Artículos sobre ‘Emilio J. Gómez’

'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Pensionamento basato sul Sat Darshana
Publicado el 2 Apr, 2018

Tomando el Sat Darshana como base teórica para la práctica, del 27 al 2 de mayo se ofrece un Curso de Meditación basado en el Jnana yoga, el yoga del conocimiento. En él profundizaremos en la meditación, realizaremos prácticas de Atma Vichara, indagación del Ser, y también estudiaremos el sentido y significado de los versos que componen el Sat Dharsana. Escribe Emilio J. Gomez. [1] Las palabras de Ramana Maharshi en el Sat Darshana son originales e independientes al estar basadas en su propia experiencia directa, componiendo un mensaje fácilmente comprensible por todos y también un método que, de seguirlo, lleva al practicante hasta su fuente original. Así pues, tomando el Sat Darshana como base teórica para la práctica, realizaremos en Segovia, del 27 al 2 de mayo, un Curso de Meditación basado en el Jnana yoga, el yoga del conocimiento. En él profundizaremos en la meditación, realizaremos prácticas de Atma Vichara, indagación del Ser y también estudiaremos el sentido y significado de los versos que componen el Sat Dharsana. El objetivo del curso es conceder un sentido práctico al Sat Darshana, aportando herramientas útiles para la vida cotidiana y evitando que el mensaje se quede en un simple concepto intelectual. Por supuesto, está dirigido a todas aquellas personas interesadas en descubrir su auténtica naturaleza. Qué es el Sat Darshana Sat Darshana es una palabra compuesta de Sat, que significa Ser, existencia, y también lo Real, la Verdad. A su vez, Darshana viene a significar “la experiencia de los que moran en el Ser, en lo Real”, que en este caso constituye la experiencia del mismo Ramana Maharshi. Escribe Emilio J. Gómez. En 1928 Ramana Maharshi compuso algunos versos sueltos que hablaban sobre lo Real. Con la idea de preservarlos, Murunagar, un discípulo poeta, le pidió que compusiese algunos más, hasta completar el número de cuarenta, conforme a la tradición literaria de la lengua Tamil. Ramana Maharshi accedió, dando lugar a la obra Ulladu Narpadu, que viene a significar “Cuarenta sobre lo que Es”. Después, la traducción al sánscrito sería Sat Darshana, “Visión del Ser”, que es tal y como se la conoce en la actualidad. El texto está orientado hacia la práctica y contiene tal grado de lucidez que puede abrir la puerta hacia la vivencia de lo Real, concediendo de un modo directo la esencia de la sabiduría espiritual. Sin duda que el Sat Darshana es de una gran ayuda para todos aquellos buscadores espirituales. Si te interesa esta propuesta de trabajo interior eres bienvenid@ Emilio J. Gómez es profesor de yoga y coordina el Círculo de Yoga Silencio Interior www.silenciointerio.net [2] Más información: T 616 660 929 / info@silenciointerior.net   [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/09/RamanaM.jpg [2] http://www.silenciointerio.net/

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Sat Darshana, visión del Ser
Publicado el 5 Mar, 2018

