اليوغا للأطفال

'; $fincen = '">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

40 Aniversario RYE, yoga en el aula
نشرت في 15 فبراير 2018

A lo largo del mes de febrero, en Cataluña y en España celebramos el 40º aniversario de la Asociación RYE en Francia. Durante estos años, miles de niños y jóvenes han podido beneficiarse de las técnicas de yoga y relajación gracias a los docentes que las han introducido en sus aulas. Remite RYE España. [1] Para celebrar este acontecimiento, RYE (Recherche sur le yoga dans l’éducation) España se une a la propuesta de RYE Francia que consiste en llevar a cabo prácticas de yoga en el aula y compartirlas con otras experiencias que se llevarán a cabo en Francia y en otros países de Europa. Os ofrecemos un kit pedagógico (ver PDF [2]) donde encontraréis tres prácticas, una para cada etapa escolar: Educación infantil, primaria y secundaria, las cuales os darán ideas para celebrar, junto con vuestros alumnos, dicho aniversario. También os animamos a compartir vuestras prácticas con fotos o sin ellas, en nuestro facebook RYE España yoga en la Enseñanza. Este evento, es una buena ocasión para dar a conocer los beneficios que el yoga aporta al aprendizaje y al desarrollo de los alumnos en todas las edades. Juntos haremos realidad que las técnicas de yoga estén presentes en el ámbito escolar. El RYE (Recherche sur le yoga dans l’éducation) fue creado en Francia el año 1978 por Micheline Flak, investigadora en la aplicación de técnicas de yoga en la educación. Desde su creación, el RYE no ha dejado de crecer y expandirse por diferentes países, entre ellos España. En julio de 2011 un grupo de docentes de diferentes niveles educativos: infantil, primaria, secundaria y EOI empujados por el deseo de investigar y difundir más allá de sus propios centros la práctica y la aplicación de las técnicas de yoga en la educación, formamos la asociación RYE España, con sede en l’Hospitalet. Equipo RYE España. http://rye-yoga-educacion.es/ [3] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/02/RYE-NINOS.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/02/KIT-PEDAGOGICO-ANIV-RYE.pdf [3] http://rye-yoga-educacion.es/

[+]


'; $fincen = '">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

اليوغا مع الأطفال: كيف تحصل على واحة للسلام
نشرت في 30 يونيو 2017

Los grupos de 'MamásYugYoga' surgen en aquellos centros de la Redgfu de España y otras países, donde además de dar yoga para el embarazo, se abren clases para la dura etapa después del parto donde, gracias a las practicas de yoga, relajación y meditación, la mujer se recupera en compañía siempre de su (o sus) bebé. [1] Son remansos de paz donde la familia incipiente recupera equilibrio y armonía para recargar fuerzas para la crianza (en algunos días del mes también se incorporan los papás). Además forman grupos en redes sociales de comunicación para ayudarse en la lactancia, en las recuperaciones físicas y/o anímicas o sencillamente compartir escapadas para los días de asueto. ¿Cuál es el secreto de poder hacer yoga en sala con 15 criaturitas de diversas edades y seguir en un oasis de paz? En parte se debe a que las mamás hicieron yoga con la misma profesora durante el embarazo, y la vibración de su voz tranquiliza a los bebés que la tienen interiorizada. No hay palabras para describir esta magia, en la magia del presente de los bebés... ellos son Yoga con mayúscula. En cualquier caso se invita a quien guste, de todos los lugares y países, a que se sumerja en una clase de 'MamásYugYoga'. Las personas interesadas pueden visitar la web redgfu.es [2], área de educación para la salud y área de yoga. La Redgfu española es una entidad declarada oficialmente desde 1982 como de Utilidad Publica. La Escuela Yug Yoga de la Redgfu es atendida por profesores especializados formados en yoga altruista para el voluntariado.     [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/06/yogaBebes.jpg [2] http://redgfu.es

[+]


'; $fincen = '">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

كيفية تعليم اليوغا
نشرت في 7 يوليه 2016

El Yoga Educa el cuerpo, las emociones, el intelecto y la espiritualidad entendida, según Swami Niranjananda, como el despertar de la conciencia y el pleno desarrollo de nuestras potencialidades. Escribe Lídia Serra. [1] El Yoga Educa el cuerpo porque tiene diseñada toda una estructura de posturas corporales (asanas) de diferentes intensidades que se pueden realizar y adaptar según las necesidades de cada persona. Cada una de ellas tiene efectos directos en diferentes ámbitos del plano físico de nuestro ser que repercuten en nuestro comportamiento, en nuestras emociones, en nuestra mente. El Yoga Educa las emociones a través de las propuestas de pranayama y de redirección de la energía a través de las técnicas de respiración consciente que nos propone. Esta reestructuración de la energía en nosotros nos causa equilibrio emocional que hace nos sintamos fuertes y empoderados ante las diferentes situaciones que a vida nos trae. El Yoga Educa el intelecto con las prácticas de pratyahara, dharana y dhyana (medtación) que porpone el Raja Yoga de Patanjali. Sabemos, y está ampliamente estudiado por la ciencia, los efectos que la meditación (Raja yoga) tiene en la mente: favorece las conexiones sinápticas, la segregación de endorfinas y la creación de tapices neuronales que crean nuevos patrones en nuestra mente llevándonos al despertar de la conciencia en áreas dormidas de nuestro cerebro. Este despertar de la conciencia nos conduce al pleno desarrollo de nuestras potencialidades y a realizar nuestro plan de vida, como decía Rebeca Wild, y poder ofrecer al universo la parte que nos toca para la evolución de la especie humana. Esta es la filosofía en la que nos apoyamos para educar a los niños y jóvenes del siglo XXI. Y para desarrollarla, en la escuela de formación “El Yoga Educa” hemos diseñado la formación para adultos “Yoga para educar” en la que vivimos el yoga desde esta perspectiva de expansión de la conciencia a través del cuerpo, las emociones y el intelecto y aprendemos a transmitirla a niños y jóvenes. Nuestro ánimo es colaborar en la medida que nos sea posible en la educación integral de niños y jóvenes desde la perspectiva del yoga y las nuevas pedagogías. El objetivo: poner nuestro granito de arena en la construcción del nuevo paradigma educativo. Lídia Serra López. Responsable de la escuela de formación El Yoga Educa, Maestra de primaria, profesora de yoga, formadora del ICE (Instituto de Ciencias de la Educación) de la UAB (Universidad Autónoma de Barcelona). lidia@elyogaeduca.org [2] Formación Yoga para educar 2016-2017 Se realiza en Barcelona, Castellón y Manacor (Mallorca) Incio de las formaciones: octubre de 2016 / Finalización: julio 2017. Inscripciones abiertas Programa e inscripciones: http://www.elyogaeduca.org/es/formacion-yoga-para-educar-2016-2017/ [3]   [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2015/09/Yoga-para-educar.jpg [2] https://www.yogaenred.commailto:lidia@elyogaeduca.org [3] http://www.elyogaeduca.org/es/formacion-yoga-para-educar-2016-2017/

