Yogaterapia, la magia de sentir y volver a disfrutar

El Yoga desde su esencia siempre fue terapéutico, pero se comenzaron a estudiar sus prácticas hace medio siglo. Sin explicaciones, sin mayores cuestionamientos, el único estándar de calidad era lo que se experimentaba en el propio cuerpo. Nada más comprobado, nada más científico que la propia experimentación sentida por cada uno. Type de Alejandro Torres Retamal.

Foto de mujer creado por freepik – www.freepik.es

Desde nuestra opinión, el área más fascinante del Yoga, siempre que respetemos ciertas concepciones normadas por leyes tangibles, visibles y reales. A qué nos referimos con esto:

Un instructor de Yoga no es:

Kinesiólogo, traumatólogo, neurólogo, psiquiatra, fisiatra, profesor de educación física, personal trainer, ni similar o parecido, a no ser que tenga una profesión anexa.

Pero el Yoga recibe el renombre de ser la primera terapia psicofísica en la historia de la humanidad, por algo bien simple y sencillo: los antiguos sabios que vivian en torno a esta práctica milenaria lograron entender que nuestra estructura orgánica se estimula, se mantiene, mejora y cambia de acuerdo a nuestros ciclos respiratorios principalmente, luego los movimientos suaves, dinámicos o posiciones estáticas que permitían expandir nuestro cuerpo o contraerlo. Al mismo tiempo comprendieron el daño que nuestra propia mente nos hace si la dejamos chicharrear como radio sin una sintonía fija y enfocada.

Por lo anterior, las prácticas meditativas, principalmente silencio, contemplación y compasión, como además trabajar el músculo de la atención para lograr concentración, ayudan a controlar este chicharreo mental y conseguir una vida más plena, no para lograr la inmortalidad, sino más bien para que nuestro paso por esta experiencia terrenal sea más llevadera, mejorando nuestra calidad de vida, y así, permitirnos disfrutar cada instante, aquí y ahora. .

Considerando lo dicho, el Yoga desde su esencia siempre fue terapéutico, solo que hace medio siglo, poco más poco menos, se comenzaron a estudiar estas prácticas milenarias, incluidas las del Budismo. Es aquí donde la ciencia coincide plenamente con lo que solo practicando y sintiendo lograban conseguir y hacer en ell@s los antiguos sabios. Sin mayores explicaciones, sin mayores miedos, sin mayores cuestionamientos, el único estándar de calidad era lo que se experimentaba en su propio cuerpo, respetando los tiempos de cada persona, sin competir por lograr avanzar antes que el otro. Nada más comprobado, nada más científico que la propia experimentación sentida por cada uno.

Ahora, ten presente que si comienzas a desarrollar prácticas de Yoga con objetivos terapéuticos, recuerda que estamos en occidente y tienes que resguardar tu integridad como instructor@ de Yoga, es por lo que te sugerimos que antes de iniciar cualquier intervención, solicites a la persona que quiere asistir a tus clases o tomar algún plan personalizado, el diagnóstico de un especialista autorizado, como los mencionados más arriba. Así te respaldarás, y sabrás si el especialista autoriza a la persona a practicar Yoga con objetivos terapéuticos.

Paralelamente, dejamos un secreto importante, una de las mayores herramientas anexas a este tipo de terapias pero de mucha ayuda para el logro de los objetivos propuestos: el vínculo que logras con la persona, el plan acotado y realista que te propongas, más el despertar la intención y voluntad de transformación personal que logres despertar en quien solicita tu ayuda.

Esperamos sea de tu interés, lo aquí leído, creer es crear decían los antiguos Mayas, nunca es tarde para comenzar a disfrutar y volver a la esencia, disfruta!

Alejandro Torres Retamal. Director & Instructor de Yoga. Club Enjoy Yoga House

www.enjoyyogahouse.com

Asociación Intructores de Yoga de Latinoamerica. Asociación Nacional de Yoga, Chile. Cel. +56 9 50936703

Autres articles sur
Par • 8 Oct, 2018 • Sección: Signatures