Entretien avec Steve Brandon : « l’élève doit avoir le Yoga Sutra comme base ou ne viendra pas loin »

Steve Brandon visita España por primera vez en junio para compartir un taller. Dhara Yoga, organizador del evento, lleva unos años dando a conocer las enseñanzas del maestro Sri T. Krishnamacharya en Madrid. Por eso, contacta con maestros que, como Steve, tienen un compromiso serio con la práctica y la enseñanza. Es una entrevista de Blanca San Román para YogaenRed.

Pour de nombreux Steve Brandon es desconocido, pero su trayectoria en el yoga es muy amplia. Lleva estudiando con maestros del linaje de Krishnamacharya desde 1999. Con Roy Rogers et Paul Harvey estudió viniyoga durante siete años. Pasó atendiendo las enseñanzas de Srivatsa Ramaswami diez años. Con él completó la formación de profesor, asistió a numerosos talleres de Vinyasa Krama y analizó los Yoga Sutra en profundidad.

Además, ha acudido a diferentes seminarios y formaciones de los maestros más relevantes de la tradición: T. K. Sribhashyam, T. K. V. Desikachar, A. G. Mohan e Indra Mohan. Asimismo es un estudioso del Ayurveda, disciplina en la que está titulado, siendo miembro de la Ayurvedic Practitioners Association y de la Complementary Medical Association. Es el autor del manual Vinyasa Krama Yoga practice.

Con una trayectoria como la tuya cabe preguntarse por el inicio de todo. ¿Cómo fue tu primer acercamiento al yoga?
Antes formaba parte de una comunidad de meditación con un gurú indio, Sri Chinmoy. Meditábamos, hacíamos trabajo desinteresado, meditaciones para la paz. Mientras formaba parte de esta comunidad leí por primera vez el Bhagavad Gita, le Mahabarata y otros textos sobre espiritualidad. Esto fué en 1992; en 1995 empecé a ir a clases de ásana con un profesor de Iyengar. Cuando dejé la comunidad de Sri Chinmoy seguí meditando en centros budistas durante algún tiempo y seguía asistiendo a clases.

¿Que te llevó a descubrir las enseñanzas de Krishnamacharya? ¿Puedes contarnos cómo este linaje ha modelado tu práctica personal?
Supe de Krishnamacharya porque Iyengar lo menciona en sus libros. Pero no fue hasta más tarde, en 1999, cuando establecí un contacto más directo con este linaje. Tomé un libro de la biblioteca llamado Yoga para el cuerpo, la mente y la respiración de A. G. Mohan, que fue alumno de Krishnamacharya en Chennai. Me pareció que esta forma de practicar era muy auténtica, lógica y racional. Tras investigar un poco encontré un grupo en Reino Unido llamado Viniyoga Britain que estaba afiliado al Krishnamacharya Yoga Mandiram. Empecé con clases privadas con Ranju Roy, que es un profesor de esta tradición; continué mi entrenamiento durante siete años hasta obtener el certificado de Viniyoga Britain. Durante este tiempo fui a un seminario con A. G. Mohan y su esposa Indra. Después conocí a Srivatsa Ramaswami y a Sri T. K. Sribhashyam (hijo de T. Krishnamacharya). He sido muy afortunado por recibir enseñanzas de tres estudiantes directos de Sri Krishnamacharya. Mi práctica personal proviene totalmente de lo que he aprendido de estos maestros.

Mantener una práctica diaria también es un compromiso. ¿Cómo es tu práctica?
Practico unas cuatro horas al día. Una sesión larga por la mañana y una o dos más cortas según mi ocupación diaria. Las primeras clases de Yoga Iyengar a las que iba eran clases en grupo.Con Viniyoga empecé clases privadas desde el principio.Desde entonces mi práctica ha sido en casa solo o bajo la supervisión de mis profesores. No he vuelto a una clase en grupo excepto a talleres y cursos.

Mi práctica es un acercamiento integral de ásana, pranayama y meditación, no solamente ásanas. El estudio de los textos y el canto védico están incluidos. Todos mis profesores de este linaje han hecho hincapié en que ásana no debe ser practicada sin la integración de la respiración, y debe ser sostenida por pranayama. Me enseñaron que no puedes practicar solo ásanas; puedes hacer solo pranayama acompañado de mudras, pero ásana debe estar siempre sostenida por la respiración. Eso es algo que no siempre pasa en las clases hoy día.

Le pregunté a S. Ramaswami qué necesitaba para alcanzar la meta indicada en los Yoga Sutras, ya que estoy interesado en alcanzarla, y me contestó que tendría que practicar tres horas y media diarias. Así que pasé algún tiempo tratando de ajustar mis tareas diarias a mi práctica. Mi práctica cambia acorde a mi evolución y seguirá cambiando conmigo.

