Artículos sobre ‘Álex Monasterio’

'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Фасциальных системы: сети, которая соединяет вас
Опубликовано 2 ноября 2017 г.

La fascia es el tejido que, como una red, envuelve el resto de tejidos de nuestro organismo (huesos, músculos y órganos) y los conecta entre sí. El sistema fascial abarca una vasta extensión del organismo, compactándolo, dándole forma, compartimentándolo y estabilizando y sujetando todos los órganos. Escriben Or Aleluiya y Álex Monasterio. [1] Este sistema est formado por un tejido blanquecino cuyo grosor y grado de densidad, resistencia y flexibilidad dependen de su ubicación y de los requerimientos mecánicos de la zona. Las fascias están repletas de receptores sensitivos (sensores biológicos) conectados cada uno a un nervio. Su función es informar al sistema nervioso central acerca, entre otros aspectos, de las tensiones mecánicas que experimenta dicho tejido y, por extensión, el cuerpo. Es el mayor sistema sensitivo del organismo, por delante de la piel. [2]Además, el sistema fascial supone el principal tejido defensivo del cuerpo, ya que por su interior, a través del fluido de la llamada «sustancia fundamental», transitan los linfocitos (glóbulos blancos) para acudir allá donde es necesario mantener a raya bacterias y virus. Por si fuera poco, el complejo sistema fascial cumple una importante función en la mecánica corporal y responde a los influjos emocionales. De hecho, tenemos una sola fascia, que envuelve todos los órganos y estructuras internas del cuerpo. El estómago, el hígado, los riñones, los vasos sanguíneos, los músculos… tienen su propia funda fascial. Más allá de mantener la estructura de los órganos, estas fundas fasciales se expanden en diferentes direcciones para anclarlos tanto al sistema óseo como a los órganos y estructuras adyacentes. Esa misma fascia envuelve los huesos (periostio), en cuyos extremos se densifica formando los ligamentos. Hay autores (Serge Paoletti) que incluso consideran el hueso como una especialización extrema de la fascia, en la que su tejido ha incorporado osteocitos y minerales para incrementar la densidad y dureza. En la columna vertebral la fascia se encuentra literalmente tapizándola, manteniendo cohesionadas las vértebras y otorgándole, a la vez, flexibilidad para realizar los movimientos cotidianos. Desde la columna vertebral, continúa expandiéndose para formar las meninges, es decir, el tejido fascial especializado que recubre y protege el sistema nervioso central (cerebro, cerebelo y médula espinal). Funciones vitales Si se visualiza cómo este tejido, resistente y flexible, cubre y conecta los demás tejidos del organismo se comprenderá la importancia de mantenerlo en óptimas condiciones. Además, entre las fibras de colágeno y elastina del tejido fascial fluye la antes mencionada matriz o sustancia fundamental, un fluido acuoso por el que circulan los linfocitos, macrófagos (ambas células defensivas) y fibroblastos (células reparadoras del tejido), y también los nutrientes que alimentan las células y que provienen de los vasos sanguíneos. Además, a través de este fluido, transitan las toxinas derivadas de la actividad celular de los órganos para ser evacuadas por el sistema linfático. Por ello es importante mantener el tejido fascial bien hidratado y elástico. Las fascias necesitan algunas condiciones mínimas para poder realizar su función de la mejor manera. La influencia del estrés en la postura Es sabido que una de las zonas en las que se somatiza el estrés es el vientre. ¿Quién no ha sentido presión e incomodidad en la boca del estómago ante una situación angustiante, triste o amenazadora? Se producen múltiples reacciones físicas ante el estrés, por ejemplo un aumento de tono de los esfínteres del tracto intestinal, como el píloro (la válvula que hay al final del estómago), o de los músculos intestinales que desplazan el bolo fecal. Estas tensiones que se suelen experimentar en el abdomen (y, por cierto, un buen número de ellas pasan desapercibidas) inciden en la estructura esquelética y la condicionan: se da una tracción descendente que se transmite de los órganos intrabdominales al diafragma, de este al pericardio y de ahí a las vértebras torácicas y cervicales a través de las cadenas viscerofasciales. El resultado es una tensión interna que induce a adoptar una postura hipercifótica (espalda encorvada). Por otra parte, la psicoterapia y el trabajo espiritual pueden ayudar a transformar la manera en que nos relacionamos con el estrés. Reconocer las fuentes que nos llevan a él resulta fundamental para mejorar tanto la actitud mental ante la vida como la postura física. [3] Las fascias «empaquetan» los músculos y los conectan entre sí estableciendo, literalmente, líneas o franjas tensionales que sirven para mantener el cuerpo en una postura determinada u optimizar la función durante el movimiento, por lo que la postura diaria afecta a estas líneas de tensión. Un esguince mal curado puede provocar disfunciones en la rodilla, la cadera o la columna. Cadenas miofasciales Los músculos suelen trabajar agrupados en cadenas miofasciales (mio significa «músculo») a fin de mantener el cuerpo erguido. Cuando el cuerpo está mal alineado y una cadena trabaja más de lo que le corresponde, se tensa y acorta, lo que incide en las cadenas con las que se relaciona. Por otro lado, hay procesos patológicos que pueden alterar fácilmente la biomecánica del organismo y extenderse a través de las cadenas miofasciales. Por ejemplo, un esguince mal curado puede provocar disfunciones mecánicas en la rodilla, la cadera e incluso la columna vertebral. O una cicatriz puede desencadenar una tensión que traccione las estructuras adyacentes, como ocurre al pinzar una tela de araña: si se sujeta uno de sus extremos todo el sistema se deforma. [4] Es importante contar con un fisioterapeuta, osteópata o experto en método Mézières, RPG o Rolfing para encontrar esos núcleos de tensión y reducir su condicionamiento mecánico. El objetivo es que el cuerpo pueda expresarse físicamente con libertad. También es imprescindible la reeducación postural en la vida cotidiana (delante del ordenador, en el coche, en el sofá, al caminar, etc.) y realizar ejercicio físico moderado habitualmente. Los músculos tienden a acortarse y contracturarse; al estirarlos regularmente se consigue mantener el conjunto miofascial libre. Los patrones posturales inadecuados, el estrés prolongado, las intolerancias alimentarias y algunas cicatrices pueden endurecer y deshidratar el tejido fascial. Se reduce así su capacidad tanto de aportar nutrientes a las células de la zona afectada como de evacuar los metabolitos (toxinas) de estas mismas células. La densificación reduce la flexibilidad y el rango de movimiento articular. Algunos principios Los estiramientos tradicionales inciden en la elastificación del sistema miofascial. No obstante, se pueden estirar de manera más eficaz determinadas regiones fasciales, como las fascias viscerales o las de la superficie corporal. En la superficie corporal resulta útil la tracción de la piel, firme pero suave, realizada con las palmas de las manos. También puede ayudar la respiración (con una apnea de 3-5 segundos al final del tiempo respiratorio). En algunos casos es más interesante enfatizar la inhalación (para la región anterior y posterior del tronco) y en otros, la exhalación (región anterior y lateral del cuello). Un ejercicio mantenido de extensión de la columna combinado con exhalación y apnea mejora la elasticidad de las fascias viscerales abdominales. Con la inhalación y una apnea mejora la elasticidad de las fascias viscerales intratorácicas. La clave no es tanto la intensidad como mantener el estiramiento durante un minuto o más. Si se fuerza el tejido miofascial, este tiende a mantener su rigidez para protegerse de una posible lesión, lo que hace más difícil extenderlo. [5] Si quieres saber cómo abordar un dolor de cabeza, hombro y rodilla de forma segura, el fin de semana 11-12 de noviembre celebramos el curso 'Sistema miofascial'. ¡Es la última vez que lo realizaremos en Barcelona durante unos cuantos años! Profundizaremos en el conocimiento de tres técnicas muy útiles en estos y otros muchos casos y todo con la metodología especial de –FisiomYoga– que une el yoga con la fisioterapia y la osteopatía: Puntos gatillo miofasciales. Estiramientos miofasciales. Estiramientos neuromusculares. Las tres técnicas son de alta relevancia para​ muchas patologías y lesiones​. ​ Una oportunidad para enriquecer el baúl de herramientas de los profesores de yoga y profesionales sanitarios ​¡Quedan pocas plazas! Reserva la tuya aquí: http://yoga-terapeutico.com/sistema-miofascial-barcelona/ [6] ¡El curso presencial incluye también material didáctico online! Álex Monasterio y Or Haleluiya Álex Monasterio es fisioterapéuta, ostópata y posturólogo con amplia experiencia en el ámbito asistencial y docente. Ha sido profesor en la Universidad Ramon Llull en Barcelona de Fisioterapia durante más de una década y ha trabajado en el Hospital Sant Pau unos cinco años como terapeuta (a parte de tener su consulta privada desde hace 20 años donde ve casos de todo tipo). Es el autor del libro Columna Sana (traducido también al ruso). Lleva casi 20 años enseñado anatomía, fisiología y patología a profesores de yoga, debe ser uno de los primeros en España, y sin duda tiene mucho que aportar a la hora de enseñar los más que 40 procesos patológicos que se estudian en la formación que imparte conjuntamente con Or, además de cómo abordarlos todos ellos con terapia a través del movimiento. Or Haleluiya es profesora de Yoga, acupuntora, máster en psicología (UAB). Presidenta de la Asociación Española de Yoga Terapéutico. Or empezó su práctica a los 22 años en el método Iyengar intensivamente durante siete años, viajando extensamente para poder estudiar con profesores conocidos mundialmente en este método. Se ha certificando en Anusara yoga, Yoga Reconstituyente y Yoga Terapéutico. Or ha hecho un par de cursos de disección humana en la Universidades en Londres y Escocia. Es escritora regular de artículos en diferentes revistas internacionales. Las clases de Or son excepcionales por su maestría al refinar la práctica de yoga según las habilidades y necesidades biomecánicas de las personas. También tiene una habilidad original de contar historias de la mitología india relacionadas con el tema biomecánico estudiado en sus clases que conmueven y conectan con el corazón. [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/11/Yoga-terapeutico.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/11/Pie.jpg [3] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/11/FASCIA-2.jpg [4] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/11/FASCIA-1.jpg [5] http://yoga-terapeutico.com/sistema-miofascial-barcelona/ [6] http://yoga-terapeutico.com/sistema-miofascial-barcelona/

