Firme

'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Aclara tus dudas: ¿Es la meditación buena para todos?
Publicado el 20 Apr, 2018

En esta sección Javier Ruiz Calderón ofrece respuestas a nuestras dudas desde una visión de la tradición yóguica actualizada y crítica. Estás invitado a escribir a Javier a info@yogaenred.com planteando tus dudas o incertidumbres. [caption id="attachment_26620" align="aligncenter" width="605"] [1] Foto: Can Stock Photo© / racorn[/caption] Pregunta: «¿Es la meditación buena para todos?» Respuesta: No hay nada bueno para todos. La meditación puede ser una pérdida de tiempo cuando se intenta practicar sin estar preparado, e incluso puede agravar los problemas de las personas que tienden a evadirse de la realidad (esquizoides), las que son demasiado obsesivas o neuróticas, las excesivamente pasivas o introvertidas, etc. Expliquémoslo con la terminología tradicional del yoga. El objetivo del yoga es alcanzar un estado psicofísico lo más sáttvico (lúcido y sereno) posible, que haga posible el conocimiento de la Realidad. Este conocimiento va acompañado de libertad y paz interiores y de amor y compasión universales. El medio supremo para alcanzar ese estado suele ser la meditación. Todas las demás prácticas de yoga son o formas indirectas de meditación o ayudas para meditar mejor. Pero las personas que se encuentran en un estado tamásico (pasivo, apático) no pueden pasar directamente de la oscuridad de tamas a la luminosidad de sattva. Si lo intentan, lo único que conseguirán será hundirse cada vez más profundamente en la inercia. Estas personas, en lugar de intentar practicar meditación directamente, deben recurrir a otras técnicas yóguicas más dinámicas que les permitan pasar de tamas a rajas (actividad, agitación), como el servicio desinteresado o karma yoga, los ásanas y vinyasas, el pranayama, los cantos devocionales, etc. Con estas prácticas superarán primero la postración de tamas y después apaciguarán el exceso de rajas, y entonces sí que podrán entregarse a la meditación. Esta, que es la práctica más sutil y avanzada, acabará de asentar a la persona en sattva y después la llevará más allá de este.   [2]Javier Ruiz Calderón (Shánkara) es doctor en filosofía especializado en filosofías y religiones de la India. Lleva cuarenta años estudiando y practicando yoga, vedanta y meditación. Es profesor de esas materias, así como de hinduismo, sánscrito y canto védico, y ha publicado cinco libros sobre esos temas. Próximas actividades: «Estudio de las escrituras del yoga y el vedānta – II. Las upaniṣad». «Introducción al pensamiento de la India. Hinduismo y budismo». A partir de septiembre de 2018. Más información en jruizcalderon@yahoo.es [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/10/Meditar_hombre.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/08/Javier-Ruiz-Calderon.jpg

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

La sindrome di titulitis nello yoga
Publicado el 19 Apr, 2018

El síndrome de la titulitis ha llegado también al ámbito del yoga. Diplomas títulos, certificados... Todo ello en lugar de trabajar sobre uno mismo intensamente, como en un laboratorio viviente, y poder experimentar a fondo las técnicas del yoga. Escribe Ramiro Calle. [1] Hace ya un buen número de años me llamaron del INEF para impartirles a los estudiantes tres días de técnicas de yoga. Ahora resulta, y es esperpéntico, que el INEF da certificados o diplomas de yoga como si el yoga fuera un ejercicio físico, una gimnasia o un deporte. Y es que el síndrome de la titulitis ha llegado también al ámbito del yoga. Diplomas títulos, certificados... Todo ello en lugar experimentar a fondo las técnicas del yoga, sin dejar nunca de lado el pranayama, al que muchas escuelas no prestan la menor atención, si bien los pranavadins insistían en que "no hay yoga sin pranayama". ¿De qué sirve conocer todos los mecanismos del aparato respiratorio si uno no se adiestra en el pranayama? ¿Qué reporta saber mucho de psicología profunda si uno no se entrena en la meditación? ¿Y conocerse al dedillo la influencia de los asanas o de la relajación profunda si uno no practica? Es como leer el prospecto del medicamento y no ingerirlo. En esta época del envanecimiento, donde lo que prima es jactarse y alardear, la gente quiere acumular títulos, certificados, diplomas... ¡Como si todo ello constelase el grado de evolución consciente de la persona o su nivel de autodesarrollo y capacidad para enseñar honestamente a los demás! Así sucede que se viene efectuando el más impúdico de los negocios desde hace años con las formaciones de profesores, explotando el afán por obtener un "papelito" que demuestre que la persona está capacitada para dar clases. Pero la pregunta básica es: ¿y quién garantiza que los que imparten esos cursos están capacitados para hacerlo y pueden mirar por encima del hombro a los demás y así realimentar su neurótico narcisismo? Todo ello al margen de si las sumas recogidas en esos cursos son legalmente declaradas. Y, por supuesto, está el tema de aquellos que quieren ansiosamente monopolizar la formación de profesores por dos razones básicas (ninguna de ellas altruista): afirmar su ego-rascacielos y llenar sus arcas, por mucho que se desgañiten diciendo que lo hacen por difundir las santas enseñanzas en aras de la Humanidad. Ramana Maharshi insistó hasta la saciedad: "El maestro habita dentro de ti!". Ni Matyendranath, ni Goraksana, ni Shankaracharya, ni Tilopa o Naropa, ni Ramana Maharshi o Ramakrishna, ni Aurobindo o tantos otros necesitaron ampararse en certificados, porque el más noble y sabio certificado eran ellos mismos. Ramiro Calle [2]Más de 50 años lleva Ramiro Calle impartiendo clases de yoga. Comenzó dando clases a domicilio y creó una academia de yoga por correspondencia para todo España y América Latina. En enero de l971 abrió su Centro de Yoga Shadak, [3] por el que ya han pasado más de medio millón de personas. Entre sus 250 obras publicadas hay más de medio centenar dedicadas al yoga y disciplinas afines. Ha hecho del yoga el propósito y sentido de su vida, habiendo viajado en un centenar de ocasiones a la India, la patria del yoga. Mira la página de Facebook de Ramiro Calle: https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874 [4] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/04/titulitis.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/05/RamiroCalle.jpg [3] http://www.ramirocalle.com/ [4] https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Ahimsa, la armonía en el ásana
Publicado el 16 Apr, 2018