Sat Darshana es una palabra compuesta de Sat, que significa Ser, existencia, y también lo Real, la Verdad. A su vez, Darshana viene a significar “la experiencia de los que moran en el Ser, en lo Real”, que en este caso constituye la experiencia del mismo Ramana Maharshi. Escribe Emilio J. Gómez. [1] En 1928 Ramana Maharshi compuso algunos versos sueltos que hablaban sobre lo Real. Con la idea de preservarlos, Murunagar, un discípulo poeta, le pidió que compusiese algunos más, hasta completar el número de cuarenta, conforme a la tradición literaria de la lengua Tamil. Ramana Maharshi accedió, dando lugar a la obra Ulladu Narpadu, que viene a significar “Cuarenta sobre lo que Es”. Después, la traducción al sánscrito sería Sat Darshana, “Visión del Ser”, que es tal y como se la conoce en la actualidad. Sat Darshana es una palabra compuesta de Sat, que significa Ser, existencia, y también lo Real, la Verdad. A su vez, Darshana viene a significar “la experiencia de los que moran en el Ser, en lo Real”, que en este caso constituye la experiencia del mismo Ramana Maharshi. El texto está orientado hacia la práctica y contiene tal grado de lucidez que puede abrir la puerta hacia la vivencia de lo Real, concediendo de un modo directo la esencia de la sabiduría espiritual. Sin duda que el Sat Darshana es de una gran ayuda para todos aquellos buscadores espirituales. Las palabras de Ramana Maharshi son originales e independientes al estar basadas en su propia experiencia directa, haciendo del Sat Darshana un mensaje fácilmente comprensible por todos y también un método que, de seguirlo, lleva al practicante hasta su fuente original. Así pues, tomando el Sat Darshana como base teórica para la práctica, realizaremos en Segovia, del 27 al 2 de mayo, un Curso de Meditación basado en el Jnana yoga, el yoga del conocimiento. En él profundizaremos en la meditación, realizaremos prácticas de Atma Vichara, indagación del Ser y también estudiaremos el sentido y significado de los versos que componen el Sat Dharsana. El objetivo del curso es conceder un sentido práctico al Sat Darshana, aportando herramientas útiles para la vida cotidiana y evitando que el mensaje se quede en un simple concepto intelectual. Por supuesto, está dirigido a todas aquellas personas interesadas en descubrir su auténtica naturaleza. Si te interesa esta propuesta de trabajo interior eres bienvenid@ Emilio J. Gómez es profesor de yoga y coordina el Círculo de Yoga Silencio Interior www.silenciointerio.net [2] Más información: T 616 660 929 / info@silenciointerior.net [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/09/RamanaM.jpg [2] http://www.silenciointerio.net/