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Шейного позвонка дисфункции: как влияет шейного осанку
Опубликовано 28 сентября, 2017

Compartimos por su interés este artículo de la excelente revista Yoga Therapy Science, donde se explica en detalle y con buenas imágenes las alteraciones que experimentan las vértebras y los discos cómo consecuencia del decaimiento postural. [1] Este es el enlace que te permitirá leer cómodamente el artículo escrito por Álex Monasterio, coeditor de la revista Yoga Therapy Science (conjuntamente con Or Haleluiya), cofundador de FisiomYoga, [2] fisioterapeuta y master en Osteopatía. http://yoga-terapeutico.com/yoga-therapy/r6Face [3] Aquí obtendrás respuestas para saber cómo prevenir la disfunción articular cervical, conocimiento imprescindible para que un profesor de yoga, adecuadamente formado, poder abordar con recisión sus repercusiones desde el FisiomYoga Terapéutico. [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/09/Entrada.jpg [2] http://yoga-terapeutico.com/ [3] http://yoga-terapeutico.com/yoga-therapy/r6Face

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Практика йоги терапевтических / фибромиалгии
Опубликовано 14 сентября, 2017

Sufro una enfermedad llamada fibromialgia. Llevo trece años haciendo yoga, pero he tenido un largo camino de situaciones emocionales difíciles en mi vida. ¿Pueden ayudarme a seguir ejercitándome con el yoga, con movimientos específicos para lograr seguir esta técnica sin tener que abandonarla del todo sino, al contrario, mejorar mi calidad de vida? En tres cervicales ya se han hecho hernias. Gracias atentamente. Rocío Carbajal. México. [1] La fibromialgia es una afección compleja que se desconoce en buena medida pero que puede llegar a gestionarse adecuadamente para mejorar la calidad de vida. No obstante, debe abordarse desde diferentes perspectivas. Indudablemente el yoga puede resultar de gran ayuda, siempre y cuando no se fuerce y esté orientado por un profesional que conozca el abordaje de este tipo de afecciones con recursos técnicos. [caption id="attachment_31449" align="alignright" width="218"] [2] Puntos gatillo comunes que suelen tener activados los afectados por la Fibromialgia[/caption] A continuación describimos algunas prácticas holísticas y multidisciplinares que recomendamos para abordar la fibromialgia: - El yoga ayuda a desentumecer el sistema miofascial (músculos y fascias), más rígido y contracturado de lo habitual en estos casos. Es por ello que son convenientes la utilización de estrategias de descontracturación muscular y de los puntos gatillo miofasciales además de asanas de estiramiento, más que las de fuerza o equilibrio. Ojo, ya que el concepto de descontracturación es diferente que estiramiento, requiere otra técnica. - Es interesante la realización de pranayamas que ayuden a liberar la tensión acumulada en el diafragma, muy sensible en los procesos de estrés (emocionales). Dicha tensión suele almacenarse también en los órganos intraabdominales y en las fascias que los envuelven y conectan, pudiendo acentuar incluso la curvatura cifótica o aplanar las lumbares a través del desplazamiento hacia la retroversión de la pelvis. - Debido al punto anterior, puede ser de mucha utilidad asanas como Uddiyana bandha para realizar un estiramiento del paquete viscerofascial, aunque el ejercicio debería estar orientado por un profesional que conozca a fondo la técnica. - En este mismo sentido, las tensiones localizadas en el mediastino pueden reducirse realizando la postura del perro (del perro/gato pero sólo el perro) a la que incorporamos una inhalación profunda diafragmática que mantendremos unos segundos (en muchos casos puede sentirse la tensión detrás del esternón). [3]- Otro ejercicio que recomendamos para tener conciencia de las tensiones diafragmáticas que puedan haber producido por el estrés y, también, para reducir su tono muscular, es un automasaje en todo el borde costal-diafragmático. La consciencia respiratoria y liberación diafragmática son beneficiosas para que no haya restricción de movimiento que afecte la capacidad y profundidad respiratoria. Es posible que este ejercicio en sí, pudiera mejorar también el ánimo emocional. Se recomienda tomar el tiempo con este ejercicio para que realmente haya suficientemente espacio para explorar, sentir y conectar con esta zona. - Recomendamos también masajear todo el paquete visceal. Una de las técnicas más sencillas y menos complicadas de explicar en este formato, es simplemente amasar el abdomen con un movimiento suave y relajado, haciendo solamente lo que sienta bien. [1] [5]- Es también importante el estiramiento de los psoas-ilíacos, otros de los músculos que almacenan tensión psicoemocional con asanas cómo Anjaneyasana. - La realización de un ejercicio aeróbico como la natación ayudaría a mejorar la función muscular (los músculos trabajan sin tener que soportar el peso corporal). - La meditación puede ser muy útil para reducir el ruido mental y poder relativizar más fácilmente las reacciones emocionales. - Ejercicios de visualización e hipnosis son muy poderosos para llegar al subconsciente y plantar nuevas semillas que puedan mejorar la calidad de vida y las relaciones tanto con nosotros mismo y nuestro cuerpo como con los demás queridos en nuestra vida. - Hay infinidades de manera de hacer Savasana. Te recomendamos practicar esta postura tan importante y transformadora con diferentes herramientas para mejorar la relajación muscular. Un simple ejemplo sería, como se aprecia en esta foto, poner un poco de peso sobre los muslos para relajarlos. [6]- Es determinante contactar con un psicoterapeuta para metabolizar las experiencias que hayan podido ocurrir en el pasado y entender de qué manera éstas nos llevan a interpretar la realidad de una u otra manera. Y también, para gestionar mejor el dolor, culpa y vergüenza que suelen acompañar la Fibromialgia. - Como ya sabes Rocío, te puede hacer un gran servicio leer libros de grandes maestros para cuestionar la mente, relativizar sus argumentos y puntos de vista limitados. También, lectura de poemas sobre lo divino permite liberar el corazón de ataduras creadas por la mente. Es recomendable también, hacer prácticas como la oración y el canto para conectar con esta parte nuestra que nunca está afectada del dolor sea cómo y dónde sea. - Toda música afecta las ondas cerebrales. Recomendamos la escucha de música relajante, o tu música favorita que te permita bailar; mover libremente en el espacio para conectar con la alegría de vivir y del movimiento que tu cuerpo sí puede hacer. El movimiento libre te puede hacer sentir por entero tu propio cuerpo y por lo tanto, vivir más en el presente. A veces, al practicar yoga se puede convertir la ejercitación de las posturas en una disciplina mental. La ciencia del movimiento nos ayuda a practicar desde el conocimiento y la prudencia, sabiendo cómo y hasta qué grado estirar la musculatura; y es altamente relevante hacerlo con conocimiento, especialmente si la práctica es regular. Pero centrarse excesivamente en estos detalles, puede infundir rigidez a la práctica y ocupar la mente con datos en lugar de sensaciones y presencia. Celebra tu cuerpo y su habilidad de moverse, sea como sea su rango de movimiento, ya que todo es temporal igualmente. Al poner tu música favorita, siente si este flujo libre de movimiento alegra tu cuerpo y te alegra a ti. El baile conecta directamente con el cuerpo, el ritmo vital y la alegría! Otras herramientas y prácticas que recomendamos son: pastillas herbales, infusiones y aceites esenciales para calmar el dolor y el estrés. Yoga nidra, Yoga Reconstituyente e incluso medicación homeopática para mejorar la calidad del sueño; e ir a un fisioterapeuta para mejorar la función del aparato locomotor y recibir asesoramiento sobre cómo gestionar otros problemas concomitantes como las discopatías que nos señalas. En el mes de noviembre impartimos en Barcelona un curso de fin de semana sobre el Sistema miofascial [7]. Es la última vez que lo realizaremos en esta ciudad! Profundizaremos en el conocimiento de tres técnicas muy útiles en estos y otros muchos casos y todo con la metodología especial de FisiomYoga [8] que une el yoga con la fisioterapia y la osteopatía: Puntos gatillo miofasciales. Estiramientos miofasciales. Estiramientos neuromusculares.   Si te interesa obtener un vídeo gratuito de Yoga Terapéutico, accede a: www.yoga-terapeutico.com [9] Si deseas que los expertos en la adaptación del yoga a las diferentes patologías, lesiones y alteraciones biomecánicas, Álex y Or, respondan a tus dudas, escribe un mail con tu pregunta a: info@yoga-terapeutico.com Álex Monasterio y Or Haleluiya Álex Monasterio es fisioterapéuta, ostópata y posturólogo con amplia experiencia en el ámbito asistencial y docente. Ha sido profesor en la Universidad Ramon Llull en Barcelona de Fisioterapia durante más de una década y ha trabajado en el Hospital Sant Pau unos cinco años como terapeuta (a parte de tener su consulta privada desde hace 20 años donde ve casos de todo tipo). Es el autor del libro Columna Sana (traducido también al ruso). Lleva casi 20 años enseñado anatomía, fisiología y patología a profesores de yoga, debe ser uno de los primeros en España, y sin duda tiene mucho que aportar a la hora de enseñar los más que 40 procesos patológicos que se estudian en la formación que imparte conjuntamente con Or, además de cómo abordarlos todos ellos con terapia a través del movimiento. Or Haleluiya es profesora de Yoga, acupuntora, máster en psicología (UAB). Presidenta de la Asociación Española de Yoga Terapéutico. Or empezó su práctica a los 22 años en el método Iyengar intensivamente durante siete años, viajando extensamente para poder estudiar con profesores conocidos mundialmente en este método. Se ha certificando en Anusara yoga, Yoga Reconstituyente y Yoga Terapéutico. Or ha hecho un par de cursos de disección humana en la Universidades en Londres y Escocia. Es escritora regular de artículos en diferentes revistas internacionales. Las clases de Or son excepcionales por su maestría al refinar la práctica de yoga según las habilidades y necesidades biomecánicas de las personas. También tiene una habilidad original de contar historias de la mitología india relacionadas con el tema biomecánico estudiado en sus clases que conmueven y conectan con el corazón.   [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/09/2YogaTerapeutico.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/09/6Yogaterapeutico.jpg [3] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/09/1YogaTerapeutico.jpg [4] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/09/2YogaTerapeutico.jpg [5] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/09/3YogaTerapeutico.jpg [6] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/09/4YogaTerapeutico.jpg [7] http://yoga-terapeutico.com/sistema-miofascial-barcelona/ [8] http://yoga-terapeutico.com/ [9] http://www.yoga-terapeutico.com/