[+]


'; $fincen = '">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

الحب توحد (الأطفال بقدرات مختلفة)
نشرت في 27 مايو 2016

Este año falleció Nuria, la hermana de un amigo aquí en España. Nuria nació con un síndrome poco usual llamado Prader Willi que afectaba a su comportamiento y a su cuerpo. También afectaba a su corazón y su espíritu… Escribe Christine McArdle. [1] Sí, a todas las personas que he conocido nacidas con un síndrome que les destaca como especiales o diferentes (hoy se dice que tienen “diversas capacidades”) no suele faltarles el amor familiar, pero viven muy aisladas o poco comprendidas por la sociedad en general, y esto les afecta el corazón. Como viven “marginados”, tenemos poco contacto con estos seres, y al tener poco contacto, los entendemos menos y nos cuesta interactuar con ellos con naturalidad. Desafortunadamente existen pocos programas educativos de integración en las escuelas públicas, programas donde los niños y las niñas como Nuria no estén separados de sus hermanos y hermanos, ni de otros niños sin diferencias aparentes, sino que se encuentren integrados en la escuela y en el aula con todo el mundo. De esta forma, los compañeros de clase y la sociedad en general compartirían su día a día con niños con síndromes y sin síndromes, y esto promovería la naturalidad. En un modelo educativo inclusivo, se fomentan la curiosidad, la aceptación, la comprensión, la empatía y la compasión entre otras virtudes. Se fomenta el amor. El amor no aísla, el amor acoge. El amor une. Y el yoga es amor, unión. Extendamos nuestro amor Como comunidad de yoguis y yoguinis que somos, siento que es fundamental que empecemos a mirar, ver y reconocer a nuestros hermanos y hermanas con distintas y diversas capacidades y habilidades cara a cara, que empecemos a ponerles cara y nombre. Esto te puede cambiar la vida por completo. Sí, prepárate para sentir nuevas sensaciones, romper miedos y prejuicios y tener experiencias transcendentales con tus nuevos amigos. Primordialmente porque su agradecimiento es enorme y su amor lo es más aún. Y como todo en la vida, si te afecta a ti, afectará a todos los que viven a tu alrededor: a tu familia, a tus amigos, a tus compañeros de trabajo, al panadero…. Esto es un acto de amor y de unión. Nosotros, los yoguis y las yoguinis, podemos liderar este cambio de consciencia. Desde el amor, extendámonos, incluso a veces fuera de nuestro lugar de confort, para hacer llegar a los demás las bendiciones que hemos recibido del yoga. Me fascina el nombre de una asociación para niños y familias con autismo: “Asociación Mírame”… Miremos. Vamos a mirar y a ofrecerles lo que sabemos que les va a encantar. Recuerdo, hace ya años, que cuando leí el libro de Sonia Sumar Yoga para el niño especial, lloré durante dos horas... Cosas tan sencillas... Respira de este modo, estira de este otro… Una torsión aquí y otra por allá. Una secuencia sencilla… Y los niños aprenden otra forma de conexión con ellos mismos, otra forma de sentirse que agrada, que da vitalidad, que da respuesta. Luego ellos solos repiten los movimientos y las respiraciones cuando lo necesitan. Igual que hacemos tú y yo. La diferencia entre nosotros es sólo un cromosoma, nada más. El amor y el reconocimiento que sienten por ser vistos y comprendidos, les da la vida. Todos los niños con quienes he tenido la dicha de compartir el yoga adoran sus prácticas, pero los niños con otras capacidades diferentes y especiales, la adoran aún más. Creo que es el resultado del contacto con otro ser que les ama incondicionalmente, sin prejuicios, tal y como son. Así somos los yoguis y yoguinis, ¿verdad? Hace poco leí el libro de un niño autista que logró escribir valiéndose de un programa para ordenador desarrollado por su madre y una profesora: La razón por la que salto, de Naoki Higashida. ¡Las cosas que cuenta! ¡Oh! Su realidad, llena de bellezas y también de tristezas. También me hizo llorar, de tristeza y de felicidad, porque se les puede entender mejor cuando se sabe que sus momentos de júbilo son extraordinarios. Cuando compartes uno de esos momentos con estos nuevos amigos, la sensación en ti se te multiplica por mil. “Yo soy tú, tú eres yo”, repetía una maestra sabia. Y así es. Felicidad sin fronteras. Así es el yoga. Bendiciones. Nuestra fuerza está en la unión. Se unen diversas fuerzas para hacerse algo aún mayor que la suma de sus partes. Los practicantes y profesores de yoga somos tan afortunados... En la práctica de yoga aprendemos tantas cosas que enriquecen y transforman nuestras vidas cotidianas... Tenemos entre las manos herramientas tan poderosas, tan potentes… A veces siento que lo olvidamos y lo damos por hecho. Pensamos que todo el mundo ya sabe de qué va esto del yoga y que si no lo buscan, será que no lo quieren. No creo que sea así. Una gran parte de nuestra población no se acerca al yoga por muchas otras razones, y entre ellas están la vergüenza y el miedo a lo desconocido. A otras personas simplemente no se les ha ocurrido. Podríamos hacérselo llegar de forma natural, desinteresadamente, por estar al servicio, porque sabemos que puede cambiar tantas cosas en sus vidas y porque creemos en una sociedad más justa, más igualitaria, más íntegra. El equipo de profesores pioneros Decidí crear la formación de profesores de Yoga para todas las habilidades, OmShreeOm (“Hogar dulce hogar”) después de la muerte de Nuria y después de conocer a otros profes en España que ya trabajan con niños con distintas necesidades especiales y con sus familias. Se sentían tan solos en su lucha y en su labor... Nos puedes encontrar en City Yoga [2], Madrid. También promovemos talleres con expertos de otras comunidades y de otros países. En nuestro equipo de profesores pioneros en España contamos con Arantxa Bermejo, yoguini, pedagoga, música y la primera persona que me habló de este trabajo con pasión, esperanza y empeño, con Manuel Pérez Expósito, otro gran yogui, meditador y neuropsicólogo, fundador de Crecemos Naturalmente en Alcalá la Real, Jaén; con Celia Vázquez Pérez, terapeuta ocupacional, experta en la integración sensorial (Ojo: ¡el 95% de todos los niños que conocemos viven con dificultades sensoriales!). Finalmente, por segunda vez, nos guía e inspira Jo Manuel, de la Fundación Special Yoga for Special Children, UK. El trabajo de Jo Manuel está reconocido mundialmente y es un privilegio contar con sus enseñanzas y su apoyo de corazón. Estamos encantados de ver todo lo que están consiguiendo los profesores de nuestra primera formación del 2015. Paso a paso, creando nuevos caminos, abriendo consciencias, abriendo corazones, rompiendo barreras. A mi amiga Nuria sé que le hubiera encantado el yoga. Falleció debido a problemas respiratorios, en pocas palabras, murió ahogada. No puedo dejar de pensar que si ella y sus cuidadores hubieran sabido cuatro cositas que cada yogui sabe acerca de la respiración, igual todavía estaría con nosotros hoy. OmShreeOm está comprometida a crear y expandir esta consciencia a nivel nacional. Únete a nosotros y/o recomienda el yoga a las familias y a los cuidadores de estos niños, nuestros niños, todos. Love, Christine. Christine McArdle Oquendo es fundadora de OmSheeOm [3] y profesora de yoga especialista en Yoga para niños. Más información: http://www.city-yoga.com/servicios/formacion/yoga-para-ninos-con-distintas-habilidades [4]     [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/05/Christine-McArdle.jpg [2] http://www.city-yoga.com/servicios/formacion/yoga-para-ninos-con-distintas-habilidades [3] http://www.christinemcardleoquendo.com/yogakids.html [4] http://www.city-yoga.com/servicios/formacion/yoga-para-ninos-con-distintas-habilidades

