Yoga Sutras de Patanjali Maharishi 3

Esta es la tercera entrega de los Yoga soetra 's de Patanjali Maharishi en la versión de Swami Durgananda, directora de los centros Internacionales de Yoga Sivananda Vedanta de Europa. Hoy veremos el Verso 1 y el Verso 2. Es una colaboración del Centro de Yoga Sivananda Vedanta de Madrid.

patanjali

De Soetra 's de Patanjali son un manual completo para la investigación y el control de nuestros propios pensamientos. Una escritura clásica y una guía holística para los aspectos físicos, mentales y espirituales de la meditación.

Los prácticos y dinámicos comentarios de Swami Durgananda sobre los Raja Yoga Sutras son fruto de la inspiración de los grandes yoguis Sri Swami Sivananda en Sri Swami Vishnudevananda y de su intensa práctica.

Verso 1

Verso 1

Ahora se explica el Yoga.

Patanjali es muy concienzudo explicando la exactitud de la palabra “Yoga”. Yoga es la unión entre el jiva y el atman. El jiva es el alma individual compuesta por tres cuerpos. Necesitamos conocer como funciona el alma individual, pero finalmente debemos trascenderla.

La palabra “trascender” puede ser engañosa porque sugiere que estamos ignorando algo, pero mediante el conocimiento se comprende que el jiva es sólo un instrumento y la idea de ser un alma separada se desvanece. La ignorancia, avidya, desaparece mediante el conocimiento, vidya. Vidya te enseñará que tú no eres el cuerpo. No es una realización súbita, sino algo que aparece mediante la sadhana, la práctica espiritual. La sadhana te conduce al kennis y el conocimiento nos enseñará que no somos el cuerpo ni la mente.

Verso 2

Verso2

El Yoga consiste en suprimir la actividad de la mente.

Este famoso verso es una explicación completa del Raja Yoga. El Yoga, la unión entre el jiva y el atman, es posible mediante la trascendencia de chita y de los vrittis. Chita es la sustancia mental, compuesta de tres elementos: manas (la mente), buddhi (el intelecto) y ahamkara (el ego). En el Ñana Yoga hablamos de chita, no sólo como la capacidad de pensar sino como el subconsciente. La mente subconsciente es el almacén donde se aloja todo lo que hemos hecho, pensado, escuchado o dicho. Todo, absolutamente todo está registrado allí. Es como un disco duro y nunca muere, acompañándonos de vida en vida. La gente se suicida con la esperanza de borrar este disco duro, pero el Yoga dice que esto no es posible y que uno tan sólo empezará de nuevo donde se detuvo. En este sentido el Yoga nos anima a enfrentarnos a los problemas y no nos deja escapatoria. Por supuesto que el subconsciente contiene tanto cosas positivas como negativas, pero sintonizamos más con las negativas y éstas son, principalmente, las que nos inquietan.

De vrittis son las modificaciones del pensamiento. Un vritti es algo con lo que puedes identificarte y la mayoría de nosotros nos identificamos con nuestros vrittis. Los pensamientos negativos, como “soy miserable”, “nadie me quiere”, son los que constituyen un problema. Si te identificas con los vrittis se convierten en parte de tu sustancia mental, manas. Swami Devananda describe manas como un banco de arena. Llega a ser una huella profunda en la mente que, en sánscrito, se denomina samskara. Te identificas con los vrittis cuando dices: “Sí, yo soy esto”. ¿Pero eres esto o aquello? ¿Qué eres? ¿Cuál es tu verdadera naturaleza? Estas son las preguntas del Vedanta, del Ñana Yoga. Tu naturaleza verdadera es el Ser y cuando tienes este vidya, este conocimiento, puedes disipar los vrittis diciendo: “¿Soy miserable? “No, es sólo una huella temporal”.

Piensa en el tiempo atmosférico. Si durante las tormentas con lluvia y truenos, el tiempo atmosférico dijese: “Yo soy esto”, no sería verdad, porque al día siguiente podría estar soleado. Los vrittis cambian como el tiempo. Hoy puedes sentirte miserable, pero mañana podrías sentirte la persona más feliz del mundo y sólo porque alguien te diga, “¡Oh!, qué aspecto tan bueno tienes”. Los vrittis están muy influidos por los condicionamientos externos.

Una vez que tenemos conocimiento de los vrittis podemos comenzar a controlarlos, lo que significa, trabajar con ellos, haciéndolos satvicos, poco a poco. A medida que te vuelves más satvico, te vuelves más desapegado y el desapego te lleva, con el tiempo, a nirodha, el estado de samadhi, en el que la unión se ha alcanzado.