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Практика йоги терапевтических / тендинит ахиллова
Опубликовано 20 июля 2017 г.

Llevo años practicando footing y algo de elíptico. El caso es que sufrí una tendinitis aquilea bilateral por no hacer bien los estiramiento previos al ejercicio, y también después de correr. Estuve dos meses en rehabilitación y pasaron los dolores. Ahora he intentado volver, pero ya desde el primer día tengo molestias... El médico me ha dicho que no debería volver a practicar deportes de impacto que pudieran dañar los tendones. Mi pregunta es si el yoga es apto para mi lesión y de si incluso me puede beneficiar. Manuel Olmedo (Vigo) [1] La tendinitis es el proceso inflamatorio que experimentan los tendones cuando se producen microrroturas de sus fibras (filamentos de los que están formados). Es decir, la inflamación es la respuesta reparadora del organismo que favorece la llegada de los elementos de regeneración, como los fibroblastos, al tejido lesionado. Para que dichos elementos puedan llegar a la zona, los vasos sanguíneos se dilatan y se hacen permeables desencadenando el enrojecimiento, hinchazón y aumento de temperatura característicos en este tipo de procesos y, más o menos evidentes según los casos. Pero ¿qué es lo que genera las microrroturas del tejido tendinoso? Normalmente viene dado o bien por excesiva tracción mecánica o por un impacto directo sobre el tendón. Lo que más frecuentemente suele ocurrir en el caso de afectación de los tendones de Aquiles es que la postura de la persona está demasiado adelantada respecto a la línea de gravedad (como podemos apreciar en la imagen en la que los puntos rojos deberían coincidir o estar muy cerca de la línea de verticalidad). Cuando tenemos el centro de gravedad adelantado, desplazamos el peso a la parte anterior de los pies y con ello, para no caernos al suelo, incrementamos la actividad de los músculos de la pantorrilla (gemelos y sóleo). El exceso de actividad de estos músculos ejercerá una tracción mecánica elevada sobre el tendón. Dependiendo del peso de la persona (determinado no sólo por su grado de “anchura” sino también por su altura), lo adelantado que tenga el centro de gravedad, de su edad (cuanto más jóvenes mayor capacidad elástica de los tejidos) y/o el tipo de deporte que realice puede llevarse al límite la capacidad de resistencia de las fibras del tendón. Así pues, el problema no es la inflamación que, recordemos, es la respuesta reparadora del organismo ante la lesión, sino las causas que han producido la lesión. Habrá que actuar entonces sobre éstas y, en todo caso, observar si la persona tiene en centro de gravedad adelantado, demasiado peso/altura/edad/densidad de tejidos blandos para la exigencia mecánica que supone correr. Quizás estos condicionantes no puedan modificarse y lo más prudente es que la persona deje de correr. Yoga, buena elección El Yoga puede ser una opción excelente y, en principio, no contraproducente, siempre que no se hagan estiramientos de rebote en los que se vean implicados los músculos gemelos/sóleo. Estiramientos del sóleo y gemelos, suaves al principio, para bajar su tono muscular y reducir las tensiones que estos trasladan al tendón: Adu Muka Savasana, Uttanasana, Malasana, Parsvottanasana. Para retrasar el centro de gravedad es muy útil practicar tomando conciencia de que el peso corporal debe apoyarse justo por delante del hueso del talón, un poco por delante del maléolo peroneal (dónde recae la punta de flecha de la línea de gravedad de la imagen). Además resultan muy interesantes para retrasar la postura los estiramientos de los cuádriceps: Vajrasana, Anjaneyasana (la postura completa, sujetando el empeine con la mano), Supta virasana, Eka Pada Rajakapotasana II. Psoas-ilíacos: Anjaneyasana (con el tronco erguido para estirar también la porción alta del psoas), Virabhadrasana I, Urdhva Mukha Svanasana, Ustrasana. Aperturas torácicas: Supta baddha konasana (apoyando la columna sobre una manta enrollada), Bhujangasana, Setu Bandha Sarvangasana. Todas las posturas mencionadas se pueden modificar y utilizar apoyos para adaptarse a las características del practicante. Si te interesa obtener un vídeo gratuito de Yoga Terapéutico, accede a: www.yoga-terapeutico.com [2] Si deseas que los expertos en la adaptación del yoga a las diferentes patologías, lesiones y alteraciones biomecánicas, Álex y Or, respondan a tus dudas, escribe un mail con tu pregunta a: info@yoga-terapeutico.com Álex Monasterio y Or Haleluiya Álex Monasterio es fisioterapéuta, ostópata y posturólogo con amplia experiencia en el ámbito asistencial y docente. Ha sido profesor en la Universidad Ramon Llull en Barcelona de Fisioterapia durante más de una década y ha trabajado en el Hospital Sant Pau unos cinco años como terapeuta (a parte de tener su consulta privada desde hace 20 años donde ve casos de todo tipo). Es el autor del libro Columna Sana (traducido también al ruso). Lleva casi 20 años enseñado anatomía, fisiología y patología a profesores de yoga, debe ser uno de los primeros en España, y sin duda tiene mucho que aportar a la hora de enseñar los más que 40 procesos patológicos que se estudian en la formación que imparte conjuntamente con Or, además de cómo abordarlos todos ellos con terapia a través del movimiento. Or Haleluiya es profesora de Yoga, acupuntora, máster en psicología (UAB). Presidenta de la Asociación Española de Yoga Terapéutico. Or empezó su práctica a los 22 años en el método Iyengar intensivamente durante siete años, viajando extensamente para poder estudiar con profesores conocidos mundialmente en este método. Se ha certificando en Anusara yoga, Yoga Reconstituyente y Yoga Terapéutico. Or ha hecho un par de cursos de disección humana en la Universidades en Londres y Escocia. Es escritora regular de artículos en diferentes revistas internacionales. Las clases de Or son excepcionales por su maestría al refinar la práctica de yoga según las habilidades y necesidades biomecánicas de las personas. También tiene una habilidad original de contar historias de la mitología india relacionadas con el tema biomecánico estudiado en sus clases que conmueven y conectan con el corazón.   [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/07/Tendinitis-aquilea.jpg [2] http://www.yoga-terapeutico.com/