[+]


'; $fincen = '">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

وتدرس للتأمل بها الأطفال، الجزء الثاني
نشرت في 19 مايو 2016

Los adultos, mejor dicho, el ir y venir de nuestra vida actual, contagia mucho estrés a los niños. Este artículo, continuación de otro anterior que puedes ver aquí, [1] nos enseña a ayudarles. Escribe Isabel Cervantes. [2] Los niños son curiosos, les encantan las sorpresas, lo nuevo, lo desconocido. Preguntan y preguntan hasta que se dan cuenta de que los adultos “no responden” pues “no escuchan”. Los niños viven en el presente por naturaleza, pero observan a su alrededor a los adultos correr de aquí para allá y tirar de ellos en la misma dinámica, por lo que, al cabo de un tiempo, los niños también tienen la sensación de “no tener tiempo”, y empiezan a sentirse estresados por un exceso de estímulos. El cambio está en los adultos, no en los niños, pues aprenden de nosotros. Por lo que somos nosotros los que debemos iniciar la gran transformación en nuestras vidas, en nuestros ritmos cotidianos, en nuestras prioridades. Sólo así, a través del ejemplo, les ofrecemos un espejo en el que reflejarse y entrar a jugar y experimentar. Al principio cuando acercamos la meditación a los niños pueden tener varias reacciones, desde sentirse muy curiosos a mostrarse poco interesados y decirnos que están cansados o aburridos. Pero si introducimos juegos sencillos que los acerquen a percibir lo que es la “atención plena”, les ayudamos a sentir de nuevo el momento presente, a valorar y disfrutar lo que viven en su día a día. Los ejercicios de respiración ayudan mucho. Nada más que observar y sentir el fluir de la respiración por la nariz ya es en sí una práctica de concentración. Es el paso inicial que les conecta con el cuerpo y con el momento presente. Los ejercicios respiratorios pueden ser más complejos, pueden tener pequeñas pausas respiratorias o ser acompañados de sonidos. El mejor recurso: la respiración El efecto de la respiración consciente es enorme, nos trae de repente al aquí y al ahora, nos devuelve al presente y nos conecta con el cuerpo. Y cuando conectamos con el cuerpo y la respiración, nuestra mente comienza a aquietarse. Por eso es tan importante enseñar a los niños a respirar, pues les estamos ofreciendo una práctica que les va acompañar en sus vidas como el más fiel amigo. Como los niños imitan a los adultos, podemos ser un ejemplo de aquello que queremos enseñarles. En vez de decirles en un tono amable pero en el fondo autoritario que se sienten a respirar, podemos hacerlo nosotros, sentarnos y cerrar los ojos. Si nos mantenemos tranquilos y no abrimos los ojos para ver su reacción, su curiosidad es tan grande que se sentarán a nuestro lado a imitarnos. Son muchas las madres que me han comentado cómo sus hijos se les añadían en sus meditaciones matinales, sentándose a su lado, cerrando los ojos y acompañándolas unos minutos, y a veces toda la meditación, incluso aprendiendo a recitar el mantra que la madre estaba practicando. Ser un buen ejemplo de lo que creemos que va a beneficiar a los niños es la mejor semilla que podemos plantar. Ellos con su curiosidad ya se encargarán de regarla y hacerla florecer. La forma en la que nos comunicamos con los niños y adolescentes es crucial para obtener buenos resultados. El sentido del humor y el afecto son las varitas mágicas que bien usadas nos ayudan a tirar abajo resistencias y miedos, aumentando la confianza y el vínculo con los niños. Lo principal, crear interés Introducir meditación y mindfulness en la vida de los niños no tiene por qué ser complicado. Podemos sugerir una práctica-juego un par de veces por semana. Desde hacernos conscientes del agua cuando nos duchamos, a la textura de las sábanas cuando vamos a dormir, o percibir la caricia del aire cuando van al parque a jugar, son algunas de las muchas ideas que pueden surgir. Lo importante es conseguir crear interés y mantenerlo el suficiente tiempo como para que tengan una experiencia que les provoque más curiosidad, que quieran repetir y probar otros “juegos” de toma de conciencia. Y, sobre todo, ser nosotros los protagonistas. Una práctica que siento indispensable en los tiempos actuales es la de “no correr” todo el tiempo; parece que estamos todos apuntados a una carrera de la que nunca vemos la meta. Y ese apresuramiento lo contagiamos a los niños. Si observamos a las personas cuando caminan por la calle lo hacen o rápido si tienen prisa o van inmersos en sus pensamientos a menudo acelerados, o están mirando el móvil y enviando/recibiendo mensajes. Casi nadie mira ya el cielo en las ciudades. [3]Así que una de las prácticas de mindfulness y meditación que propondría para niños es la de caminar por la calle y hacerse consciente del color del cielo, del tipo de nubes y sus texturas. ¿Dónde quedaron aquellos tiempos en los que teníamos tiempo para imaginar figuras en las nubes? Vivir el momento es salud y bienestar, es tener la capacidad de canalizar las emociones de forma consciente. Hace unas semanas una niña de 10 años vino muy acelerada a su práctica de yoga semanal. Tuve que dedicarme a ella especialmente pues era tal su aceleración que las lágrimas le caían en torrente sin saber qué le sucedía. Le expliqué de la forma más sencilla posible lo que es vivir el momento, el regalo de la “presencia” en lo que hacemos, como el mejor camino para volver a respirar y sentirnos mejor. Cuando estábamos finalizando la clase pintando mandalas y unas amiguitas no paraban de hablar, me sorprendió cuando les pidió que por favor hablaran más bajito pues ¡ella estaba disfrutando desde la presencia ese instante mágico de pintar mandalas! Recordemos que los niños aprenden, crecen y se convierten en adultos siguiendo nuestros pasos. Seamos un ejemplo para ellos, seamos fuente de inspiración transmitiéndoles confianza, tranquilidad, entusiasmo, alegría, paciencia... todas aquellas cualidades que son los bastones de una vida plena y llena de luces de colores. Isabel Cervantes. Directora de la Formación de Profesores de Yoga para Niños Método Surya Kiranam. Directora de la escuela de yoga Kaivalya [4]. Profesora de Hatha Yoga por la AEPY. Formadora de Profesores de Yoga por la European Yoga Alliance. Maestra en Canto Védico por la Krishnamacharya Yoga Mandiram. Cantante y compositora de Mantras, grupo de música Adawis. Más información: http://kaivalyayoga.jimdo.com/formaci%C3%B3n-profesores/ [5] [1] http://www.yogaenred.com/2015/07/01/yoga-y-meditacion-para-ninos-metodo-suryakiranam/ [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/05/pranayama-1.jpg [3] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/05/nubes-1.jpg [4] http://kaivalyayoga.jimdo.com/ [5] http://kaivalyayoga.jimdo.com/formaci%C3%B3n-profesores/

[+]


