reunieron para el mismo número y duración de sesiones pero en otro tipo de actividades, que involucraban estiramientos y ejercicios de tonificación en lugar de yoga. Al final de las ocho semanas, el grupo de yoga fue más rápido y preciso de lo que había sido antes de la intervención en las pruebas de recuperación de información, flexibilidad mental y tarea de transformación, mientras que el grupo de estiramiento y tonificación no observó ningún cambio significativo en el rendimiento cognitivo. Neha Gothe explica para El Economista que las diferencias observadas entre los grupos de adultos mayores no fueron el resultado de las diferencias de edad, sexo, condición social u otros factores demográficos y que es posible que este enfoque de usar cuerpo, mente y respiración durante la práctica de yoga puede haber sido trasladado a situaciones fuera de las clases de yoga, lo que resulta en una mayor capacidad para mantener la atención. “Estos estudios sugieren que el yoga tiene un efecto tranquilizante inmediato en el sistema nervioso simpático y en la respuesta del cuerpo al estrés, ya que sabemos que el estrés y la ansiedad pueden afectar al rendimiento cognitivo, la intervención de ocho semanas de yoga puede haber impulsado el desempeño de los participantes mediante la reducción de tensión”, dijo. La también profesora de la Universidad de Wayne declaró que la mayoría de los estudios sobre esta actividad han utilizado pruebas cognitivas y que el siguiente paso para seguir demostrando sus beneficios será a través de tecnología de vanguardia, como resonancias magnéticas y otras formas de proyección de imagen, para averiguar con precisión los cambios que ocurren en el cerebro con la práctica de la yoga, que sin duda tiene beneficios para cualquier persona que así lo desee. nelly.toche@eleconomista.mx [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2014/09/Funcion-cerebral.jpg

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

El yoga mejora la calidad de vida en el cáncer de mama
Publicado el 24 Mar, 2014

Practicar yoga tiene muchos efectos positivos en nuestra salud. Ahora, un nuevo estudio llevado a cabo por el Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas (EEUU) añade uno nuevo: una mejoría en la calidad de vida de las mujeres que tienen cáncer de mama. Lo comparte Pilar Luna que lo vio en Muy Interesante. [1] [2] Uno de los efectos secundarios más comunes en las mujeres que siguen un tratamiento contra el cáncer es la sensación de fatiga debido a la radioterapia. Para probar la tesis del impacto positivo de la práctica del yoga, el equipo de investigadores analizó a 191 mujeres con cáncer de mama con diferentes etapas dentro de la enfermedad. Todas las mujeres fueron asignadas al azar en tres grupos: el primero practicaría yoga, el segundo algunos estiramientos y el tercero ningún tipo de ejercicio. Las mujeres de los dos primeros grupos tuvieron que practicar una hora de yoga tres  veces a la semana, durante un período de seis semanas. Durante este período, preguntaron a las pacientes por su sensación de calidad de vida, fatiga, depresión y calidad del sueño, al mismo tiempo que les fueron realizados varios electrocardiogramas y análisis de saliva, para medir sus niveles de cortisol, la hormona del estrés. El experimento dio como resultado que las mujeres que habían participado activamente en las sesiones de yoga (el primer grupo) mostraron la caída más aguda en los niveles de cortisol, sugiriendo, por tanto, que el yoga actuaba como regulador más que eficaz de la hormona del estrés. Además, las mujeres sintieron una reducción de la fatiga y presentaron un estado de salud general mucho mejor. Las mujeres de los grupos restantes no notaron ninguna diferencia con respecto a su estado anterior y sus niveles de cortisol no bajaron. El estudio, cuyos resultados han sido publicados en la revista Journal of Clinical Oncology determina que la práctica de un deporte como el yoga, que combina el cuerpo y la mente, tiene un enorme potencial de cara a combatir la fatiga producida por la radioterapia mediante la regulación de la hormona del estrés, y mejorando la calidad de vida en general antes, durante y después del tratamiento. [1] http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/practicar-yoga-mejora-la-calidad-de-vida-de-las-pacientes-de-cancer-de-mama-531394549437?utm_source=twitter&utm_medium=socialoomph&utm_campaign=muy-interesante-twitter51323466434444 [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2014/03/Mujer-Yoga.jpg

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Cómo se relaciona el yoga con la salud
Publicado el 16 Ago, 2013

