El racionalismo secular del Dalái lama

La semana pasada algunos periódicos se hicieron eco de una noticia interesante: el Dalái lama presentó en la India el “Plan de estudios de la felicidad“, una iniciativa oficial dirigida a unos 800.000 alumnos de la escuela primaria pública de Nueva Delhi que pretende hacer que desarrollen capacidades como la empatía o la autoconciencia. Escribe Pepa Castro.

Manish Sisodia y Arvind Kejriwal, autoridades del gobierno de Delhi, flanquean al Dalái lama. Foto de Tenzin Choejor

La nueva disciplina, que no tendrá exámenes escritos ni notas finales, incorporará al día a día escolar 45 minutos de juegos, conversaciones reflexivas, meditación y debates grupales en torno al concepto de la felicidad.

Durante el acto de presentación, el octogenario y siempre jovial Dalái lama apuntó a la India como el único país que puede mezclar la educación moderna con el conocimiento antiguo, y así servir de ejemplo al resto del planeta para poder “resolver las emociones destructivas del mundo”.

“Lo que necesitamos hoy en el mundo es una educación en valores no basada en la religión, sino en el sentido común y el conocimiento científico”, declaró el Dalái lama.

Cuando leí esta última declaración me sorprendió gratamente, lo confieso. Para que un líder espiritual diga una cosa así en la India (o incluso en España) tiene que tener valor… o ser el Dalái lama, conocido por su sencillez y claridad de ideas, que deben dejar pasmados a sus propios seguidores más tradicionales.

Enseguida me surgieron preguntas:

¿A qué se refería el líder tibetano con “conocimiento científico” y “sentido común”? ¿No aludiría a esas conquistas de la mente racional que rechazan ciertas místicas orientalistas?

¿Y qué asignaturas o contenidos contempla en “Plan de Estudios de la Felicidad” que presentó por el Dalái lama ante 5.000 profesores indios?

Los periódicos no entraban en más detalles, así que busqué el la web oficial de Su Santidad para tratar de enterarme de más detalles de su discurso.

Y esto es lo que encontré. Fuente: eldalailama.com

Sobre los contenidos del Plan:

Los objetivos del nuevo programa incluyen desarrollar la autoconciencia y la atención plena en los estudiantes, inculcar el pensamiento crítico, mejorar las habilidades de comunicación, fomentar una mayor empatía con los demás, ayudar a los estudiantes a aprender a lidiar con el estrés y desarrollar un mayor sentido de la conciencia social y de los valores humanos.

Declaraciones del Dalái lama:

“Estoy convencido de que es posible combinar lo que es bueno en la educación moderna con el antiguo conocimiento indio. Yo mismo soy un estudiante del antiguo pensamiento indio. En el siglo VIII, a pesar de sus antiguas relaciones con los chinos, el emperador tibetano decidió desarrollar la escritura tibetana sobre la base de la escritura india Devanagari. También decidió invitar a maestros calificados de budismo de la India como Shantarakshita, un monje puro, un gran erudito, un filósofo y un lógico y su estudiante Kamalashila que vinieron de Nalanda y establecieron el budismo en el Tibet. El enfoque de estos maestros hacia el estudio se caracterizaba por el escepticismo y el uso de la razón. Es un sistema que implica 30 años de estudio”.

“El propósito de nuestras vidas es ser felices. Vivimos constantemente en esperanza. El placer basado en la experiencia sensorial es efímero, mientras que la fuente última de felicidad duradera está en la mente. Aunque los relatos sobre esto y las formas de abordar nuestras emociones destructivas están expuestos en los textos budistas, no hay ninguna razón por la que no podamos extraer ese conocimiento y examinarlo de una manera académica secular. Los métodos para abordar nuestras emociones destructivas son muy relevantes en el mundo de hoy. No se trata de templos, rituales u oraciones, sino de una educación racional sobre una base secular”.

Finalmente, cuando le preguntaron qué es la iluminación y cómo alcanzarla, el Dalái lama opinó que “se logra menos con la oración que con el entrenamiento de la mente. Con el estudio y la contemplación día a día es posible superar la ignorancia. Combinando eso con el altruismo, es posible iniciar el camino hacia la iluminación”.

Educación racional y laica como fórmula para alcanzar la felicidad; eso es lo que defiende el mismísimo papa del budismo tibetano. Decididamente, me encanta lo disidente que es este señor.

Una curiosidad para acabar: Antes de iniciarse el acto en el que intervino el Dalái lama para presentar el “Plan de estudios”, se proyectó el cortometraje de animación Alike, de los españoles Daniel Martínez y Rafael Cano, ganador del Premio Goya en 2016, en el que se muestra la relación entre un padre y su hijo en un mundo de colores apagados, donde el trabajo rutinario les hace infelices.

Toda la info: http://www.eldalailama.com/news/2018/lanzamiento-del-plan-de-estudios-sobre-la-felicidad-en-las-escuelas-de-delhi

Otros artículos sobre
Por • 9 Jul, 2018 • Sección: Firmas