La sadhana yóguica comienza con Ahimsa, el primero de los Yamas. Empieza con Ahimsa como una condición indispensable que nos va a ir guiando a lo largo del resto de preceptos o actitudes y de los restantes siete pasos que conforman el Raja Yoga (yoga del perfecto control de la mente). Escribe Carmen Viejo. [1] Los tratados no suelen aventurarse a definir Ahimsa. Nos dicen lo que no es: “no es violencia”. ¿Pero qué es violencia y, sobre todo, qué es lo contrario a la violencia? Dicen los Yoga-Sutra que los yamas y niyamas se alcanzan practicando su versión positiva. Para practicar entonces la no-violencia, Ahimsa, deberíamos ser antes capaces de nombrarla o traducirla. Podríamos hacerlo de muchas formas: Ahimsa juega con las letras que conforman “simha”, el término para nombrar al león en sánscrito, con la partícula inicial “a” que lo niega: es decir, aquél que reconociendo su león o poder interior, es capaz de domeñarlo para el bien común… Ahimsa, ya lo dijo Gandhi, no es cualidad de flojos de carácter ni de débiles ante sus propios miedos y pasiones, si no la cualidad de quien posee dominio personal y fortaleza interior. ¿Y cuál es el efecto de Ahimsa? “Por sus frutos lo conoceréis”… Ahí es donde surge la palabra “armonía”, una cualidad que es ley en el Universo pues define cómo se rige el Cosmos, y precisa ser la aspiración de la humanidad y del individuo consciente. La armonía definida como la implicación beneficiosa entre el todo y las partes y la contribución beneficiosa de las partes al todo, entendiendo con beneficioso lo que permite al ente o sujeto ser lo que es en esencia, contribuyendo a la esencia del todo al que pertenece. Ahimsa es por tanto la cualidad principal de la dualidad y de la multiplicidad: correspondencia, causalidad e interrelación acorde. El alma de lo uno manifestado en el dos y en lo plural. Mantener este principio, observarlo y cuidarlo es útil para gestionar el hogar o un país o cualquier comunidad o ecosistema… También la propia relación con el cuerpo y sus miembros. Y entre el individuo y el Universo. Romperlo es el comienzo de la violencia. Amor, su otro nombre En el hogar logramos armonía cuando cada individuo puede desarrollarse y ser, contribuyendo al mismo tiempo al bienestar del hogar para beneficio de todos… Trasladado a la práctica yóguica, y en concreto al ásana, armonía rige cómo se relaciona cada parte del cuerpo en la construcción y vivencia de la postura concreta, y cómo la postura beneficia a cada parte del cuerpo. De manera que no puede entenderse por yoga una postura que beneficiando una zona, perjudique a otra… Pero el cuerpo no es un ente aislado, así que la armonía creada en el cuerpo por cada una de las partes implicadas en el ásana, se traslada a la respiración, a la energía, a la psique y al entorno del practicante, con una vibración que es un eco de lo particular a lo universal y de lo universal a lo particular. Dicen los astrofísicos que la armonía del Universo es trasladable a cualquier parte que se convierta en receptor y emisor de esa propia armonía… Ahimsa es la cualidad principal que funde al Universo y que hace de lo diverso uno, y de lo uno, diverso. Puede dársele otro nombre: amor. [2]Carmen Viejo Heredero. Profesora de Yoga, Licenciada en Ciencias de la Información y titulada por la Asociación Española de Practicantes de Yoga y por la Escuela Sivananda. Talleres, retiros y clases en Granada, Centro Presentia Información: ahimsayogandalucia@yahoo.es [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/04/flor-de-la-vida.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/04/Carmen-Viejo.jpg

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Imparare a sciogliere in meditazione come un abbraccio
Publicado el 13 Apr, 2018

Cuando damos un abrazo, lo primero que hacemos es abrir los brazos y el pecho, hacer espacio delante de nosotros. Y entonces, al envolver con ellos a la otra persona, ya no estamos solos, ya no estamos vacíos. Escribe Julián Peragón (Arjuna). [1] Aparentemente hay entre nuestros brazos otro, pero no es verdad: el abrazo sincero amasa los cuerpos y congrega corazones en una sola esfera. No somos dos sino uno, una nueva entidad en la que hemos abolido las diferencias. Dicen que el primer acto de la creación fue un acto de amor. Dios, en su plenitud e infinitud, lo primero que hace es contraerse, dejar espacio para que aparezca lo otro, la creación. El verdadero amor no es dar un paso hacia el otro sino, más bien, vaciarse de uno mismo, hacer hueco en el corazón y escuchar en silencio. Eso mismo hacemos en meditación en la última etapa: amar más allá de nuestro yo, abrazar profundamente el sufrimiento del mundo, como si nuestro arrobamiento pudiera destilarse en lluvia, en brisa, en luz, y así llegar a cada uno de los seres de este planeta y amortiguar su sufrimiento. Ese es el objetivo más noble: meditar para aligerar el sufrimiento del mundo. Julián Peragón Arjuna, formador de profesores, dirige la escuela Yoga Síntesis [2] en Barcelona. Es autor del libro Meditación Síntesis (Ed. Acanto). Su último libro es La Síntesis del Yoga. Los 8 pasos de la práctica. [3]Editorial Acanto. [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/04/Abrazo.jpg [2] http://yogasintesis.com/ [3] http://www.yogaenred.com/2017/05/29/libros-la-sintesis-del-yoga-por-julian-peragon/