Reproducimos este interesantísimo artículo de uno de los más acreditados especialistas en Yogaterapia: Víctor Morera. Su título original: Yoga y Salud. Puedes leer más artículos de este autor en pranamanasyoga.es [1] [2] La esencia de la práctica del yoga es que te ayude a recuperar la dimensión espiritual de la Vida, para estar en el código de la Unidad. Desde la perspectiva del yoga la salud es un movimiento del organismo en búsqueda del equilibrio, supone una respuesta eficaz y de coste energético ante los estímulos externos e internos. La salud es la capacidad adaptativa del organismo y de la persona al cambio. En el yoga esa capacidad depende en gran medida de la integridad de la persona, y una persona es íntegra cuando hay coherencia entre su pensar, sentir y actuar. Esa coherencia restablece en gran medida la salud. En este sentido el yoga es una educación práctica que da herramientas para: Generar pensamientos armónicos y lucidos; los pensamientos son poderosos medicamentos. Crear estados de calma y paz. Una respuesta de relajación como base para restablecer la salud. Un espacio para vivir y cualificar las emociones, dándoles un sentido constructivo; la mayor parte de nuestras enfermedades son de origen emocional. Una vivencia desde el cuerpo y con el cuerpo que ayude a habitarlo con ternura y vitalidad. El sedentarismo, los hábitos alimentarios, la respiración empobrecida, etc., son causa de muchos problemas a nivel de la columna vertebral y del sistema articular y muscular en general. Y el primer paso es que cada uno sea participe activo de su propia salud, que asuma sus responsabilidades y que ponga su energía en movimiento. La responsabilidad sin culpabilidad, sin victimismo, tan solo como la capacidad de responder en una actitud de aprendizaje. Yoga implica una actitud de aprendiz, aprendices de la Vida, de los eventos que a cada uno le toca afrontar. Con esta actitud la enfermedad es una gran maestra. El segundo paso que te propone el yoga es que te pares. Una parada para que puedas ver dónde estás, qué piensa de ti mismo y qué imagen tienes de ti y del mundo. Qué piensas de la enfermedad, del pronóstico. Todos esos pensamientos implícitos son importantes porque uno se convierte y actúa según las ideas que se tiene de sí mismo. Y el yoga te da un marco donde retomar un sentido más profundo de lo humano, donde nos ayuda a dar sentido a lo que nos sucede y desarrollar valores esenciales contigo y con los demás. Estos valores son: no hacer daño, honestidad, generosidad, ecuanimidad, abstenerse de lo no esencial. El tercer paso es ir cambiando de hábitos, introduciendo nuevas acciones. Una vez me explicaron de una forma muy simple lo que era un hábito: “Si tu pones en una cazuela grande con agua y abierta una rana, y pones a fuego muy lento a calentar el agua, la rana no salta y acaba cociéndose”. Realmente nos cocemos en nuestros propios hábitos, en nuestra propia salsa. Un 70% de nuestras enfermedades vienen de hábitos inadecuados, si cambiamos nuestros hábitos restablecemos el equilibrio y por tanto ayudamos a recuperar la salud. Este es el sentido de la práctica. El introducir un tiempo de yoga en tu vida diaria permite que introduzcas un elemento nuevo que va ir cambiando el ritmo de cómo y desde dónde vives lo cotidiano. En el cuerpo el ritmo viene expresado por la respiración y el corazón. La respiración es el centro de las diferentes métodos propuestos en el yoga para restaura la salud. Ya que por una parte aporta vitalidad, Prana, ayuda a calmar el mental y producir una respuesta de relajación, que es esencial para el buen funcionamiento de todo el sistema neurovegetativo, mejora la circulación energética y orgánica y ayuda a la limpieza del cuerpo. Las enseñanzas del yoga pasan por el corazón, ya que la más poderosa de las medicinas es el Amor. Lo que hagas hazlo con amor, respira con gratitud, haz un ejercicio con fuerza y con la sensibilidad de la ternura, sonríe, no por compromiso, sino porque escuchas el corazón. Toda práctica nace en ti en tu centro y termina en ti , en tu centro. La salud en el yoga es el arte de entrar en uno mismo y armonizar los pensamientos, las emociones y el cuerpo en una corriente de Vida y Amor. Para ello cuenta con numerosas herramientas que tienen su incidencia en estos tres niveles: meditación, visualizaciones, pensamientos semillas, sonidos, respiraciones, ejercicios físicos… Todos estas herramientas las iremos desarrollando en próximos artículos, cuando hablemos de temas más concretos, concernientes a los síntomas más comunes de los alumnos que acuden a las clases de yoga. Víctor Morera Siscar Más información:  http://www.pranamanasyoga.es [3] [1] http://www.pranamanasyoga.es/ [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/08/Mar-Yoga.jpg [3] http://www.pranamanasyoga.es/2012/01/yoga-y-salud/#sthash.A5g9dhCh.dpuf