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Почему аварий происходит совместное?
Опубликовано 6 июля 2017

La práctica del yoga puede desbloquear las articulaciones interaposifarias de la columna vertebral. ¿Qué son? ¿Cómo se producen estos bloqueos? ¿Cómo se liberan? En este interesante vídeo, lo explica el fisioterapeuta y osteópata Álex Monasterio. [1] La unión entre dos vértebras se produce mediante tres articulaciones: una articulación anterior en la que está incluido el disco intervertebral, en la parte anterior y más robusta de la vértebra, y dos articulaciones posteriores, las llamadas articulaciones interapofisarias, que son dos pequeñas articulaciones situadas en la parte posterolateral del la vértebra. La mayor parte de los bloqueos articulares vertebrales, dolores y molestias generados como consecuencia, se producen en ellas. En este vídeo Álex Monastario nos explica qué son estos bloqueos articulares y cómo se generan. [youtube]https://youtu.be/FX_pGwF9Q0k[/youtube] Más información: http://yoga-terapeutico.com/ [2]     [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/07/Bloque-columna.jpg [2] http://yoga-terapeutico.com/

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Или Haleluiya и Алекс монастыря: «Мы все должны йога терапия»
Publicado el 12 Jun, 2017

Son especialistas en fusionar yoga con fisioterapia y osteopatía para tratar las patologías del aparato locomotor. "Muchos creen que sentir el cuerpo y sus sensaciones es suficiente. Y no es cierto. Hay desalineaciones y afecciones que no son percibidas con la consciencia corporal". En esta interesante entrevista nos despejan muchas dudas. [1] Hoy día, hablar del Yoga Terapéutico es como hablar de un tema tan vasto como la música… Hay muchas corrientes y enfoques diferentes. Algunos se enfocan en la capa energética, otros en la emocional, los meridianos chinos y el ayurveda. Y todo es válido y necesario. "Nosotros nos dedicamos al estudio y abordaje de las patologías del aparato locomotor -dicen Or y Álex-. De ahí nuestro nombre, FisiomYoga [2], fusión del yoga con la fisioterapia y la osteopatía. Aunque también ponemos en relieve aspectos psicoemocionales relevantes para mejorar el estado de salud debido a la intrínseca relación que hay entre las diferentes capas". ¿Cuáles son las diferencias entre el Yoga Terapéutico y otras terapias de tratamiento físico? 1. Liberación de los tejidos miofasciales: El Yoga Terapéutico usa las posturas, movimientos y el uso de determinados utensilios (“props”) para la mejora de la funcionalidad corporal y la fisiología de los tejidos implicados en una patología, lesión o alteración biomecánica. No utiliza la terapia manual como en otras disciplinas. La práctica de Yoga Terapéutico bien fundamentada en el conocimiento avanzado del aparto locomotor mejora el equilibrio de las tensiones y reduce el tono y las densidades de los tejidos miofasciales implicados en una afección determinada para, no sólo disminuir o eliminar síntomas, sino actuar sobre las causas que originaron el problema o los problemas que afectan a la persona para fundamentar de manera adecuada la mejora de su estado de salud. Hay que recordar que densidades en el sistema miofascial, generadas por múltiples causas, limitan la funcionalidad generando conflictos mecánicos articulares, estresan el funcionamiento muscular y condicionan la postura corporal y, por lo tanto, también el movimiento. La práctica de Yoga Terapéutico mejora el equilibrio biomecánico que a menudo está afectado por desalineaciones biomecánicas que todos tenemos o por una lesión mal curada. Y lo bueno es que la práctica reduce el estrés mecánico que recae sobre estas estructuras articulares y miofasciales a través del movimiento, de posturas adecuadamente seleccionadas y la consciencia postural. Todo ello, sin intervención de la terapia manual, ¡solamente con ejercicios bien enfocados y bien hechos! 2. Reeducación postural: El alineamiento de las estructuras corporales es fundamental, ya que suele estar detrás de muchas de las patologías o procesos dolorosos del aparato locomotor. La reeducación postural supone una herramienta importante en este sentido y también a nivel preventivo para evitar o retrasar la aparición de patologías. Así pues, tanto la reeducación postural como del movimiento o uso que hacemos del cuerpo favorece la propia funcionalidad de las estructuras del aparato locomotor y evita la acumulación de tensiones y densidades miofasciales anómalas. 3. Equipo multidisciplinar: Una red de profesionales que entienden que los procesos de salud pueden llegar a ser complejos y que a menudo, se necesita un equipo para que cada uno incida desde su especialidad sobre las capas del alumno de las que son competentes y así poder transformar su condición. Para nosotros, la «competencia» no tiene lugar , sino que nos enfocamos en la complementariedad para conseguir una meta en común, que es la mejora del estado de salud de las personas. 4. Programa diario: El profesor de Yoga Terapéutico/Yogaterapia suele dar «deberes», programa diario, tanto de práctica como por escrito, para que sus alumnos practiquen en casa o que reflexionen sobre algún tema psicoemocional y espiritual que les pueda servir tanto para mejorar su condición física como para gestionar mejor el dolor y la aceptación de su estado presente. Se trata de establecer una dinámica de confianza con el cuerpo y el proceso de salud, sin caer en la pasividad, relegando toda la responsabilidad de la recuperación al profesor. Uno toma las riendas de su condición, cambiando hábitos posturales y de la gestión emocional para así transformar no solamente los síntomas de su condición, sino realmente llegando a las causas que le han producido la condición en primer lugar. 5. Alumnos eternos: Los profesores de Yoga Terapéutico saben que cada persona que presenta una lesión, patología o alteración biomecánica es un caso único con sus propias particularidades que las diferencia de otras personas diagnosticadas de la misma afección. Por eso, la práctica como instructor de Yoga Terapéutico, en sí misma, es enriquecedora. Cada caso que se aborda ofrece la posibilidad de profundizar en el conocimiento de las diferentes koshas. De esta manera, además de formándose de manera continuada, se adquieren herramientas y destrezas para poder servir de la manera más óptima posible. 6. La práctica del Despertar: El Yoga Terapéutico también incluye un conjunto de prácticas enriquecedoras y eficaces para el desarrollo de la capa espiritual aparte de las posturas físicas (asanas); como por ejemplo, ejercicios de respiración (pranayama), meditación (dhyaana), conocimiento de los textos sagrados (jnana yoga), canto y oración (mantra) y servicio a la sociedad (karma yoga). Además, el yoga se basa, en una filosofía y práctica ante la vida que le permite a uno pensar, hablar y actuar desde una mente más quieta y enraizada en el amor profundo hacia la existencia entera con todas sus manifestaciones, incluso su propia patología o lesión (bhakti yoga). Probablemente, la diferencia más marcada entre el Yoga Terapéutico y otras terapias de tratamiento corporal es que el Yoga Terapéutico concibe el humano como una globalidad, en el que hay diferentes capas que requieren una atención y práctica para una auténtica metamorfosis en el cuerpo-mente-alma que somos. ¿Qué pensáis respecto a la opinión del que la intervención/mejora sobre la salud solo es un efecto secundario del Yoga pero no su meta principal? ¿Hay una separación entre el cuerpo y la mente? Cada pensamiento se