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Consejos de Yoga para Terrícolas 4: Lo que te da el Yoga que no te da Pilates
Publicado el 12 Apr, 2018

Mi confidente la Terrícola sigue compartiendo conmigo sus gozos y asombros respecto a lo que va encontrando en el camino del yoga. Está satisfecha con sus aprendizajes, motivada por la práctica e interesada en seguir profundizando.... pero no quiere hacerse profesora ni casarse con el yoga. Escribe Pepa Castro. [1] Ha entendido que puede sobrevivir sin leer los Yogasutras directamente del sánscrito, pero que es muy recomendable hacerlo en una buena traducción al castellano porque en este texto de Patanjali -como en otros, pero especialmente en este- va a encontrar las claves del yoga que lo mantienen vivo, válido, valioso durante centurias. Confiesa que le impresiona mucho todo lo que va conociendo sobre la historia milenaria del yoga. Admira la lucidez de quienes crearon un sistema de conocimiento través de la experiencia del sí mismo que empieza pero no acaba en el cuerpo, sin condicionamientos religiosos ni dogmas. "¡Qué gente tan sabia y avanzada!”. Pues sí. Así, tacita a tacita, mi Terrícola se va interesando por la sabiduría de la tradición yóguica, cada vez con menos extrañeza, entendiendo el contexto cultural y social que la fue gestando. Ya no le asustan las palabras porque sabe que en yoga lo que importa es la experiencia. Así que se deja llevar por la belleza metafórica de lo que le enseñan, quedándose solo con lo que le llega adentro. Como buena terrícola que es, estira el cuello para ver cada vez más alto pero con una buena base de arraigo en el suelo. Es consciente de que la práctica del yoga ya le está ofreciendo frutos a nivel emocional, espiritual y físico. Con la timidez de quien está confiándote algo íntimamente importante, me habla de ello: se encuentra más centrada, menos frágil anímicamente; cree que ahora sabe valorar con más serenidad las cosas que van ocurriendo en su vida, y siente como si su sensibilidad y su comprensión hacia los demás se hubieran acrecentado. Y para colmo, last but not least, sus lumbares de opositora han dejado de torturarle. Estos efectos del yoga, dice, a algunas de sus compañeras más avanzadas les puede parecer poca cosa, inmersas como están en exigirse cada vez más físicamente en sus ásanas, pero para ella es como un prodigio inesperado: un aporte de consciencia de sí misma que reconoce y agradece, emocionada, a su práctica de hatha y radja yoga. El yoga es respeto, pero a veces se olvida Sin embargo, la Terrícola sigue priorizando sus oposiciones para la carrera judicial. Espera ganarse la vida dignamente con su trabajo de jueza y tener siempre su práctica de yoga como refuerzo de su ecuanimidad. Será por eso que no le tienta estudiar yoga en India ni hacerse profesora. Ni siquiera está por la labor de competir con sus compañeros de curso de yoga ni someterse a exámenes. "Quizás la sociedad también necesite jueces, además de profesores de yoga, ¿no?”, bromea. Le digo que hace bien (no seré yo quien estimule su ego de súper-yoguini). Desea una relación libre con el yoga, no casarse con él, y no aspira a saber más que nadie, ni a ser más bhakti que nadie, ni a tener mejores maestros que nadie, ni hacer mejor vrischikasana que nadie. Y no quiere fingir ser quien no es para no decepcionar a sus compañeros o profesores en el yoga. Permitámosle ser y estar. A veces los profesores, cuando se dejen llevar por la rutina, la presión del tiempo o la masificación de las clases, pierden contacto con los alumnos que tienen enfrente, cada uno único y distinto, y nos hablan como a niños de colegio, deportistas de élite o feligreses en riesgo de pecado mortal. Y eso aquí, en nuestro entorno, no nos hace felices ni aunque se tratara de los mismísimos siete sabios reencarnados. ¿No quedábamos en que éramos perfectos tal como somos? Al menos mi Terrícola a mí me parece perfecta, qué queréis que os diga. Es sincera, humilde, valiente, positiva y librepensante. Y creo que el yoga está potenciando en ella todas sus virtudes y fortalezas. Quizás no la transforme ni la ilumine, pero a lo mejor es que no le hace tanta falta. Lo que tiene el yoga que le falta al fitness o a pilates Veamos, Terrícola, a estas alturas de tu práctica, ¿qué les dirías a tus amigas para convencerlas de que el yoga les va a portar mucho más que pilates? Y entre las dos llegamos a estas conclusiones: El yoga es toda una cultura, con una larga y acredita historia y una sólida filosofía. El yoga honra el alma que te habita y te enseña a honrar la vida. El yoga estira también tus lumbares pero es menos aburrido que el pilates. Su gran regalo: te reunifica a través de la consciencia de ti. Cuida de tu cuerpo, tu mente y tu espíritu con más celo porque su ética es la no-violencia. Lo mejor del yoga es, precisamente, su ética, profundamente conocedora de lo que necesita el ser humano para ser feliz. Genera hondura, flexibilidad, apertura y fortaleza física y psíquicamente. Crea espacios en ti, liberando emociones y equilibrando energías. Pilates relaja; yoga serena. El yoga te respeta pero te reta a liberarte de tus cadenas.         [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/04/Yoga-Terricolas4.jpg

