Estudiar los Yoga Sūtras desde su propia tradición/ 2ª parte

Un curso que empieza en Madrid el 8 de mayo: la transmisión completa del texto original de Patañjali con su sabiduría, práctica y experiencia tradicional que conduce al reconocimiento absoluto de uno mismo. Ver la primera parte . כאן.

לוטוס

Ahora tenemos en España la oportunidad de estudiar el original de esta gran obra de sabiduría universal con David Rodrigo (Āchārya Jijñāsu) a partir del 8 de mayo en Yoga Shala Alcobendas, Madrid y a distancia. Éste estudió y practicó los YS y otras grandes escrituras y prácticas de las escuelas clásicas de filosofía y espiritualidad en India (astika darśana) directamente de los maestros tradicionales Dravidāchārya Rāmakṛiṣṇan Swāmījī (tradición Advaita Vedānta de Śaṅkarāchārya) y Swāmī Veda Bhāratī (tradición de los yoguis del Himalaya) durante seis años en Rishikesh, India.

Obstáculos = tu distracción

Con estas prácticas los obstáculos se eliminan y se realiza la consciencia interna. Los obstáculos son las distracciones de la mente ´vikṣepa´: enfermedad física, enfermedad mental, dudas, no practicar, holgazanería, no lograr vairāgya ´desinterés´ respecto a los deseos mundanos, tener una filosofía de vida equivocada ´bhrānta-darśana´, no experimentar samādhi (absorción en la consciencia pura) y/o no poder estabilizarse en samādhi = limitarse a experiencias especiales fugaces.

Estos obstáculos a la práctica o distracciones mentales vienen siempre acompañados de sufrimiento ´duḥkha´, frustración y movimiento involuntario o agitación del cuerpo y la respiración. (I.29-31)

Chitta-prasāda

Para poder concentrarte y por tanto practicar, tu mente tiene que estar pura, clara, calmada, satisfecha ´chitta-prasāda´. Para ello, el capítulo primero de los cuatro que forman lo YS ´samādhi-pāda´ señala distintas prácticas. Por ejemplo:

  • Cultivar los brahma-viharas: amor ´maitrī´ a la gente que ya experimenta la felicidad ´sukha´ interior en distintos grados (maestros/as, hermanos/as de práctica espiritual); compasión ´karuṇā´ con los seres que sufren; alegrarse ´muditā´ con los bondadosos y ecuanimidad ´upekṣa´ (no odiar) con los que practican el mal, el vicio, etc.
  • Prāṇāyama u observar la respiración, que debe ser profunda y sutil, con concentración mental en un punto, y extender la exhalación. (II.46-48)
  • Concentrarnos en la luz libre de angustia ´jyotiṣmatī´ que vibra en la cueva de nuestro corazón; o en los seres libres de deseo o sabios ´siddhas´; o en la consciencia en el estado de sueño y de sueño profundo; o en lo placentero, etc. (I. 29-39)

Saṁsāra

Si tienes problemas para estabilizarte en la práctica de abhyāsa ´concentración´ y vairāgya ´desinterés´, algo absolutamente común, tienes que trabajar más en limpiar las impurezas ´kleśas´ de tu cuerpo físico y de tu mente-corazón y así alimentar samādhi. Tus impurezas ´kleśas´ son: ignorancia ´avidyā´→ego ´asmitā´→deseo ´rāga´, odio ´dveṣa´, miedo a dejar de ser ´abhiniveśa´ (II.3).