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

En busca de la felicidad
Publicado el 15 Jan, 2018

Dependiendo del momento de la vida, el ser humano tratará de encontrar la felicidad en unas cosas u otras, en personas, objetivos y metas, placeres o bienes materiales. Sin embargo, nada de eso es para siempre, por mucho que la mente lo anhele; lo que nace del vacío ha de retornar al vacío. Escribe Emilio J. Gómez. [1] “Soy lo que elijo ser y termino por convertirme en el resultado de mi decisión esencial” (Shambhu) Sin duda que Ananda, el estado de felicidad, existe. Pero tal y como se suele entender es un deseo antes que un estado real. Para hacer de la felicidad un estado real es preciso un conocimiento real. El ser humano sufre. El sufrimiento existe. Por eso el hombre busca la felicidad. En realidad, lo que busca es un estado que lo eleve por encima del dolor y transporte más allá del sufrimiento. Buscar la felicidad puede parecer un derecho legítimo y también natural, pero es ilusorio. El anhelo de felicidad se corresponde con una necesidad de huida, por lo que cuando viene a suceder un vislumbre de tal estado, la realidad imperante lo transforma en algo transitorio e impermanente, comprendiéndose que no es para siempre, por mucho que se nos intente convencer de lo contrario. Es cierto, existen momentos de plenitud y alegría en los que por unos fugaces instantes Anahata chakra, el centro emocional, acaricia la piel de la diosa Felicidad, pero se trata de momentos efímeros y dispersos en el tiempo. Quizás por este mismo motivo se los recuerde con tanto cariño y también evoquen un suave aroma de añoranza. Buscar la felicidad es una quimera más de la mente que se corresponde con los diferentes ciclos que vive el hombre a lo largo de su existencia. Dependiendo del momento de la vida, el ser humano tratará de encontrar la felicidad en unas cosas u otras, bien sea en personas, objetivos y metas, placeres o bienes materiales. Sin embargo, nada de todo eso es para siempre, por mucho que la mente anhele que sea de otra manera; lo que nace del vacío ha de retornar al vacío. Quizás uno de los recursos a los que recurre Ahamkara, el ego, es tratar de encontrar una pincelada de felicidad en la espiritualidad. Sin embargo, este medio no deja de ser una huida más y por lo tanto también un engaño. En algunos casos se puede tratar de escapar hacia la orilla de una creencia, con sus correspondientes rituales y prácticas, que bien pudieran conceder un atisbo de consolación durante un tiempo más o menos prolongado. No obstante, la creencia es un estado mental y como tal está también sometida a la inexorable ley de la impermanencia. Sat Chit Ananada Sin embargo, la naturaleza última y auténtica del ser humano es: Sat, Chit, Ananda, Ser, Conciencia, Felicidad. Tal es nuestro común estado; pero hasta que este concepto deje de ser una creencia para convertirse en una experiencia, lo único que quizás sea viable realizar es hacer de la felicidad una elección, una decisión, antes que la consecuencia de una práctica espiritual o la mera consecución de un objetivo material. “Elijo ser feliz. Es mi decisión”. Esto es algo por completo diferente a lo que se nos trata de vender con el manido tema de la búsqueda de felicidad. La elección es bien diferente. A fin de cuentas: “Soy lo que elijo ser y termino por convertirme en el resultado de mi decisión esencial”, y por tanto consciente. Concluimos entonces que, la felicidad es un estado que se corresponde con la Conciencia pura, al que se puede acceder a través de una elección consciente. No es posible alcanzar la felicidad como resultado de una búsqueda material o espiritual, porque en realidad tal estado está ya en el ser humano, pertenece a su última envoltura: Anandamaya kosha, envoltura de felicidad. Ya se es felicidad. Nuestra auténtica naturaleza se compone de felicidad, y también de Amor. No es algo a conseguir sino algo a decidir, y también a permitir que suceda. ¿Qué tiene que ver el Yoga con la búsqueda de la felicidad? Tiene que ver todo, pues al Yoga verdadero tan sólo le interesa una cosa: el estado último donde aparece la Conciencia pura. Si se lo sabe ver, todas las ramas del Yoga apuntan en la misma y única dirección: Sat, Chit, Ananda: Ser, Conciencia, Felicidad. Como viene siendo habitual, el obstáculo para llegar a la percepción de tal estado es el propio ego. El ego y la personalidad son los ladrones de la felicidad. En efecto, el estado de felicidad existe, pero es impersonal. Se encuentra más allá de la estructura mental, egóica y personal. Nadie puede ser feliz pero sí se puede ser felicidad, tal es nuestro estado natural. Ahora la felicidad tan solo depende de ti. Es tu elección. Es tu decisión. Nada ni nadie es responsable de tu infelicidad. Nadie es culpable de nada. Comprende y conecta con tu naturaleza esencial. Ya eres aquello que buscas. No concedas más energía a lo innecesario e impermanente. Aquello que buscas y necesitas de verdad está en ti, eres tú. [2]Emilio J. Gómez coordina el Círculo de Yoga Silencio Interior e imparte enseñanza individual de meditación. T 616 660 929 – info@silenciointerior.net www.silenciointerior.net [3] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2015/01/Claves-felicidad-yoga.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/10/EMILIO-J.-GOMEZ.jpg [3] http://www.silenciointerior.net/

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Sentieri della realizzazione del sé
Publicado el 20 Dec, 2017

