Yoga adaptado a la diversidad funcional, social y terapéutico

El yoga adaptado se acerca a las necesidades de las personas con diversidad funcional, una población heterogénea: personas ciegas, sordas, sordociegas, con parálisis cerebral, autismo, espina bífida o daño cerebral… El yoga cuenta con múltiples tipologías y herramientas para nutrir las necesidades de estos colectivos. Escribe Laura Piquer.

Esta propuesta se hace más valiosa todavía debido a la carencia de actividades relacionadas con el crecimiento personal destinadas a la diversidad funcional.

En Arunai llevamos varios años trabajando con grupos reducidos con características psicofísicas muy diversas, lo que nos ofrece la posibilidad de enriquecer nuestros recursos como profesores/as e investigar en este campo desconocido hasta ahora. Las clases precisan de materiales adaptados, pequeños ajustes y prácticas personalizadas; este es el aspecto más íntimo y terapéutico del yoga adaptado.

Los dones de esta práctica nos acercan a personas con cualidades y necesidades diferentes. Apoyamos a los alumnos/as para que experimenten con sus cuerpos y mentes y amplíen sus límites establecidos no solo por ellos mismos sino también por el sector médico, avanzando juntos en el reconocimiento de los beneficios que el yoga puede aportar a la sociedad tanto de forma preventiva como en el tratamiento de diferentes patologías.

A nivel físico sus efectos terapéuticos son muy interesantes: mejora el tono muscular, el equilibrio y la fuerza; reduce las asimetrías del cuerpo corrigiendo la postura y fortaleciendo la columna vertebral; reduce la espasticidad y genera expansión para personas que pasan muchas horas sentadas en la silla de ruedas. Y sobre todo mejora la capacidad respiratoria, tan necesaria en personas con desequilibrios físicos y orgánicos.

En definitiva, el yoga nos lleva por el camino de la aceptación, reduciendo el posible estrés producido por las circunstancias particulares, y disminuye nuestra tendencia a reaccionar de manera automática huyendo de aquellas situaciones que en principio nos parecen indeseables. Es una práctica, por tanto, que favorece la serenidad y el equilibrio como cualidades inherentes a todas las personas.

Hemos creado una comunidad de profesores especialistas en yoga adaptado por toda España, impartiendo formaciones y retiros anuales, iniciativa que surgió tras observar la no existencia de servicios de estas características para personas con diversidad funcional que deciden practicar yoga para mejorar su estado de salud.

Arunai colabora con otras entidades europeas y americanas, donde es una especialidad muy conocida desde hace años, y que poco a poco va teniendo más espacio y reconocimiento en nuestro país.

Laura Piquer dirige la asociación de yoga adaptado para personas con diversidad funcional en Valencia “Arunai, yoga y diversidad funcional” www.arunaiyoga.com

Otros artículos sobre ,
Por • 2 Nov, 2018 • Sección: Salud