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Darshana: un atisbo de luz entre las nubes
Publicado el 9 Apr, 2018

Darshana significa "poder tener una vista", como cuando las nubes se abren dando paso a todo lo que estaba oculto bajo ellas. Ese es el poder de las escrituras y sus enseñanzas: permitirnos ver más allá, estirar nuestra visión. Escribe Susana García Blanco. [1] La Proa, en Roraima, Venezuela, es uno de los lugares más impresionantes que jamás he visto. El camino para llegar hasta arriba es arduo y normalmente está envuelto en nubes, pero aún así decidimos ir. Cuando llegamos, como era lo esperado, no se veía nada. Casi no veías a un metro de distancia. Pero una vez allí, como por arte de magia, las nubes se abrieron rápidamente dando paso a esa vista increíble sobre los territorios de Venezuela, Brasil y la Guayana. Recuerdo esa sensación con total claridad. Fue un gran regalo. Es la misma sensación que se describe en muchos de los textos del yoga: la de percibir tu naturaleza esencial a través de las nubes de la ignorancia. Nubes que reciben distintos nombres y sutilezas dependiendo de la tradición en la que nos enfoquemos. En la tradición del Tantra esas nubes se llaman malas, y la sensación experimentada al ser capaz de ver a través cit-ananda: consciencia y dicha. El nombre que recibe la filosofía en India es darshana: visión. Se refiere a una visión particular del Universo, a un entendimiento de las reglas, mecanismos y energías que lo rigen. Pero también, como en una definición que encontré por casualidad en Internet, darshana significa "poder tener una vista", como cuando las nubes se abren dando paso a todo lo que estaba oculto bajo ellas. Ese es el poder de las escrituras y sus enseñanzas. Permitirnos ver más allá, estirar nuestra visión. Vivimos un momento de gran expansión del yoga. Es muy emocionante ver como más y más personas incluyen la práctica de yoga en sus vidas. El riesgo, por otra parte, cuando algo llega a las masas, es que de alguna forma se adultere. Vemos imágenes de gente practicando yoga o meditación en un montón de anuncios publicitarios. Hay un bombardeo de imágenes en las redes sociales, algunas veces utilizadas con intenciones un tanto discutibles. La mayoría de la gente entiende el yoga como un práctica de estiramientos para conseguir más flexibilidad, o de ejercicio físico, o como un conjunto de técnicas de relajación. Aunque todas estas prácticas forman parte del conjunto de lo que es el yoga, representan una mínima parte de una tradición milenaria cuyo objetivo no es solamente transformar tu cuerpo en uno más atlético y sentirte mejor. Reducir el yoga a eso no es sólo un error sino una falta de respeto a la tradición. Hace miles de años, los rishis, en profundos estados de meditación, recibían información que aún en nuestros días es compleja y en absoluto fácil de entender. Para mí esto es algo impactante, esa búsqueda tan profunda en el interior del ser y de la consciencia. Estas enseñanzas se recopilaron en los Vedas, en forma de himnos, rituales, mantras,... y durante milenios fueron evolucionando en India, regalándonos diferentes darshanas, diferentes formas de entender el Universo y, en consecuencia, diferentes de practicar yoga. De hecho ni siquiera es posible dar una única definición de "Yoga": puede tener significados muy distintos dependiendo de la tradición en la que nos centremos. Es por eso que, mientras nuestra sociedad se involucra más en sus prácticas, siento que es de vital importancia comenzar a tener una cierta "cultura general" sobre el yoga. No sólo desde el punto de vista de conocimiento de la tradición, que me parece suficientemente interesante, sino desde un punto de vista práctico, para hacer que nuestras prácticas sean lo más efectivas posibles. La cultura yóguica En la Bhagavad Gita (16.24) Krishna le dice a Arjuna: "Por tanto deja que las escrituras te guíen. Entiende sus enseñanzas y actúa de acuerdo a ellas" Es importante conocer la tradición. Una tradición que aunque esotérica es puramente científica: métodos de exploración de la mente y de los niveles de consciencia cuyos resultados están probados generación tras generación. Esa es la ventaja de la transmisión oral: sólo lo que es efectivo sobrevive. Es importante conocer en qué escuela en particular se anclan las prácticas que haces y cuáles son los efectos que buscan. ¿Sabías por ejemplo... que hay prácticas específicas para renunciantes que buscan que se disuelvan todas las conexiones que tenemos con lo material? que hay otras prácticas específicas para no renunciantes y que están totalmente adaptadas para la vida de un ser humano del siglo XXI cuya intención sea vivir en sociedad y manifestar en el mundo material? que los mantras tienen el poder de transformar tu realidad interior y también tu realidad exterior? que la definición del yoga en los Yoga Sutras de Patanjali no es "unión", como popularmente se define el yoga, sino "separación"? Si estás interesado en una visión más precise, más completa del yoga y su evolución a través de la historia, estos temas y muchos otros los exploraremos en un taller que he titulado "Darshana: una visión del Universo", en el que exploraremos la historia del Yoga y sus filosofías, y también diferentes prácticas del yoga, con gran enfoque en la práctica de asana en la Inmersión de Anusara yoga. [2] Susana García Blanco se describe como yoguini, surfera, viajera, estudiante apasionada de la vida. “Siempre asombrada ante la fuerza creativa del corazón humano (hrdaya shakti), mi misión es guiar a los estudiantes hacia ese lugar interior de amor, sabiduría y poder. Mis clases son un lugar para la transformación donde les ayudo a encontrar sus límites, con mucho amor y conciencia, con secuencias estructuradas e instrucciones precisas, y trayendo a ellas mi pasión por la filosofía, la mitología y las posibilidades terapéuticas del yoga. Con base entre Marruecos y España, enseño intensivos, Inmersiones y Formaciones de Profesores y ofrece retiros de yoga y surf en Marruecos”. Es la primera Profesora Certificada de Anusara® Yoga en España (2006), Yoga Alliance E-RYT 500®, asesora en el proceso de Certificación de profesores de la ASHY y Formadora Avanzada de Profesores de Anusara yoga. Su compromiso con el despertar de lo Femenino y la conexión con la Diosa le han llevado a estudiar en la escuela Urban Priestess con Sianna Sherman and Ashley Turner, y a llevar a cabo círculos de mujeres para despertar la energía de hermandad entre mujeres y potenciar su desarrollo personal. info@rasalilayoga.com https://www.facebook.com/susana.g.blanco [3]   [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/04/Darshana-SusanaGBlanco.jpg [2] http://www.rasalilayoga.com/inmersion/ [3] https://www.facebook.com/susana.g.blanco