somatiza; el juicio más sutil que hacemos, puede reflejarse en una liberación determinada de hormonas, en una ligera apnea inconsciente o en una pequeña contracción muscular en la cara, por ejemplo. Si cada pensamiento nos afecta, ¿no afectarán a la mente las desalineaciones biomecánicas, el dolor o una lesión? Por otro lado, también es de primera importancia reconocer la realidad de que existe una nueva demanda social. Hay muchas personas, y considerables profesores de yoga incluidos, que han empezado la práctica de yoga no por su transformación espiritual, sino porque han oído que el yoga les podría aliviar su dolor de espalada, rodilla o recuperar de una lesión. Esto es simplemente lo que sucede cotidianamente. No creemos oportuno juzgar si esto es bueno o malo. Cada uno empieza su práctica por sus razones y después la práctica hace su magia por sí misma. La cuestión es que ante esta demanda, no es tan fácil encontrar instructores de yoga con una preparación avanzada en el aparato locomotor fundamental para saber cómo abordar las patologías y lesiones en sus clases regulares. Y si no para mejorar, como mínimo para no agravar su condición. A menudo oímos de personas que han empezado la práctica de yoga por un problema físico y que se agravó con la práctica. ¡Nos entristece profundamente que se desaproveche de la oportunidad de poder ayudar a una persona por falta de un conocimiento que está disponible! Los maestros no son solamente espirituales. Hay grandes maestros científicos que han dedicado su vida entera a estudiar el cuerpo humano y sus maravillosos mecanismos, demostrando en sus estudios la gloria de la naturaleza. ¿Vamos a desaprovechar todo este conocimiento por una separación mental que hacemos entre cuerpo y mente? Cuidar el cuerpo, es cuidar la vida, y cuidar la Vida es conectar y vivir armónicamente con Dios. Para nosotros, cuidar la salud tanto física como mental es como una oración, un poema escrito en acciones, a Dios. ¿Qué es lo más importante que se debe conocer sobre el Yoga Terapéutico, en vuestra opinión? Como profesor de yoga, pregúntate seriamente: en tus clases regulares, ¿cuántos alumnos tienen dolor de rodilla, muñeca, lumbares, artrosis, discopatías y otras dolencias o lesiones mal curadas en el aparto locomotor? ¿Cuántos de ellos tienen las piernas arqueadas, los arcos plantares caídos o la curvatura lumbar aplanada…? ¿Cómo crees que estas desalineaciones les afectan en la propia práctica de yoga? ¿Empujar su cuerpo en una asana les va alinear fuera de la esterilla? Las lesiones y el malestar no sólo afectan a la tercera edad, nos afectan a todos. El Yoga Terapéutico no es solamente para gente mayor, lesionada o principiantes. Un adolescente deportista puede tener una escoliosis. Un profesor veterano de yoga puede estar lesionado o lesionándose de forma inconsciente por su propia práctica. Todos tenemos anormalidades y asimetrías en la alineación de nuestros huesos o en la tensión muscular, incluso sin que seamos conscientes de ello; por ejemplo, rodillas en valgo (en -X-), un hombro más alto que otro, pies planos o cavos, curvaturas escolióticas, anomalías en la posición de la pelvis, una tendencia crónica a inclinar el cuerpo hacia adelante, etc. Las anomalías en la alineación ósea y articular desencadenan una respuesta miofasical para mantener la funcionalidad del cuerpo dentro del desequilibrio que, en mayor o menor medida, todos tenemos. Dichas tensiones miofasciales y los conflictos mecánicos articulares son los responsables, conjuntamente con la inadecuada utilización del cuerpo, de la mayor parte de procesos dolorosos y patológicos del aparato locomotor. El conocimiento de cómo abordar estas desalineaciones y dolencias está disponible para nosotros. El conociendo es un camino a la libertad ya que la ignorancia nos lleva al sufrimiento. La cuestión es que muchos de nosotros, como instructores de yoga, creemos que la consciencia kinestésica, corporal, es suficiente. Es decir, que nos decimos que al sentir el cuerpo y sus sensaciones ¨yo ya sé qué y cómo hacer¨. Y no es cierto. Hay desalineaciones y afecciones que no son percibidas con la consciencia corporal. Existe toda una ciencia del movimiento que es de alta importancia de conocer si nuestra mayor práctica es a través del movimiento. ¿Cuál es vuestro enfoque especial del Yoga Terapéutico? Nosotros en FisiomYoga unimos la práctica de yoga con la fisioterapia y la osteopatía. Ofrecemos un conocimiento avanzado y profundo de la anatomía, fisiología y patología humana y totalmente aplicado a la práctica de yoga. De hecho, cada año asisten tanto instructores de yoga de todos los estilos como médicos y fisioterapeutas, comentándonos que comprenden mejor los procesos patológicos y por lo tanto, pueden servir más adecuadamente a sus pacientes gracias al conocimiento que han adquirido en nuestra certificación . Llevamos ya 20 años dedicándonos a la enseñanza de Yoga Terapéutico y gracias a esto sabemos enseñar a nuestros alumnos paso a paso: Programar clases para más de 40 lesiones, alteraciones biomecánicas y patologías. Abordar con seguridad estas alteraciones a través de ejercicios clásicos de yoga y muchos otros que hemos desarrollado a lo largo de los años. Ajustar estos cientos de posturas y ejercicios para las habilidades fisiopatológicas de sus alumnos con mantas, bloques, cinturones, diferentes tipos de pelotas, una silla e incluso la pared. Practicar con alineamiento correcto para diferentes tipos de personas. Aprenden cientos de posturas, su alineamiento y variaciones para que puedan ajustarlos a todo tipo de necesidades y habilidades, y todo de una manera estructurada y eficaz. Colaborar con seguridad con profesionales sanitarios y centros de rehabilitaciones y hospitales; entendiendo su lenguaje sanitario y sabiendo cuándo derivarles su alumno para dar una mejor respuesta y así, llegando a transformar su vida. Aplicar las historias de la mitología hindú en la práctica de yoga para que sirvan como fuentes de inspiración y así vivir con un corazón más abierto y ligero. Esto inspira a nuestros alumnos incorporar la parte psicoemocional y espiritual incluso en sus propias clases regulares. De hecho, no existe otra formación que se centre en el aparto locomotor y además que todo el conocimiento impartido esté fundamentado en cientos de estudios científicos citados. Tenéis una certificación de la Universidad La Salle de México. ¿Qué significa para vosotros? La Universidad La Salle en México ofrece ahora nuestra formación como un Postgrado Universitario. ¡Es la primera vez que una universidad ofrece una formación de Yoga Terapéutico en toda América Latina! Nos emociona mucho que el yoga reciba este reconocimiento porque esto significa que nos encaminamos a ofrecer esta práctica tan poderosa y transformadora, enfocada a la liberación del sufrimiento de todos los niveles, en hospitales y centros de rehabilitación. En relación a los centros hospitalarios y de rehabilitación, cuando uno sufre de cualquier tipo de dolor, sea cual sea su origen, es cuando más abierto está a las enseñanzas de la desidentificación con el cuerpo y la mente. ¿No es este un buen momento para introducir el yoga? www.yoga-terapeutico.com [3] Facebook [4]     [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/06/02.jpg [2] http://yoga-terapeutico.com/ [3] http://www.yoga-terapeutico.com/ [4] https://www.facebook.com/Yoga-Therapy-Online-278983022116599/

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Практика йогическая терапия / растяжение
Опубликовано 27 апреля 2017

