Con un paio di classi

Compartimos por su interés esta entrada del estupendo blog ‘Yoga y Ser’. Abajo, el enlace al artículo original. Escribe Inma Tercero.

Debo decir que yo llegué al Yoga buscando no sólo ejercicio (podéis encontrar el relato en “Tocada por el Yoga“); sin saber cómo ni por qué, sabía que podía encontrar algo más allá de la mera actividad física. Encontré muchísimo más de lo que había podido llegar a imaginar, y día a día sigo descubriendo, siendo consciente de que tengo toda una vida para ello y que aún me quedará mucho por conocer. Aun así, posiblemente tenga ya un alma vieja, que siga reencarnándose en la rueda de la vida con posibilidades de continuar evolucionando… pero eso es otro tema.

En la actualidad encontramos muchos artículos que versan sobre esta disciplina milenaria, y debo decir que esto es muy bueno, puesto que acercan información a muchas personas que tal vez no se interesarían de otra forma. Así hay diarios y revistas que no hablan de un “Yoga que está de moda” y también nos hablan sobre sus “alabanzas”. Pero como siempre nos encontramos con pros y con contras y, si normalmente dejo pasar cierto tipo de artículos y no los comparto en la página de facebook de Yoga y Ser por considerarlos superficiales y sesgados, hace unos días compartí uno de ellos aclarando algunos aspectos que no compartía al respecto del contenido.

Doy gracias de corazón a todos los medios que alaban el Yoga y que intentan darlo a conocer, pero les pediría que intentaran documentarse como es debido con profesionales que no sólo acumulen una importante y amplia práctica de Yoga, sino que, a ser posible, también sean estudiosos del mismo y de su filosofía, puesto que de lo contrario, caemos en el peligro de hacer llegar una imagen totalmente banal y sesgada.

Cuando nació este blog, mi intención era compartir una filosofía y proyecto de vida diferente, siempre alrededor del Yoga, pero una cosa es lo que una tiene en mente y otra muy distinta, el día a día. Aparte de la falta de tiempo, me paro en seco a la hora de escribir por temor a quedarme sólo en la parte superficial, ofreciendo sólo una pequeña parte del inmenso puzzle de lo que nos puede aportar esta disciplina. Sin embargo, desde otros espacios hablan y mercadean sin temor a crear confusión.

Así nos encontramos con artículos en los que podemos “tener unos buenos abdominales”, “endurecer nuestros glúteos”, e incluso asistir a clases on-line ¿? (y no digamos acceder a un título de la misma forma ????). Pero aún hay más, también se asegura para que practicar Yoga sólo es preciso asistir a un par de clases para tener los conocimientos más que suficientes y apropiados y, a partir de ahí, desarrollar tu práctica solo/a en casa sin más necesidad que esterilla y poco más… Y vuelvo a insistir, el Yoga es una práctica de autoconocimiento, encuentro con el verdadero Ser, aunando mente-cuerpo-espíritu, aquietando y controlando la mente y todo ello para ser más verdaderos, libres y felices, siendo auténticos.

Como dice Osho, somos seres humanos en proyecto, pero debemos de desarrollarnos y, el camino no es nada fácil. Poseemos un cuerpo material que debemos trabajar y cuidar, para no sólo ser el templo que merece nuestro espíritu, sino para llegar a la parte sutil a través del mismo. Esto sólo puede ser a través de práctica guiada, y ni qué decir tiene que los maestros y profesores de Yoga han recorrido un gran camino (y lo continúan recorriendo día a día) con el fin de mejorar profundamente para así poder guiar y transmitir a las personas que inicien su práctica. Sólo de esta forma veremos qué precisa cada alumno, cuáles son las correcciones y modificaciones según su condición física y emocional, evitando no sólo lesiones, sino perseverando para que la construcción de la práctica sea lo más correcta y fiel posible y obteniendo los efectos adecuados a nivel energético, físico y mental. Si fuera de otra forma, podríamos decir que realizamos gimnasia, pero desde luego, no Yoga. Quien considere que le gusta “ese yoga” y quiera ser sólo una “envoltura”, ¡adelante!, tal vez no haya llegado todavía su momento.

Aun así, algunos consideran que con un “par de clases” ya es suficiente… pues lo siento mucho, pero esto es sin lugar a dudas erróneo y contraproducente. Debe existir una práctica continua asistiendo a clases con un/a buen/a profesor/a que hará que cada día nos descubramos a nosotros/as mismos/as avanzando en un asana y dándonos cuenta de que el camino en el mismo no termina nunca. Supongo que las mismas personas que creen esto, también piensan que los fotógrafos sólo aprietan el botón haciendo “click”, como que cualquiera puede ser periodista escribiendo un par de artículos o entradas en un blog, o que controla la medicina para si mismo/a porque ya sabe qué tomarse cuando se encuentra enfermo y se automedica o sabe que a su vecina le han ido muy bien estas pastillas y por eso también decide tomarlas.. y así podría continuar con un largo etcétera, pero creo que ya podemos hacernos una idea.

Dentro de mi responsabilidad está el defender la genuinas enseñanzas del Yoga y es por ello, por lo que, desde este humilde blog he querido dejar constancia de mi sincera y modesta opinión.

Texto original: http://yogayser.blogspot.com.es/2016/03/con-un-par-de-clases.html

Inma Tercero. Profesora Hatha Yoga, Yoga Infantil y Yoga Prenatal

T 636814140

www.yogayser.blogspot.com.es

Essere socievole, Condividi!

Ti è piaciuto questo articolo?

Iscriviti alla nostra RSS per non perderti nulla

Altri articoli su
Da • 22 maggio 2017 • sezione: Blog Preferiti