Storie da condividere / il cane dell'Agorà

Los lectores de Rete di yoga ya saben bien que nos sentimos comprometidos con la defensa de los animales. Hoy os ofrecemos este precioso texto dedicado a Lukánikos, el perro representante de un nuevo mito griego, de nuestros dias, sobre la libertad. Escribe Geni Castro.

Lukaniko

Lukaniko4

Lukaniko2

“Un perro tiene el alma de un filósofo.” Platón

Desde que en Grecia comenzaron las manifestaciones contra el programa de ajustes económicos de la Troika, ahí estuvo él: un mil razas de color canela, un perro callejero, uno más de los miles que deambulan por las calles Atenas formando parte del paisaje de la ciudad como la Acrópolis, los grafitis, el tráfico caótico o la crisis.

Los griegos son amables con perros y gatos; quizás les venga de la tradición de Diógenes de Sínope, y siempre hay algún alma generosa que les acerca las sobras de una taberna o un poco de pienso de supermercado. El ayuntamiento se encarga de vacunarlos y esterilizarlos, indicándolo con un collar azul para los machos y uno rojo para las hembras.

A nuestro chucho le divierte la algarabía callejera: perseguir y atrapar los botes de humo en el aire, enseñar los dientes y ladrar desafiante a los antidisturbios con sus porras y gases lacrimógenos. Al principio la gente le llamó Kanelos, y más tarde lo bautizaron como Lukánikos, salchicha. Bien por el buen olfato característico de los perros de la calle, o bien por su afición a las ricas salchichas que le traían los manifestantes, Lukanikos tuvo claro desde el primer momento de qué lado estaba y quiénes iban a ser sus amigos. Así que se instaló en el nuevo ágora de la ciudad e hizo de la plaza Sintagma, sede del Parlamento Nacional, su hogar.

En 2010, mientras las calles de Atenas ardían en furia ante el fracaso del primer plan de rescate del país, Lukanikos se convirtió en una celebridad. El diario británico Il guardiano publicó una galería donde se mostraban sus hazañas; la rivista Time le nombró personaje del año con el reportaje “The Riot Dog” o “El perro de las revueltas”; protagonizó varios reportajes de cadenas como CNN, BBC y Al Jazeera; canción y varios vídeos en YouTube; cuenta en twitter, perfil en Facebook; su imagen con boina a lo Ché en camisetas; y en el barrio madrileño de Lavapiés, un bar que lleva su nombre.

Cuando las protestas amainaron, una pareja le adoptó y al guerrillero le llegó el tiempo del merecido descanso. Hace unos días le falló el corazón mientras sesteaba en su sofá. Tenía diez años.

Lukánikos, el perro antisistema, pertenece ya la categoría de mito. En las laderas del monte Olimpo, junto con Cerbero y Laelaps, el galgo que Zeus regaló a Europa, persigue estrellas fugaces, mientras el viejo Argos, tumbado, les mira indulgente.

Essere socievole, Condividi!

Ti è piaciuto questo articolo?

Iscriviti alla nostra RSS per non perderti nulla

Altri articoli su , ,
Da • 20 ottobre 2014 • sezione: Storie da condividere