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

La respiración consciente contra la ansiedad
Publicado el 9 Apr, 2018

Somos seres básicamente respirantes. Lo primero que hicimos al nacer es inhalar y lo último que haremos en esta vida es exhalar. Respiramos de quince a veinte veces por minuto y existe una estrecha relación entre la mente y la respiración, tanto es así que en el yoga se dice que la mente es el jinete y la respiración es el caballo. Escribe Ramiro Calle. [1] La respiración y los estados mentales y emocionales están íntimamente vinculados. Si estamos tranquilos y relajados, la respiración se hace más lenta, pero si estamos ansiosos o nerviosos, se hace más rápida. Si recibimos un susto, se entrecorta, y si estamos muy concentrados, se suspende unos instantes. Cuando padecemos angustia se hace jadeante y cuando estamos muy distendidos, se equilibra. A cada estado emocional y mental sigue un tipo de respiración y viceversa. Partiendo de este evidente principio, los yoguis se han servido desde muy antaño de la respiración para concentrar la mente y calmar los procesos emocionales y somáticos. La respiración es así una herramienta fabulosa para sosegarse e irse liberando de la agitación, la ansiedad o la zozobra. Basta con hacer una respiración un poquito más consciente, lenta y larga (lo que puede llevarse a cabo paseando por una playa, en un parque o en cualquier lugar donde uno se encuentre), para que el sistema nervioso se tranquilice y las emociones se pacifiquen. Por ejemplo, la respiración diafragmática es un verdadero bálsamo, seda el sistema nervioso y resulta idónea para utilizarla durante la relajación profunda. La respiración consciente, asimismo, acrecienta y unifica la consciencia, nos reporta vitalidad y plenitud y nos ayuda a desarrollar la presencia de ser. Estando atentos a la respiración volvemos a nuestro centro, es decir, nos recentramos y aquietamos. Como la respiración es nuestra constante compañera mientras estamos en este cuerpo, la podemos convertir en una aliada excepcional para estar más atentos, vivos, plenos y aplomados. La atención a la respiración se convierte en una especie de ganzúa para explorar otros planos de la consciencia, y la denominada meditación sobre a respiración es una meditación universal, porque cualquiera puede usarla tenga o no tenga uno u otro tipo de creencias, sea niño o anciano, sano o enfermo. La respiración consciente se convierte en un medicamento de gran eficacia, y sin contraindicaciones, para permanecer armónico y desarrollar claridad mental y ecuanimidad. Un valiosímo ejercicio de respiración que debería aprenderse desde niño es el denominado "respiración integral", que consiste en llevar el aire lentamente por la nariz desde el viente, ininterrumpidamente, hasta la zona más alta del tórax pasando por la zona intercostal. Esta respiración influye muy favorablemente en tres niveles: el somático, el energético y el mental. Es una fuente de vitalidad y plenitud y se puede realizar extendido, sentado o de pie. La respiración, pues, se puede utilizar de dos maneras: como ejercicio respiratorio y como soporte para la denominada meditación sobre la respiración; ésta última hay que llevarla a cabo respirando con toda naturalidad. Incluso en la vida diaria, ante una situación estresante o intranquilizadora, podemos calmarnos haciendo una respiración un poquito más lenta y más larga. Sus efectos ansiolíticos son evidentes. Y siempre podemos encontrar en la respiración una amiga con la que ayudarnos a sosegar los procesos del cuerpo y de la mente y una herramienta muy efectiva para encontrar nuestro "punto de quietud". Ramiro Calle [2]Más de 50 años lleva Ramiro Calle impartiendo clases de yoga. Comenzó dando clases a domicilio y creó una academia de yoga por correspondencia para todo España y América Latina. En enero de l971 abrió su Centro de Yoga Shadak, [3] por el que ya han pasado más de medio millón de personas. Entre sus 250 obras publicadas hay más de medio centenar dedicadas al yoga y disciplinas afines. Ha hecho del yoga el propósito y sentido de su vida, habiendo viajado en un centenar de ocasiones a la India, la patria del yoga. Mira la página de Facebook de Ramiro Calle: https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874 [4] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/04/RespiracionConsciente.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2013/05/RamiroCalle.jpg [3] http://www.ramirocalle.com/ [4] https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