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

El yoga mejora las funciones cerebrales
Publicado el 22 Jul, 2013

El yoga es una práctica llena de beneficios físicos y mentales, como bien sabemos. Pero una nueva investigación descubrió que puede llegar a influir incluso en la forma en la que trabaja nuestro cerebro, según informa Debora De Sa en la revista Nosotras [1] (comparte Pilar Luna). [2] Esta disciplina llegó a Occidente con fuerza hace algunas décadas y desde ese momento no se ha ido. Al combinar la mente, la respiración, la resistencia y flexibilidad física, el yoga se alza como una de las prácticas más completas, consiguiendo enormes progresos en todos los aspectos de nuestra vida. Es por sus muchos beneficios que los investigadores de la Universidad de Illinois se animaron a descubrir qué tan profundos pueden ser sus efectos en nuestro cuerpo, y lo que descubrieron fue impresionante: con tan solo 20 minutos de yoga al día nuestras funciones cerebrales pueden mejorar. 30 mujeres se prestaron para esta investigación, que develó que tras 20 minutos de practicar Hatha yoga somos capaces de potenciar nuestra concentración, consiguiendo así optimizar las funciones de nuestro cerebro desempeñando las tareas con mayor productividad. Tras la práctica, las mujeres respondían de forma más rápida y asertiva a los estímulos físicos a los que fueron sometidas por los investigadores, en comparación con las reacciones que se tienen cuando esta disciplina no forma parte de la cotidianidad. Un punto más para el maravilloso yoga, que cada día consigue más adeptos. Sus beneficios son innumerables, las opciones para practicarlo amplísimas debido a las muchas alternativas que hay, adaptándose a todos los niveles de resistencia. Por eso no hay excusa, suma el yoga a tu vida y aumenta tu rendimiento. [1] http://www.nosotras.com/salud/el-yoga-mejora-las-funciones-cerebrales-379657 [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/07/Funciones-cerebrales.jpg

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

El Yoga reduce la fibrilación auricular
Publicado el 6 Mar, 2013

Es la arritmia más frecuente en nuestro país, aunque su nombre no suene a muchas personas. De ahí el interés de esta noticia, que hoy comparte con nosotros Ramiro Calle. [1] La fibrilación auricular es una enfermedad cardíaca que se caracteriza por la alteración del ritmo del corazón, produciendo latidos irregulares y descoordinados, explica en un comunicado el secretario general de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), Miguel Ángel García, quien ha apuntado que se trata de la arritmia más frecuente en nuestro país. La SEC alude a un estudio del University of Kansas Medical Center, que ha analizado a 49 pacientes de entre 18 y 80 años con fibrilación auricular paroxística (recurrente). Durante tres meses los pacientes fueron tratados con la medicación habitual y sesiones de Yoga de una hora a cargo de un instructor profesional, al menos dos veces por semana. El efecto del Yoga supuso un descenso de los episodios sintomáticos en un 31% y de los asintomáticos en un 50%. Además, los enfermos vieron cómo mejoraba su función endotelial y se rebajaban sus niveles de presión arterial, inflamación, ansiedad y depresión tras la práctica rutinaria de Yoga suave. “Parece que el efecto calmante del Yoga sobre el sistema nervioso resulta muy beneficioso para los pacientes con fibrilación auricular paroxística, por lo que convendría recomendarse como una terapia, siempre de manera complementaria al tratamiento farmacológico y nunca de manera sustitutiva”, ha subrayado García. Sin embargo, el secretario general de la SEC ha advertido de que “serán necesarios más estudios para confirmar si la práctica de Yoga ayudaría a las personas con fibrilación auricular a reducir de manera segura su medicación”. En España, un millón de personas mayores de 40 años padece esta patología, que incrementa el riesgo de embolias, produce alteración del pulso con palpitaciones e incluso puede llegar a provocar un fallo cardíaco e insuficiencia cardíaca. La SEC subraya que la fibrilación auricular es la arritmia que más frecuentemente requiere internación y el envejecimiento poblacional hace prever que esta enfermedad se llegará a duplicar en los próximos 50 años. [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/03/Corazon.jpg

[+]