El poder liberador de la atención

La atención es una preciosa función de la mente que nos permite percibir y percibirnos. En las antiguas psicologías del yoga y del budismo se le ha reconocido un gran poder transformativo y liberador. El entrenamiento metódico de la atención la fortalece, estabiliza y la hace más penetrativa. Escribe Ramiro Calle.

Hombre meditar

La atención firme nos será de gran utilidad en nuestra vida diaria, y mediante ella podremos conectar mucho mejor con el momento presente y tener más capacidad de observación y percepción. La atención consciente y deliberada se convierte así en una fiable aliada en todas las parcelas de nuestra vida; por algo se le ha llamado “el asilo de la mente” y se la ha comparado a una armadura que nos protege. La atención bien adiestrada es el filtro, custodio y lámpara de la mente.

La atención aplicada sobre uno mismo es de un gran valor para poder descubrirse y conocerse, pero además ayuda a examinar la mente, regularla, formarla y liberarla de todo tipo de negatividades. Al estar más atento de uno mismo, uno vigila sus pensamientos, palabras y actos; previene el automatismo y es capaz de seleccionar lo sano y descartar lo insano. La atención es necesaria para observarnos y conocernos. Mediante la atención drigida a nuestra psicología, nos capacita para captar nuestras reacciones emocionales, hábitos psíquicos, autoengaños, conductas de evasión y puntos ciegos que nos impiden vernos como somos.

El cultivo métodico de la atención reporta compresión clara, entendimiento correcto, lucidez y acción diestra y consciente. La atención va limpiando la mente de esquemas, viejos patrones, pautas y oscurecimientos, lo que esclarece la visión. Mediante la observación atenta nos conocemos, descubrimos qué hay que transformar en nosotros y nos vamos realizando. Lá atención adiestrada es un medio idóneo para liberar la mente de ofuscación y, por tanto, de avidez y odio.

La atención con la que se trabaja en la vigilancia y observación de uno es la denomninada atención pura, que se limita a ver el hecho tal cual es, libre de interpretaciones, justificaciones falaces, pretextos o autoengaños. Se evita el extremo de la autorecriminación y el de la autojustificación. Así uno poco se va desenmascarando, aunque este desenmascaramiento pueda resultar a veces doloroso, pero siempre constructivo e invita al desarrollo interior.

Para entrenar metódica y gradualmente la atención hay que practicar, por un lado, la méditation y, por otro, estar más atento a las actividades que uno lleve a cabo. La atención es como una flecha con dos puntas. Puede apuntar hacia afuera y estar pendiente del exterior o apuntar hacia adentro y captar todo lo que sucede en nuestro interior. La atención le confiere a todo mayor relieve y peso específico. Es como un diamante en bruto que hay que ir puliendo con paciencia, pero sus frutos sus muy numerosos y valiosos. Merece la pena convertir la atención en un faro para caminar por la sinuosa senda de la vida y para poder llevar a cabo el viaje hacia los adentros.

Calle Ramiro

RamiroCallePlus de 50 ans a été Calle Ramiro enseigner l'yoga. Il a commencé à enseigner à la maison et crée une Académie de la correspondance d'yoga pour tous Espagne et Amérique latine. En janvier de l971 a ouvert ses Centre de yoga Shadak, qui ont déjà passé plus d'un demi-million de personnes. Ses travaux publiés 250 comprendre plus de cinquante ans consacrée au yoga et disciplines connexes. Il a fait Yoga le but et le sens de sa vie, avoir parcouru une centaine de fois en Inde, la patrie du yoga.

Regardez le Calle Ramiro Facebook:
https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874

Être Sociable, partagez !

Est-ce que vous avez aimé cet article ?

Abonnez-vous à notre FLUX RSS que vous ne manquiez de rien

Autres articles sur
Par • Section • 25 janvier 2016 : Signatures, Calle Ramiro