El camino hacia la autorrealización finaliza en un punto único: la consciencia de Sí, entendida como Atman, el Ser. Sin excepción todas las vías del autoconocimiento finalizan en la consciencia de Sí. El riesgo radica en considerar al ego como tal consciencia, error harto frecuente en el sendero de la búsqueda. Escribe Emilio J. Gómez. [caption id="attachment_33143" align="aligncenter" width="605"] [1] (c) Can Stock Photo / Marcogovel [2][/caption] Para llegar a buen puerto en este singular periplo existen tres senderos principales, que no únicos. El primero consiste en saber que existe tal posibilidad, y entonces se recurre a la teoría de los textos clásicos y sagrados, y también de algunos no tan clásicos ni sagrados. El siguiente sendero lo podremos encontrar a través de la experiencia directa con alguien que viva en tal estado y nos sea transmitido a través de su presencia, encendiendo la luz de nuestra propia consciencia, dando lugar a la enseñanza directa. Finalmente, una vez encendida la llama interior del buscador, lo que procede es aferrarse a ella a través de la práctica cotidiana de una Sadhana o camino espiritual, con el fin de protegerla y aumentarla, aunque mejor cabría decir expandirla. Con el tiempo, una amable perseverancia, e instalados en el Sí mismo, el Atman, sobreviene la clara comprensión que da lugar a la sabiduría, rasgo característico del ser autorrealizado. Con tales premisas sucederá sin duda, pues no es algo a conseguir sino más bien a permitir que suceda. Yoga, la mejor ayuda ¿Por qué el Yoga se descubre como un instrumento de tanta ayuda en el proceso de la autorrealización? Porque en ninguna otra ciencia –recordamos que el Yoga es la ciencia del alma– se encuentran estos tres factores juntos. Por una parte, la Tradición y su literatura nos habla sobre la posibilidad real de la autorrealización –no es ninguna utopía–, cubriendo el área de la teoría. Por otro lado, es posible –aunque no fácil– encontrar seres autorrealizados que viven en tal estado de autenticidad que su sola presencia es suficiente para hacer comprender sin palabras. La luz de su consciencia se ha convertido en un faro de referencia para iluminar las sombras de Avidya, la ignorancia, convirtiéndolas en Vidya, conocimiento. Finalmente lo que quizás sea más importante: Abhyasa, la práctica continua. Tal práctica sobreviene como fruto de un anhelo sincero de autenticidad que nace en la esencia que habita en el interior de todo ser humano. La práctica, y no solo la lectura de libros o asistir a Satsangs, es el gran potenciador para que el viaje de autoconocimiento, de autodescubrimiento, pueda llegar a buen puerto. A fin de cuentas, la autorrealización no es una fantasía imposible de conseguir, pues un ser autorrealizado es aquel que ha encontrado lo que de Real hay en él, aquella realidad última que es, que todos somos. Pero, ¡ay!, el ser humano gusta de disipar sus energías y posibilidades en nimiedades efímeras, antes que tratar descubrir quién o qué es, con el potencial que conlleva. En fin… sea como fuere, feliz teoría, enseñanza y práctica. [3]Emilio J. Gómez, coordinador del Círculo de Yoga Silencio Interior . T 616 660 929 - info@silenciointerior.net Círculo de Yoga Silencio Interior Escuela de Silencio. www.silenciointerior.net [4] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/12/Yoga_Calle_balasana.jpg [2] https://www.canstockphoto.es [3] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/10/EMILIO-J.-GOMEZ.jpg [4] http://www.silenciointerior.net/

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Libros/ Kevala Kumbhaka, de Emilio J. Gómez
Publicado el 17 Nov, 2017

A través de las instrucciones impartidas a la hora de meditar, el autor reflexiona sobre la postura del despertar y de qué manera las diferentes técnicas del Yoga pueden ayudar a que el estado de meditación suceda. Edita: Círculo de Silencio Interior. [1] El libro, como el propio Emilio J. Gómez confiesa en su prólogo, obedece a su deseo de dejarse llevar por el impulso de profundizar en la amplia fisura que se abre en la mente cuando la respiración queda suspendida de un modo natural. “Poco a poco, notas y experiencias fueron tomando forma, dando lugar a reflexiones sobre la práctica del Yoga. Por este motivo, y aunque la traducción literal de Kevala Kumbhaka es ‘retención natural’, al incluir temas paralelos al proceso de la meditación decidí agregar el subtítulo: ‘Reflexiones sobre la postura del despertar’”. En realidad, el libro, en cuya elaboración el autor ha empleado cinco años de estudio y dedicación, es el legado de su experiencia como profesor de yoga y meditación en el Círculo de Silencio Interior [2] (antes Escuela de Yoga Silencio Interior) que él mismo fundó. En esta obra profunda, Emilio J. Gómez ofrece sus respuestas, siempre conocedoras de la tradición y los textos clásicos del yoga, a una gran cantidad de cuestiones, dudas e inquietudes en torno a la meditación y su sentido, tantas como seguramente le han planteado alumnos y estudiantes a lo largo de sus muchos años impartiendo seminarios y cursos de Hatha y Radja Yoga. En casi 400 páginas encontraremos reflexiones en torno a la postura, el anhelo de perfección, los mudras, los obstáculos de la meditación, la alineación como búsqueda del equilibrio, la respiración, la relajación imprescindible, lo que sucede en el cerebro, los estados de consciencia, la consciencia corporal en relación con la inmovilidad, la atención... Por fin se llega a Kevala Kumbhaka, el punto de inflexión, sus técnicas, el despertar... para llegar al capítulo dedicado a la Presencia de Ser y el Silencio Interior. Un libro, en suma, que todo meditador con anhelo de búsqueda profunda y honesta debería leer. Puedes pedir el libro en info@silenciointerior.net o bien llamando al T 616 66 09 29. El autor [3]Emilio J. Gómez es profesor de yoga y meditación. Practica yoga desde 1989 como fruto de su propio trabajo interior de búsqueda espiritual. Búsqueda que le llevó en 1992 a la India, donde profundizó en la práctica en diversos ashrams y centros de meditación. En 1995 comienza a compartir su experiencia en yoga y meditación a través de cursos de meditación, talleres monográficos, encuentros de meditación y retiros de silencio. Actividades que forman parte de su trabajo interior, en el que continúa profundizando. En la actualidad, coordina el Círculo de Yoga Silencio Interior, cuyo objetivo fundamental es la práctica y difusión del yoga y la meditación como instrumentos de autoconocimiento. [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/11/Portada-de-Kevala.jpg [2] http://www.silenciointerior.net/ [3] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/10/EMILIO-J.-GOMEZ.jpg