De estas impurezas ´kleśas´ surgen tu karma ´acción´ con kleśas (con ego, deseo, odio y/o miedo) y tu karma da fruto ´vipāka´ en forma de tus experiencias ´bhoga´ de mayor o menor placer ´sukha´ o sufrimiento ´duḥkha´ dependiendo de si el karma que las provocó es de mayor o menor bondad ´punya´ o maldad ´pāpa´, respectivamente. El karma no experimentado inmediatamente se acumula ´karma-āśaya´ para que lo experimentes en un futuro, en la vida de este cuerpo físico o en otros futuros. Esto es un círculo que se retro-alimenta eternamente (saṁsāra) y que es experimentado por tu cuerpo sutil, que nace en un cuerpo físico apropiado para experimentar su karma fructificado (prārabdha karma), muere y vuelve a nacer hasta tu ser interior se purifica y se cultiva con la sabiduría liberadora, de modo que gira su interés de los objetos al Ser eterno, omnipresente e inmutable (puruṣa) y se entrega definitivamente al amado (samādhi) hasta no ser más que lo que es.

La secuencia ´krama´ de saṁsāra es por tanto impurezas ´kleśas´ (ignorancia, ego, deseo, acción, miedo) → karma → vipāka (fructificación del karma: experiencias relativas de placer y dolor) → karma-āśaya (el karma no experimentado se acumula a la espera de fructificar y ser experimentado). Todo ello crea impresiones mentales ´saṁskāras´ de dispersión (vyutthāna). Estas se niegan con su contrario, las impresiones mentales de abhyāsa ´concentración´ y vairāgya ´desapego´: 1º nirodha, de cesar lo anterior, 2º samādhi, de abrazar la infinitud que vibra en la cueva de tu corazón.

בקריה יוגה

El trabajo de limpieza de tus impurezas o Kriyā Yoga (II.1-3) consiste en:

– Tapas: control de las tendencias de tu personalidad que obstaculizan tu práctica de abhyāsa ´concentración´ y vairāgya ´desinterés´ cultivando su contario ´prati-pakṣa´. Ej.: el odio con la amistad; el deseo con la ecuanimidad entendiendo también los defectos del objeto de deseo; el enfado con la calma concentrándose en la respiración, en los sabios, en la divinidad que amas, en el placer, etc.; el miedo con la confianza fruto de la entrega a la divinidad, o en la concentración en lo inmutable y omnipresente, o recordando que tu existencia existe incluso sin la existencia de tus instrumentos –cuerpo, mente–, etc.

– Svādhyāya: estudio tradicional de las escrituras liberadoras ´mokṣa-śāstra´ y cultivar constantemente la presencia en ti de su significado practicando japa o la recitación de tu mantra, SO´HAM, OM, etc.

– Īśvara-praṇidhāna: sentir constantemente la presencia de la divinidad ´Īśvara´ en los cuatro costados y entregarle todo tu ser (acciones, pensamientos, emociones).

– Dhyāna ´meditación´ en la consciencia pura, que limpia las impurezas de la mente subconsciente (II.10-11).

Aṣṭaṇga Yoga

Kriyā Yoga, el trabajo de limpiar las impurezas de tus cuerpos físico y sutil y alimentar samādhi, se explica en los famosos ocho pasos del yoga ´Aṣṭaṇga Yoga´ (II.28-30):

Ética (yamas y niyamas):

– Yamas: ahiṁsā, no dañar a ningún ser ni de pensamiento, palabra ni acción; satya, vivir según lo que es verdad; asteya, no robar, no desear; brahmacharya, control del órgano sexual; aparigraha, no posesividad, no aceptación como ´mío´.

– Niyamas: śauca, pureza física y mental; santoṣa, estar feliz y ecuánime; tapas, svādhyāya e Īśvara-praṇidhāna, explicados previamente.

Los beneficios de estabilizarse de los yamas y niyamas son los siguientes (II.35-45):

Ahiṁsā: Todas las mentes abandonan la hostilidad ante la presencia de alguien estabilizado en ahiṁsā.

Satya: Se hace y sucede lo que se desea.

Asteya: Todos los tesoros están a tu disposición.

Brahmacharya: Tienes poder, energía ´vīrya´.

Aparigraha: Se conocen los distintos nacimientos y sus porqués.