'; $fincen = '">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

قوة دي لاس Jornadas دي اليوغا في التعليم
نشرت في 16 مايو 2016

Los días 8 y 9 de abril se realizaron las primeras Jornadas de Yoga en la Educación en el marco del ICE (Institut de Desenvolupament Professional) de la Universidad de Barcelona. Escribe Anna Vázquez. [1] Nos reunimos unas 115 personas entre asistentes y organizadores y gracias al esfuerzo y la ilusión de todos y todas fueron unas jornadas muy gratificantes. Ya lo dijo Gandhi: "Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa". El objetivo de estas jornadas era compartir unas experiencias educativas llevadas a cabo por las talleristas en sus aulas y en todas las etapas educativas (infantil, primaria, secundaria y adultos) para favorecer en los alumnos un crecimiento integral: físico, mental, emocional y social. Estos objetivos vienen del Astanga Yoga de Patañjali, sabio hindú que recopiló toda la sabiduría oral en diversos textos y junto con los cuatro pilares de la educación señalados por Jacques Delors y su equipo de la UNESCO (aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser) fundamentan las actividades de enseñanza-aprendizaje que hemos propuesto. Porque todos y todas, después de una práctica de yoga hemos sentido cuerpo y mente tranquilos y relajados; relajados y conscientes. Y sabemos que esta sensación es muy buena. Queremos transmitir esta sensación en nuestras aulas; porque si dentro de un aula conseguimos un espacio de comunicación y bienestar, mejoraremos el aprendizaje y el crecimiento de nuestros alumnos. La conferencia inaugural corrió a cargo del Sr. Agustín Pániker que, de una forma sabia, clara y amena, habló de yoga y de educar. Una idea muy bonita que nos dejó es el camino que ha hecho el yoga: nace en la India, Occidente lo descubre dándole una pátina más física y menos espiritual, vuelve a la India para recuperar la filosofía y se establece de nuevo en Occidente... porque el yoga es una disciplina viva que crece, evoluciona y cambia. Pero la esencia sigue siendo la misma, porque es la esencia de la persona: cuerpo, mente y emociones. Se hicieron seis talleres, todos fruto de la experiencia en las aulas. Pudimos hacer una serie de prácticas de las diferentes sendas que tiene el yoga: relajación, la conexión con la respiración y el estado de la mente, asanas, visualizaciones, conciencia de nuestra anatomía, mandalas... y todos con la misma finalidad: un niño, un adolescente, un adulto centrado y que domina sus sentimientos es una persona más abierta al aprendizaje porque aprende desde la vivencia sentida. También disfrutamos de cuatro comunicaciones de experiencia y buenas prácticas. Todas muy interesantes y que nos hicieron tener ganas de volver a las aulas para poner en práctica muchas de las experiencias que nos contaron. Y finalmente, niños y niñas de tres escuelas diferentes que se conocieron poco antes de hacer la exhibición, nos dejaron a todos y todas emocionados. Vimos cómo realizaban asanas difíciles con una sonrisa, una disciplina relajada, ganas de compartir la práctica individual para que el grupo funcionara... Vale la pena que los niños se inicien en este arte de vivir que es el yoga. Esperamos poder seguir haciendo difusión del yoga en la educación en próximas jornadas y eventos. Anna Vázquez. Equipo GRIAE [2]. GRIAE, Grup de Recerca de Ioga en l’Àmbit Educatiu, és un equip de treball integrat per professionals de la docència en l’ensenyament públic, alguns també professors de yoga, que ens proposem integrar tècniques procedents del món del ioga com a metodologia educativa dins les aules convencionals. [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/05/jornadas.jpg [2] http://yogaenlaeducacion-griae.blogspot.com.es/

[+]


'; $fincen = '">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

تجربتي اليوغا مع الأطفال في الهند
نشرت في 28 أبريل 2016