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

¿Por qué sale el sol?
Pubblicato il 13 novembre 2017

Era primavera. Paseábamos por un parque rodeados de una bulliciosa explosión de vida. Shambhu se detuvo, sacó un cigarrillo y comenzó a remover el tabaco con una suave y lenta presión de sus dedos. Sabía que aquel gesto era premonitorio de algo importante que me iba a transmitir, al tiempo que me preguntaba de dónde había salido aquella ridícula idea de que un ser realizado no debía fumar. Escribe Emilio J. Gómez. [caption id="attachment_32504" align="aligncenter" width="605"] [1] (c) Can Stock Photo / photocreo [2][/caption] De repente, tras encender el cigarro y saborear la primera calada de humo, su voz rompió el silencio: "Aquello que soy nada tiene que ver conmigo, con mi persona. Simplemente soy… Soy anterior al cuerpo y la mente, con su microcosmos repleto de sensaciones, pensamientos y emociones. Una dimensión diferente observa a través de mí. Tal dimensión lo contiene todo y a todos. Está vacía, pero en su vacuidad lo incluye todo. Nada escapa a su infinitud atemporal. Tal dimensión contiene a su vez a otras dimensiones menores como el tiempo y el espacio, con sus sistemas de coordenadas y las leyes de la causalidad. Esa dimensión de la que te hablo es inefable. No se la puede explicar con palabras… Y sin embargo, ahí está, anterior a mí, a aquello mismo que creo ser. Cuando Eso observa a través de mí, siento que soy yo mismo, que no existe separación alguna. Experimento cómo Eso y yo somos lo mismo. Sin distinción. No iguales… sino lo mismo. No es paz lo que despierta, pero hay ausencia de violencia. No es silencio, pero hay una vibración que está más allá de los sonidos habituales. No es amor lo que genera, pero sí una comprensión diferente que me hermana con todos los seres. Un estado más allá de los estados habituales que a su vez es carente de estado definible. Una presencia que todo lo inunda trascendiendo al ego y la personalidad, con su carga de pretensiones, objetivos, metas... No, no es posible su descripción a través de la palabra”. Shambhu quedó en silencio. Miraba al cielo mientras una voluta de humo se escapaba de entre sus labios sin llegar a tomar una dirección definida. –Entonces, si no puede describirse, ¿por qué me hablas sobre ello? –Y… ¿por qué sale el sol? Aquella respuesta me sumergió en un estado particular. Continuamos caminando en silencio. No hubo más preguntas. No eran necesarias. [3]Emilio J. Gómez coordina el Círculo de Yoga Silencio Interior e imparte enseñanza individual de meditación. T 616 660 929 – info@silenciointerior.net www.silenciointerior.net [4] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/11/Sale_el_sol.jpg [2] https://www.canstockphoto.es [3] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/10/EMILIO-J.-GOMEZ.jpg [4] http://www.silenciointerior.net/