El mensaje profundo de este segundo verso es que en el Yoga existe la posibilidad de alcanzar el conocimiento del atman. Sólo aquellos que mantienen su mente abierta a la posibilidad de que existe algo como la conciencia cósmica, Brahmán, pueden aceptar esta afirmación y ésta es, en sí misma, sadhana o práctica espiritual.

Las formas de Chita

Patanjali dice que existen cinco formas de chita y que pueden surgir en cualquier momento, como un velo dentro de nuestra mente, influyendo en la claridad de nuestro pensamiento. Estos cinco tipos de vrittis, o huellas, son como las ondas que resultan de arrojar una piedra en un lago.

La primera forma de la mente se denomina kshipta, que significa estado disperso. Es el estado en el que la mente no se concentra en ninguna ocasión. Cuando escuchando una conferencia la mente se dirige de repente hacia tu familia, tus amigos, o hacia un lugar lejano. Luego vuelves y te das cuenta que durante todo este tiempo, la conferencia ha continuado.

El siguiente estado de la mente es muda, un estado oscuro y perezoso. Cuando uno permanece mucho en tamas, sin posibilidad de pensar o discernir de ningún modo.

En el siguiente, viskhipta, los pensamientos se centran y comenzamos a tener claridad. No es un estado emocional. Viskhipta pone atención en la lógica independientemente de otros posibles estados de mana y chita en la mente. Este estado es el que nos lleva a la concentración y a la meditación.

Cuando comenzamos en el Yoga no tenemos mucha concentración, debido a los años de pensamientos y hábitos negativos. Es difícil para un principiante sentarse inmóvil durante un minuto. Permanecer en la postura de la cabeza parece un milagro. Incluso si somos capaces físicamente de alcanzar una postura, es poco frecuente que podamos permanecer mentalmente en ella. La mayoría de las personas están en kshipta o moodha, o dispersos o perezosos. Durante la clase de Yoga quieren deshacer la posición, girar la cabeza, mirar a su vecino o ver dónde está el profesor. Sin embargo, cuando te encuentras en una postura, disfrutando a la vez de la firmeza y de la relajación en la asana, es el momento en el que experimentas vikshipta, que es la recolección de kshipta (dispersión).

El cuarto estado es la agudeza en un punto o concentración, ekagrata. En este estado nada te distraerá y sólo estarás preocupado de una cosa. Mientras meditas y repites tu mantra, si observas el metro del mantra y el tono del mantra ya no puedes seguir los vrittis de la mente. De igual forma que si sigues los vrittis de la mente, no podrás seguir el metro del mantra. No es posible concentrarse en dos cosas a la vez.

El quinto estado es niruddha, la suspensión total de las actividades de la mente. Sucede cuando la mente está totalmente inmóvil, es la experiencia del samadhi. También se denomina ananda, bienaventuranza absoluta. Niruddha es quietud completa, pero una quietud en la que experimentas bienaventuranza, samadhi.

Swami Durgananda

SW Duragananda Sivananda Yoga VedantaFue iniciada y entrenada en las técnicas del yoga por Sri Swami Vishnudevananda (1927-1993), fundador de los centros y ashrams Internacionales de Yoga Sivananda Vedanta. Como una de sus discípulas más próximas, le acompañó en muchos viajes tanto en Oriente como en Occidente.

Siguiendo la instrucción de su maestro, Swami Durgananda estableció los Centros de Yoga Sivananda Vedanta en Europa. Swami Vishnudevananda la guió personalmente en la formación de profesores de yoga y con el título de “Yoga Acharya” la nombró como una de sus sucesores. Con intuición profunda, Swami Durgananda guía a muchas personas en el camino interior y enseña meditación, psicología yóguica, nutrición, pensamiento positivo, mitología y filosofía oriental.

yoga sutrasDe Soetra 's de Patanjali son un manual completo para la investigación y el control de nuestros propios pensamientos. Una escritura clásica y una guía holística para los aspectos físicos, mentales y espirituales de la meditación.

Los prácticos y dinámicos comentarios de Swami Durgananda sobre los Raja Yoga Sutras son fruto de la inspiración de los grandes yoguis Sri Swami Sivananda y Sri Swami Vishnudevananda y de su intensa práctica personal y experiencia en la enseñanza durante 40 años.

Colaboración del Centro Internacional de Yoga Sivananda Vedanta de Madrid

Tel. 00 34 913 615 150

www.Sivananda.org/Madrid

https://www.facebook.com/yoga.sivananda.madrid

https://twitter.com/yoga_sivananda

Gezellig, delen!

Heeft u net als dit artikel?

Abonneer je op onze RSS zodat u niet missen

Andere artikelen over , ,
Door • 24 Oct, 2013 • Sección: Yoga soetra 's