Me considero una gran afortunada por poder trabajar en algo que me apasiona tanto como el yoga, y encima viajar y conocer a maravillosas personas y a niños de todos los países y nacionalidades. Me hace sentir ciudadana del mundo, que pertenezco a todos los lugares y a ninguno, y sobre todo tener la sensación de sentirme en casa allá donde quiera que vaya. Escribe Cayetana Rodenas. [1] Con el paso de los años descubrí que “casa” está dentro de uno y que estando bien aquí dentro, también lo estamos en cualquier lugar. Tuve la gran oportunidad de dar unas clases de yoga en un colegio en Delhi el verano pasado. La experiencia me encantó tanto como me emocionó. Eran casi 200 niños divididos en grupos diferentes e iban entrando en la sala en fila, acompañados de sus profesores de Educación Física, que en India son los que imparten Yoga en los colegios. Al ir entrando tan serios y tan ordenados, me sorprendió muchísimo, porque me parecía más que estaba en un colegio de Europa del norte que en uno en India. Se fueron sentando cada fila en su lugar siguiendo las instrucciones verbales de sus maestros, que les iban indicando qué hacer: “Sit down” (sentaos), “Be quiet” (callaos), “Back straight” (espalda recta)… Y ellos iban obedeciendo a cada mandato. Yo estaba subida en una tarima para que los niños me pudieran ver, y comencé a hablarles y a preguntarles que si sabían mucho yoga, y ellos me respondían levantando la mano, con unas sonrisas preciosas, y muy interesados con eso de que yo fuera de España. Hasta alguno me dijo que había visitado mi país, y otros me preguntaban si conocía Estonia… ¡o Inglaterra! Entonces comencé la clase, empezando con un calentamiento del saludo al sol cantando a su vez una canción, ¡se iban partiendo de risa! Para ellos era algo completamente nuevo el hacer yoga cantando. De ahí continuamos con una historia sobre el mar y haciendo las asanas correspondientes de animales marinos, los transportes que nos llevaban hasta la playa y seguíamos con algunas canciones… De verdad que no paraban de reírse, hacíamos las posturas en grupos y en parejas, y para ellos era algo que no habían hecho nunca, porque hacen yoga en el cole, pero un yoga muy “serio”, como los adultos. Ellos se saben todos los nombres en sánscrito de las asanas, ya que las practican habitualmente, pero de una manera, me atrevería a decir, algo militar y exigente, sobre todo tratándose de niños. Así fueron pasando los grupos, nos reímos mucho, perdieron el control, se alocaron un poco y y se divirtieron como enanos, que es lo que son… Nos divertimos todos… y sus profes no paraban de sacar fotos partiéndose de risa. La piedrecita mágica Hace dos semanas, en Kerala, tuvimos una clase de Yoga en familia durante el curso de formación, y vinieron un grupito de niños y niñas entre 4 y 11 años. Con una mirada de luz en sus ojos, ponían toda su atención en todo lo que les planteaba, interactuando con otros adultos mediante acroyoga y posturas en grupo todos juntos, que no existen barreras de lenguaje cuando compartimos alegría y diversión. Pero además, lo más importante es la huella que dejan ellos en nosotros y nosotros en ellos, cuando hablamos con el mismo lenguaje, el del corazón. Una mirada, una sonrisa y una carcajada son palabras universales que te alimentan el alma. Al final de esta clase en Kerala, le entregué a cada niño una piedrecita de cristal explicándoles que era una piedra mágica y que la podían guardar siempre cerca para hablarle de sus deseos o de sus problemas, y la piedra les ayudaría en lo que se propusieran y también a sentirse mejor. Mi sorpresa fue cuando, mientras yo les contaba todo esto y el traductor les hablaba, los niños se llevaron la piedra al corazón mientras me escuchaban sin parpadear y asintiendo a cada palabra que decía. Las lágrimas de emoción se amontonaban en mis ojos, al sentir tanta belleza, energía y magia con esos pequeños en el ashram de Kerala. Esa es la parte mágica que tiene India, desde tan pequeñitos los indios están conectados con esa espiritualidad que se respira y se siente en cada esquina. Al fin y al cabo, ellos, los niños, son ya unos pequeños seres llenos de luz que nos enseñan tanto en tan poco tiempo. Yo sigo nutriéndome de ellos y aprendiendo siempre que voy. Y aunque siempre sigo fascinándome en cada lugar del mundo en el que enseño, con cada niño y en cada rincón, hay algo de estos niños en India que me ha marcado ya para siempre. Cayetana Rodenas es profesora de yoga, formadora de yoga internacional y fundadora de www.yogakidsworld.es [2] Impartirá sus próximos cursos de Formación de Yoga para niños en: Madrid: 6, 7, 8 de mayo Pamplona: 3, 4 y 5 de junio Barcelona: 24, 25 y 26 de junio Toda la información: www.yogakidsworld.es [2] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/04/YogaIndia-1.jpg [2] http://www.yogakidsworld.es [3] http://www.yogakidsworld.es