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

È tranquillo e so...
Publicado el 26 Oct, 2017

Quizás todo sea mucho más fácil de lo que se nos ha hecho creer. A fin de cuentas, practicar técnicas para meditar es continuar alimentando el microcosmos individual que la mente ha tejido para dar vida a un ego al que le gusta creerse muy espiritual, pero que bien mirado se trata de un juego más, una ilusión como otra cualquiera. Escribe Emilio J. Gómez. [caption id="attachment_30307" align="aligncenter" width="605"] [1] La observación”, de Beatriz Hernández”, finalista del III Certamen de Fotografía sobre Yoga y Meditación[/caption] “Aquietaos y sabed que yo soy Dios” Salmos, 46,10 Las técnicas son como juguetes que nada tienen que ver con el Espíritu supremo. En realidad, el hombre no las necesita; tan sólo requiere sentarse en silencio y quietud para sentir su propio Ser. Sentarse para hacer el no-hacer. ¿Qué o quién se lo impide? Su propia mente, capitaneada por ahamkara, el ego. Al ego le encanta buscar y rebuscar, entretenerse con técnicas, rituales y tradiciones para así poder crear la autoimagen de buscador espiritual. Es normal que así ocurra, aunque se trate de una imagen personal más como otra cualquiera. Un modo entretenido de pasar el tiempo. Créeme, es así de sencillo, basta con sentarse en silencio y quietud para sentir el Ser que ya se es, pero que al buscarlo en el mundo exterior se lo ha olvidado. No se puede llegar a ser lo que ya se es. Ya eres Eso, el Absoluto. Siéntate en quietud y siente el Ser para llegar a comprender por propia experiencia lo que este artículo trata de transmitirte con palabras. Gracias por tu atención. [2]Emilio J. Gómez coordina el Círculo de Yoga Silencio Interior e imparte enseñanza individual de meditación. T 616 660 929 – info@silenciointerior.net [3] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/06/20170620-iayoga-2-la-observacion.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/10/EMILIO-J.-GOMEZ.jpg [3] https://www.yogaenred.commailto:info@silenciointerior.net

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Seminario ‘Iniciación al Silencio Interior’
Publicado el 11 Oct, 2017

El silencio interior es la cualidad de nuestra auténtica naturaleza. Quizás por este motivo sea tan deseado, cuando no añorado.Es natural que así sea, pues la esencia busca el reencuentro consigo misma a través del silencio y la quietud. Escribe Emilo J. Gómez. [1] Cuando oímos la propuesta de un Retiro de Silencio algo se despierta en nuestro interior. Entonces escuchamos la voz de nuestra alma susurrar al Corazón: “quiero hacer eso”. De esta manera se inicia el sendero del autoconocimiento. La esencia es real, pero es el ego quien está a cargo; ahí radica la dificultad de la meditación. Meditar es sencillo, basta con instalarse en la esencia de Ser, cuyo alimento es la consciencia. Lo que no es fácil es encontrar la fortaleza interior suficiente como para traspasar los diferentes obstáculos del ego. La propuesta del presente Retiro de Introducción al Silencio Interior es activar la conexión con la esencia a través de empleo del Hatha y el Radja yoga, herramientas que han demostrado su eficacia para este propósito a lo largo del tiempo. No en vano el Yoga continúa vigente después de más de cinco mil años de antigüedad. Gracias al sutil equilibrio entre las energías vitales y mentales proporcionado por el Hatha yoga (yoga físico), se instauran las condiciones idóneas para la conexión con la esencia a través del Radja yoga (yoga mental, la meditación). A través de una suave y siempre amable perseverancia, será posible traspasar las diferentes envolturas que constituyen al ser humano para llegar al núcleo de la esencia, dejando al ego en un mero subordinado a nuestro servicio. No será tarea fácil, pero sí posible. A través de la observación inafectada de pensamientos, emociones y sensaciones, será posible conectar con lo más auténtico del ser humano. Vamos directamente a la esencia, lejos de rituales y tradiciones lejanas. Utilizamos lo mejor para conseguir lo mejor. No se trata tan solo de un periplo al interior lo que se te propone; es el reto de vivir la vida desde el eje de la auténtica naturaleza que ya eres, pero que has olvidado al sumergirte en el mundo exterior buscando una felicidad que ya está en ti. Curiosa paradoja ¿verdad? El estado de plenitud está ya en ti, eres tú. No tengo nada que tú no tengas, ni sé nada que no sepas. Simplemente, te has olvidado de ti, de tu esencia, de tu Ser. Y en este Retiro vamos a poner las condiciones idóneas para que tal estado se despierte en tu interior. No es algo a conseguir, sino más bien a permitir. Eres bienvenid@. [2]Emilio J. Gómez es coordinador del Círculo de Yoga Silencio Interior T 616 660 929 | info@silenciointerior.net | www.silenciointerior.net [3] Iniciación al Silencio Interior – Seminario Lugar: Segovia Fechas: 27, 28 y 29 de octubre 2017 [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/09/Meditar.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2012/11/Emilio-G.Gomez_.jpg [3] http://www.silenciointerior.net/