Hace tres semanas me hice un esguince de tobillo con rotura de nivel 2. Me gustaría saber qué asanas puedo hacer para recuperar la flexibilidad del pie, cuánto tiempo más o menos me llevará y si quedaré bien. El traumatólogo me dijo que de no ser por el yoga hubiera sido una rotura de tibia y peroné... Mª del Carmen Fernández. [1] Lo primero que se requiere es prudencia y paciencia. Es conveniente respetar los tiempos que el cuerpo necesita para reparar los tejidos afectados. Hay que tener en cuenta que hasta alrededor del quinto día no se empieza a reparar la lesión (anteriormente el cuerpo ha realizado los preparativos para poder llevarla a cabo), y este proceso de reparación puede durar de dos a cuatro semanas. Durante este tiempo, el tejido de reparación depositado es muy tierno, con lo que la realización de ejercicios o asanas que pongan en tensión su estructura puede re-lesionar la zona, retrasar la recuperación e incluso cronificarla. Así pues, es recomendable evitar el medio loto y, por supuesto el loto, ya que la posición del pie y tobillo hace que se tensen los ligamentos laterales externos poniendo en compromiso la lesión. A partir de la segunda a cuarta semana el tejido cicatricial irá endureciéndose y siendo capaz de absorber de manera cada vez más competente las tensiones mecánicas (proceso que puede durar meses, incluso superar el año, según la lesión). Así pues, deberá actuarse con progresividad en cuanto a la puesta en tensión de los ligamentos en asanas como las que acabamos de mencionar. Comentar que a partir de la segunda a cuarta semana puede resultar incluso interesante poner en tensión estos ligamentos para ayudar a la labor del fisioterapeuta y estimular la adecuada orientación de las nuevas fibras de colágenos en el espacio cicatricial. No obstante, se tendrá que evitar el dolor para asegurarnos de no estar sobreestirando la cicatriz y estimulando la cronificación de la lesión. Limitación del movimiento Es característica también la limitación del movimiento. Usualmente el movimiento que se ve afectado es el de flexión dorsal del tobillo, el de acercar el empeine a la tibia y peroné. Podemos también ayudar al fisioterapeuta en su cometido, a partir de la cuarta semana aproximadamente y siempre que no haya dolor, realizando asanas que coloquen el pie en esta posición, como por ejemplo Malasana. Si no se tiene suficiente flexión dorsal para mantener la postura puede uno sujetarse a un mueble u objeto o bien, colocar suficientes mantas entre el suelo y las nalgas para poder descansar cómodamente sobre ellas. Con el paso del tiempo, la fibrosis y adherencias del tejido conectivo irán cediendo y permitiendo cada vez mayor amplitud del movimiento. Recuperar la propiocepción Otro aspecto importante a tener en cuenta es el de la propiocepción, es decir, la capacidad de responder de manera ágil ante los movimientos bruscos y potencialmente lesivos del tobillo. Cuando se produce un esguince, el sistema propioceptivo del tobillo y del pie pierde facultades: es como si se “durmiera” de manera que, ante un movimiento peligroso, por ejemplo un traspié, los músculos responsables de reequilibrar con rapidez el tobillo reaccionan con lentitud, de manera que el tobillo queda expuesto mucho más fácilmente a lesionarse. O bien, ante un movimiento que no debería ser a priori agresivo, como bajar unas escaleras, puede ocurrir que los músculos no reaccionen a tiempo para estabilizar el tobillo en el momento en que el talón entra en contacto con el siguiente escalón y se nos tuerza el pie provocándonos un nuevo esguince. [2]Posturas de equilibrio Para estimular la propiocepción (la capacidad del tobillo/pie de reequilibrarse), es muy recomendable hacer posturas de equilibrio como el Árbol (Vrikasana) sobre el pie afectado. En este tipo de posturas, los músculos del pie y pierna baja incrementan muy significativamente su actividad, desencadenando una gran multitud de micromovimientos para garantizar la estabilidad del tobillo y del cuerpo en esta postura. El resultado es un entrenamiento excelente de la capacidad propioceptiva de la región afectada. El yoga evitó un mal mayor Tal y como ya te avanzaba el traumatólogo, la práctica de yoga probablemente te benefició debido a que, en el momento de la lesión, tus músculos reaccionaron con rapidez y buena coordinación gracias al entrenamiento propioceptivo. Debido a la elevada intensidad mecánica del mal gesto que hiciste, la reacción muscular no pudo contrarrestarla enteramente, y te lesionaste. Pero también es probable que, si no tuvieras un buen entrenamiento propioceptivo gracias al yoga, podrías haber llegado a tener un esguince grado III o la fractura del peroné y/o tibia. Si te interesa obtener un vídeo gratuito de Yoga Terapéutico, accede a: www.yoga-terapeutico.com [3] Si deseas que los expertos en la adaptación del yoga a las diferentes patologías, lesiones y alteraciones biomecánicas, Álex y Or, respondan a tus dudas, escribe un mail con tu pregunta a: info@yoga-terapeutico.com Álex Monasterio y Or Haleluiya Álex Monasterio es fisioterapéuta, ostópata y posturólogo con amplia experiencia en el ámbito asistencial y docente. Ha sido profesor en la Universidad Ramon Llull en Barcelona de Fisioterapia durante más de una década y ha trabajado en el Hospital Sant Pau unos cinco años como terapeuta (a parte de tener su consulta privada desde hace 20 años donde ve casos de todo tipo). Es el autor del libro Columna Sana (traducido también al ruso). Lleva casi 20 años enseñado anatomía, fisiología y patología a profesores de yoga, debe ser uno de los primeros en España, y sin duda tiene mucho que aportar a la hora de enseñar los más que 40 procesos patológicos que se estudian en la formación que imparte conjuntamente con Or, además de cómo abordarlos todos ellos con terapia a través del movimiento. Or Haleluiya es profesora de Yoga, acupuntora, máster en psicología (UAB). Presidenta de la Asociación Española de Yoga Terapéutico. Or empezó su práctica a los 22 años en el método Iyengar intensivamente durante siete años, viajando extensamente para poder estudiar con profesores conocidos mundialmente en este método. Se ha certificando en Anusara yoga, Yoga Reconstituyente y Yoga Terapéutico. Or ha hecho un par de cursos de disección humana en la Universidades en Londres y Escocia. Es escritora regular de artículos en diferentes revistas internacionales. Las clases de Or son excepcionales por su maestría al refinar la práctica de yoga según las habilidades y necesidades biomecánicas de las personas. También tiene una habilidad original de contar historias de la mitología india relacionadas con el tema biomecánico estudiado en sus clases que conmueven y conectan con el corazón.       [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/04/Esguince-2.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/04/Esguince-3.jpg [3] http://www.yoga-terapeutico.com/

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Лечебная практика йоги / плечо боль
Опубликовано 13 февраля 2017 года.