‘Sat Cit Ananda’, la dicha de una existencia consciente
Publicado el 6 Apr, 2018

Sobre el tema del "estar presentes" se ha hablado mucho. ¿Qué significa? ¿Son reales el pasado y el futuro? ¿Se puede permanecer en el presente? ¿Cuáles son los obstáculos? Veámoslo a la luz de Sat Cit Ananda. Escribe Nale Parada. [1] A veces, las palabras apuntan hacia capas de realidad distintas. Si nos detenemos, presentes, a pensar en el presente, podemos ver que, desde un punto de vista lógico, no podemos dejar de estar en el presente aunque estemos pensando en el pasado y proyectando el futuro. Por mucho que queramos no estar en el presente o irnos al pasado y al futuro, siempre estaremos en el presente. Pero, sin embargo, nunca lo podemos sostener. Hay un factum sobre el sufrimiento en los Yoga Sutras, compartido por muchas filosofías sapienciales, que me parece de gran importancia para comprender esta cuestión vital. Ese factum es el “dolor existencial ante la inevitable impermanencia de la vida”. Cuando pensamos sobre el “eterno presente”, aceptando que lo único permanente del presente es su constante impermanencia, podemos empezar a acercarnos al problema de fondo, que radica en el hecho de pensar en pasado o en futuro. Cómo decía Epícteto y más pensadores actualmente: el pasado y el futuro no existen, es decir, no existen nunca en presente. Sin embargo, “cogito ergo sum”, pienso y existo, sí que existe en el presente. No hay nada menos filosófico, es decir, menos sanador para la mente, las emociones y el alma humana, que alejarnos de la Verdad. Del mismo modo que no podemos transformar el sufrimiento que no aceptamos, la evasión de la realidad y la ignorancia son generadoras de sufrimiento. Otro factum compartido por todas las sabidurías es que el mal, ese “mal” que nos genera y genera sufrimiento, es ignorancia. Desde aquí, podemos observar el pasado y el futuro como un falso consuelo de la mente ante la evidencia de la “impermanencia”. Es cómo si la mente pudiera poseer el pasado recordándolo y crear el futuro imaginándolo. Y, de paso, construir ese falso yo hecho de esas imágenes mentales, impresiones, sensaciones, valoraciones que conforman esa película siempre distinta que cada uno nos montamos y que conforma lo que llamamos “ego”. Es interesante observar cómo su tamaño es proporcional al de nuestra ignorancia, es decir, a la medida en que confundimos dicha “construcción creativa” con la realidad. Su fortaleza depende del apego o identificación con esas representaciones mentales e irreales. Profundizando, uno de los trasfondos del estigma sobre el pensamiento pasado y futuro son el apego y la falta de aceptación que suelen asociarse. El problema de pensar en el pasado no es el hecho en sí, sino la frustración, el apego y la irrealidad que puede generar el hecho de “desear que las cosas fueran de otro modo” o “el desear que las cosas ahora fueran como entonces”. El problema de pensar en el futuro son todas las posibilidades relacionadas, de nuevo, con el deseo, el miedo, la evasión de la realidad y la aceptación. Creo que casi todos conocemos esa sensación de “se me pasa la vida o se me escapa el tiempo”, tan alentada por nuestra cultura, al estar tan ocupados construyendo futuros siempre presentes que nunca lo son. Estar presentes: despiertos, conscientes, conectados Y es que la cuestión es que la “inevitabilidad del presente” no obliga a la “presencia”. Cuando tomamos consciencia sobre nuestras vidas, vemos que uno de esos aspectos es aceptar la mencionada impermanencia: todo cambia constantemente. El estar presente al que se refiere la sabiduría es estar despierto, consciente, conectados a nuestra verdad interior y sabiduría. Es decir, conectados a nuestro Ser. Ningún sabio ha dejado de pensar por serlo; sin embargo, su pensamiento no es vacuo y estéril. El trasfondo de estas cuestiones versa sobre el deseo, el apego y la identificación. Pero hay que acceder a ellos desde la experiencia y la comprensión. Desde allí, por ejemplo, podemos comprender por qué las sabidurías plantean que el placer puede generar sufrimiento. No es culpa del placer en sí, sino de la no comprensión de la impermanencia y de nuestro apego, pilares que impiden la aceptación y sostienen nuestra ignorancia. Una vez un swami me explicó Sat Cit Ananda preguntándome primero cuáles eran las necesidades humanas fundamentales. Entendí que no se refería a las superfluas, sino a las esenciales. Concretaré más las preguntas: ¿Qué necesita tu organismo? Sat, existir, vivir. ¿Qué necesita tu mente o psichè? Cit, comprensión, sabiduría. ¿Qué necesita tu Ser o tu alma? Ananda, dicha, amor, paz, felicidad interior. Este es el modo en el que puedo explicar más fácilmente el tema de la “presencia”. En la práctica de yoga suelo proponer que conecten con las sensaciones internas del organismo como si las palabras no existieran y que observen lo fácil que desde allí es simplemente Ser, existir. Entonces, propongo que lleven consciencia a esa existencia, Cit, y que simplemente observen la dicha de una existencia consciente: Ananda. Ser conscientemente y disfrutarlo: Sat Cit Ananda. Aunque sea tan sólo un presente, esa ráfaga de impermanencia ayuda a intuir lo que es auténticamente estar presente. [2]Nale Parada. Licenciada en Filosofía por la Universidad de Barcelona. Acharya de yoga formada en diversas escuelas, lleva más de veinte años en el mundo del yoga y su enseñanza. Directora de la Formación de Profesores de Yoga de la Asoc. de Yoga y Filosofia. http://formacion-yoga.org/ [3]   [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/04/Sat-Cit-Ananda.jpeg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/09/Nale.jpg [3] http://formacion-yoga.org/