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Hidrayam, el corazón espiritual
Posted on 28 set, 2017

A tan sólo dos dedos a la derecha del corazón, músculo cardiaco, y según cita el Sita Upanishad, se encuentra Hridrayam, el corazón espiritual. Ese lugar donde te señalas a ti mismo con los dedos de la mano viene a ser la morada de tu alma. Escribe Emilio J. Gómez. [caption id="attachment_31731" align="aligncenter" width="605"] [1] (c) Can Stock Photo / staras [2][/caption] De alguna manera siempre lo has sabido. Pero la mente, al proyectarse en la belleza del mundo exterior, se ha olvidado de ello, quedando anclada en deseos y aversiones. Aquiétate y siente el Sí-mismo en tal zona. Siente la sensación de ser, mientras reflexionas: ¿cómo puede ser que lo haya olvidado? Quizás es lo habitual, pero no por ello es lo natural. Ahora se te ha recordado. Has recordado el Ser, el Sí-mismo, es decir: tu auténtica naturaleza, la cual está íntimamente ligada a la divinidad. Eres sin separación. Tal división sólo se ha producido en la mente. Ha sido el burdo fruto de una ilusión. Es cierto, nunca te separaste, lo imaginaste. Vuelve a ti. Regresa al origen de donde un día todo emergió. Retorna a tu presencia de Ser, al Sí-mismo que la tradición del Yoga denomina Atman. Siente. No pienses, no imagines, no supongas… Siente… Siente cómo todo emana de Hridrayam, el corazón espiritual. Haz de ese estado tu morada, tu refugio. ¿Qué otro refugio puede haber? [3]Emilio J. Gómez coordina el Círculo de Yoga Silencio Interior e imparte enseñanza individual de meditación. T 616 660 929 / info@silenciointerior.net www.silenciointerior.net [4] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/09/Hidrayam-Corazon.jpg [2] http://www.canstockphoto.es [3] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2012/11/Emilio-G.Gomez_.jpg [4] http://www.silenciointerior.net/

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Determinazione
Publicado el 9 Aug, 2017

Si existiera una palabra que pudiera definir la actitud idónea del buscador espiritual sin duda que podría ser: determinación. Dice el DRAE al respecto: Determinación: 1. Verbo pronominal. Decidirse a hacer algo. 2. Osadía, valor. Escribe Emilio J. Gómez. [1] Osadía… Valor… Decisión… Eso es precisamente lo que se necesita al realizar el viaje al interior para llegar a descubrir nuestra auténtica naturaleza. De esta manera la determinación se convierte en una actitud ante la vida. En realidad, la determinación viene a ser una decisión tomada en la intimidad esencial. Cuando ello ocurre se termina por integrar tal modo vivir en la vida cotidiana y también por convertirse en un instrumento de crecimiento interior. ¿Qué es lo que aumenta a través de la determinación? La esencia de Ser, en detrimento de la personalidad. Tal esencia de Ser es lo único auténticamente nuestro, aquello que nos pertenece por derecho de nacimiento. Por el contrario, ego y personalidad es todo lo aprendido de los demás, cuando no imitado, y que gracias a la proyección creemos ser. Sin embargo, tal creencia es solo fruto de la identificación con tales patrones adquiridos. Integrar la determinación en los actos de la vida es integrar la posibilidad de contemplar cómo la luz de la consciencia comienza a iluminar la existencia. [2]Emilio J. Gómez es profesor de yoga del Círculo de Yoga Silencio Interior e imparte clases de meditación todos los miércoles, de 19 a 20:30 h. en Madrid. T 616 660 929 / info@silenciointerior.net www.silenciointerior.net [3] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2015/09/camino.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2012/11/Emilio-G.Gomez_.jpg [3] http://www.silenciointerior.net/

[+]