Sankalpa: la vida transformándose

Sankalpa es una hermosa palabra en sánscrito que habitualmente se traduce como “intención”. Kalpa significa voto o promesa que debe estar por encima de cualquier otra cosa. San se utiliza para dar importancia o prioridad. Así pues sankalpa es el compromiso que asumimos para apoyar nuestra verdad más elevada. Escribe Patricia Sanagu.

(c) Can Stock Photo / ayakovlev

La búsqueda de nuestro sankalpa parte de la premisa radical de que ya eres quien necesitas ser para cumplir el dharma de tu vida. Todo lo que necesitas hacer es enfocar tu mente, conectarte a tus deseos más profundos y canalizar la energía divina dentro de ti.

Un año que se va, ocho meses de embarazo y miro atrás… El camino recorrido se muestra difuso, ha sido muy rápido, a cada instante todo ha ido variando. Creo que el transcurrir de la vida es la práctica de yoga más intensa que puede vivirse. La rapidez de los cambios en tu cuerpo, las fluctuaciones de energía y emociones, la expansión del corazón, la gestión de la incertidumbre, todo te va empujando a vivir el momento, a la auto-observación, a la apertura, a la aceptación.

En los últimos meses más que nunca me he inclinado a ir hacia dentro, a saber parar y a desapegarme de los “debería ser” y “debería hacer” (que absurdas nuestras luchas diarias, nuestra impaciencia, nuestras exigencias). He aprendido sobre los momentos de descanso, de sostén, de cariño. Mi práctica se ha hecho más completa perdiendo importancia la práctica física a medida que avanzaba el embarazo, ganando la meditación, el estudio y la práctica devocional. Se ha ido convirtiendo en una práctica más auténtica, más real y mi enseñanza ha adquirido otra profundidad empapándose de nuevos matices. Caminar hacia delante en la vida te hace completo; sea cual sea la experiencia en la que te sumerges te hace descubrir partes de tu ser que antes no conocías, las experiencias expanden la conciencia, te abren a nuevas realidades.

En las últimas semanas el viaje hacia el interior de los primeros meses ha brotado hacia el exterior, en forma de una redondeada pancita que dijo de asomarse al mundo en cuestión de semanas, pero también en una yo renovada llena de una energía mucho más pausada y profunda. Es el efecto que nos producen vivir las experiencias de nuestra vida desde un viaje interno y la escucha desde el corazón.

Puede ser un embarazo, una nueva relación, una nueva responsabilidad en el trabajo o una mudanza a otra ciudad. Sea cual sea la experiencia a la que nos exponemos, podemos navegar en ella con conciencia para observar cómo, después del viaje, se manifiesta hacia el exterior una nueva conciencia, una nueva energía surgida desde lo más profundo de nuestro interior. Es el proceso transformador del transcurrir de la propia vida, cuando vivimos desde la experiencia interna.

Descubre tu sankalpa

En estos días del año reflexiono sobre el proceso de navegar hacia el interior y sumergirnos en nuestra esencia profunda y quieta para descubrir la verdadera esencia del corazón. Y, cómo brota desde ese lugar, una intención pura como el loto, pero sobre todo de qué manera podemos escuchar y hacer florecer este loto para que transforme nuestra realidad alineándola con nuestra verdadera esencia.

Sankalpa, es una hermosa palabra en sánscrito que habitualmente se traduce como “intención”. Kalpa significa voto o promesa que debe estar por encima de cualquier otra cosa. San se utiliza para dar importancia o prioridad. Así pues sankalpa es el compromiso que asumimos para apoyar nuestra verdad más elevada. La búsqueda de nuestro sankalpa parte de la premisa radical de que ya eres quien necesitas ser para cumplir el dharma de tu vida. Todo lo que necesitas hacer es enfocar tu mente, conectarte a tus deseos más profundos y canalizar la energía divina dentro de ti.

Un sankalpa debe respetar y apoyar el significado de nuestra vida, es decir, honrar nuestro dharma, así pues se convierte en una declaración a la que puedes recurrir para recordarte tu verdadera naturaleza y guiar tus elecciones.

Cuando la mente inconsciente está operando desde la creencia de que somos deficientes de alguna manera o nos falta algo para ser felices, no hay energía para mantener nuestras intenciones, y los propósitos se transforman en retales de intenciones sin fuerza ni pasión en apenas unos meses. Perdemos nuestra capacidad de perseverar porque nuestra motivación surge de un lugar de carencia. Así que, en lugar de hacer la tradicional y en ocasiones superficial lista de intenciones para el nuevo año, sugiero que nos sentemos en meditación para solo escuchar y estar presente.

Sé curioso acerca de tus deseos más profundos y de tus anhelos para llegar a conocerlos. Observa como surge tu sankalpa como el agua brotando en la tierra y transfórmalo en una sólo palabra que guiará tus acciones en el transcurso del año, que te guíe en los momentos más duros desde la sabiduría y voluntad del corazón.

Descubrir tu sankalpa es un proceso de escucha; tu deseo sincero ya está presente esperando ser visto, escuchado y sentido. Éstas son etapas que se suceden en este proceso:

  • Sravana: es la disposición personal a la escucha. Conecta con tu deseo sincero, cultiva la mente serena y el corazón valiente.
  • Manana: es el acto de volverse y darle la bienvenida. Cuando escuchas la llamada debes de estar dispuesto a sentarte con ella, sentirla y reflexionar profundamente sobre ella.
  • Nididhyasana: es la disposición a responder con sabiduría.

Si bien la resolución típica de Año Nuevo se abandona en cuestión de semanas, si no días, a medida que se agota el entusiasmo y la fuerza de voluntad, un sankalpa no requiere la fuerza de voluntad impulsada por el ego que solemos convocar para realizar cambios. Todo lo necesario para realizarlo por completo incluye iccha (la actitud adecuada), kriya (acción) y jnana (la sabiduría de cómo realizar esa acción). Estos son todos los aspectos de lo Divino, y viven dentro de cada uno de nosotros.

Agradecimiento

En estas últimas semanas del año en las que inevitablemente hacemos balance de lo vivido, me siento agradecida por muchas cosas, pero sobre todo al mirar a los ojos a mi pareja, al tomarnos de la mano y sonreírnos por esta nueva vida que hemos creado juntos desde una intención de amor puro en el corazón. Agradecimiento ha sido la palabra que me ha acompañado muchos días durante los últimos meses, y ese viaje hacia el interior que ha ocurrido en esta transformadora experiencia que es el embarazo quiero transformarlo en la nueva rueda que comienza y llevarlo hacia el exterior como la acción de dar.

Siento que hay mucho que explorar sobre éste palabra: ¿cómo se manifiesta?, ¿desde dónde nace?, ¿qué significa realmente? y ¿cómo podemos mantener el equilibrio entre el dar y el mantenernos en nuestro centro? Quiero alinear mis experiencias en este nuevo año de manera consciente cultivando este principio, así pues será mi sankalpa, mi palabra maestra, dejando que hable a través de las propias experiencias que me regale la vida en esta nueva etapa.

Te animo a que encuentres en éstos últimos días del año tu propio sankalpa, que lo contemples y que mantengas la intención de que te acompañe en la próxima rueda, el 2018, y que tenga la fuerza de transformarte. Feliz vida.

Patricia Sanagu. Amante del movimiento, de las palabras, del arte de crear, de los viajes y de la vida. Respirando.

www.patriciasanaguyoga.com

Otros artículos sobre
Por • 2 Jan, 2018 • Sección: Firmas