Practico yoga desde hace muchos anos. Tengo 74 años y sufro de hombro doloroso. Últimamente hice 20 sesiones de fiisoterapia, trato de no forzar mi hombro. Quisiera saber qué asanas debo evitar. Gracias. Alicia desde Cordoba, Argentina. [1] El hombro es una de las zonas del cuerpo que más frecuentemente se ve aquejada por afecciones musculoesqueléticas. Éstas pueden ser de diferente índole y, además de despertar dolor, pueden limitar la movilidad, generar ruidos articulares, alteraciones de la sensibilidad,.... Las afecciones que más comúnmente están relacionadas con un hombro doloroso son: - Contracturación del deltoides y trapecio​: este es el músculo situado en el hombro y el que le da la forma redondeada característica. La sobre-utilización profesional y/o deportiva, incluso la provocada por el desarrollo de las actividades cotidianas, es capaz de incrementar el tono de dicho músculo hasta desarrollar contracturas dolorosas. - Presencia de puntos gatillo miofasciales: los puntos gatillo suelen ser una causa muy común de dolor en el hombro y pueden considerarse como contracturas exacerbadas capaces de generar dolor a distancia (dolor irradiado). Algunos de músculos que tienen capacidad de desarrollar puntos gatillo relacionados con dolor en el hombro son: supraespinoso, escalenos, infraespinoso... - Síndrome subacromial: el síndrome subacromial hace referencia al atrapamiento, inflamación, incluso rotura de diferentes estructuras del hombro, entre los que se encuentran el supraespinoso, el subescapular y la bursa subacromial. - Disfunción de las articulaciones interapofisarias: el bloqueo o la alteración funcional de las articulaciones que hay detrás de las vértebras es capaz de generar también dolor en el hombro, además de en la parte alta del brazo, dolor de cabeza y cuello. - Radiculopatía: el atrapamiento de una raíz nerviosa por parte, por ejemplo, de la protrusión o herniación de un disco intervertebral puede también generar dolor en la región del hombro. Como puedes imaginar, resulta fundamental disponer de un diagnóstico preciso sobre la causa que provoca tu sintomatología para poder actuar eficientemente. No obstante, puede resultarte útil una serie de consideraciones que suelen ser de gran ayuda siempre que se produce un síndrome doloroso en el hombro, con independencia de la causa que lo originó: Evitar el dolor tanto en la práctica de yoga como en el día a día (la aparición de dolor suele perpetuar el problema). Evitar la práctica de asanas con los brazos alzados y buscar posiciones alternativas para estas con el objetivo de evitar la sobrecarga de los músculos que pueden estar implicados en el proceso. Evitar posiciones de la cabeza que incrementen el tono de la musculatura cervical como cuando se proyecta ésta anteriormente, por ejemplo, delante del ordenador o bien, al practicar posturas como U​tthita Trikoṇāsana​ ​(mejor dejar la cabeza relajada hacia el suelo). Evitar las asanas que impliquen carga sobre las extremidades como en el caso de la plancha o ​Caturaṅga Daṇḍāsana. Es aconsejable estudiar los movimientos y posturas que despiertan el dolor ya que pueden ofrecer información relevante sobre el proceso. Los problemas del hombro suelen tener mucho que ver con adoptar posturas inadecuadas y la presencia de alteraciones estructurales como la hipercifosis y escoliosis (habría pues que actuar sobre estas afecciones si se estima que puedan estar relacionadas con el problema). Si te interesa obtener un vídeo gratuito de Yoga Terapéutico, accede a: www.yoga-terapeutico.com [2] Si deseas que los expertos en la adaptación del yoga a las diferentes patologías, lesiones y alteraciones biomecánicas, Álex y Or, respondan a tus dudas, escribe un mail con tu pregunta a: info@yoga-terapeutico.com Álex Monasterio y Or Haleluiya Álex Monasterio es fisioterapéuta, ostópata y posturólogo con amplia experiencia en el ámbito asistencial y docente. Ha sido profesor en la Universidad Ramon Llull en Barcelona de Fisioterapia durante más de una década y ha trabajado en el Hospital Sant Pau unos cinco años como terapeuta (a parte de tener su consulta privada desde hace 20 años donde ve casos de todo tipo). Es el autor del libro Columna Sana (traducido también al ruso). Lleva casi 20 años enseñado anatomía, fisiología y patología a profesores de yoga, debe ser uno de los primeros en España, y sin duda tiene mucho que aportar a la hora de enseñar los más que 40 procesos patológicos que se estudian en la formación que imparte conjuntamente con Or, además de cómo abordarlos todos ellos con terapia a través del movimiento. Or Haleluiya es profesora de Yoga, acupuntora, máster en psicología (UAB). Presidenta de la Asociación Española de Yoga Terapéutico. Or empezó su práctica a los 22 años en el método Iyengar intensivamente durante siete años, viajando extensamente para poder estudiar con profesores conocidos mundialmente en este método. Se ha certificando en Anusara yoga, Yoga Reconstituyente y Yoga Terapéutico. Or ha hecho un par de cursos de disección humana en la Universidades en Londres y Escocia. Es escritora regular de artículos en diferentes revistas internacionales. Las clases de Or son excepcionales por su maestría al refinar la práctica de yoga según las habilidades y necesidades biomecánicas de las personas. También tiene una habilidad original de contar historias de la mitología india relacionadas con el tema biomecánico estudiado en sus clases que conmueven y conectan con el corazón. [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/02/PUNTOS-GATILLO13.jpg [2] http://www.yoga-terapeutico.com/

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Лечебная практика йоги / шейки матки круговые движения
Опубликовано 5 января 2017 г.

Quisiera agradecer a la revista YogaenRed y a Álex Monasterio que ofrezcan este espacio, ya que me resulta muy útil. Soy profesora de yoga y a lo largo de los años he oído opiniones diversas respecto a realizar movimientos circulares con el cuello. ¿Podríais decirme si son perjudiciales o no? Gracias de antemano, Marina Landínez. [1] Respuesta: Muchas gracias por tu pregunta Marina. De hecho, a lo largo de todos los años que nos hemos dedicado a la formación de profesores de Yoga Terapéutico hemos comprobado como esta es una de las cuestiones que suele surgir en cuanto a la región cervical. Para responder a la pregunta tenemos que conocer algunos aspectos sobre cómo está estructurada la región cervical. Si observas la imagen que acompaña al texto, podrás comprobar que las vértebras están engranadas las unas a las otras por su parte anterior a través de los conocidos discos intervertebrales (menos la unión entre la primera y segunda vértebra, que utilizan otro mecanismo). Cuando movemos el cuello, los discos actúan como una especie de cojines elásticos capaces de permitir el movimiento, manteniendo a su vez la cohesión vertebral (con la ayuda de otros elementos como ligamentos, músculos y fascias). Así pues, la unión de dos vértebras con su respectivo disco intervertebral se considera una articulación, un tipo engranaje que caracteriza la columna vertebral. [2] Si te fijas, en la parte posterior hay las denominadas articulaciones interapofisarias, que son otro tipo de engranajes. Pues bien, estas articulaciones son diferentes, carecen de disco intervertebral y en su lugar se encuentran cartílagos articulares que tapizan las superficies de contacto, de unión, de ambas vértebras a ese nivel. Así pues, ambas superficies cartilaginosas están en contacto entre sí y, gracias a que son muy resbaladizas, permiten que las vértebras se deslicen unas respecto a las otras de manera suave y con poca fricción. Imagínate ahora qué es lo que ocurre al hacer un movimiento de flexión cervical, al mover la cabeza en dirección al suelo. Los discos se comprimirán y reducirán su grosor. Por otro lado, las articulaciones interapofisarias cervicales (por cierto hay dos en cada nivel vertebral, una a cada lado), permitirán el deslizamiento de una vértebra sobre otra gracias a sus superficies articulares. Puedes imaginar que en cada uno del resto de movimientos cervicales, incluyendo el movimiento circular al que hacías referencia, será necesaria una movilidad libre, tanto en las articulaciones anteriores dónde se alojan los discos intervertebrales, como en las interapofisarias, las posteriores. Qué ocurre si hay una disfunción articular cervical Cuando se usa el término "disfunción articular cervical" suele referirse a la existencia de alguna alteración en las articulaciones interapofisarias que afecta negativamente a la funcionalidad de las mismas y, por tanto, al movimiento. Normalmente las disfunciones están originadas por la presencia de bloqueos articulares y/o por las deformidades causadas por los procesos artrósicos. En caso de que haya alguna de estas alteraciones pueden presentarse molestias, incluso pinchazos, al realizar los movimientos circulares como consecuencia de la falta de libertad y fluidez de dichas articulaciones. Y el dolor causado por el movimiento suele desencadenar o incrementar la contracturación de la musculatura de la zona agravando la salud de la región cervical de la persona. Suelen ponerse en conflicto las articulaciones interapofisarias y, por tanto aparecer los pinchazos, cuando estamos en la parte posterior del círculo, es decir, cuando la cabeza ha rebasado la posición de los hombros y se dirige hacia atrás. Por lo tanto, puede entenderse que ante la aparición de dolor en la ejecución de dicho movimiento, la persona debe abstenerse de llevarlo a cabo para evitar empeorar la situación. Si el movimiento no doliera y se presentara fluido, no habría inconveniente para reproducir el movimiento, ya que las vértebras cervicales están preparadas para ello. Es su fisiología. Por otro lado, si existiera la presencia de una discopatía cervical tampoco sería aconsejable realizar el movimiento circular, o al menos la mitad anterior del círculo, ya que durante esta fase del movimiento se comprimen los discos pudiendo incrementar su deterioro. Hay que tener en cuenta que, la aparición de pinchazos o dolores durante la ejecución de este tipo de movimientos, o de cualquier otro, está fundamentado en unas causas que hay que conocer para actuar sobre ellas. La presencia de una escoliosis, hipercifosis, giba, tensión visceral, entre muchas otras, puede estar detrás de las disfunciones articulares de la columna cervical. En estos casos es recomendable acudir a un fisioterapeuta especializado en osteopatía para enfocar adecuadamente e, idealmente, practicar yoga con un profesor especializado en Yoga Terapéutico para adaptar la práctica en función de las características biomecánicas y patológicas de la persona. Si te interesa obtener un vídeo gratuito de Yoga Terapéutico, accede a: www.yoga-terapeutico.com [3] Si deseas que los expertos en la adaptación del yoga a las diferentes patologías, lesiones y alteraciones biomecánicas, Álex y Or, respondan a tus dudas, escribe un mail con tu pregunta a: info@yoga-terapeutico.com Álex Monasterio y Or Haleluiya Álex Monasterio es fisioterapéuta, ostópata y posturólogo con amplia experiencia en el ámbito asistencial y docente. Ha sido profesor en la Universidad Ramon Llull en Barcelona de Fisioterapia durante más de una década y ha trabajado en el Hospital Sant Pau unos cinco años como terapeuta (a parte de tener su consulta privada desde hace 20 años donde ve casos de todo tipo). Es el autor del libro Columna Sana (traducido también al ruso). Lleva casi 20 años enseñado anatomía, fisiología y patología a profesores de yoga, debe ser uno de los primeros en España, y sin duda tiene mucho que aportar a la hora de enseñar los más que 40 procesos patológicos que se estudian en la formación que imparte conjuntamente con Or, además de cómo abordarlos todos ellos con terapia a través del movimiento. Or Haleluiya es profesora de Yoga, acupuntora, máster en psicología (UAB). Presidenta de la Asociación Española de Yoga Terapéutico. Or empezó su práctica a los 22 años en el método Iyengar intensivamente durante siete años, viajando extensamente para poder estudiar con profesores conocidos mundialmente en este método. Se ha certificando en Anusara yoga, Yoga Reconstituyente y Yoga Terapéutico. Or ha hecho un par de cursos de disección humana en la Universidades en Londres y Escocia. Es escritora regular de artículos en diferentes revistas internacionales. Las clases de Or son excepcionales por su maestría al refinar la práctica de yoga según las habilidades y necesidades biomecánicas de las personas. También tiene una habilidad original de contar historias de la mitología india relacionadas con el tema biomecánico estudiado en sus clases que conmueven y conectan con el corazón.   [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/01/Circonduccion.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/01/Columna-cervical.jpg [3] http://www.yoga-terapeutico.com