[+]


'; $fincen = '">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

كيفية إدخال اليوغا في الفصول الدراسية
نشرت في 27 نوفمبر 2015

En nuestro vecino continente, Latinoamérica, han aprobado oficialmente introducir el yoga en las aulas. Aquí en España vamos con retraso, pero sé positivamente que eso será así tarde o temprano, y ya estamos varios de nosotros (profesores y formadores) apostando por ello. Escribe Cayetana Rodenas. [1] Aquí os dejo algunas ideas que os pueden servir a los/las maestros/as de colegios: 1. Dedicar al menos 20/30 minutos del día, y si puede ser por la mañana mejor, para reunir a los niños en círculo, aunque sea sentados en sus sillas, si no hay espacio. Darse las manos todos y realizar unas cuantas respiraciones al unísono. Tú como profe marcas los tiempos. Por ejemplo: Inhalamos levantando los brazos hacia el techo con las manos enlazadas y exhalamos bajando los brazos y la cabeza hacia el suelo. Esto sería la postura de la flor en grupo, que se abre y que se cierra. 2. Tú, la/el profe, mira a cada uno de tus alumnos y les dices una palabra positiva, inspiradora y sincera a cada uno de los niños. Por ejemplo, fuerte, alegre, amoroso, bello, generoso, bonito, capaz, etc. Y si tienes tiempo, puedes dejar que los niños también califiquen a sus compañeros positivamente. 3. Proponer el tema del cuento de hoy para realizar las posturas de yoga correspondientes a la historia. Por ejemplo: Viajamos a la granja y hacemos las posturas de los diferentes animales y objetos (perro, gato, conejo, caballo, tractor, batiendo la mantequilla en pareja, etc). Aunque sólo sean 5-8 posturas al día es suficiente para ir integrando el yoga, ir aprendiendo las asanas de una manera divertida y a su vez ir obteniendo los beneficios correspondientes. Para niños mayores de 8 años en lugar de un cuento podemos proponer una temática más abstracta, por ejemplo: amistad, no violencia, reciclaje, etc. Y crear una pequeña secuencia de asanas, individuales o en parejas-grupos que trabajen esos aspectos. 4. Se puede introducir también un juego de yoga, que puede ser más relajado o activo, dependiendo de lo que necesiten los niños. Por ejemplo: Juego relajado: “Sentir la energía” (se realiza por parejas). Los niños se sientan con los ojos cerrados uno enfrente de otro y comienzan a frotar cada uno sus manos muy fuerte y rápido, hasta que sientan un fuerte calor saliendo de ellas, entonces las colocan con las palmas abiertas hacia su compañero, como si fueran a unirlas pero las dejan medio milímetro de distancia a las de su pareja. Decirles que sientan el calorcito y cosquilleo que sale de sus manos y el de su compañero/a. Que sientan que la otra persona está ahí aunque no la vean porque perciben su energía. Después de 1 o 2 minutos pueden abrir los ojos y darse un abrazo. Este juego es para cualquier edad, ya desde pequeñitos e incluso adultos. Juego activo: Si hay espacio suficiente en la clase, se llama a un voluntario para que se quede frente a una pared y el resto de la clase de pie en la pared contraria. El/la que “la liga” queda de espaldas a sus compañeros/as y es como el juego de "1,2,3 el escondite inglés", pero en su lugar decimos “1,2,3 yoga quiero ver”. Los alumnos tienen que intentar llegar al que queda en la pared contraria, pero cuando él/ella se da la vuelta, sus compañeros están parados como estatuas haciendo una postura de yoga, la que cada uno de ellos elija, y si les ve moviéndose les manda otra vez a empezar desde el principio. O puede ser otra variación en la que el/ la que la liga puede decir en qué postura de yoga se tienen que quedar, por ejemplo: 1,2,3 el árbol quiero ver (perro, gato, águila,etc). También es un juego para plantear a cualquier edad, ya que estamos trabajando equilibrio, concentración, escucha, enfocar la atención, etc. En el aula será incluso más divertido porque tenemos más obstáculos como los pupitres, sillas, etc, y los niños tendrán que ir esquivándolos. 5. Y ya para terminar una pequeña relajación en la que los niños descansan cerrando los ojos 2-3 minutos, ya sea en sus sillas o, si puede ser, en el suelo. Esta relajación se puede acompañar de una música bonita, sonidos de la naturaleza, cuento o poema inspirador, visualización guiada, etc. Así los niños ya están listos para aprender con los cinco sentidos en marcha y activos ya desde por la mañana, y todo esto influirá muy positivamente en sus resultados escolares, carácter, comunicación con sus profesores-compañeros-familiares, su relación con el mundo que les rodea, etc. Con tan sólo 30 minutos de yoga al día… Estas son unas pequeñas sugerencias, pero por supuesto que hay otras muchísimas maneras de ir introduciendo el yoga en el currículo escolar. Dependiendo de la edad de los alumnos se enfocaría de una manera o de otra, incluso también dependiendo del espacio, pero no hay ningún impedimento para practicar yoga en ningún lugar y bajo ninguna circunstancia, porque puede ser un yoga más físico algunas veces, más mental otras, o más emocional, pero al fin y al cabo todos podemos si nos lo proponemos! Cayetana Rodenas, directora y profesora de Yoga&Kids [2]. Si quieres seguir aprendiendo más y formarte específicamente en Yoga para Niños, consulta las fechas de nuestros cursos: http://www.yogakidsworld.es/cursos.html [3] Próximo curso Madrid 11 a 13 de diciembre Dónde: Shakti Yoga, c/ de Las Naves, 14 Horario: Viernes, 11 Diciembre, 16:00 - 20:15 Sábado, 12 Diciembre, 10:00 - 19:00 Domingo 13 Diciembre, 10:00 - 19:00 Precio: €360 Para inscribirte en el curso: info@yogakidsworld.com Para más información: http://www.yogakidsworld.es/cursos.htm [4] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/02/Rainbow-kids.jpg [2] http://www.yogakidsworld.es/ [3] http://www.yogakidsworld.es/cursos.html [4] http://www.yogakidsworld.es/cursos.htm