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Aclara tus dudas: ¿Qué es el ‘yoga con cerveza’?
Publicado el 5 Apr, 2018

En esta sección Javier Ruiz Calderón ofrece respuestas a nuestras dudas desde una visión de la tradición yóguica actualizada y crítica. Estás invitado a escribir a Javier a info@yogaenred.com planteando tus dudas o incertidumbres. [1] Pregunta: ¿Qué es el «yoga con cerveza»? Respuesta: El llamado «Bier Yoga» (en alemán) o «beer yoga» (en inglés) es una forma de yoga nacida en Berlín en 2015 y que se está extendiendo por todo el mundo. A sus creadoras, Jhula y Emily, profesoras de yoga certificadas, les encantaba la cerveza, así que decidieron combinar ambos «amores» y dar a otras personas la posibilidad de hacerlo. Según ellas, la combinación de «la conciencia del yoga» con «el gozo de beber cerveza» puede producir «una experiencia vigorizante» y «un nivel de conciencia más elevado» (www.bieryoga.de). En una sesión típica de Bier Yoga se realizan los ásanas y vinyasas con una botella de cerveza en las manos, que se manipula de distintas maneras y a la que se van dando tragos en los momentos indicados por la profesora. El precio de la clase incluye dos botellas de cerveza. El ambiente es más informal que en una clase de yoga corriente. Al parecer, la idea no es que siempre se haga yoga con cerveza sino que se tenga la posibilidad de hacerlo de vez en cuando. De hecho, las fundadoras del movimiento solo dan clase de Bier Yoga un día a la semana y reconocen que la asistencia no es regular. Como era previsible, esta práctica ha suscitado toda clase de críticas por parecer poco seria, insana, antiyóguica e incluso ilegal (ya que incitaría a la bebida). Puedes crearte tu propia opinión viendo alguno de los vídeos que salen en Youtube cuando tecleas «yoga» y «cerveza» (o «Bier», «beer» o «brew»).   [2]Javier Ruiz Calderón (Shánkara) es doctor en filosofía especializado en filosofías y religiones de la India. Lleva cuarenta años estudiando y practicando yoga, vedanta y meditación. Es profesor de esas materias, así como de hinduismo, sánscrito y canto védico, y ha publicado cinco libros sobre esos temas. Próximas actividades: «Estudio de las escrituras del yoga y el vedānta – II. Las upaniṣad». «Pensamiento y espiritualidad de Asia I: India y Tíbet. II: China y Japón». «Introducción al canto védico». En Madrid y por internet a partir de septiembre de 2018. Más información en jruizcalderon@yahoo.es [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/04/beer-yoga.jpeg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/08/Javier-Ruiz-Calderon.jpg

[+]


'; $fincen ='">'; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Zaira Leal abre su Escuela online
Publicado el 2 Apr, 2018