Hablando del maestro Srivatsa Ramaswami,¿qué te han aportado los estudios de Vinyasa Krama con él durante más de diez años?
Cuando conocí a S. Ramaswami en Chicago en 2007 me sentía como un hombre sediento que ha encontrado un manantial de agua fresca. Durante las mañanas teníamos clases de Vinyasa Krama y por las tardes charlas sobre los Yoga Sutras. Ahí me di cuenta de que en general había más interés en ásana que en la filosofía del yoga.Tras las charlas de Ramaswami sentía la seguridad de que hay una meta clara y es posible alcanzarla. Le pregunté a Ramaswami que era lo más importante del yoga y él me dijo que Atma Vidya (conocimiento del alma).

He aprendido mucho de Ramaswami en sus clases y fuera de ellas, ya que le organicé varias visitas al Reino Unido. Él me ha aportado claridad en cuanto al yoga, confianza en la práctica y la enseñanza, la oportunidad de servir como profesor y aprender de su ejemplo. Siempre estaré agradecido por ese regalo impagable.

También has estudiado Ayurveda, ¿cómo aplicas ese conocimiento a tu enseñanza del yoga?
En Viniyoga teníamos que estudiar Ayurveda, es la parte anatómica y fisiológica del yoga, y está alineada con su orientación espiritual. Me empecé a interesar en ello en el curso de Viniyoga y decidí estudiar más, completando varios programas. Le pregunté a Sribhasyam cuán importante era el conocimiento de Ayurveda para un profesor de yoga y me contestó que era esencial.

Viniyoga es la aplicación individualizada que se adapta a la persona en particular. Ayurveda es la aplicación personal de las prácticas médicas basadas en la individualidad. Así que en mis clases incluyo Ayurveda y la aplicación de cualquier técnica de yoga bajo la sabiduría del Ayurveda.

Esto no se puede aplicar a una clase en grupo, ni siquiera puedes adaptar la temperatura de la sala que vaya bien a cada persona. Si quieres obtener verdaderos resultados en yoga, debe ser una práctica personal guiada por un profesor competente con conocimientos de Ayurveda. Este acercamiento es poco conocido, ya que no se ajusta al mercado masivo ni a etiquetas, necesita muchos años de estudio y no puedes ganar mucho dinero enseñando a un solo alumno.

El taller que vas a compartir en Madrid gira entorno a los Yoga Sutra de Patanjali, ¿Crees que es importante para un profesor o un practicante serio de yoga vivir de acuerdo a los preceptos contenidos en los Yoga Sutras?
El estudiante de yoga debe tener esos preceptos como la base o no llegará lejos en el camino. Ramaswami señala que Patanjali solo recopiló tres versos sobre ásana en los Yoga Sutra, sin embargo son muchos los versos sobre yama y niyama. Un recordatorio en el comentario de los sutras señala que incluso en los estados más elevados se deben mantener estos preceptos. Yoga es una disciplina mental, física y también moral. Yama y niyama, incluyendo el control de la dieta, están antes que ásana. Si entras en el camino de ásana sin su sustento, ásana te llevará a una mayor identificación con tu cuerpo y al incremento de la sensorialidad. Entonces estarás en el camino equivocado desde el principio.

Debemos aplicar la respiración ujjayi en ásana porque previene que la mente reaccione frente a las sensaciones del cuerpo que generan aversión o apego mental. Ásana practicada de esta forma pacifica la mente y calma la tendencia del ego de apegarse o rechazar cada ocurrencia.En los Yoga Sutra, el yoga para el principiante está en el capítulo II. Dice que debemos apaciguar los klesas (impurezas) y orientar la mente a Samadhi.

Ramaswami dice que debemos empezar por comer menos y hablar menos; si no podemos controlar la lengua, es imposible controlar otros sentidos, eso es el principio. Está en todos los sastras y en los escritos de los maestros, pero por desgracia pensamos que podemos ignorar esta parte.

Blanca San Román, autora de la entrevista, es profesora en Dhara Yoga

El taller: Vinyasa Krama a la Luz de los Yoga Sutra de Patanjali

En este taller, de una manera práctica, consideraremos los métodos, metas y resultados del practicante de yoga y revisaremos cada estado de transformación a los que nos invitan los Yoga Sutras.

Aunque es cierto que el yoga proporciona numerosos beneficios para la salud, el principal propósito de la práctica es transformar la mente para alcanzar un estado de paz mental elevado (Samadhana). El tema principal de este taller es como conseguimos este estado a través de la aplicación equilibrada de los ocho estados (Ashtanga) del yoga.

Quand : Sábado 9 de junio de 10:00 a 18:30 hrs, domingo 10 de junio de 10:00 a 14:00 hrs. El plazo de inscripción acaba el 1 de junio.

Info y reserva de plazas: dhara@dharayoga.es

Autres articles sur , ,
Par • Section • 23 avril 2018 : Interview