[+]


'; $fincen = '">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

اليوغا في التعليم، وتغيير العالم
نشرت في 2 نوفمبر 2015

Cuanto más investigo y experimento sobre el mundo infantil, sus necesidades y aptitudes innatas, más en contra estoy de este sistema educativo que aborrega a los más pequeños y empequeñece sus mentes prodigiosas adaptándolas a un sistema obsoleto que no funciona. Escribe Cayetana Rodenas. [1] Después haber colaborado durante siete años con Rainbow Kids Yoga como formadora representante en Europa, ha llegado el momento de volar por libre y comenzar de nuevo con el proyecto que tenía un poquito olvidado desde hace años: Yoga&Kids. Siempre he vivido fascinada por los niños, por su ternura, sabiduría, inocencia, alegría, sinceridad, etc. Voy a seguir trabajando con ellos y a su vez con las personas que están o estarán en sus vidas, ya sean familiares, maestros o terapeutas. Cuanto más investigo y experimento acerca del mundo infantil, sus necesidades y aptitudes innatas, más en contra estoy de este sistema educativo que solamente aborrega a los más pequeños y les empequeñece sus mentes prodigiosas adaptándolas a un sistema ya obsoleto y, sin duda comprobado, que no funciona. Solamente algunos educadores geniales de nuestro tiempo (César Bona, Francesco Tonucci, entre otros) van ayudando a abrir nuevos caminos y a encender nuevas luces en el mundo de la educación y de la pedagogía con la esperanza de que algún día el ser humano sea prioridad ante el ser social, que nos encamina desde pequeños hacia un sistema que se derrumba. Ese día esperado será aquel en que se tenga más en cuenta a cada individuo y menos los intereses del poder dominante, que quiere adormilarnos las mentes y las emociones para poder moldearlas a su imagen y semejanza. Porque no se trata de enseñar a pensar a los niños como nosotros queremos, sino simplemente de dejarles que piensen a su modo; no se trata de enseñarles a través de las experiencias de otros, sino de enseñarles a vivenciar sus propias experiencias, ya sea para errar o para triunfar, ¡da igual! Lo importante es el aprendizaje en sí, el aprender de sus propias experiencias; permitirles caer y ayudarles a levantarse. Y el yoga tiene tanto qué ver con todo esto… Desde el momento en el que unificamos el cuerpo, la mente y la emoción, estamos conectando desde el corazón. Y es desde ese lugar donde se produce la apertura al aprendizaje, la escucha interna, la confianza, la autoestima y el amor propio. ¡No sería precioso que esto fuera más importante y prioritario que aprender a sumar y restar, a leer, con tan solo 4 y 5 años y pasándose horas sentados en una silla! Podemos aprender a leer en movimiento, a ser los personajes del cuento con nuestras posturas e historias de yoga.Podemos crear figuras geométricas con nuestro cuerpo y aprender a contar con nuestros amigos formando números y conjuntos. Podemos aprender arquitectura formando estructuras con nuestros cuerpos. Podemos aprender música y a cantar y bailar con canciones divertidas y alegres, mientras nos movemos y jugamos con las melodías. Podemos aprender otras lenguas, nombrando las posturas en diferentes idiomas y aprendiendo refranes y poesías de otros países. Podemos aprender lenguaje formando letras y palabras con nuestro cuerpo. Podemos aprender a viajar y a visitar países fascinantes. ¡Jugar mucho! Todo esto y mucho más podemos conseguirlo a través del yoga. Sólo hay que poner en marcha la imaginación y la escucha a los niños. Lo que les gusta y no les gusta; lo que saben hacer bien, potenciarlo; y lo que se les da peor, motivarles para que mejoren, pero desde un lugar positivo de cariño y confianza. Por eso quiero ayudar a que el yoga forme parte del currículo escolar, aunque tan sólo fueran 20 minutos para estirarse, respirar conscientemente, aprender a relajarse, a valorarse, a respetarse unos a otros etc. Creo que ya se habría ganado un mundo… Las mentes y los corazones estarían más abiertos y más preparados para el aprendizaje. Pero para ello hacen falta maestros comprometidos, con ilusión para cambiar lo que ya está impuesto. Los profesores de colegios tienen las posibilidades en sus manos, y son los que más ilusión me hace encontrarme en mis cursos. Porque están dentro del sistema educativo, y desde dentro se pueden cambiar muchas cosas… Y tienen la fortuna de estar con los niños tantas horas, en las cuales se pueden hacer muchísimas cosas y tan bonitas… Como dice Tonucci: “Me gustaría una escuela sin recreo, porque si en las escuelas se aprendiera jugando, no haría falta que los niños se desahogaran”. Os invito a conocer mi nuevo proyecto, y mi nueva web www.yogakidsworld.es [2] Y espero conoceros en algún curso, espero encontrar gente tan utópica y soñadora como yo que crea que otro mundo es posible y que tenemos el poder en nuestras manos empezando desde abajo, con los pequeñines, de los que tenemos tantísimo que aprender… Cayetana Rodenas es profesora de yoga y formadora de yoga internacional.. Próximos cursos: En Madrid, en el centro Shakti Yoga de Gisela. Vázquez, los días 11, 12 y 13 de diciembre 2015. Más información: www.yogakidsworld.es [2] http://www.giselayoga.com/ [4]   [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2015/11/yoga-educacion.jpg [2] http://www.yogakidsworld.es [3] http://www.yogakidsworld.es [4] http://www.giselayoga.com/