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Практика йоги терапевтических / частые боли в пояснице
Опубликовано 14 Ноя, 2016

Quisiera preguntarles acerca de mi región lumbar. Resulta que con cierta frecuencia me quedo como "clavado" (entre dos y tres veces al año) y quisiera saber si el yoga u otras alternativas pueden ser útiles para evitarlo. Muchas gracias por este espacio en la revista. Un saludo, Roberto Medina. [1] Respuesta: Hola Roberto. Para situarnos, “quedarse clavado”, en este caso de la región lumbar, quiere decir experimentar dolor intenso, hasta tal punto que le imposibilita a uno hacer vida normal durante unas horas, incluso días. En muchas ocasiones cuesta, o no es posible, mantener la rectitud postural cuando uno intenta ponerse erguido. En estos casos se aconseja a la persona que haga reposo relativo y suelen suministrarse antiinflamatorios y analgésicos inyectados. ¿Qué estructuras son las que están causando el dolor? Para nosotros esta es una de las claves esenciales que hay que dirimir para saber cómo proceder, qué profesionales pueden ayudarnos, entender si hay determinadas acciones o gestos que uno deba cambiar que estén directamente relacionadas con el problema, saber cómo enfocar las clases de Yoga Terapéutico u otra disciplina encaminada a mejorar la mecánica corporal, etc. [2]Detrás de un problema de este tipo, suelen estar implicados los discos intervertebrales. Éstos pueden lesionarse generando las conocidas protrusiones o hernias discales desencadenando dolor por si mismos y/o por la contracturación que experimenta la musculatura situada a ambos lados de la columna vertebral. O bien, por otro lado, pueden producirse uno o varios bloqueos de unas articulaciones situadas en la parte posterior de la columna vertebral, llamadas articulaciones interapofisarias, pudiendo ser las responsables directamente del dolor que experimenta la persona. [3]Pero, no sólo es esencial que los profesionales sanitarios ofrezcan un diagnóstico preciso sobre las estructuras que están implicadas sino que además deben entenderse los condicionantes que han generado el problema, en este caso, la discopatía o el bloqueo articular. Aquí entran en juego muchos factores como posibles efectos causantes. Entre los más habituales suelen encontrarse: [4]La utilización de inadecuados hábitos posturales (a nivel profesional, deportivo o en las actividades de la vida diaria) capaces de provocar una degeneración crónica de los discos lumbares. Especialmente peligrosos son el sentarse sin apoyar adecuadamente la región lumbar en el respaldo de la silla o agacharse hacia el suelo repetidamente doblando la columna en lugar de flexionar las rodillas. El hecho de tener una pierna más corta que la otra, fenómeno relativamente frecuente, puede tanto participar activamente en la degeneración discal como en la producción de los bloqueos que antes mencionábamos. Puede también darse el caso de que la persona no tenga una pierna más corta pero sí una diferencia en la alineación (recurvátum, flexum, varo o valgo) o en la funcionalidad entre ambas piernas que generen la disfunción y estrés de las diferentes estructuras lumbares. La desviación escoliótica de la columna vertebral también puede desencadenar el cuadro debido al desequilibrio en la alineación y al estrés mecánico al que se someten tanto discos como articulaciones interapofisarias Una vez determinadas las causas del problema, los profesionales sanitarios podrán tomar las medidas oportunas para mejorar el equilibrio y funcionalidad de la columna lumbar y, desde el Yoga Terapéutico, podrá establecerse un programa adaptado a las necesidades de las estructuras afectadas y a las características biomecánicas particulares de la persona. Accede a contenido didáctico gratuito de Yoga Terapéutico en: www.yoga-terapeutico.com [5] Si deseas que los expertos en la adaptación del yoga a las diferentes patologías, lesiones y alteraciones biomecánicas, Álex y Or, respondan a tus dudas, escribe un mail con tu pregunta a: info@yoga-terapeutico.com [6] Álex Monasterio y Or Haleluiya Álex Monasterio es fisioterapéuta, ostópata y posturólogo con amplia experiencia en el ámbito asistencial y docente. Ha sido profesor en la Universidad Ramon Llull en Barcelona de Fisioterapia durante más de una década y ha trabajado en el Hospital Sant Pau unos cinco años como terapeuta (a parte de tener su consulta privada desde hace 20 años donde ve casos de todo tipo). Es el autor del libro Columna Sana (traducido también al ruso). Lleva casi 20 años enseñado anatomía, fisiología y patología a profesores de yoga, debe ser uno de los primeros en España, y sin duda tiene mucho que aportar a la hora de enseñar los más que 40 procesos patológicos que se estudian en la formación que imparte conjuntamente con Or, además de cómo abordarlos todos ellos con terapia a través del movimiento. Or Haleluiya es profesora de Yoga, acupuntora, máster en psicología (UAB). Presidenta de la Asociación Española de Yoga Terapéutico. Or empezó su práctica a los 22 años en el método Iyengar intensivamente durante siete años, viajando extensamente para poder estudiar con profesores conocidos mundialmente en este método. Se ha certificando en Anusara yoga, Yoga Reconstituyente y Yoga Terapéutico. Or ha hecho un par de cursos de disección humana en la Universidades en Londres y Escocia. Es escritora regular de artículos en diferentes revistas internacionales. Las clases de Or son excepcionales por su maestría al refinar la práctica de yoga según las habilidades y necesidades biomecánicas de las personas. También tiene una habilidad original de contar historias de la mitología india relacionadas con el tema biomecánico estudiado en sus clases que conmueven y conectan con el corazón.   No pierdas de vista nuestro Facebook (Yoga Therapy online). Publicamos artículos e imágenes de anatomía, fisiología y patología humana. ¡Y todo relacionado con el Yoga Terapéutico!   [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/11/Terapeutico_Lumbar.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/11/Protrusión.jpg [3] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/11/Bloqueo.jpg [4] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/11/Esqueleto.jpg [5] http://www.yoga-terapeutico.com/ [6] https://www.yogaenred.commailto:info@yoga-terapeutico.com

[+]