Si los yogins de hace mil años levantaran la cabeza se sorprenderían de ver la cantidad de avances que disfrutamos hoy día como si nada y que en su tiempo eran impensables. Textos yóguicos como el Yoga Sutra hablan de súper poderes que resultan de una práctica espiritual dedicada. Quizá te parezca curioso que algunos de ellos se refieren a capacidades como ver desde lejos, escuchar desde lejos o poder alcanzar cualquier lugar. Escribe Zaira Leal. [1] Aunque es cierto que tales virtudes eran propias de hombres y mujeres muy especiales, que jamás alardeaban de ellas, también lo es que en este momento de desarrollo en el planeta todos tenemos a nuestro alcance herramientas que nos permiten ver lo que sucede al otro lado del mundo, hablar con nuestros amigos, aunque estén a miles de kilómetros de distancia, o poder hacer llegar nuestro trabajo a cualquier rincón y lugar por muy lejos que esté. Esta gran herramienta para la comunicación y la conexión entre humanos es internet. Sé que no se trata de nada nuevo para ti porque ya existen numerosas plataformas fantásticas de yoga en internet, pero yo quiero presentarte, con mucha emoción, mi proyecto de escuela online. El yoga es un camino en evolución en todos los sentidos y creo que desde siempre los yogins fueron seres de lo más abiertos a la novedad, a la expansión y a las canalizaciones de energía naciente. Los logros en mi camino personal distan mucho de las maravillas de las que hablan los textos clásicos, pero me gusta sentir que la intención de difundir bondad y amor es la misma. Así que desde hace tiempo he estado trabajando pasito a pasito en esta nueva manera de enseñar y compartir. La escuela online zairalealyoga [2] nace como un espacio desde donde puedo ofrecer cursos, meditaciones y clases para todos. Tras la publicación de mi primer libro Una fiesta para el alma, me llegaron bastantes mensajes de personas que no tenían acceso a acudir a clases de yoga en un estudio. A veces se debía a que vivían en un pueblo alejado de la vida urbana, otras porque su vida ajetreada les impedía tomarse el tiempo para desplazarse a un estudio y hacer un curso de fin de semana, incluso me han escrito personas que tienen que cuidar de un familiar enfermo y apenas pueden dedicar tiempo a sí mismos. ¿Es para ti? Me gusta trabajar despacio, poco a poco y desde el corazón de modo que en la escuela online zairalealyoga no encontrarás miles de programas o clases, pero sí estarán disponibles cursos preparados con detalle que ofrecen grandes herramientas y materiales que han sido elaborados para tu despertar y transformación. ¿Conoces esa sensación de mareo cuando vas al supermercado y ves que hay tantos productos donde elegir que te empieza a dar vueltas todo? Quizá alguna vez te has sentido desorientado cuando buscabas una respuesta a algo y el feeder de la pantalla de tu ordenador te mostraba un aluvión de artículos con información contradictoria. Esta es la razón primordial por la que prefiero ofrecer menos programas, pero con contenidos más profundos. Recuerda también que la paciencia es un aspecto primordial en el camino interno y sólo siendo paciente y constante conseguimos hacer los grandes cambios que buscamos cuando nos metemos en esto del yoga. Sé que con el tiempo creceremos juntos, tú, yo y la escuela online zairalealyoga, y por eso me gustaría hacerlo escuchando también lo que a ti te gustaría ver en la plataforma. Me interesa tu evolución por encima de todo, eres un ser andando su propio camino evolutivo que, por razones sutiles, ha elegido mi trabajo y mis palabras para apoyarse en su despertar personal. Tu presencia no sólo es valiosa para mí, sino que también lo es para el planeta que nos acoge en sus brazos y para el universo entero. Por ello, al participar en mi escuela online podrás contar con un apoyo real, tanto personal como energético. Siempre respondo a los mensajes lo antes posible y tanto a mí como a mi equipo nos encanta estar en contacto con los lectores y alumnos, ¡tu voz y tus deseos cuentan mucho para mí! Con frecuencia escucho que las redes sociales no crean relaciones reales o que la interacción en la materia con otras personas es lo único que vale si queremos ser felices. Difiero. Y opino que, sí, es cierto que el anclaje en el cuerpo-mente-corazón es la base para vivir todo lo demás, pero las relaciones en el plano virtual son también muy enriquecedoras. Yo misma he participado en talleres y programas online que me han ayudado mucho a dar grandes pasos tanto interna como externamente. Los cursos, webinars y clases en la escuela online zairalealyoga [3]están diseñados para que los trabajes una y otra vez porque tienen mucha profundidad de contenido. Podrás sacar partido de ellos durante mucho tiempo porque te permiten renovarte de manera cíclica, como la naturaleza. Es el perfecto contrapunto para una sociedad donde lo que prima es el usar y tirar. Súmate al deseo de sumergirte en profundidad y acertarás. ¿Qué encontrarás? La escuela online zairalealyoga [4] nace con el programa estrella Mujer Radiante en su versión online, es el curso definitivo para el despertar de la esencia femenina en las mujeres, capaces de sanar y de transformarse permitiendo así cambios cuánticos en sus vidas; con el programa Momento Oasis de meditaciones guiadas para personas on-the-go que disponen de poco tiempo, pero que cuentan con un deseo auténtico de llevar una vida de celebración consciente; también encontrarás clases de yoga de treinta minutos para todos los días. En otoño, también podrás cursar virtualmente Vida Radiante, el programa básico sobre estilo de vida y bienestar ayurvédico para hombres y mujeres. Cada semana iré añadiendo una clase de yoga, webinars con temas específicos relacionados con el yoga, el ayurveda y el estilo de vida espiritual que tanto nos beneficia a todos. Iré añadiendo otros talleres que desvelaré a su debido tiempo. Además, seguiré compartiendo contigo mi blog personal, artículos sobre yoga, ayurveda y espiritualidad en publicaciones como Yoga en red también en el ámbito virtual sin dejar de lado las clases presenciales, talleres monográficos y la formación anual de profesores de yoga. Si has llegado hasta aquí es porque confías en mi trabajo y te interesa lo que te ofrece. ¡Gracias, de corazón! Anímate a echar un vistazo a la escuela online desde la página inicial de zairalealyoga.com. Estoy deseando que la visites y que compartas conmigo tu opinión y sugerencias. Nos vemos muy prontito. Bendiciones de Luz, Sabiduría y Amor para todos Namaste, [5] Zaira Leal es autora de Una fiesta para el alma, Ed. Urano 2014, y de un segundo libro que se publicará en junio de 2017. Se considera yoguini desde la cuna y empezó a enseñar yoga en el año 2000. Imparte clases públicas y formaciones para profesores de yoga y meditación, programas de perfeccionamiento para profesores, así como talleres monográficos de salud y temas para la mujer. También trabaja como coach de salud y bienestar del estilo de vida ayurvédico. Lingüista, es máster en enseñanza y está acreditada en diversos estilos de yoga, meditación y ayurveda. Más información: zairalealyoga.com [6] / www.facebook.com/zaira.leal.5 [7] | ©zairaleal [8]   [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/04/Zaira-Online.jpg [2] https://zairalealyoga.classonlive.com/catalogo [3] https://zairalealyoga.classonlive.com/catalogo [4] https://zairalealyoga.classonlive.com/catalogo [5] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/12/Zaira-Leal-3.jpg [6] http://zairalealyoga.com/ [7] https://www.facebook.com/zaira.leal.5 [8] https://www.instagram.com/zairaleal/

[+]