[+]


'; $fincen = '">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

اليوغا، خياراً للحد من القلق والتوتر عند الأطفال
نشرت في 29 أكتوبر 2015

Su práctica durante la infancia favorece la concentración y la autoconfianza, la toma de conciencia del cuerpo, el equilibrio y la salud. Además ayuda a los niños a responder de forma sana a los retos de la vida. Televisión Consciente, de la mano de la profesora Cayetana Rodenas, nos proponen practicar yoga para niños en casa. [1] El intenso ritmo de vida de la sociedad en la que vivimos afecta a las personas adultas pero también a los más pequeños de la casa. Los videojuegos, el exceso de tareas y actividades extraescolares y la competitividad general del día a día, puede llevar a niños y niñas a experimentar estados de ansiedad nada beneficiosos para su salud, ni para su desarrollo físico y mental. Según un estudio elaborado por AEPNYA (Asociación Española de Psiquiatría del Niño y del Adolescente), los casos de ansiedad y estrés en la infancia y adolescencia han aumentado convirtiéndose en una de las patologías psiquiátricas más frecuentes, estimando que en España, entre el 10-20% de menores sufre algún tipo de patología psiquiátrica. En estos casos, el yoga es una opción ideal para reducir las situaciones de estrés en la edad infantil, pues proporciona en un espacio de distensión y juego herramientas para cultivar la salud del cuerpo, la relajación, la concentración y la conciencia en las necesidades personales. Además proporciona técnicas muy sencillas que pueden ayudar ante cualquier emoción difícil de manejar, como puede ser el enfado. El yoga infantil puede practicarse en familia y las sesiones van poniendo en práctica las técnicas de esta disciplina milenaria adaptadas a cada edad. Muchas posturas del cuerpo que se practican reciben el nombre de animales, insectos y otras formas de vida, fácilmente reconocibles e imitables. “De esta manera, las sesiones de yoga infantil y en familia son un juego, y mientras nos divertimos, el cuerpo se fortalece y flexibiliza, aprendiendo técnicas de respiración, centrando la atención en el presente, y aprendiendo a responder ante las emociones y sentimientos de una manera saludable.” Así lo señala Martha Tena, profesora de yoga y especializada en yoga infantil y familiar de Televisión Consciente, [2] un canal de vídeos en internet sobre contenido consciente y desarrollo personal, que además ofrece cursos online para toda la familia sobre disciplinas como el yoga o la meditación, entre otras. Beneficios del yoga para niños Son muchos los beneficios que el yoga puede aportar desde los primeros años de vida. A nivel físico fortalece sus músculos y a la vez desarrolla una mayor flexibilidad. También mejora la función cerebral optimizando su coordinación, el tiempo de reacción y la memoria. A esto se une la mejora de su capacidad para resolver problemas y adquirir información, así como a fomentar la imaginación y la creatividad. A nivel emocional, el yoga, a través del trabajo corporal, de técnicas de respiración y el cultivo de la concentración y bajo los principios de paz, verdad, limpieza, respeto y alegría profunda, estimula la calma y la autoconfianza, a la vez que contribuye a motivar un sueño reparador y profundo, e incluso ayuda en casos de depresión. Una sesión de yoga infantil es un espacio de disfrute y diversión que puede iniciarse desde muy temprana edad y es abierto a toda la familia, lo que permite estrechar aún más la conexión y los vínculos. Se puede practicar en centros especializados que ofrezcan clases dirigidas a la infancia o a familias, pero también desde casa. Al practicar esta disciplina en equipo, se fomenta el sentimiento de unión, que es lo que significa etimológicamente la palabra yoga, así como el compañerismo y la amistad, además de impulsar valores de respeto personal y hacia todo lo que nos rodea. Desde Televisión Consciente y de la mano de la profesora Cayetana Rodenas [3] proponen la siguiente clase con algunos ejercicios muy sencillos para practicar yoga en casa en familia y comenzar en unión un camino de desarrollo y crecimiento personal. La clase la puedes ver haciendo clic aquí. [4] Sobre Televisión Consciente Televisión consciente (www.televisionconsciente.com [5]) es una plataforma de vídeos online en español dedicados en exclusiva al cuidado personal y el desarrollo físico y consciente. Se trata de una plataforma autosostenible que cuenta con un catálogo de más de 5.000 vídeos y documentales que abordan temáticas tan diversas como el yoga, el tantra, la meditación, charlas de maestros y hábitos de alimentación saludable. Además se pueden encontrar películas conscientes así como documentales sobre ciencia, naturaleza y grandes personajes que han influido en la historia de la humanidad. Ofrece bajo suscripción cursos completos online en vídeo de yoga, tantra y meditación impartidos por maestros que tienen como objetivo de difundir y facilitar el aprendizaje de estas disciplinas. Es la primera plataforma del mundo sobre esta temática que puede verse en todos los dispositivos digitales como Smart TV y que además permite una programación automática de la parrilla de contenidos que visualiza cada usuario.   [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2015/10/Yoga-ninos-Cayetana.jpg [2] https://www.televisionconsciente.com/ [3] http://www.yogakidsworld.es/ [4] https://www.televisionconsciente.com/embed/gylpLO4H7P/ [5] https://www.televisionconsciente.com/

[+]