זורם הנחל

Dice un proverbio taoísta que en ocasiones es mejor dejarte llevar por el agua que tratar de nadar río arriba contracorriente, pues eso solo desgastaría tu energía. Intenta tomar el camino en el cual puedas fluir suavemente con la corriente y preservar tu energía, y espera que llegue el mejor momento para luchar. Sé paciente; el éxito toma tiempo. Por Koncha Pinos-Pey para Espacio MIMIND.

Corriente

Mihaly Csikszentmihalyi es conocido por sus estudios sobre la felicidad, creatividad y la arquitectura del fluir de la mente. En una ocasión dijo: “La represión no es el camino a la virtud. Cuando la gente se abstiene por miedo, sus vidas se ven disminuidas y mutiladas. Solo a través de las cosas libremente elegidas se puede disfrutar de la vida y aun así mantenerse dentro de los límites de la razón”.

En su obra principal זרימה esboza su teoría de que las personas son mucho más felices cuando están simplemente fluyendo en un estado mental de concentración o absorción plena con la actividad en cuestión y la situación presente.

La idea del flujo es idéntica a la sensación o definición de estados de plenitud. Un sentimiento que tenemos a veces y que se caracteriza por un alto grado de compromiso, satisfacción, interés, absorción y dedicación. donde nuestras habilidades son múltiples, y podemos llegar a pasar por alto lo más elemental como comer, beber, etcétera.

Cuando estamos fluyendo el ego desaparece, el tiempo se va, vuela. Y cada acción, cada movimiento, cada pensamiento, sigue inevitablemente un encadenado fundido con el anterior. Es como tocar una partitura con los ojos tapados. El todo está presente, vinculando todas las inteligencias al máximo.

Ese estado de fluir tiene nueve estados que componen el fluir pleno; es como un equilibrio, reto, habilidad, fusión, acción y sensibilización inequívoca. Donde la tarea en cuestión, la paradoja del control o del poder, la ilusión del tiempo o la pérdida de conciencia, se funden. Para lograr esos estados de flujo, el equilibrio debe de ser alcanzado entre la habilidad contemplativa y el desafío de fundirse en el fluir, sin dejar de ser uno mismo. Si lo que pretendemos hacer es demasiado fácil, o demasiado difícil, no se puede fluir… porque hay tensión. Así pues, el nivel de habilidades, inteligencias, el desafío y los resultados deben de caminar a la par.

El resultado del fluir garantiza la adquisición de una personalidad autotélica -una persona que realiza solo actos porque son intrínsecamente gratificantes, en lugar de alcanzar objetivos externos-. La personalidad autotélica es un rasgo de aquellos individuos que son capaces de disfrutar en todas las situaciones, incluso en aquellas que otros encontrarían duras, miserables o inaceptables. Entre las características de estas personas esta la curiosidad científica, perseverancia, humildad, compasión y generosidad.

La felicidad se puede ir entrenando

El concepto del fluir me recuerda tremendamente el טאו, en la búsqueda de la felicidad ultima en el arte de barrer el suelo del monasterio. Mihaly Csikszentmihalyi tuvo una infancia de miseria y pérdida de familiares en la guerra. Pero en mitad de todo eso descubrió la teoría del ajedrez, y eso le salvó de lo sórdido del momento. Años más tarde recordaría esa anécdota para hablar del fluir: la felicidad no es un estado fijo, pero se puede ir entrenando. Los mejores momentos de las personas ocurren cuando el cuerpo o la mente se estiran más allá de sus límites, pero en un esfuerzo voluntario. Solo así la experiencia es óptima, y entonces sucede algo: la felicidad.

Hay algunos seres que han desarrollado tan bien el “fluir” que son capaces de mantener la calma en cualquier circunstancia, incluso en los momentos de mayor adversidad, transformando un desafío en una bendición.

אבל ¿cómo podemos controlar el flujo de la conciencia?

Csikszentmihalyi narra en sus investigaciones cómo la cantidad de información que el cerebro puede procesar a la vez depende mucho de la atención que estamos prestando a la posibilidad que hemos escogido. Ese es el mayor problema, escoger en el múltiple fluir. El neocórtex está abierto a todas las entradas disponibles, y sin la atención plena del resto del cerebro, podríamos acabar confundidos con el fluir, más que fundidos. Cuando nos concentramos en una de las propuestas del neocórtex, tenemos el control de la atención plena en el momento presente, y somos conciencia. Los pensamientos o emociones negativas ya no pueden entrar en la mente. El cerebro está tan ocupado concentrado en una sola cosa, que olvida el resto. El fluir es como la atención plena, la meditación o el yoga.

El Hatha Yoga es un buen ejemplo para describir lo que sucede cuando la energía esta fluyendo a lo largo de un único canal de conciencia. El fluir es yoga, es alegría desinteresada y concentración disciplinada del cuerpo. Ahora quizás algunos pueden entender por qué algunos yoguis se han pasado horas y horas en esas asanas tan contorsionadas y sonreír. Es un estado interno de armonía que fluye. El yoga pretende alcanzar moksha, la liberación del yo, que no es más que una combinación de tres elementos fundamentales: sat- chit- ananda, o ser conciencia y bienaventura.

Podemos usar el modelo del “fluir” para describir la práctica del yoga, y explicar por qué las personas que se dedican a hacer yoga o meditar son muy felices y pacificas, pues están en el rio del fluir.

Otra reflexión a colación del fluir nos la ofrece אריסטו, el filósofo griego quien nos enseñó que “la felicidad no se puede identificar con el placer”. Mientras que una experiencia placentera es un estado pasivo, la experiencia del fluir es un estado activo, que está completamente bajo el control de la מודעות. El camino hacia la felicidad no se encuentra en el hedonismo placentero sin sentido, sino en el desafío consciente de ir más allá de nuestros límites, y fluir con lo que la vida nos ofrece.

estudiosContemplativos

להיות חברותי, שיתוף!

האם אתה אוהב את המאמר הזה?

כמנוי שלנו RSS כך לא תחמיץ כלום

מאמרים נוספים על
על ידי • 29 Nov, 2013 • Sección: כללי