Śauca, pureza 1. física: desinterés por las partes del propio cuerpo y su unión con otros cuerpos; 2. sutil mediante dhyāna ´meditación´: claridad, belleza interior ´saumanasya´, concentración ´ekāgrya´, conquista de los sentidos ´indriya-jaya´ y preparación para ver el ser absoluto ´ātma-darśana´.

Santoṣa: felicidad ´sukha´ insuperable, en relación a la que da la experiencia de objetos deseados.

Tapas: eliminas impurezas y logras ser el maestro de tu cuerpo y sentidos.

Svādhyāya: comunión con la divinidad que amas.

Īśvara-praṇidhāna: perfeccionas samādhi.

– Āsana ´postura´ del cuerpo físico, que debe ser estable y placentera ´sthira-sukham´ y que se perfecciona relajando el esfuerzo concentrándose en el infinito, dejándose llevar, despojándose, de modo que se deja de sufrir por el par de opuestos ´dvanda´ (frío-calor, placer-dolor…) (II.46-48). La relajación física y mental es fundamental para soltar lastre = apego a los objetos y tus relaciones, identificación con tu mente ´chitta´.

– Prāṇāyama, observar la respiración de modo que sea profunda, larga, sutil, con concentración, etc. para lograr la capacidad de concentración mental ´dhāraṇa´ (II.49-53).

– Pratyāhara: la no unión de los cinco sentidos (oído, tacto, vista, gusto y olfato) con sus respectivos objetos de percepción, de modo que se logra el control final de los sentidos ´indriyas´ (II.54-55).

– Dhāraṇa: limitar la mente en un solo lugar.

– Dhyāna ´meditación´: el fluir continuo de la misma percepción en dhāraṇa.

– Samādhi: la mente ´chitta´ se ha vaciado de sí misma y asumido la naturaleza del objeto de meditación, por lo que sólo éste brilla.

Saṁyama

Dhāraṇa, dhyāna y samādhi conjuntamente se denominan saṁyama y son internas ´antar-aṅga´ o más sutiles en relación a las cinco partes anteriores del Aṣṭaṇga Yoga. El resultado de dhāraṇa, dhyāna y samādhi es prajñā, el conocimiento intuitivo de la consciencia plena. Sin embargo, son prácticas todavía externas en relación a nir-bīja samādhi, el samādhi definitivo. Igual que prajñā o buddhi sattva –el sentido puro del yo– es adhyātma prasāda, la belleza del ser interior, en relación a chitta ´mente´ pero es todavía externa en relación a puruṣa en kaivalya, Solo, absoluto. (III.1-8)

El tercer capítulo de los YS ´vibhūti pāda´ y los comentarios explican en detalle distintas prácticas de concentración-absorción (saṁyama) cuyo resultado es reconocer la unidad permanente (dharmī) en lo cambiante (dharma): la verdad tanto del sujeto como de los objetos, de la consciencia o espíritu (puruṣa) y de la materia (pradhāna).

Los héroes

El yogui logra maestría desde los átomos a lo más inmenso (I.40), de los elementos que constituyen lo externo y material y su cuerpo, de sus órganos de acción y de percepción y del conjunto de su mente, no tiene ningún interés en todo ello y así reconoce la plenitud natural de lo que es. Ha logrado lo que hay que lograr, el sentido de la vida ´puruṣa-artha´. Ya no le queda nada más por hacer ni lograr. Simplemente es y disfruta de lo que es, en el presente más allá del tiempo, en el aquí más allá del espacio. Su presencia compasiva ilumina a los héroes, buscadores sinceros, maduros.

Más información y contacto:

http://www.ashtanga-yoga-alcobendas.es

annayogashala@gmail.com

להיות חברותי, שיתוף!

האם אתה אוהב את המאמר הזה?

כמנוי שלנו RSS כך לא תחמיץ כלום

מאמרים נוספים על ,
על ידי • 30 Apr, 2015 • Sección: תרגול, טקסטים עתיקים